Hon­du­ras: regre­sa Zela­ya y sigue la resis­ten­cia – Angel Gue­rra Cabre­ra

El regre­so de Manuel Zela­ya a Hon­du­ras arro­pa­do por una mul­ti­tu­di­na­ria marea huma­na es, ante todo, una impor­tan­te vic­to­ria del com­ba­ti­vo Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar (FNRP). Zela­ya sufrió el pri­mer gol­pe de Esta­do con­tra un pre­si­den­te lati­no­ame­ri­cano des­pués de la sus­ti­tu­ción por demo­cra­cias for­ma­les de las dic­ta­du­ras mili­ta­res entre los años 80 y 90 del siglo XX. Bru­tal­men­te saca­do a la fuer­za de su casa en la madru­ga­da del 28 de junio de 2009 y colo­ca­do en un avión rum­bo a Cos­ta Rica por mili­ta­res. Es bien cono­ci­da la subor­di­na­ción de la ins­ti­tu­ción cas­tren­se hon­du­re­ña al Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos, a tra­vés de su Gru­po de Tarea Bra­vo, des­ta­ca­do en la base aérea de Soto Cano, situa­da entre Tegu­ci­gal­pa y San Pedro Zula.

El cuar­te­la­zo fue con­de­na­do por los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, inclu­yen­do la OEA, que expul­só a Hon­du­ras de su seno. Pero con una tibia pos­tu­ra de Esta­dos Uni­dos, que se negó a cali­fi­car­lo como gol­pe de Esta­do y en cues­tión de sema­nas ini­ció una manio­bra para legi­ti­mar­lo median­te unamedia­ción encar­ga­da por la secre­ta­ria de Esta­do Clin­ton nada menos que al tico Oscar Arias, de evi­den­te tra­yec­to­ria al ser­vi­cio de Washing­ton. Esta media­ción reci­bió apo­yo de la Unión Euro­pea y fue lo que comen­zó a debi­li­tar el recha­zo inter­na­cio­nal con­tra el gol­pe y la exi­gen­cia por la res­ti­tu­ción del gobierno cons­ti­tu­cio­nal de Zela­ya acor­da­dos por las asam­bleas gene­ra­les de la OEA y la ONU, la Una­sur y el Movi­mien­to de los No Ali­nea­dos.

Sin embar­go, la mayo­ría de los esta­dos de Amé­ri­ca Lati­na man­tu­vo una fir­me posi­ción de no acep­ta­ción del régi­men de Tegu­ci­gal­pa, e inclu­so des­pués que este orga­ni­za­ra unas cues­tio­na­das elec­cio­nes y asu­mie­ra un nue­vo pre­si­den­te, siguió exis­tien­do un buen núme­ro de gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos ape­ga­dos a esa pos­tu­ra, sobre todo los de la Alba y la Una­sur. No obs­tan­te que a par­tir de ese momen­to se recru­de­cie­ron las pre­sio­nes de Esta­dos Uni­dos para el reco­no­ci­mien­to de los comi­cios, del gobierno sur­gi­do de ellos y el rein­gre­so de Hon­du­ras a la OEA, la pos­tu­ra con­tra­ria de Argen­ti­na, Boli­via, Bra­sil, Para­guay, Ecua­dor, Vene­zue­la, Nica­ra­gua y, por supues­to, Cuba lo ha veni­do impi­dien­do.

Pero el 9 de abril de este año se ini­ció una media­ción lati­no­ame­ri­ca­na, sin inter­ven­ción de Esta­dos Uni­dos, lle­va­da a cabo por los pre­si­den­tes Juan Manuel San­tos, de Colom­bia, y Hugo Chá­vez, de Vene­zue­la, que con­du­jo a la fir­ma el 22 de mayo por el gober­nan­te hon­du­re­ño Por­fi­rio Lobo y el derro­ca­do pre­si­den­te Zela­ya de un docu­men­to ates­ti­gua­do por el pro­pio San­tos y el can­ci­ller vene­zo­lano Nico­lás Madu­ro. En el Acuer­do para la Recon­ci­lia­ción Nacio­nal y la Con­so­li­da­ción Demo­crá­ti­ca en Hon­du­ras, el gobierno de ese país se com­pro­me­te con el regre­so de Zela­ya ygarantizar(le), así como a los demás ex miem­bros de su gobierno, el ejer­ci­cio de todas sus liber­ta­des de acción polí­ti­ca y de todas las garan­tías con­tem­pla­das en la Cons­ti­tu­ción (…) y las leyes (…) toman­do para ello las medi­das espe­cia­les de segu­ri­dad per­so­nal que sean nece­sa­rias. Asi­mis­mo, el reco­no­ci­mien­to como fuer­za polí­ti­ca del FNRP y su dere­cho a soli­ci­tar su ins­crip­ción como tal y a com­pe­tir en elec­cio­nes demo­crá­ti­cas, y el dere­cho de rea­li­zar una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te ‑deman­da prin­ci­pal de la resis­ten­cia- si así se vota en ple­bis­ci­to según el artícu­lo 5 de la Cons­ti­tu­ción. Como se recor­da­rá, la opo­si­ción de loshal­co­nes esta­du­ni­den­ses y la oli­gar­quía a que sim­ple­men­te se con­sul­ta­ra al pue­blo sobre esta posi­bi­li­dad fue lo que des­en­ca­de­nó el gol­pe de Esta­do. Por últi­mo, se acuer­da cons­ti­tuir una Comi­sión de Segui­mien­to de las esti­pu­la­cio­nes del docu­men­to inte­gra­da por Colom­bia y Vene­zue­la, a la que podrán sumar­se otros gobier­nos. El docu­men­to no lo dice pero sin estos com­pro­mi­sos Hon­du­ras no habría vuel­to a la OEA.

De los acuer­dos, ya se cum­plió el regre­so de Manuel Zela­ya y de sus com­pa­ñe­ros exi­lia­dos, pero fal­tan los res­tan­tes, que podrían abrir la puer­ta a cam­bios ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­cos. A ello se opon­drán con todas sus fuer­zas Esta­dos Uni­dos y los sec­to­res más recal­ci­tran­tes de la oli­gar­quía. Una señal de ello: las tele­vi­so­ras hege­mó­ni­cas hon­du­re­ñas no tras­mi­tie­ron el regre­so de Zela­ya. En Hon­du­ras con­ti­núan la impu­ni­dad de los gol­pis­tas y la repre­sión, los ase­si­na­tos y las des­apa­ri­cio­nes. Con­tra todo ello se pro­po­ne seguir luchan­do el FNRP, aho­ra con la vic­to­ria polí­ti­ca de haber con­se­gui­do el retorno de Zela­ya, una de sus deman­das fun­da­men­ta­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *