Los mar­gi­na­dos y los explo­ta­dos no encuen­tran solu­cio­nes en los Par­la­men­tos – James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras, des­de Nue­va York-Esta­dos Uni­dos – Lunes 20 de junio de 2011

Chury: Comen­ce­mos.

Petras: Hay tres temas, por lo menos, que podría­mos tra­tar para empe­zar.

En 60 ciu­da­des de Espa­ña, más de un millón de per­so­nas mar­cha­ron para expre­sar su indig­na­ción, su angus­tia y su bron­ca, fren­te a la con­ti­nua­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Y por el impac­to que ha teni­do prin­ci­pal­men­te en los jóve­nes y en los tra­ba­ja­do­res. Movi­li­za­ron cien­to cin­cuen­ta mil per­so­nas en Madrid, dos­cien­tas sesen­ta mil en Bar­ce­lo­na, y a par­tir de cin­cuen­ta y ocho mil en el res­to de las ciu­da­des.

Esto ocu­rre direc­ta­men­te des­pués de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les don­de la dere­cha ganó la mayo­ría. Y mues­tra lo que lo hemos dicho en otros momen­tos: los mar­gi­na­dos y los explo­ta­dos no encuen­tran solu­cio­nes en los Par­la­men­tos. No pue­den espe­rar nin­gún resul­ta­do favo­ra­ble a par­tir de los pro­ce­sos elec­to­ra­les, por­que el pro­ce­so elec­to­ral está muy mani­pu­la­dos tan­to por los medios de comu­ni­ca­ción como por los polí­ti­cos que pro­me­ten mucho pero nun­ca cum­plen con sus pro­me­sas. Hay un des­pres­ti­gio del sis­te­ma elec­to­ral par­la­men­ta­rio.

Como resul­ta­do podría­mos decir que la lucha extra­par­la­men­ta­ria, la acción direc­ta, es cada vez más rele­van­te par­ti­cu­lar­men­te por los meno­res de 30 años. Es un fenó­meno que debe­mos estu­diar.

En Gre­cia han lan­za­do otra huel­ga gene­ral, la mayor de los últi­mos tres años. Y eso indi­ca que la cri­sis eco­nó­mi­ca y los pla­nes guber­na­men­ta­les para impo­ner toda la car­ga sobre las espal­das de los emplea­dos y obre­ros, es una situa­ción que tie­ne el apo­yo de los par­la­men­ta­rios.

No digo que todos los par­la­men­ta­rios, con­gre­sis­tas o todos los par­ti­dos son igua­les. Pero los par­ti­dos que podría­mos decir de la izquier­da, no tie­nen peso en el Par­la­men­to. Enton­ces el pue­blo, sin des­car­tar algún voto en algún momen­to para la izquier­da con­se­cuen­te, han toma­do medi­das en sus pro­pias manos.

Aho­ra, algu­nos ultras dicen que toda­vía no han mon­ta­do barri­ca­das, que no están en tiem­po insu­rrec­cio­nal. Pero hemos vis­to que este esti­lo actual pací­fi­co, de acción direc­ta, mani­fes­ta­cio­nes en los barrios, ha teni­do un enor­me poder de con­vo­ca­to­ria. Los ultra­iz­quier­dis­tas, que cri­ti­can las mar­chas y movi­li­za­cio­nes, no tie­nen en cuen­ta que la psi­co­lo­gía de las masas aho­ra no es insu­rrec­cio­nal, bus­can solu­cio­nes con­cre­tas. Eso pue­de cam­biar pron­to.

Dos cosas impor­tan­tes: Una, que es un fenó­meno mun­dial o por lo menos con­ti­nen­tal, por­que ya no sola­men­te 60 ciu­da­des en Espa­ña, tam­bién 66 ciu­da­des en Euro­pa se movi­li­zan. Esto es impor­tan­te por­que pare­ce que esta­mos en una fase pre­li­mi­nar de un nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo, don­de movi­mien­tos de un país com­par­ten los mis­mos pro­ble­mas y accio­nes en todos los demás paí­ses euro­peos.

La segun­da cosa intere­san­te, en el caso de Espa­ña, es que la orga­ni­za­ción está cada vez más situa­da en los barrios. La movi­li­za­ción que tenían a par­tir de Inter­net, ha cam­bia­do dra­má­ti­ca­men­te. En las mani­fes­ta­cio­nes en Espa­ña por lo menos, se for­ma­ron gran­des colum­nas des­de los barrios y son los barrios don­de están con­cen­tra­dos los des­ocu­pa­dos y los más afec­ta­dos por las medi­das per­ju­di­cia­les del gobierno, enton­ces de orga­ni­zan.

La orga­ni­za­ción de los gran­des actos par­te de la micro polí­ti­ca del barrio, don­de los acti­vis­tas hablan con sus veci­nos, sus parien­tes, sus ami­gos, la gen­te que com­pra, los con­su­mi­do­res en las tien­das, en los barrios, Es el núcleo de las movi­li­za­cio­nes nacio­na­les.

Eso está ense­ñan­do cosas impor­tan­tes: es la impor­tan­cia de la polí­ti­ca local para enfo­car estas gran­des con­fron­ta­cio­nes, por­que en algún sen­ti­do los sin­di­ca­tos han per­di­do pro­ta­go­nis­mo por el hecho de que cada vez más los des­ocu­pa­dos, los sub­em­plea­dos no tie­nen afi­lia­ción sin­di­cal, pero tie­nen ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca que for­ma la base de lan­zar estos gran­des actos.

Por ahí lo pri­me­ro que que­ría comen­tar sobre esto, no se si tu tie­nes algo que sumar Chury.

Chury: Si, me intere­só mucho este últi­mo enfo­que sobre los sin­di­ca­tos. A veces la gen­te se sien­te aban­do­na­da por los diri­gen­te sin­di­ca­les, como pasa en Uru­guay con el PIT CNT que es una cen­tral afín al gobierno, que aprue­ba todo lo que hace el gobierno aun­que eso afec­te a los más pobres, a los que menos ganen y a los que están más aban­do­na­dos.

Petras: Exac­ta­men­te, y es por eso que me pare­ce que se da como con­se­cuen­cia esto de orga­ni­zar­se en los barrios entre los veci­nos. Es impor­tan­te por­que espe­cial­men­te se da en luga­res con alta con­cen­tra­ción de des­ocu­pa­dos, subocu­pa­dos, mar­gi­na­dos, cuen­ta­pro­pis­tas. Es algo que debe­mos ano­tar en este perío­do, espe­cial­men­te con las altas tasas de sub­em­pleo y des­ocu­pa­ción que exis­ten.

Hay otra cosa, la segun­da, que te quie­ro comen­tar. Es que reci­bi­mos noti­cias hoy de que en los últi­mos cin­co años, 93.000 millo­nes de dóla­res de capi­ta­les se han dado a la fuga solo en Méxi­co y eso tie­ne que ver con la cri­sis eco­nó­mi­ca. Por­que los capi­ta­lis­tas, lo que están ganan­do no lo vuel­ven a inver­tir en el país.

¿Y por qué no lo vuel­ven a inver­tir? En par­te por­que es capi­tal ilí­ci­to es decir con­si­guen estas enor­mes ganan­cias a par­tir de frau­des, de esta­fas. En segun­do lugar, por­que la tasa de explo­ta­ción ha cre­ci­do tan­to que han debi­li­ta­do el poder de con­su­mo de los tra­ba­ja­do­res y como no hay sufi­cien­te poder adqui­si­ti­vo, lo que ganan a par­tir de la explo­ta­ción lo trans­fie­ren afue­ra, así es la espe­cu­la­ción de los ban­cos en Sui­za, Nue­va York, Lon­dres, Mia­mi. Enton­ces, en vez de hablar de ayu­da a los paí­ses pobres, son los pobres los que están ali­men­tan­do la acu­mu­la­ción de capi­ta­les en los prin­ci­pa­les paí­ses impe­ria­lis­tas.

Si Méxi­co en cin­co años ha per­di­do 93.000 millo­nes de dóla­res, pue­des ima­gi­nar lo que ha per­di­do el res­to de Amé­ri­ca Lati­na… Y a esto hay que sumar­le el hecho de que en los paí­ses que están cre­cien­do últi­ma­men­te ‑como Bra­sil, Argen­ti­na, Perú, Uru­guay, – hay un enor­me incre­men­to de com­pras lujo­sas.

Por ejem­plo, hoy en el Finan­cial Times anun­cian que una empre­sa de yates de ori­gen ita­liano está dupli­can­do la fuer­za de tra­ba­jo por­que hay una gran deman­da de los súper ricos en Bra­sil de com­prar yates, como están com­pran­do relo­jes y joyas con cos­tos de múl­ti­ples miles de dóla­res. Y no sólo eso. En el estu­dio de mer­ca­do que han hecho los con­sul­to­res para estas empre­sas de lujo, hablan del sala­rio de los direc­to­res de empre­sas en Bra­sil. Dicen que ganan más millo­nes de dóla­res al año que sus pares en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos. Eso quie­re decir que los geren­tes en Amé­ri­ca Lati­na, en algu­nos casos ganan más que los geren­tes de los paí­ses impe­ria­lis­tas. Y cuan­do uno habla sobre el cre­ci­mien­to, debe tomar en cuen­ta que la gran par­te, el 90% de los ingre­sos adi­cio­na­les, está con­cen­tra­do en manos de estos direc­to­rios, que uti­li­zan estos enor­mes sala­rios para com­pras súper lujo­sas e inver­tir en el exte­rior.

Entre las dos cosas gene­ran una gran des­igual­dad. Fíja­te que un direc­tor en Bra­sil gana más que el sala­rio de diez mil obre­ros. O sea, un direc­tor que gana 20 millo­nes de dóla­res, a par­tir de sala­rio, bonos accio­nes, etc. gana más que todos los obre­ros de una gran empre­sa.

Es otro hecho que cuan­do habla­mos de cri­sis hay que tener en cuen­ta, por­que las cri­sis son socia­les y eco­nó­mi­cas por las des­igual­da­des que gene­ra un cre­ci­mien­to con­tro­la­do por estos seño­res.

Chury: Petras esta­mos lle­gan­do a nive­les que a uno le pare­ce que no se había vivi­do antes. Lo digo por mi país y me pre­gun­to cuan­to gana­rá un geren­te de Ara­ti­rí, como Pun­ti­gliano. Ara­ti­rí es la empre­sa que vie­ne a ins­ta­lar una mine­ra a cie­lo abier­to con capi­ta­les kasa­jos que están aquí en Uru­guay, que afec­ta a 6 depar­ta­men­tos del país que­dán­do­se con las mejo­res tie­rras, los mejo­res puer­tos del Atlán­ti­co… Y uno se pre­gun­ta cuál será el sala­rio de esos jerar­cas, pero a la vez con cuán­to se que­dan los que via­bi­li­za­ron des­de el gobierno ese tipo de expe­rien­cias que en defi­ni­ti­va, son la des­truc­ción futu­ra de nues­tro país. Segu­ra­men­te es gen­te que gana esos enor­mes dine­ros que tu vces…

Petras: Si. Yo reco­mien­do a los aca­dé­mi­cos y estu­dio­sos de Mon­te­vi­deo que para enten­der el pro­ble­ma de la pobre­za no deben ir a los barrios pobres, subur­bios o tugu­rios… Sino que deben ir a los puer­tos de Pun­ta del Este, a las tien­das de joyas por la par­te alta de la ciu­dad, por­que la pobre­za y la mise­ria está direc­ta­men­te vin­cu­la­da con el núme­ro de yates, con el núme­ro de gran­des cha­lets y de la can­ti­dad de con­do­mi­nios, don­de están los que cau­san la pobre­za.

No hay este con­su­mo cons­pi­cuo sin que haya una mise­ria men­di­can­te, y los des­ocu­pa­dos y subocu­pa­dos de la pobla­ción. Las dos cosas deben ser ana­li­za­das.

¿Por qué los aca­dé­mi­cos no estu­dian el con­su­mo lujo­so de los ricos para enten­der la pobre­za? ¿Por qué no ana­li­zan la fuga de capi­ta­les de los ricos para enten­der la pobre­za? Yo creo que es un gran fallo mirar hacia aba­jo cuan­do uno estu­dia la mar­gi­na­li­dad.

Hay que mirar hacia arri­ba, tam­bién arri­ba y afue­ra, por­que los ricos no tie­nen país, se mue­ven en Nue­va York como se mue­ven en Mon­te­vi­deo o Pun­ta del Este, se sien­ten par­te de una cla­se de súper ricos que tie­nen su prin­ci­pal leal­tad al lucro.

Al final, quie­ro dedi­car unos minu­tos para ter­mi­nar a otra cosa que debe­mos enten­der.

Anun­cia­ron hoy que en Irak des­apa­re­cie­ron 18.7 mil millo­nes de dóla­res.

Des­pa­re­cie­ron por­que los ofi­cia­les de Nor­te­amé­ri­ca ven­die­ron el petró­leo de Irak y se que­dó en sus manos. Es un robo. No tie­nen nin­gún reci­bo para jus­ti­fi­car esa des­apa­ri­ción, ni reci­bo ni nin­gu­na cosa que pudie­ra jus­ti­fi­car­lo.

Y yo te digo dón­de fue ese dine­ro: Fue a los mer­ce­na­rios con­tra­ta­dos por los Esta­dos Uni­dos; y fue a las manos de los admi­nis­tra­do­res civi­les y mili­ta­res que se van a Irak como cla­se media y cla­se media baja, pero vuel­ven como ricos, como cla­se media alta.Porque ser­vir como Gene­ral o Admi­nis­tra­dor Mili­tar en un país ocu­pa­do es un poder abso­lu­to, no tie­nen nin­gu­na obli­ga­ción de pre­sen­tar nin­gún infor­me. Enton­ces, tie­nen cuen­tas secre­tas, tie­nen cajas fuer­tes en otras par­tes…

Eso indi­ca cuál es el obje­ti­vo, la natu­ra­le­za, de la inva­sión a Irak y la ocu­pa­ción actual: Es para el saqueo.

La des­apa­ri­ción de tan­tos miles de millo­nes mues­tra la natu­ra­le­za del impe­ria­lis­mo, no fue sim­ple­men­te para bus­car terro­ris­tas o una acción con­tra un país que tenía armas de des­truc­ción, que era todo falso.El obje­ti­vo de la gue­rra con­tra Irak era para saquear el país. Hoy Irak es cin­co veces más pobre que duran­te el perío­do de Sadam Hus­sein. Han per­di­do el empleo, el sis­te­ma de salud, la Edu­ca­ción. Pero no por fal­ta de ingre­sos, sino por el saqueo y el robo. Y has­ta aho­ra, el Pen­tá­gono dice que está en la bús­que­da de cuen­tas para expli­car este dinero.Yo te garan­ti­zo que no van a encon­trar nada, por­que son los mis­mos ‘pen­ta­go­nis­tas’ los que han cau­sa­do la des­apa­ri­ción de ese dine­ro. No solo son impe­ria­lis­tas, pero son ladro­nes de la peor índo­le.

.* La Hai­ne.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *