[Vídeo] Entre­vis­ta al minis­tro de Coope­ra­ción de Libia – Red Vol­tai­re

JPEG - 25.3 KB

Red Vol­tai­re: Libia es un país rico en gas y petró­leo. Este país creó la Auto­ri­dad Libia de Inver­sio­nes, con un capi­tal de 70 000 millo­nes de dóla­res. ¿Cómo uti­li­zan uste­des ese capi­tal?

Moham­med Sia­la: Es cier­to que dis­po­ne­mos de impor­tan­tes recur­sos, pero no son reno­va­bles. Así que crea­mos la Auto­ri­dad Libia de Inver­sio­nes para pro­te­ger las rique­zas de las futu­ras gene­ra­cio­nes, como por ejem­plo los norue­gos. Sin embar­go, dedi­ca­mos par­te de esos fon­dos al desa­rro­llo de Áfri­ca. Eso sig­ni­fi­ca que hemos inver­ti­do más de 6 000 millo­nes de dóla­res en [la rea­li­za­ción de] accio­nes [a favor del] desa­rro­llo del con­ti­nen­te [afri­cano] en sec­to­res como la agri­cul­tu­ra, el turis­mo, el comer­cio, la mine­ría, etc.

El res­to de los fon­dos lo hemos inver­ti­do en dife­ren­tes sec­to­res, en dife­ren­tes paí­ses, en dife­ren­tes mone­das, en todas par­tes, inclu­so en Esta­dos Uni­dos y en Ale­ma­nia, lo cual, des­gra­cia­da­men­te, les ha per­mi­ti­do con­ge­lar par­te de esos fon­dos.

Red Vol­tai­re: ¿Cómo se apli­ca ese con­ge­la­mien­to en el plano téc­ni­co?

Moham­med Sia­la: El con­ge­la­mien­to de los fon­dos se rige por las leyes ban­ca­rias de los paí­ses don­de se encuen­tran. La regla es que con­ge­lan nues­tras cuen­tas, pero pode­mos lograr que [los fon­dos] sean libe­ra­dos si lle­va­mos el liti­gio ante un Comi­té de Recla­ma­cio­nes y pode­mos pro­bar que esta­ban des­ti­na­dos a deter­mi­na­dos fines. Por ejem­plo, en este momen­to aca­bo de argu­men­tar el des­con­ge­la­mien­to de fon­dos des­ti­na­dos al otor­ga­mien­to de becas a los 1 200 estu­dian­tes que hemos envia­do a Mala­sia. Esta­mos tra­tan­do de hacer lo mis­mo con todo lo que tie­ne que ver con las sub­ven­cio­nes socia­les o con los gas­tos de hos­pi­ta­li­za­ción de nues­tros ciu­da­da­nos en el extran­je­ro.

Algu­nos paí­ses nos auto­ri­zan a uti­li­zar fon­dos para la com­pra de ali­men­tos o de medi­ca­men­tos. En prin­ci­pio, esta­mos en nues­tro dere­cho, pero muchos se nie­gan a des­con­ge­lar las sumas nece­sa­rias o demo­ran el pro­ce­so. Por ejem­plo, en Ita­lia, el Esta­do nos nie­ga toda for­ma de uti­li­za­ción de nues­tros fon­dos. En Ale­ma­nia, el Esta­do nos auto­ri­za su uso con fines huma­ni­ta­rios, pero algu­nos ban­cos se nie­gan a des­con­ge­lar los fon­dos nece­sa­rios. Las inter­pre­ta­cio­nes de la reso­lu­ción son com­ple­ta­men­te dife­ren­tes según los Esta­dos. Noso­tros exi­gi­mos una regla cla­ra: lo que se per­mi­te está auto­ri­za­do y lo que no, está prohi­bi­do. Por el momen­to, la inter­pre­ta­ción es polí­ti­ca y se está impo­nien­do la fuer­za en lugar del dere­cho.

Red Vol­tai­re: ¿Es el úni­co pro­ble­ma que están enfren­tan­do uste­des para garan­ti­zar el apro­vi­sio­na­mien­to?

Moham­med Sia­la: Tam­bién esta­mos enfren­tan­do el blo­queo marí­ti­mo que la OTAN ha imple­men­ta­do y que care­ce de toda base legal. Impi­den la lle­ga­da de nues­tros sumi­nis­tros o los retra­san, inclu­yen­do los envíos de ali­men­tos. Se esfuer­zan ante todo por impe­dir que obten­ga­mos gaso­li­na, aun­que eso no está esti­pu­la­do en las reso­lu­cio­nes de la ONU.

Hace un mes que tene­mos un bar­co car­ga­do de petró­leo en espe­ra en Mal­ta. Por cada bar­co nos cues­tio­nan la doble uti­li­dad de lo que trans­por­ta. La gaso­li­na es para los vehícu­los civi­les, pero ellos dicen que tam­bién pue­de ser­vir para los vehícu­los del ejér­ci­to. Noso­tros les res­pon­de­mos que no tie­nen dere­cho a impe­dir que uti­li­ce­mos nues­tras ambu­lan­cias, etc.

En todo caso, des­de el comien­zo del con­flic­to nos impi­den el apro­vi­sio­na­mien­to en gaso­li­na y noso­tros depen­de­mos de las refi­ne­rías extran­je­ras para garan­ti­zar alre­de­dor de la ter­ce­ra par­te de nues­tras nece­si­da­des. Eso es lo que ha gene­ra­do la actual esca­sez. Teó­ri­ca­men­te, sólo tie­nen dere­cho a ins­pec­cio­nar los bar­cos para garan­ti­zar que no trans­por­ten armas. En la prác­ti­ca, sin embar­go, han des­ple­ga­do ile­gal­men­te un blo­queo marí­ti­mo.

Han impe­di­do el paso a bar­cos rusos y chi­nos. Esos Esta­dos deben pre­sen­tar una denun­cia al Comi­té de San­cio­nes de la ONU para cues­tio­nar la inter­pre­ta­ción de las reso­lu­cio­nes. Es un pro­ce­di­mien­to inter­mi­na­ble y disua­si­vo. No exis­te nin­gu­na base legal que los auto­ri­ce a actuar así, pero lo están hacien­do por la fuer­za, segu­ros de su impu­ni­dad.

A pesar de todo, noso­tros logra­mos obte­ner sumi­nis­tros por vía terres­tre, pero eso es ínfi­mo. Se nece­si­ta un mes para trans­por­tar por camión todo lo que podría­mos des­car­gar en nues­tros puer­tos en un solo día. Red Vol­tai­re: Libia ha empren­di­do nume­ro­sas cons­truc­cio­nes en mate­ria de infra­es­truc­tu­ra, como las gigan­tes­cas obras de irri­ga­ción del Man Made River.

Red Vol­tai­re: ¿Qué pro­yec­tos están en vías de rea­li­za­ción?

Moham­med Sia­la: Exis­te una vía de ferro­ca­rril que reco­rre el nor­te de Áfri­ca, excep­tuan­do Libia. Noso­tros que­re­mos com­ple­tar­la para inte­grar­nos a la eco­no­mía regio­nal y hacer­la más diná­mi­ca. Los chi­nos están cons­tru­yen­do el tra­mo entre Túnez y Sir­ta y los rusos están a car­go del tra­mo que va de Sir­ta a Bengha­zi. Había una nego­cia­ción en mar­cha con Ita­lia sobre el tra­mo Bengha­zi-Egip­to y las loco­mo­to­ras. Tam­bién había­mos empren­di­do la cons­truc­ción de una vía trans­con­ti­nen­tal nor­te-sur, con el tra­mo Libia-Yame­na. Son inver­sio­nes con­si­de­ra­bles y de inte­rés nacio­nal y creía­mos que podía­mos con­tar con la ayu­da del G8. Ya nos lo habían pro­me­ti­do y nos toma­ron des­pre­ve­ni­dos.

Somos duros en cues­tio­nes de nego­cios y recu­rri­mos al sis­te­ma de lici­ta­cio­nes para que los aspi­ran­tes a la obten­ción de los con­tra­tos ten­gan que bajar sus pre­cios. Duran­te su visi­ta a nues­tro país, Vla­di­mir Putin estu­vo de acuer­do en ali­near las tari­fas de las empre­sas rusas con las de sus com­pe­ti­do­ras chi­nas. Así logra­mos una diver­si­fi­ca­ción de nues­tros aso­cia­dos.

Red Vol­tai­re: ¿Qué va a pasar con esos pro­yec­tos aho­ra que hay gue­rra?

Moham­med Sia­la: Todos esos tra­ba­jos están dete­ni­dos por cau­sa del con­ge­la­mien­to de nues­tros fon­dos. Pero segui­mos ade­lan­te con las lici­ta­cio­nes para los tra­mos que que­dan por­que esta­mos segu­ros de que la gue­rra es una cues­tión momen­tá­nea y que los tra­ba­jos van a reanu­dar­se. Esta­mos pre­pa­rán­do­nos para con­ti­nuar con los con­tra­tos tem­po­ral­men­te inte­rrum­pi­dos por razo­nes de «fuer­za mayor».

Nues­tros aso­cia­dos están deses­pe­ra­dos con el pro­ble­ma de la gue­rra. Los chi­nos tie­nen aquí con­tra­tos por un mon­to de 20 000 millo­nes de dóla­res y los tur­cos por 12 000 millo­nes. Les siguen los ita­lia­nos, los rusos y los fran­ce­ses. Esta agre­sión no favo­re­ce sus intere­ses, y toda­vía menos su par­ti­ci­pa­ción en ella. Es pro­ba­ble que algu­nos hayan reci­bi­do com­pen­sa­cio­nes por deba­jo de la mesa, pero no tene­mos infor­ma­ción pre­ci­sa sobre ese tema. Otros espe­ran bene­fi­ciar­se más con­quis­tan­do nues­tro país y se atri­bu­yén­do­se a sí mis­mos los con­tra­tos de recons­truc­ción.

Red Vol­tai­re: ¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne para Áfri­ca el con­ge­la­mien­to de los fon­dos libios?

Moham­med Sia­la: Al blo­quear nues­tros fon­dos han blo­quea­do tam­bién nues­tras accio­nes en pro del desa­rro­llo de Áfri­ca. El con­ti­nen­te no logra expor­tar otra cosa que pro­duc­tos no ela­bo­ra­dos. Noso­tros inver­ti­mos para que esos pro­duc­tos se ela­bo­ren en Áfri­ca y para que los comer­cia­li­cen los pro­pios afri­ca­nos. Se tra­ta de crear empleos y de man­te­ner la plus­va­lía en Áfri­ca. Por un lado, los euro­peos nos ani­man [en ese sen­ti­do] por­que esa polí­ti­ca dis­mi­nu­ye el flu­jo migra­to­rio. Pero por otro lado se opo­nen por­que tie­nen que ten­drían que renun­ciar a la explo­ta­ción colo­nial.

Los occi­den­ta­les quie­ren man­te­ner a Áfri­ca en posi­ción de expor­ta­dor de pro­duc­tos no ela­bo­ra­dos, de mate­rias pri­mas.

Por ejem­plo, cuan­do el café que pro­du­ce Ugan­da se expor­ta hacia Ale­ma­nia, don­de final­men­te se comer­cia­li­za, la plus­va­lía se que­da en Ale­ma­nia. Noso­tros hemos finan­cia­do ins­ta­la­cio­nes que per­mi­ten rea­li­zar la torre­fac­ción del café, moler­lo, empa­que­tar­lo, etc. La remu­ne­ra­ción de los ugan­de­ses pasó así del 20% al 80%. Cla­ro, nues­tra polí­ti­ca entra en con­flic­to con la de los euro­peos. Y eso es un eufe­mis­mo.

Noso­tros finan­cia­mos el cul­ti­vo de arroz en Mozam­bi­que y en Libe­ria a razón de 32 millo­nes por cada pro­yec­to, y crea­mos en cada caso 100 000 empleos. Nues­tro obje­ti­vo es, en pri­mer lugar, [alcan­zar] la auto­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria de cada Esta­do afri­cano y, sólo des­pués de eso, la expor­ta­ción. No cabe duda de que eso no le con­vie­ne a los que pro­du­cen y expor­tan arroz, sobre todo si lo uti­li­zan para espe­cu­lar.

Tam­bién cons­trui­mos carre­te­ras, por ejem­plo, des­de Libia a tra­vés del Níger. Ya conec­ta­mos Sudán con Eri­trea, lo cual cons­ti­tu­ye un gran cam­bio para la eco­no­mía regio­nal y abre pers­pec­ti­vas de desa­rro­llo. Aho­ra es posi­ble la cir­cu­la­ción de mer­can­cía por carre­te­ra y por mar.

Red Vol­tai­re: ¿Pue­de decir­se que Libia tie­ne pocas alian­zas diplo­má­ti­cas pero que uste­des han esta­ble­ci­do alian­zas eco­nó­mi­cas que los pro­te­gen? ¿Pode­mos hablar de una diplo­ma­cia de las inver­sio­nes?

Moham­med Sia­la: Sí.
Por ejem­plo, noso­tros dedi­ca­mos 50 millo­nes de dóla­res a finan­ciar la cons­truc­ción –por empre­sas chi­nas– de un canal de 32 kiló­me­tros para la irri­ga­ción de zonas agrí­co­las en Malí.
El con­ge­la­mien­to de nues­tros fon­dos inte­rrum­pe impor­tan­tes pro­yec­tos agrí­co­las en ese país. Si [el con­ge­la­mien­to] se man­tie­ne, habrá rápi­da­men­te un pro­ble­ma de ali­men­ta­ción y la pobla­ción reanu­da­rá y ace­le­ra­rá la migra­ción hacia Euro­pa. En defi­ni­ti­va, los euro­peos no pue­den dar­se el lujo de dete­ner nues­tro tra­ba­jo a favor del desa­rro­llo del con­ti­nen­te [afri­cano]. No tie­nen nin­gu­na alter­na­ti­va que ofre­cer ante nues­tra polí­ti­ca.

Red Vol­tai­re: ¿Dis­po­nen uste­des de algún sis­te­ma que les per­mi­ta pagar sus pedi­dos al mer­ca­do inter­na­cio­nal a pesar del con­ge­la­mien­to de sus fon­dos? Su país está sien­do agre­di­do, así que me refie­ro, por supues­to, a la com­pra de armas y muni­cio­nes.

Moham­med Sia­la: Ya lle­va­mos 4 meses y medio de resis­ten­cia. Noso­tros apren­di­mos la lec­ción del embar­go y ya está­ba­mos pre­pa­ra­dos des­de el pri­mer día. Muchos Esta­dos nos obser­van y ellos tam­bién quie­ren tomar medi­das simi­la­res para pro­te­ger­se del impe­ria­lis­mo.

Moham­med Sia­la reci­be a los inves­ti­ga­do­res de la Red Vol­tai­re

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *