La gue­rra anti­nar­co es un inven­to para limi­tar las liber­ta­des: La Jor­na­da

Noam Chomsky afir­ma que la gue­rra con­tra las dro­gas fue inven­ta­da para supri­mir ten­den­cias demo­crá­ti­cas en Esta­dos Uni­dos y emplea­da para jus­ti­fi­car las inter­ven­cio­nes y con­trol de ame­na­zas al poder impe­rial en el extran­je­ro.

En entre­vis­tas y escri­tos a lo lar­go de los años recien­tes, el inte­lec­tual disi­den­te más des­ta­ca­do de Esta­dos Uni­dos ha reite­ra­do que esa gue­rra siem­pre ha teni­do otros obje­ti­vos, dis­tin­tos a los ofi­cial­men­te pro­nun­cia­dos.

Afir­ma que man­tie­ne la mis­ma ópti­ca sobre el tema que ofre­ció en entre­vis­ta a La Jor­na­da en la ciu­dad de Méxi­co, duran­te el fes­te­jo del 25 ani­ver­sa­rio de este perió­di­co, cuan­do afir­mó:

“La gue­rra con­tra la dro­ga, que des­ga­rra a varios paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, entre los que se encuen­tra Méxi­co, tie­ne vie­jos ante­ce­den­tes. Revi­ta­li­za­da por Nixon, fue un esfuer­zo por supe­rar los efec­tos de la gue­rra de Viet­nam en Esta­dos Uni­dos.

“La gue­rra (de Viet­nam) fue un fac­tor que lle­vó a una impor­tan­te revo­lu­ción cul­tu­ral en los 60, la cual civi­li­zó al país: dere­chos de la mujer, dere­chos civi­les, o sea, demo­cra­ti­zó el terri­to­rio, ate­rro­ri­zan­do a las eli­tes. La últi­ma cosa que desea­ban era la demo­cra­cia, los dere­chos de la pobla­ción, etcé­te­ra, así que lan­za­ron una enor­me con­tra­ofen­si­va. Par­te de ella fue la gue­rra con­tra las dro­gas.

“Ésta fue dise­ña­da para tras­la­dar la con­cep­ción de la gue­rra de Viet­nam, de lo que noso­tros les está­ba­mos hacien­do a los viet­na­mi­tas, a lo que ellos nos esta­ban hacien­do a noso­tros. El gran tema a fina­les de los 60 en los medios, inclu­so los libe­ra­les, fue que la gue­rra de Viet­nam fue una gue­rra con­tra Esta­dos Uni­dos. Los viet­na­mi­tas esta­ban des­tru­yen­do a nues­tro país con dro­gas. Fue un mito fabri­ca­do por los medios en las pelí­cu­las y la pren­sa. Se inven­tó la his­to­ria de un ejér­ci­to lleno de sol­da­dos adic­tos a las dro­gas que al regre­sar se con­ver­ti­rían en delin­cuen­tes y ate­rro­ri­za­rían a nues­tras ciu­da­des. Sí, había uso de dro­gas entre los mili­ta­res, pero no era muy dife­ren­te al que exis­tía en otros sec­to­res de la socie­dad. Fue un mito fabri­ca­do. De eso se tra­ta­ba la gue­rra con­tra las dro­gas. Así se cam­bió la con­cep­ción de la gue­rra de Viet­nam a una en la que noso­tros éra­mos las víc­ti­mas.

“Eso enca­jó muy bien con las cam­pa­ñas en favor de la ley y el orden. Se decía que nues­tras ciu­da­des se des­ga­rra­ban por el movi­mien­to anti­bé­li­co y los rebel­des cul­tu­ra­les, y que por eso tenía­mos que impo­ner la ley y el orden. Allí cabía la gue­rra con­tra la dro­ga.

“Reagan la amplió de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. En los pri­me­ros años de su admi­nis­tra­ción se inten­si­fi­có la cam­pa­ña, acu­san­do a los comu­nis­tas de pro­mo­ver el con­su­mo de dro­gas.

“A prin­ci­pios de los 80… fue cuan­do la tasa de encar­ce­la­mien­to se incre­men­tó de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, en gran par­te con pre­sos negros. Aho­ra el núme­ro de pri­sio­ne­ros per cápi­ta es el más alto en el mun­do. Sin embar­go, la tasa de cri­mi­na­li­dad es casi igual que en otros paí­ses. Es un con­trol sobre par­te de la pobla­ción. Es un asun­to de cla­se.

La gue­rra con­tra las dro­gas, como otras polí­ti­cas, pro­mo­vi­das tan­to por libe­ra­les como por con­ser­va­do­res, es un inten­to por con­tro­lar la demo­cra­ti­za­ción de fuer­zas socia­les, con­clu­yó.

Chomsky abun­dó sobre estos pun­tos en su ponen­cia en la UNAM, don­de agre­gó más sobre las dimen­sio­nes inter­na­cio­na­les de la gue­rra anti­nar­co de Esta­dos Uni­dos. Afir­mó que al inter­ve­nir para con­tro­lar polí­ti­ca­men­te cier­tas regio­nes del mun­do, inclu­yen­do Amé­ri­ca Lati­na, “el pre­tex­to es la ‘gue­rra con­tra las dro­gas’, pero es difí­cil tomar eso muy en serio, aun si acep­tá­ra­mos la extra­or­di­na­ria supo­si­ción de que Esta­dos Uni­dos tie­ne dere­cho a enca­be­zar una ‘gue­rra’ en tie­rras extran­je­ras.

“Los estu­dios lle­va­dos a cabo por el gobierno esta­du­ni­den­se, y otras inves­ti­ga­cio­nes, han mos­tra­do que la for­ma más efec­ti­va y menos cos­to­sa de con­tro­lar el uso de dro­gas es la pre­ven­ción, el tra­ta­mien­to y la edu­ca­ción. Han mos­tra­do ade­más que los méto­dos más cos­to­sos y menos efi­ca­ces son las ope­ra­cio­nes fue­ra del pro­pio país, tales como las fumi­ga­cio­nes y la per­se­cu­ción vio­len­ta. El hecho de que se pri­vi­le­gien con­sis­ten­te­men­te los méto­dos menos efi­ca­ces y más cos­to­sos sobre los mejo­res es sufi­cien­te para mos­trar­nos que los obje­ti­vos de la ‘gue­rra con­tra las dro­gas’ no son los que se anun­cian.

“Para deter­mi­nar los obje­ti­vos reales, pode­mos adop­tar el prin­ci­pio jurí­di­co de que las con­se­cuen­cias pre­vi­si­bles cons­ti­tu­yen prue­ba de la inten­ción. Y las con­se­cuen­cias no son oscu­ras: sub­ya­ce en los pro­gra­mas una con­tra­in­sur­gen­cia en el extran­je­ro y una for­ma de ‘lim­pie­za social’ en lo interno, envian­do enor­mes núme­ros de per­so­nas ’super­fluas’, casi todas hom­bres negros, a las peni­ten­cia­rías, fenó­meno que con­du­jo ya a la tasa de encar­ce­la­mien­to más alta del mun­do, por mucho, des­de que se ini­cia­ron los pro­gra­mas, hace 40 años”.

En sus ensa­yos, por ejem­plo en su libro Hopes and pros­pects (Espe­ran­zas y reali­da­des), Chomsky escri­bió que sería impo­si­ble pen­sar que Esta­dos Uni­dos acep­ta­ría cual­quier intro­mi­sión de otro país u orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal para con­tro­lar el con­su­mo y pro­duc­ción de estu­pe­fa­cien­tes en su pro­pio terri­to­rio. La idea de que extran­je­ros deben inter­fe­rir con la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de sus­tan­cias leta­les (en Esta­dos Uni­dos) es ple­na­men­te impen­sa­ble. El hecho de que la jus­ti­fi­ca­ción para los pro­gra­mas anti­nar­có­ti­cos en el extran­je­ro es acep­ta­do como plau­si­ble, has­ta con­si­de­ra­do como algo que vale la pena dis­cu­tir, es otra ilus­tra­ción de las pro­fun­das raí­ces de la men­ta­li­dad impe­rial en la cul­tu­ra occi­den­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *