[Vídeo] Entre­vis­ta al minis­tro de Coope­ra­ción de Libia – Red Voltaire

JPEG - 25.3 KB

Red Vol­tai­re: Libia es un país rico en gas y petró­leo. Este país creó la Auto­ri­dad Libia de Inver­sio­nes, con un capi­tal de 70 000 millo­nes de dóla­res. ¿Cómo uti­li­zan uste­des ese capital?

Moham­med Sia­la: Es cier­to que dis­po­ne­mos de impor­tan­tes recur­sos, pero no son reno­va­bles. Así que crea­mos la Auto­ri­dad Libia de Inver­sio­nes para pro­te­ger las rique­zas de las futu­ras gene­ra­cio­nes, como por ejem­plo los norue­gos. Sin embar­go, dedi­ca­mos par­te de esos fon­dos al desa­rro­llo de Áfri­ca. Eso sig­ni­fi­ca que hemos inver­ti­do más de 6 000 millo­nes de dóla­res en [la rea­li­za­ción de] accio­nes [a favor del] desa­rro­llo del con­ti­nen­te [afri­cano] en sec­to­res como la agri­cul­tu­ra, el turis­mo, el comer­cio, la mine­ría, etc.

El res­to de los fon­dos lo hemos inver­ti­do en dife­ren­tes sec­to­res, en dife­ren­tes paí­ses, en dife­ren­tes mone­das, en todas par­tes, inclu­so en Esta­dos Uni­dos y en Ale­ma­nia, lo cual, des­gra­cia­da­men­te, les ha per­mi­ti­do con­ge­lar par­te de esos fondos.

Red Vol­tai­re: ¿Cómo se apli­ca ese con­ge­la­mien­to en el plano técnico?

Moham­med Sia­la: El con­ge­la­mien­to de los fon­dos se rige por las leyes ban­ca­rias de los paí­ses don­de se encuen­tran. La regla es que con­ge­lan nues­tras cuen­tas, pero pode­mos lograr que [los fon­dos] sean libe­ra­dos si lle­va­mos el liti­gio ante un Comi­té de Recla­ma­cio­nes y pode­mos pro­bar que esta­ban des­ti­na­dos a deter­mi­na­dos fines. Por ejem­plo, en este momen­to aca­bo de argu­men­tar el des­con­ge­la­mien­to de fon­dos des­ti­na­dos al otor­ga­mien­to de becas a los 1 200 estu­dian­tes que hemos envia­do a Mala­sia. Esta­mos tra­tan­do de hacer lo mis­mo con todo lo que tie­ne que ver con las sub­ven­cio­nes socia­les o con los gas­tos de hos­pi­ta­li­za­ción de nues­tros ciu­da­da­nos en el extranjero.

Algu­nos paí­ses nos auto­ri­zan a uti­li­zar fon­dos para la com­pra de ali­men­tos o de medi­ca­men­tos. En prin­ci­pio, esta­mos en nues­tro dere­cho, pero muchos se nie­gan a des­con­ge­lar las sumas nece­sa­rias o demo­ran el pro­ce­so. Por ejem­plo, en Ita­lia, el Esta­do nos nie­ga toda for­ma de uti­li­za­ción de nues­tros fon­dos. En Ale­ma­nia, el Esta­do nos auto­ri­za su uso con fines huma­ni­ta­rios, pero algu­nos ban­cos se nie­gan a des­con­ge­lar los fon­dos nece­sa­rios. Las inter­pre­ta­cio­nes de la reso­lu­ción son com­ple­ta­men­te dife­ren­tes según los Esta­dos. Noso­tros exi­gi­mos una regla cla­ra: lo que se per­mi­te está auto­ri­za­do y lo que no, está prohi­bi­do. Por el momen­to, la inter­pre­ta­ción es polí­ti­ca y se está impo­nien­do la fuer­za en lugar del derecho.

Red Vol­tai­re: ¿Es el úni­co pro­ble­ma que están enfren­tan­do uste­des para garan­ti­zar el aprovisionamiento?

Moham­med Sia­la: Tam­bién esta­mos enfren­tan­do el blo­queo marí­ti­mo que la OTAN ha imple­men­ta­do y que care­ce de toda base legal. Impi­den la lle­ga­da de nues­tros sumi­nis­tros o los retra­san, inclu­yen­do los envíos de ali­men­tos. Se esfuer­zan ante todo por impe­dir que obten­ga­mos gaso­li­na, aun­que eso no está esti­pu­la­do en las reso­lu­cio­nes de la ONU.

Hace un mes que tene­mos un bar­co car­ga­do de petró­leo en espe­ra en Mal­ta. Por cada bar­co nos cues­tio­nan la doble uti­li­dad de lo que trans­por­ta. La gaso­li­na es para los vehícu­los civi­les, pero ellos dicen que tam­bién pue­de ser­vir para los vehícu­los del ejér­ci­to. Noso­tros les res­pon­de­mos que no tie­nen dere­cho a impe­dir que uti­li­ce­mos nues­tras ambu­lan­cias, etc.

En todo caso, des­de el comien­zo del con­flic­to nos impi­den el apro­vi­sio­na­mien­to en gaso­li­na y noso­tros depen­de­mos de las refi­ne­rías extran­je­ras para garan­ti­zar alre­de­dor de la ter­ce­ra par­te de nues­tras nece­si­da­des. Eso es lo que ha gene­ra­do la actual esca­sez. Teó­ri­ca­men­te, sólo tie­nen dere­cho a ins­pec­cio­nar los bar­cos para garan­ti­zar que no trans­por­ten armas. En la prác­ti­ca, sin embar­go, han des­ple­ga­do ile­gal­men­te un blo­queo marítimo.

Han impe­di­do el paso a bar­cos rusos y chi­nos. Esos Esta­dos deben pre­sen­tar una denun­cia al Comi­té de San­cio­nes de la ONU para cues­tio­nar la inter­pre­ta­ción de las reso­lu­cio­nes. Es un pro­ce­di­mien­to inter­mi­na­ble y disua­si­vo. No exis­te nin­gu­na base legal que los auto­ri­ce a actuar así, pero lo están hacien­do por la fuer­za, segu­ros de su impunidad.

A pesar de todo, noso­tros logra­mos obte­ner sumi­nis­tros por vía terres­tre, pero eso es ínfi­mo. Se nece­si­ta un mes para trans­por­tar por camión todo lo que podría­mos des­car­gar en nues­tros puer­tos en un solo día. Red Vol­tai­re: Libia ha empren­di­do nume­ro­sas cons­truc­cio­nes en mate­ria de infra­es­truc­tu­ra, como las gigan­tes­cas obras de irri­ga­ción del Man Made River.

Red Vol­tai­re: ¿Qué pro­yec­tos están en vías de realización?

Moham­med Sia­la: Exis­te una vía de ferro­ca­rril que reco­rre el nor­te de Áfri­ca, excep­tuan­do Libia. Noso­tros que­re­mos com­ple­tar­la para inte­grar­nos a la eco­no­mía regio­nal y hacer­la más diná­mi­ca. Los chi­nos están cons­tru­yen­do el tra­mo entre Túnez y Sir­ta y los rusos están a car­go del tra­mo que va de Sir­ta a Bengha­zi. Había una nego­cia­ción en mar­cha con Ita­lia sobre el tra­mo Bengha­zi-Egip­to y las loco­mo­to­ras. Tam­bién había­mos empren­di­do la cons­truc­ción de una vía trans­con­ti­nen­tal nor­te-sur, con el tra­mo Libia-Yame­na. Son inver­sio­nes con­si­de­ra­bles y de inte­rés nacio­nal y creía­mos que podía­mos con­tar con la ayu­da del G8. Ya nos lo habían pro­me­ti­do y nos toma­ron desprevenidos.

Somos duros en cues­tio­nes de nego­cios y recu­rri­mos al sis­te­ma de lici­ta­cio­nes para que los aspi­ran­tes a la obten­ción de los con­tra­tos ten­gan que bajar sus pre­cios. Duran­te su visi­ta a nues­tro país, Vla­di­mir Putin estu­vo de acuer­do en ali­near las tari­fas de las empre­sas rusas con las de sus com­pe­ti­do­ras chi­nas. Así logra­mos una diver­si­fi­ca­ción de nues­tros asociados.

Red Vol­tai­re: ¿Qué va a pasar con esos pro­yec­tos aho­ra que hay guerra?

Moham­med Sia­la: Todos esos tra­ba­jos están dete­ni­dos por cau­sa del con­ge­la­mien­to de nues­tros fon­dos. Pero segui­mos ade­lan­te con las lici­ta­cio­nes para los tra­mos que que­dan por­que esta­mos segu­ros de que la gue­rra es una cues­tión momen­tá­nea y que los tra­ba­jos van a reanu­dar­se. Esta­mos pre­pa­rán­do­nos para con­ti­nuar con los con­tra­tos tem­po­ral­men­te inte­rrum­pi­dos por razo­nes de «fuer­za mayor».

Nues­tros aso­cia­dos están deses­pe­ra­dos con el pro­ble­ma de la gue­rra. Los chi­nos tie­nen aquí con­tra­tos por un mon­to de 20 000 millo­nes de dóla­res y los tur­cos por 12 000 millo­nes. Les siguen los ita­lia­nos, los rusos y los fran­ce­ses. Esta agre­sión no favo­re­ce sus intere­ses, y toda­vía menos su par­ti­ci­pa­ción en ella. Es pro­ba­ble que algu­nos hayan reci­bi­do com­pen­sa­cio­nes por deba­jo de la mesa, pero no tene­mos infor­ma­ción pre­ci­sa sobre ese tema. Otros espe­ran bene­fi­ciar­se más con­quis­tan­do nues­tro país y se atri­bu­yén­do­se a sí mis­mos los con­tra­tos de reconstrucción.

Red Vol­tai­re: ¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne para Áfri­ca el con­ge­la­mien­to de los fon­dos libios?

Moham­med Sia­la: Al blo­quear nues­tros fon­dos han blo­quea­do tam­bién nues­tras accio­nes en pro del desa­rro­llo de Áfri­ca. El con­ti­nen­te no logra expor­tar otra cosa que pro­duc­tos no ela­bo­ra­dos. Noso­tros inver­ti­mos para que esos pro­duc­tos se ela­bo­ren en Áfri­ca y para que los comer­cia­li­cen los pro­pios afri­ca­nos. Se tra­ta de crear empleos y de man­te­ner la plus­va­lía en Áfri­ca. Por un lado, los euro­peos nos ani­man [en ese sen­ti­do] por­que esa polí­ti­ca dis­mi­nu­ye el flu­jo migra­to­rio. Pero por otro lado se opo­nen por­que tie­nen que ten­drían que renun­ciar a la explo­ta­ción colonial.

Los occi­den­ta­les quie­ren man­te­ner a Áfri­ca en posi­ción de expor­ta­dor de pro­duc­tos no ela­bo­ra­dos, de mate­rias primas.

Por ejem­plo, cuan­do el café que pro­du­ce Ugan­da se expor­ta hacia Ale­ma­nia, don­de final­men­te se comer­cia­li­za, la plus­va­lía se que­da en Ale­ma­nia. Noso­tros hemos finan­cia­do ins­ta­la­cio­nes que per­mi­ten rea­li­zar la torre­fac­ción del café, moler­lo, empa­que­tar­lo, etc. La remu­ne­ra­ción de los ugan­de­ses pasó así del 20% al 80%. Cla­ro, nues­tra polí­ti­ca entra en con­flic­to con la de los euro­peos. Y eso es un eufemismo.

Noso­tros finan­cia­mos el cul­ti­vo de arroz en Mozam­bi­que y en Libe­ria a razón de 32 millo­nes por cada pro­yec­to, y crea­mos en cada caso 100 000 empleos. Nues­tro obje­ti­vo es, en pri­mer lugar, [alcan­zar] la auto­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria de cada Esta­do afri­cano y, sólo des­pués de eso, la expor­ta­ción. No cabe duda de que eso no le con­vie­ne a los que pro­du­cen y expor­tan arroz, sobre todo si lo uti­li­zan para especular.

Tam­bién cons­trui­mos carre­te­ras, por ejem­plo, des­de Libia a tra­vés del Níger. Ya conec­ta­mos Sudán con Eri­trea, lo cual cons­ti­tu­ye un gran cam­bio para la eco­no­mía regio­nal y abre pers­pec­ti­vas de desa­rro­llo. Aho­ra es posi­ble la cir­cu­la­ción de mer­can­cía por carre­te­ra y por mar.

Red Vol­tai­re: ¿Pue­de decir­se que Libia tie­ne pocas alian­zas diplo­má­ti­cas pero que uste­des han esta­ble­ci­do alian­zas eco­nó­mi­cas que los pro­te­gen? ¿Pode­mos hablar de una diplo­ma­cia de las inversiones?

Moham­med Sia­la: Sí.
Por ejem­plo, noso­tros dedi­ca­mos 50 millo­nes de dóla­res a finan­ciar la cons­truc­ción –por empre­sas chi­nas– de un canal de 32 kiló­me­tros para la irri­ga­ción de zonas agrí­co­las en Malí.
El con­ge­la­mien­to de nues­tros fon­dos inte­rrum­pe impor­tan­tes pro­yec­tos agrí­co­las en ese país. Si [el con­ge­la­mien­to] se man­tie­ne, habrá rápi­da­men­te un pro­ble­ma de ali­men­ta­ción y la pobla­ción reanu­da­rá y ace­le­ra­rá la migra­ción hacia Euro­pa. En defi­ni­ti­va, los euro­peos no pue­den dar­se el lujo de dete­ner nues­tro tra­ba­jo a favor del desa­rro­llo del con­ti­nen­te [afri­cano]. No tie­nen nin­gu­na alter­na­ti­va que ofre­cer ante nues­tra política.

Red Vol­tai­re: ¿Dis­po­nen uste­des de algún sis­te­ma que les per­mi­ta pagar sus pedi­dos al mer­ca­do inter­na­cio­nal a pesar del con­ge­la­mien­to de sus fon­dos? Su país está sien­do agre­di­do, así que me refie­ro, por supues­to, a la com­pra de armas y municiones.

Moham­med Sia­la: Ya lle­va­mos 4 meses y medio de resis­ten­cia. Noso­tros apren­di­mos la lec­ción del embar­go y ya está­ba­mos pre­pa­ra­dos des­de el pri­mer día. Muchos Esta­dos nos obser­van y ellos tam­bién quie­ren tomar medi­das simi­la­res para pro­te­ger­se del imperialismo.

Moham­med Sia­la reci­be a los inves­ti­ga­do­res de la Red Voltaire 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.