Elo­rrio, éti­ca y arit­mé­ti­ca- Iña­ki Uriar­te

Extra­or­di­na­rio articu­lo de opi­nión, que demues­tra el espa­ño­lis­mo del PNV

Elo­rrio, éti­ca y arit­mé­ti­ca

Las elec­cio­nes han deja­do en Elo­rrio uno de los casos más ver­gon­zo­sos de la pros­ti­tu­ción polí­ti­ca a car­go del PNV. El par­ti­do gana­dor en la villa fue Bil­du, – 1741 votos‑, segui­do por PNV, 1505; PP, 276; PSE, 223; y Ara­lar, 199. Como con­se­cuen­cia otor­ga seis con­ce­ja­les a cada uno de los dos par­ti­dos vas­cos y uno al repre­sen­tan­te de la colo­nia espa­ño­la resi­den­te en el muni­ci­pio. El indi­si­mu­la­do furor por el poder de la dere­cha vas­ca se revis­te de indi­fe­ren­cia ideo­ló­gi­ca y es capaz de todo con cual­quie­ra a fin de aca­pa­rar man­do, y así ha suce­di­do en Elo­rrio. Con una abso­lu­ta caren­cia de éti­ca, para que pudie­ra salir ele­gi­da alcal­de­sa la can­di­da­ta jel­tza­le Ana Ota­dui ha admi­ti­do el voto del ambu­lan­te con­ce­jal Car­los Gar­cía (PP) de lamen­ta­ble recuer­do en su peri­plo por Bil­bao. Pre­sen­ta­do por su par­ti­do para incor­diar en un muni­ci­pio abru­ma­do­ra­men­te eus­kal­dun y aber­tza­le, este per­so­na­je ultra espa­ñol es un reco­no­ci­do pro­vo­ca­dor nato con su ban­de­ra y feroz hos­ti­ga­dor de la juven­tud y las com­par­sas. En defi­ni­ti­va, una cala­mi­dad para la con­vi­ven­cia social.

Esta manio­bra arit­mé­ti­ca ale­gre­men­te acep­ta­da reve­la una repúg­nan­te idio­sin­cra­sia. El PP es un par­ti­do neo­fas­cis­ta y anti­vas­co suce­sor en el tiem­po de los esbi­rros de la cri­mi­nal dic­ta­du­ra fran­quis­ta, de aque­llos que orde­na­ron a la 213 escua­dri­lla de la Avia­zio­ne Legio­na­ria Ita­lia­na a las 8.45 del 31 de mar­zo de 1937 bom­bar­dear ade­más de Duran­go y Otxan­dio, Elo­rrio, ame­tra­llan­do pos­te­rior­men­te a la pobla­ción cau­san­do sie­te muer­tos.

¿Es posi­ble qué los elo­rrio­ta­rras y espe­cial­men­te fami­lia­res de quie­nes sufrie­ron aquel ase­sino ata­que, muchos de ellos pro­ba­ble­men­te afi­lia­dos o sim­pa­ti­zan­tes del PNV, pue­dan admi­tir moral­men­te que un suce­sor de aque­llos terro­ris­tas espa­ño­les que no han con­de­na­do 74 años des­pués masa­crar nues­tra tie­rra con sus miles de cri­mi­na­les accio­nes, les ayu­de con su reac­cio­na­rio voto a tener una alcal­día?

Era mucho más digno seguir en una hones­ta opo­si­ción en pro­gre­so de la villa. Des­pre­cia­ble ideo­lo­gía la del PNV que valo­ra menos la his­to­ria, la memo­ria, la auto­es­ti­ma y dig­ni­dad colec­ti­va por una maki­la mani­pu­la­da. Algu­nos hipó­cri­tas de la direc­ción del par­ti­do, jun­to con los habi­tua­les medios de into­xi­ca­ción comu­ni­ca­ti­va, repro­chan que los votan­tes del par­ti­do mayo­ri­ta­rio die­ran la espal­da a la alcal­de­sa impues­ta y que jus­ta y mere­ci­da­men­te abu­chea­ran, lo con­tra­rio de aplau­dir, a estos moni­go­tes polí­ti­cos. Trai­cio­nar la volun­tad popu­lar no pue­de ser olvi­da­do, gra­tui­to ni cómo­do.


20080415084954-pnv-espanol-web

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *