Los mili­ta­res argen­ti­nos roba­ban a los bebés por el color de piel o de ojos de sus madres

31 de mayo 2011.-La vice­pre­si­den­ta de las Abue­las de Pla­za de Mayo, Rosa Roi­sin­blit, reve­ló en Argen­ti­na que las emba­ra­za­das secues­tra­das en la ESMA eran obli­ga­das a for­mar en fila para que las futu­ras apro­pia­do­ras de sus bebés pudie­ran “ele­gir el tipo de cria­tu­ra” que iban a adop­tar de mane­ra ile­gal una vez que nacie­ran.

“Las espo­sas de los mili­cos iban a ver esas for­ma­cio­nes para ver a las madres y poder ele­gir el tipo de cria­tu­ra que se iban a lle­var, según el color de los ojos o de la piel de las madres”, con­tó Roi­sin­blit al decla­rar en una nue­va audien­cia del jui­cio oral y públi­co por el Plan Sis­te­má­ti­co de Robo de Bebés duran­te la últi­ma dic­ta­du­ra.

A los 90 años, con un rela­to orde­na­do y vivaz, la vice­pre­si­den­ta de Abue­las acu­só al médi­co Jor­ge Luis Mag­nac­co, por haber asis­ti­do al par­to de su hija dete­ni­da-des­apa­re­ci­da Patri­cia, en noviem­bre del ‘78, cuan­do nació su nie­to Gui­ller­mo, a quien pudo recu­pe­rar recién en el año 2000. “Todo lo que cuen­to acá lo sé por­que hay sobre­vi­vien­tes que lo vie­ron, como Sara Osa­tinsky, que esta­ba en la cabe­ce­ra del par­to, y Ana María Larral­de, que le apli­có el goteo para ace­le­rar el tra­ba­jo pre­vio”, abun­dó Roi­sin­blit, quien dijo el sótano de la ESMA era cono­ci­da como “la peque­ña Sar­dá”.

Patri­cia Roi­sin­blit y su mari­do Rodol­fo Pérez Rojo fue­ron secues­tra­dos el 6 de octu­bre de 1978 y lle­va­dos pre­sun­ta­men­te a la Man­sión Seré, el cen­tro de deten­ción ile­gal que mane­ja­ba la Fuer­za Aérea en Cas­te­lar, pero la mujer fue tras­la­da­da a la ESMA pocos días antes del par­to, con­tó su madre ante el Tri­bu­nal Oral Fede­ral 6, que pre­si­de María del Car­men Roque­ta, y que juz­ga, entre otros, a los dic­ta­do­res Jor­ge Rafael Vide­la y Rey­nal­do Big­no­ne; al jefe ope­ra­ti­vo de la ESMA, Jor­ge “el Tigreö Acos­ta, y al men­cio­na­do Mag­nac­co, quien asis­tió los par­tos y fir­mó los cer­ti­fi­ca­dos de naci­mien­to fal­sos. Tras el par­to de Patri­cia, el peque­ño fue entre­ga­do al matri­mo­nio inte­gra­do por Fran­cis­co Gómez, per­so­nal civil de la Fuer­za Aérea, y su mujer, Teo­do­ra Yofre, enton­ces emplea­da domés­ti­ca de un alto ofi­cial de esa fuer­za, hecho por el que fue­ron juz­ga­dos y sen­ten­cia­dos.

En casi dos horas de expo­si­ción, la vice­pre­si­den­te las Abue­las con­tó los orí­ge­nes de la que­re­lla por la apro­pia­ción sis­te­má­ti­ca de hijos de des­apa­re­ci­dos, los res­pal­dos que reci­bió la orga­ni­za­ción de dife­ren­tes paí­ses, en espe­cial de Cana­dá y Ale­ma­nia, y los via­jes que reali­zó denun­cian­do lo ocu­rri­do en la ESMA. “Al Papa Juan Pablo II noso­tras le entre­ga­mos en mano la ter­ce­ra car­pe­ta acer­ca de nues­tras denun­cias. La pri­me­ra se la habia entre­ga­do el Pre­mio Nobel, Adol­fo Pérez Esqui­vel, y él sabía de qué se tra­ta­ba por­que nos dijo ‘ora­mos por ell

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *