Elo­rrio, éti­ca y arit­mé­ti­ca- Iña­ki Uriarte

Extra­or­di­na­rio articu­lo de opi­nión, que demues­tra el espa­ño­lis­mo del PNV

Elo­rrio, éti­ca y aritmética

Las elec­cio­nes han deja­do en Elo­rrio uno de los casos más ver­gon­zo­sos de la pros­ti­tu­ción polí­ti­ca a car­go del PNV. El par­ti­do gana­dor en la villa fue Bil­du, – 1741 votos‑, segui­do por PNV, 1505; PP, 276; PSE, 223; y Ara­lar, 199. Como con­se­cuen­cia otor­ga seis con­ce­ja­les a cada uno de los dos par­ti­dos vas­cos y uno al repre­sen­tan­te de la colo­nia espa­ño­la resi­den­te en el muni­ci­pio. El indi­si­mu­la­do furor por el poder de la dere­cha vas­ca se revis­te de indi­fe­ren­cia ideo­ló­gi­ca y es capaz de todo con cual­quie­ra a fin de aca­pa­rar man­do, y así ha suce­di­do en Elo­rrio. Con una abso­lu­ta caren­cia de éti­ca, para que pudie­ra salir ele­gi­da alcal­de­sa la can­di­da­ta jel­tza­le Ana Ota­dui ha admi­ti­do el voto del ambu­lan­te con­ce­jal Car­los Gar­cía (PP) de lamen­ta­ble recuer­do en su peri­plo por Bil­bao. Pre­sen­ta­do por su par­ti­do para incor­diar en un muni­ci­pio abru­ma­do­ra­men­te eus­kal­dun y aber­tza­le, este per­so­na­je ultra espa­ñol es un reco­no­ci­do pro­vo­ca­dor nato con su ban­de­ra y feroz hos­ti­ga­dor de la juven­tud y las com­par­sas. En defi­ni­ti­va, una cala­mi­dad para la con­vi­ven­cia social.

Esta manio­bra arit­mé­ti­ca ale­gre­men­te acep­ta­da reve­la una repúg­nan­te idio­sin­cra­sia. El PP es un par­ti­do neo­fas­cis­ta y anti­vas­co suce­sor en el tiem­po de los esbi­rros de la cri­mi­nal dic­ta­du­ra fran­quis­ta, de aque­llos que orde­na­ron a la 213 escua­dri­lla de la Avia­zio­ne Legio­na­ria Ita­lia­na a las 8.45 del 31 de mar­zo de 1937 bom­bar­dear ade­más de Duran­go y Otxan­dio, Elo­rrio, ame­tra­llan­do pos­te­rior­men­te a la pobla­ción cau­san­do sie­te muertos.

¿Es posi­ble qué los elo­rrio­ta­rras y espe­cial­men­te fami­lia­res de quie­nes sufrie­ron aquel ase­sino ata­que, muchos de ellos pro­ba­ble­men­te afi­lia­dos o sim­pa­ti­zan­tes del PNV, pue­dan admi­tir moral­men­te que un suce­sor de aque­llos terro­ris­tas espa­ño­les que no han con­de­na­do 74 años des­pués masa­crar nues­tra tie­rra con sus miles de cri­mi­na­les accio­nes, les ayu­de con su reac­cio­na­rio voto a tener una alcaldía?

Era mucho más digno seguir en una hones­ta opo­si­ción en pro­gre­so de la villa. Des­pre­cia­ble ideo­lo­gía la del PNV que valo­ra menos la his­to­ria, la memo­ria, la auto­es­ti­ma y dig­ni­dad colec­ti­va por una maki­la mani­pu­la­da. Algu­nos hipó­cri­tas de la direc­ción del par­ti­do, jun­to con los habi­tua­les medios de into­xi­ca­ción comu­ni­ca­ti­va, repro­chan que los votan­tes del par­ti­do mayo­ri­ta­rio die­ran la espal­da a la alcal­de­sa impues­ta y que jus­ta y mere­ci­da­men­te abu­chea­ran, lo con­tra­rio de aplau­dir, a estos moni­go­tes polí­ti­cos. Trai­cio­nar la volun­tad popu­lar no pue­de ser olvi­da­do, gra­tui­to ni cómodo.


20080415084954-pnv-espanol-web

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.