“La cau­sa obre­ra es la cau­sa irlan­de­sa. La cau­sa irlan­de­sa es la cau­sa obre­ra. Ambas son indisociables.”

“La cau­sa obre­ra es la cau­sa irlan­de­sa. La cau­sa irlan­de­sa es la cau­sa obre­ra. Ambas son indi­so­cia­bles.” (James Con­nolly, socia­lis­ta revo­lu­cio­na­rio irlan­dés, már­tir de 1916)

Intro­duc­ción

Cuan­do éirí­gí (pala­bra que en irlan­dés sig­ni­fi­ca ‘levan­ten­se’) se fun­dó en Abril de 2006, sus miem­bros fun­da­do­res lo hicie­ron ple­na­men­te con­cien­tes de la impor­tan­cia his­tó­ri­ca de su deci­sion de fun­dar una nue­va orga­ni­za­ción, así como de la lar­ga y difí­cil lucha que tene­mos por delan­te para alcan­zar nues­tro obje­ti­vo de cons­truir una Repú­bli­ca Socia­lis­ta Irlan­de­sa. La géne­sis de la fun­da­ción de éirí­gí está mar­ca­da en su esen­cia por la com­pren­sión de que el poten­cial que había exis­ti­do pre­via­men­te para la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de Irlan­da se había inver­ti­do, sien­do así aco­rra­la­do en el espa­cio reac­cio­na­rio del nacio­na­lis­mo cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. La lucha repu­bli­ca­na de casi cua­tro déca­das de resis­ten­cia en con­tra de la pode­ro­sa maqui­na­ria de gue­rra bri­tá­ni­ca había sido, en efec­to, derrotada.

Esta era una lucha que había pro­du­ci­do toda una gene­ra­ción de mili­tan­tes abne­ga­dos y com­pro­me­ti­dos, entre los que pode­mos con­tar a los diez már­ti­res de la huel­ga de ham­bre de 1981, que murie­ron en una lucha épi­ca que enfren­tó a sus cuer­pos des­nu­dos y des­ga­rra­dos en con­tra del hie­rro, del con­cre­to y de la féru­la del cam­po de con­cen­tra­ción cono­ci­do como el Blo­que H, la pri­me­ra línea del sis­te­ma bri­tá­ni­co en su gue­rra con­tra los pri­sio­ne­ros repu­bli­ca­nos. Fidel Cas­tro se ins­pi­ró en estos heroi­cos pri­sio­ne­ros cuan­do escri­bió sobre ellos que el suyo había sido “el ges­to más con­mo­ve­dor de sacri­fi­cio, abne­ga­ción y cora­je que uno podría ima­gi­nar”. Tan­to ellos, como muchos otros, fue­ron miem­bros de un movi­mien­to que en algún deter­mi­na­do momen­to tuvo la opor­tu­ni­dad real de alte­rar radi­cal­men­te el cur­so de la his­to­ria irlan­de­sa. El movi­mien­to repu­bli­cano pro­vi­sio­nal, sin embar­go, no logró apro­ve­char esta opor­tu­ni­dad ni tam­po­co logró, pese a los dis­cur­sos que afir­man lo con­tra­rio, rea­li­zar avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos hacia la con­quis­ta de sus obje­ti­vos. Es así como toda la san­gre derra­ma­da por sus pro­pios mili­tan­tes y por todos los que die­ron su vida en casi cua­ren­ta años de con­flic­to, des­de que éste se reac­ti­vó en 1969, fue derra­ma­da en vano. Como una per­so­na que pasó toda su vida adul­ta en ese movi­mien­to y que estu­vo com­pro­me­ti­do como muchos otros mili­tan­tes con él, me due­le reco­no­cer­lo. Pero es la verdad.

Noso­tros, repu­bli­ca­nos revo­lu­cio­na­rios irlan­de­ses, nos encon­tra­mos en la odio­sa situa­ción de haber sido derro­ta­dos, pri­mor­dial­men­te, por el fra­ca­so de la direc­ción del movi­mien­to repu­bli­cano pro­vi­sio­nal en desa­rro­llar una com­pren­sión revo­lu­cio­na­ria de la base his­tó­ri­ca de este con­flic­to, y, más impor­tan­te aún, de los cam­bios eco­nó­mi­cos, socia­les y polí­ti­cos nece­sa­rios para reme­diar las cau­sas del con­flic­to; no defi­nie­ron de mane­ra sus­tan­cial la natu­ra­le­za del pro­yec­to socia­lis­ta que el movi­mien­to pro­cla­ma­ba como fun­da­men­tal para la futu­ra repú­bli­ca. De hecho, la ver­dad sea dicha, la derro­ta fue siem­pre pro­ba­ble dado que figu­ras como Gerry Adams, el enton­ces indis­cu­ti­ble líder de la lucha repu­bli­ca­na supues­ta­men­te “socia­lis­ta”, podía decir sin siquie­ra son­ro­jar­se y sin la menor iro­nía, duran­te una entre­vis­ta en los 1980s que “No hay influen­cias mar­xis­tas en Sinn Féin, sen­ci­lla­men­te no se tra­ta de una orga­ni­za­ción mar­xis­ta. No sé de nadie en Sinn Féin que sea mar­xis­ta o que haya sido influen­cia­do por el marxismo”.

El error fun­da­men­tal de evi­tar defi­nir­se polí­ti­ca­men­te, tuvo un impac­to sobre cues­tio­nes orga­ni­za­ti­vas y tác­ti­cas en el movi­mien­to. El movi­mien­to repu­bli­cano pro­vi­sio­nal, duran­te su perío­do “revo­lu­cio­na­rio”, era en reali­dad una orga­ni­za­ción en la cual pre­do­mi­na­ba una inade­cua­da mez­cla de estruc­tu­ras auto­ri­ta­rias aco­pla­das con una pos­tu­ra exclu­si­vis­ta hacia la lucha arma­da. La “polí­ti­ca” era enten­di­da como una influen­cia corrup­to­ra, y el acti­vis­mo polí­ti­co sin armas y la mis­ma noción de movi­li­za­ción de masas eran, con­se­cuen­te­men­te, rele­ga­das a una impor­tan­cia secun­da­ria. El movi­mien­to care­cía de pro­fun­di­dad y sofis­ti­ca­ción, tan­to en tér­mi­nos teó­ri­cos como tác­ti­cos. Evi­den­cia incon­tro­ver­ti­ble de esta reali­dad, es entre­ga­da por la reali­dad de un “pro­ce­so de paz” que, en últi­ma ins­tan­cia, vio al movi­mien­to repu­bli­cano pro­vi­sio­nal adop­tar un carác­ter nacio­na­lis­ta cons­ti­tu­cio­na­lis­ta bur­gués, y, hacien­do el jue­go a sus enemi­gos, se limi­tó a sí mis­mo tác­ti­ca­men­te a la uti­li­za­ción de “méto­dos exclu­si­va­men­te pací­fi­cos”. De hecho, la reali­dad es que el movi­mien­to repu­bli­cano pro­vi­sio­nal ha cerra­do el círcu­lo y aho­ra bus­ca rees­cri­bir la his­to­ria y afir­mar, en retros­pec­ti­va, que por lo que se luchó fue por la igual­dad en el Esta­do del Nor­te (con­tro­la­do por los bri­tá­ni­cos), y no por derro­car a ese Esta­do, reem­pla­zán­do­lo por un Esta­do úni­co, uni­ta­rio, en toda la isla de Irlanda.

Como con­se­cuen­cia de toda esta con­fu­sión ideo­ló­gi­ca y tác­ti­ca en el seno del movi­mien­to, la comu­ni­dad repu­bli­ca­na jamás logró desa­rro­llar la con­cien­cia socia­lis­ta revo­lu­cio­na­ria nece­sa­ria para enten­der la ver­da­de­ra natu­ra­le­za del con­flic­to en Irlan­da. Esto tuvo por efec­to la crea­ción de una base de apo­yo que, sin impor­tar lo gran­de que pudie­ra ser en deter­mi­na­dos momen­tos, era inca­paz de hacer nada más que dejar­se diri­gir. Y en este caso, al final fue diri­gi­da a la derrota.

James Con­nolly dijo una vez que: “jamás con­se­gui­re­mos una repú­bli­ca irlan­de­sa sin un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio que actúe según la pre­mi­sa de que las cla­ses capi­ta­lis­ta y terra­te­nien­te en las ciu­da­des y el cam­po de Irlan­da son cóm­pli­ces cri­mi­na­les del gobierno bri­tá­ni­co en la escla­vi­tud y some­ti­mien­to de la nación. Tal par­ti­do revo­lu­cio­na­rio debe ser socia­lis­ta, y sola­men­te el socia­lis­mo repre­sen­ta la sal­va­ción de Irlan­da”. El fra­ca­so para alcan­zar (o al menos, para hacer pro­gre­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos hacia) los obje­ti­vos decla­ra­dos del movi­mien­to repu­bli­cano pro­vi­sio­nal en este perío­do recien­te de luchas fue, como siem­pre, en últi­mo aná­li­sis, fru­to del fra­ca­so en com­pren­der, acep­tar y tra­ba­jar para dar una expre­sión prác­ti­ca, a este pos­tu­la­do cru­cial de Connolly.

Aún dejan­do de lado la cues­tión de la trans­for­ma­ción socia­lis­ta de la socie­dad, el fra­ca­so en hacer de la cons­truc­ción del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio socia­lis­ta un ele­men­to cen­tral del pro­gra­ma repu­bli­cano, ha sido en gran medi­da la razón por la cual la lucha para ter­mi­nar la ocu­pa­ción polí­ti­ca y mili­tar bri­tá­ni­ca ha fra­ca­sa­do. Esto se debe a que, al final de cuen­tas, el pue­blo tra­ba­ja­dor no pue­de tener una afi­ni­dad real y sos­te­ni­da con un nacio­na­lis­mo sola­men­te preo­cu­pa­do de fron­te­ras y con­trol terri­to­rial. Uno no pue­de comer­se una ban­de­ra ni pue­de vivir en ella. Son las rela­cio­nes socia­les vivas en una comu­ni­dad, socie­dad o nación las cua­les son de real impor­tan­cia. La mayo­ría de la cla­se tra­ba­ja­do­ra no está dis­pues­ta a entre­gar­se inde­fi­ni­da­men­te a una lucha que no les pro­me­ta mejo­rar sus cir­cuns­tan­cias mate­ria­les. El cre­cien­te éxo­do de mili­tan­tes y anti­guos cola­bo­ra­do­res del movi­mien­to repu­bli­cano pro­vi­sio­nal (Sinn Féin) es tes­ti­go de ello. El cre­cien­te núme­ro de per­so­nas que han ter­mi­na­do por com­par­tir el mis­mo aná­li­sis que éirí­gí refle­ja que la pers­pec­ti­va de un futu­ro cam­bio revo­lu­cio­na­rio en Irlan­da está, una vez más, con­vir­tién­do­se en una pro­pues­ta realista.

A lo lar­go del “pro­ce­so de paz”, el ejer­ci­cio del poder polí­ti­co se con­vir­tió en el obje­ti­vo que guió a los líde­res repu­bli­ca­nos pro­vi­sio­na­les, los cua­les cada vez mos­tra­ban menos entu­sias­mo por su com­pro­mi­so retó­ri­co con el cam­bio revo­lu­cio­na­rio, deján­do­se guiar por la “real­po­li­tik” y la bús­que­da de la res­pe­ta­bi­li­dad. Toda men­ción al socia­lis­mo se vol­vió secun­da­ria a la cons­truc­ción de un movi­mien­to en el cual todos los prin­ci­pios podían, y de hecho fue­ron, tran­za­dos en nego­cia­cio­nes con el enemi­go. Esto era la antí­te­sis de lo que repre­sen­ta his­tó­ri­ca­men­te la lucha repu­bli­ca­na; la resis­ten­cia al gobierno bri­tá­ni­co debe ser, en esen­cia, el recha­zo a una filo­so­fía que defien­de los intere­ses de una cla­se que se cree supe­rior a sus subal­ter­nos. De no ser así, está con­de­na­da al fra­ca­so. Este fra­ca­so es el que vio al pro­yec­to repu­bli­cano pro­vi­sio­nal final­men­te derrotado.

Quie­nes fun­da­mos éirí­gí somos con­cien­tes de la con­di­ción extre­ma­da­men­te débil de la base de apo­yo para el repu­bli­ca­nis­mo socia­lis­ta en la Irlan­da de comien­zos del siglo XXI. Sin embar­go, nos entre­ga­mos de nue­vo a cons­truir una orga­ni­za­ción que pue­da con­tri­buir hacia el nece­sa­rio obje­ti­vo de alcan­zar las metas inter­re­la­cio­na­das de la libe­ra­ción social y nacio­nal de Irlan­da. Como revo­lu­cio­na­rios com­pro­me­ti­dos con la lucha por un mun­do dife­ren­te, mejor, no nos que­da otra opción; nues­tra con­tri­bu­ción a un mun­do libre de explo­ta­ción, ambi­ción, pobre­za y gue­rra será la fun­da­ción de una Repú­bli­ca Socia­lis­ta Irlan­de­sa Demo­crá­ti­ca de 32 con­da­dos[1].

Éirí­gí se fun­dó ple­na­men­te resuel­ta y com­pro­me­ti­da a la tarea de res­ca­tar la lucha Repu­bli­ca­na del calle­jón sin sali­da nacio­na­lis­ta y refor­mis­ta en el cual se encuen­tra. Tal cual James Con­nolly hace más de cien años, noso­tros tam­bién reco­no­ce­mos que:

Si el movi­mien­to nacio­nal en nues­tros días no quie­re ter­mi­nar mera­men­te repi­tien­do las tris­tes tra­ge­dias del pasa­do, debe ser capaz de salir al paso a las exi­gen­cias del momen­to. Debe demos­trar al pue­blo de Irlan­da que nues­tro nacio­na­lis­mo no es sen­ci­lla­men­te una espe­cie de mór­bi­da idea­li­za­ción del pasa­do, sino que es capaz de for­mu­lar res­pues­tas defi­ni­das y cla­ras a los pro­ble­mas del pre­sen­te y que tie­ne un cre­do capaz de ajus­tar­se a las nece­si­da­des del futu­ro

Hemos sido guia­dos en este esfuer­zo duran­te cua­tro años y medio por el prin­ci­pio de que quien no apren­de las lec­cio­nes del pasa­do, está con­de­na­do a repe­tir los mis­mos erro­res. Por esto, éirí­gí tie­ne la fir­me con­vic­ción de que cual­quier inten­to de reju­ve­ne­cer la lucha por la libe­ra­ción, debe comen­zar por re-exa­mi­nar las razo­nes de los más recien­tes fra­ca­sos. Nues­tro pun­to de par­ti­da debe ser el aná­li­sis crí­ti­co de las moda­li­da­des y méto­dos orga­ni­za­ti­vos y tác­ti­cos que han sido usa­dos tra­di­cio­nal­men­te en el cur­so de la lucha por la libe­ra­ción. Las prin­ci­pa­les expe­rien­cias fra­ca­sa­das son aque­llas fun­da­das en el mili­ta­ris­mo, el refor­mis­mo y en la polí­ti­ca de “los obre­ros deben espe­rar”, es decir, aque­lla posi­ción que sos­tie­ne que la libe­ra­ción nacio­nal es más impor­tan­te que la libe­ra­ción social, y por tan­to, prioritaria.

En rela­ción a la cues­tión de la fuer­za arma­da, es nece­sa­rio acla­rar que la posi­ción de éirí­gí se basa en la defen­sa del dere­cho que todo pue­blo some­ti­do a una ocu­pa­ción mili­tar e impe­ria­lis­ta tie­ne a uti­li­zar los medios que esti­men nece­sa­rios para resis­tir y derro­tar a la ocu­pa­ción. No cree­mos, sin embar­go, que la uti­li­za­ción de la lucha arma­da deba ser un asun­to de prin­ci­pios. Enten­der la lucha arma­da como una cues­tión de prin­ci­pios y no de tác­ti­ca en la lucha revo­lu­cio­na­ria ha sido un fac­tor que ha retar­da­do his­tó­ri­ca­men­te el desa­rro­llo del pro­yec­to repu­bli­cano. La polí­ti­ca mili­ta­ris­ta esti­mu­la el eli­tis­mo y atro­fia la ini­cia­ti­va en nues­tras comu­ni­da­des; siem­pre ha ter­mi­na­do por ele­var al “ejér­ci­to” a una posi­ción de impor­tan­cia por enci­ma y más allá de la lucha popu­lar en gene­ral, y por esto, ha ter­mi­na­do por qui­tar el agua al pez, la cual nece­si­ta para nadar y de la cual depen­de su vida. La desas­tro­sa cam­pa­ña de bom­bar­deos en Ingla­te­rra de fines de los ‘30s y comien­zos de los ‘40s, la frus­tra­da Cam­pa­ña de la Fron­te­ra de 1956 – 1962, y la fra­ca­sa­da cam­pa­ña mili­tar del PIRA (Ejér­ci­to Repu­bli­cano Irlan­dés Pro­vi­sio­nal –nom­bre ofi­cial del IRA que lide­ró la lucha arma­da en Irlan­da del Nor­te des­pués del Domin­go San­grien­to en 1972) de 1971 – 1994, son ejem­plos per­fec­tos de perío­dos en don­de la lucha arma­da fra­ca­só por­que se ais­ló de la lucha polí­ti­ca de masas. Podría argu­men­tar­se que las cam­pa­ñas arma­das como las que vivi­mos en esos momen­tos, de hecho impi­die­ron la posi­bi­li­dad de desa­rro­llo para una nece­sa­ria lucha polí­ti­ca de masas. Nues­tra posi­ción es que no exis­ten actual­men­te con­di­cio­nes para el éxi­to de la lucha arma­da en con­tra del gobierno Bri­tá­ni­co en Irlanda.

El “Pro­ce­so de Paz”

Ya han trans­cu­rri­do diez años des­de que se fir­mó el Acuer­do de Bel­fast, o Acuer­do de Vier­nes San­to (AVS) como se le cono­ce mejor. Este acuer­do es la base de todo el “pro­ce­so de paz”, dejan­do sen­ta­dos los pará­me­tros de una “solu­ción final” al ances­tral con­flic­to entre Irlan­da e Ingla­te­rra. Es cen­tral en este acuer­do la acep­ta­ción abso­lu­ta de la legi­ti­mi­dad del man­da­to bri­tá­ni­co en Irlan­da. Según los tér­mi­nos del acuer­do, se acep­ta que el carác­ter cons­ti­tu­cio­nal de la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca no se modi­fi­ca­rá sino has­ta que una mayo­ría de quie­nes viven en los seis con­da­dos ocu­pa­dos lo deci­dan –en efec­to, dan­do a una sex­ta par­te del pue­blo irlan­dés el veto sobre las otras cin­co sex­tas partes.

El AVS, cons­trui­do sobre el prin­ci­pio fun­da­men­tal de la con­ti­nui­dad del man­da­to bri­tá­ni­co, lla­ma­ba al movi­mien­to repu­bli­cano pro­vi­sio­nal a acep­tar y apo­yar las ins­ti­tu­cio­nes de la “ley y el orden” ie., el sis­te­ma legal de la poli­cía bri­tá­ni­ca, sus cor­tes y sus pri­sio­nes. El argu­men­to usa­do por Sinn Féin (el par­ti­do polí­ti­co del movi­mien­to repu­bli­cano pro­vi­sio­nal) para jus­ti­fi­car su acep­ta­ción del “Esta­do de dere­cho”, es que las refor­mas a las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y lega­les del Esta­do del Nor­te (las cua­les ponen un poco de poder de super­vi­sión en manos de los polí­ti­cos loca­les) de hecho apun­tan al avan­ce del reti­ro bri­tá­ni­co en algún momen­to dis­tan­te. Este argu­men­to care­ce de sus­tan­cia. El AVS tie­ne, de hecho, múl­ti­ples sal­va­guar­das para neu­tra­li­zar cual­quier inten­to de “cam­biar el sis­te­ma des­de aden­tro”. El AVS repre­sen­ta un ejem­plo de lo que el polí­ti­co bri­tá­ni­co de dere­cha Enoch Powell lla­mó, “dar poder para con­ser­var el poder”.

La natu­ra­le­za de las refor­mas a la estruc­tu­ras poli­cia­les bajo el AVS están cla­ra­men­te limi­ta­das dado que la super­vi­sión otor­ga­da al Con­se­jo Poli­cial (el cual está com­pues­to con repre­sen­tan­tes de todos los prin­ci­pa­les par­ti­dos polí­ti­cos del Nor­te) y de la Aso­cia­ción Dis­tri­tal de Poli­cía (cuer­pos regio­na­les com­pues­tos por polí­ti­cos loca­les) pue­de ser bur­la­da invo­can­do intere­ses de “segu­ri­dad nacio­nal”. La “segu­ri­dad nacio­nal” a que nos refe­ri­mos, es, por supues­to, la segu­ri­dad nacio­nal bri­tá­ni­ca. El MI5 (el ser­vi­cio res­pon­sa­ble de la segu­ri­dad inter­na del “Rei­no Uni­do”) man­ten­dría el con­trol gene­ral de mane­ra ines­cru­ta­ble de las ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia. Todo esto, es indi­ca­ti­vo de lo des­orien­ta­dos que esta­ban algu­nos repu­bli­ca­nos en cuan­to a su com­pren­sión de la natu­ra­le­za del Esta­do bri­tá­ni­co; dado que la fun­ción pri­mor­dial de toda fuer­za poli­cial es defen­der la auto­ri­dad y legi­ti­mi­dad del Esta­do y ser­vir a los intere­ses de quie­nes deten­tan el poder, es falaz creer que la par­ti­ci­pa­ción repu­bli­ca­na en estas estruc­tu­ras pue­da resul­tar en otra cosa que la con­ti­nua­ción de esas mis­mas funciones.

El esta­ble­ci­mien­to polí­ti­co en Irlan­da, Ingla­te­rra y otros paí­ses leja­nos, ha hecho bas­tan­te pro­pa­gan­da sin esca­ti­mar elo­gios inter­mi­na­bles tan­to para quie­nes nego­cia­ron el AVS, así como para el esce­na­rio polí­ti­co que éste creó. Es difí­cil encon­trar un artícu­lo en los medios ofi­cia­les o algún espa­cio en la tele­vi­sión que vaya más allá de la retó­ri­ca y que pre­sen­te la reali­dad de la actual situa­ción. Lo que no logran seña­lar es la reali­dad de que la zona ocu­pa­da por los bri­tá­ni­cos está hoy mucho más divi­di­da que antes. Esto no podía ser de otra mane­ra, ya que el AVS se basa en una tos­ca divi­sión sec­ta­ria del poder entre dos “tri­bus” opuestas.

El AVS es, de hecho, el des­en­la­ce de la estra­te­gia de con­tra-insur­gen­cia bri­tá­ni­ca ini­cia­da por el gene­ral del ejér­ci­to brit��nico Frank Kitson a media­dos de los 1970s, y a la cual siguie­ron en tér­mi­nos gene­ra­les todos los líde­res mili­ta­res y polí­ti­cos bri­tá­ni­cos en lo suce­si­vo. El AVS y sus ins­ti­tu­cio­nes, así como el con­tex­to que creó, son sim­ple­men­te adi­cio­nes com­ple­men­ta­rias a la estra­te­gia ori­gi­nal de tres pila­res de “Uls­te­ri­za­ción”, “Cri­mi­na­li­za­ción” y “Nor­ma­li­za­ción”.

Así que mien­tras el esta­ble­ci­mien­to polí­ti­co en Irlan­da (el cual inclu­ye aho­ra a los repu­bli­ca­nos pro­vi­sio­na­les) con­ti­núa su prác­ti­ca de dar­se mutua­men­te y de mane­ra apa­ren­te­men­te eter­na de pal­ma­di­tas en la espal­da, resul­ta útil para aque­llos que apo­yan la cau­sa de la libe­ra­ción de Irlan­da, exa­mi­nar con mayor aten­ción cómo es que se lle­vó a efec­to la estra­te­gia con­tra-insur­gen­te británica.

El pri­mer pilar de esta estra­te­gia, la “Uls­te­ri­za­ción” (“Uls­ter” es el nom­bre que reci­be el Esta­do de seis con­da­dos ocu­pa­dos, pero en reali­dad es el nom­bre que his­tó­ri­ca­men­te ha reci­bi­do una pro­vin­cia de nue­ve con­da­dos en el Nor­te de Irlan­da) impli­ca el reti­ro de las tro­pas bri­tá­ni­cas de la línea de fue­go, para ser reem­pla­za­das por una fuer­za poli­cial colo­nial como la RUC o el PSNI, así como por mili­cias loca­les como el Regi­mien­to de Defen­sa del Uls­ter (una uni­dad del ejér­ci­to bri­tá­ni­co com­pues­ta por sol­da­dos nati­vos, la cual es cono­ci­da hoy en día como el Regi­mien­to Real Irlan­dés). Este pro­ce­so, en efec­to, mató a dos pája­ros de un tiro, pues logró fre­nar el flu­jo de sol­da­dos bri­tá­ni­cos muer­tos (con toda la des­mo­ra­li­za­ción polí­ti­ca que les acom­pa­ña­ba de vuel­ta a casa) así como creó un esce­na­rio en don­de el gobierno de Lon­dres podía mos­trar la lucha por la inde­pen­den­cia irlan­de­sa como nada más que “pro­ble­mas” de gen­te mugrien­ta y de una reli­gio­si­dad sec­ta­ria. Enton­ces, podrían ellos mos­trar su rol en Irlan­da como el de árbi­tros hones­tos que man­te­nían a raya a los beli­co­sos “pad­dies” (tér­mino peyo­ra­ti­vo uti­li­za­do para los irlan­de­ses en Ingla­te­rra) para que no estu­vie­ran aga­rra­dos del pes­cue­zo, y más tar­de, como faci­li­ta­do­res de un “pro­ce­so de paz”.

Otro aspec­to de la Uls­te­ri­za­ción, aun­que tal vez no haya for­ma­do par­te del plan ori­gi­nal de Kitson, ha sido una cre­cien­te acep­ta­ción de la divi­sión nacio­nal como una reali­dad polí­ti­ca apa­ren­te­men­te per­ma­nen­te. Los cam­bios hechos a los artícu­los dos y tres del Esta­do Irlan­dés de vein­ti­séis con­da­dos en el sur (artícu­los que impli­ca­ban juris­dic­ción sobre toda la isla de Irlan­da) no son más que un ejem­plo de lo lejos que el gobierno bri­tá­ni­co y sus alia­dos irlan­de­ses han lle­ga­do en tér­mi­nos de con­ven­cer al pue­blo de que el terri­to­rio nacio­nal, por algu­na razón, ter­mi­na en algún lugar al nor­te de Dun­dalk y al sur de Newry (don­de está la línea divi­so­ria entre los Esta­dos del Nor­te y el Sur). Esta divi­sión psi­co­ló­gi­ca es poten­cial­men­te más noci­va que la fron­te­ra física.

La “Cri­mi­na­li­za­ción”, el segun­do pilar de la estra­te­gia de Kitson, tenía dos ver­tien­tes. Una inten­ta­ba pro­yec­tar la ima­gen de que la lucha de libe­ra­ción era poco más que una empre­sa de carác­ter cri­mi­nal, y que aque­llos que esta­ban invo­lu­cra­dos en ella, lo esta­ban por ambi­ción per­so­nal, mien­tras que la otra ver­tien­te mos­tra­ba a la mis­ma lucha de libe­ra­ción nacio­nal como un acto cri­mi­nal. Esta estra­te­gia fue resu­mi­da cla­ra­men­te por Mar­ga­ret That­cher en su famo­so dis­cur­so en el que afir­mó que “un crí­men, es un crí­men, nada más que un crímen”.

Mien­tras que el pri­mer obje­ti­vo se logra­ría median­te la uti­li­za­ción de pro­pa­gan­da y difa­ma­ción, de infil­tra­ción y de espías, es el segun­do obje­ti­vo el cual repre­sen­ta­ba la mayor ame­na­za para el repu­bli­ca­nis­mo irlan­des. La lucha en las pri­sio­nes de 1970 y de 1980 es una mues­tra de la impor­tan­cia de este cam­po de bata­lla. La posi­ción esen­cial de los bri­tá­ni­cos era sim­ple –el pue­blo irlan­dés no tie­ne dere­cho a orga­ni­zar­se como opo­si­ción a su man­da­to –par­ti­cu­lar­men­te si esa opo­si­ción es arma­da. Cual­quier tipo de orga­ni­zar la opo­si­ción al man­da­to bri­tá­ni­co más allá de los pará­me­tros del gue­rri­man­da­je esta­ble­ci­do por el gobierno bri­tá­ni­co, era con­si­de­ra­do “cri­mi­nal”.

El úni­co meca­nis­mo “no cri­mi­nal” para que los irlan­de­ses repu­bli­ca­nos pudie­ran pre­sio­nar sus deman­das, era median­te el esce­na­rio de las elec­cio­nes, cuya limi­ta­ción esta­ba defi­ni­da por la exis­ten­cia del veto “unio­nis­ta” (tér­mino refe­ri­do a los par­ti­da­rios de la coro­na y de la ane­xión al Rei­no Uni­do). Este veto se podía ejer­cer sobre las ins­ti­tu­cio­nes crea­das y con­tro­la­das por el Esta­do bri­tá­ni­co. De esta mane­ra, los repu­bli­ca­nos que­da­ron de a poco con­fi­na­dos a una lucha com­pa­ra­ble a una rue­da de háms­ter, defi­ni­da y con­tro­la­da por los bri­tá­ni­cos. En este sen­ti­do no podía haber espa­cio para que los repu­bli­ca­nos apli­ca­ran una estra­te­gia doble. Por el con­tra­rio, los repu­bli­ca­nos nece­si­ta­ron ser con­ven­ci­dos median­te una com­bi­na­ción de zanaho­ria y garro­te para que ter­mi­na­ran acep­tan­do que todas las for­mas de lucha, apar­te de aque­llas con­si­de­ra­das acep­ta­bles por el Esta­do bri­tá­ni­co, eran criminales.

Y final­men­te, tene­mos la “Nor­ma­li­za­ción” –el inten­to de mos­trar a la más anor­mal de las situa­cio­nes como si fue­ra nor­mal. Mien­tras la gue­rra azo­ta­ba las calles irlan­de­sas, el gobierno bri­tá­ni­co inten­tó con­ven­cer al mun­do de que no había un pro­ble­ma de fon­do en Irlan­da. Pero la pro­pa­gan­da no bas­ta­ba para ocul­tar com­ple­ta­men­te la reali­dad de la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca, mien­tras la gue­rra arreciaba.

El AVS se con­vir­tió, enton­ces, en el meca­nis­mo median­te el cual la estra­te­gia de Kitson se lle­va­ría a efec­to –el AVS tenía el poten­cial de cum­plir con cada uno de los obje­ti­vos del gobierno bri­tá­ni­co en Irlan­da, de mejor mane­ra que el mayor núme­ro de tro­pas, de pro­pa­gan­da difa­ma­to­ria o de refor­mas tibias podrían hacerlo.

Este fue y sigue sien­do un tra­ta­do –como muchos otros en la his­to­ria de Irlan­da- dise­ña­do para for­ta­le­cer y soli­di­fi­car la ocu­pa­ción con el con­sen­ti­mien­to y el apo­yo de polí­ti­cos nati­vos y de anti­guos revo­lu­cio­na­rios. El gobierno bri­tá­ni­co, tras un cui­da­do­so jue­go de polí­ti­cas auda­ces y de ilu­sio­nes de nego­cia­ción para avan­zar en el camino hacia la jus­ti­cia y la paz, con­vo­có a la casi tota­li­dad de polí­ti­cos irlan­de­ses a acep­tar la afir­ma­ción de Tony Blair de que no “hay más camino” que el AVS. Al acep­tar este aná­li­sis, todos los pro­ta­go­nis­tas ter­mi­na­ron final­men­te por acep­tar que todas las otras opcio­nes, inclui­do el reti­ro de los bri­tá­ni­cos, no eran ni prác­ti­cas ni realistas.

El gobierno bri­tá­ni­co, a tra­vés del AVS, refi­nó sus ope­ra­cio­nes colo­nia­les para la Irlan­da del siglo XXI. Apla­ca­ron la rebe­lión y cua­dra­ron a los mili­tan­tes. La nece­si­dad de fre­cuen­tes demos­tra­cio­nes de fuer­za por par­te del gobierno bri­tá­ni­co ha des­apa­re­ci­do. Las tro­pas de ocu­pa­ción bri­tá­ni­cas han sido redu­ci­das a sus nive­les pre­vios a 1969 y la resis­ten­cia popu­lar nacio­na­lis­ta ha sido bur­la­da. El con­trol aho­ra es man­te­ni­do por vía de los ves­ti­gios de los pode­res limi­ta­dos que se han devuel­to a la admi­nis­tra­ción en Stor­mont (asam­blea ele­gi­da local­men­te, con pode­res limi­ta­dos, que inclu­ye a repre­sen­tan­tes de Sinn Féin).

La natu­ra­le­za real del rol bir­tá­ni­co en Irlan­da es hoy en día, sin embar­go, el mis­mo de siem­pre, en últi­ma ins­tan­cia. El esta­ble­ci­mien­to bri­tá­ni­co sigue empan­ta­na­do en una con­cep­ción impe­ria­lis­ta de su rol en el mun­do. Tony Blair, ese gran “demó­cra­ta” y admi­nis­tra­dor del “pro­ce­so de paz” en Irlan­da, ya había adop­ta­do esta posi­ción en el 2002, cuan­do escri­bió la intro­duc­ción del libro de Mark Leo­nard, “Reor­de­nan­do el Mun­do” (Reor­de­ring the World). En este libro, el gurú de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal de Tony Blair, Robert Cooper, tie­ne un ensa­yo titu­la­do “El Esta­do Post­mo­derno”, en el cual habla de la nece­si­dad de un “nue­vo impe­ria­lis­mo” para el siglo XXI. Des­de Afga­nis­tán e Irak has­ta Amé­ri­ca Lati­na e Irlan­da, pode­mos apre­ciar a lo que se refie­re: es decir, este es el “esta­do nor­mal” de cosas en tér­mi­nos de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les cotidianas.

Sea­mos cla­ros –Irlan­da es in país en el cual par­te del terri­to­rio nacio­nal con­ti­núa bajo ocu­pa­ción mili­tar y polí­ti­ca, aún así sea de mane­ra modi­fi­ca­da y moder­ni­za­da. Los hechos rela­ti­vos a la con­ti­nua­ción de la ocu­pa­ción mili­tar bri­tá­ni­ca de Irlan­da hablan por sí solos.

La ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca de Irlan­da está apun­ta­la­da por una tri­ni­dad de agen­cias arma­das. Estas fuer­zas repre­sen­tan el “garro­te” en la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te bri­tá­ni­ca del “garro­te y la zanaho­ria” para Irlanda.

RUC/​PSNI

La fuer­za bri­tá­ni­ca más impor­tan­te en Irlan­da es la poli­cía para­mi­li­tar reclu­ta­da entre ele­men­tos loca­les cono­ci­da como Ser­vi­cio Poli­cial de Irlan­da del Nor­te (PSNI según sus siglas en inglés). For­ma­do el 2001, el PSNI está en gran medi­da com­pues­to por anti­guos miem­bros de los Cara­bi­ne­ros Reales de Uls­ter (RUC según siglas en inglés) y tie­ne las mis­mas fun­cio­nes esen­cia­les que su pre­de­ce­sor. Es decir, pro­te­ger al Esta­do bri­tá­ni­co y los intere­ses bri­tá­ni­cos, en Irlan­da. Es por esta razón que el PSNI es fre­cuen­te­men­te lla­ma­do RUC/​PSNI.

Con una fuer­za de 9.000 per­so­nas en ser­vi­cio, el RUC/​PSNI es una fuer­za poli­cial inusual­men­te gran­de con­si­de­ran­do la pobla­ción y los nive­les de “delin­cuen­cia común” en los seis con­da­dos. El RUC/​PSNI es tam­bién inusual ya que todos sus miem­bros están coti­dia­na­men­te car­ga­dos con arma­men­to que va des­de las “no tan leta­les” balas de goma y gases CS, has­ta alta­men­te leta­les subame­tra­lla­do­ras y fusi­les de asal­to. Los miem­bros del RUC/​PSNI tam­bién lle­van cha­le­cos anti­ba­las cons­tan­te­men­te y se des­pla­zan en carros blindados.

Tan­to el gran tama­ño como el com­po­nen­te fuer­te­men­te arma­do del RUC/​PSNI son indi­ca­do­res cla­ros de la ver­da­de­ra natu­ra­le­za de esta fuer­za poli­cial colo­nial contemporánea.

Des­de la crea­ción del Esta­do del Nor­te en 1921, la poli­cía ha esta­do en la pri­me­ra línea de defen­sa de la ocu­pa­ción bir­tá­ni­ca. El RUC/​PSNI, como toda fuer­za poli­cial, actúa como los “ojos y oídos” de su gobierno –en este caso, del gobierno Bri­tá­ni­co. La reco­pi­la­ción de inte­li­gen­cia al inte­rior de las comu­ni­da­des repu­bli­ca­nas y nacio­na­lis­tas ha sido, des­de siem­pre, par­te esen­cial de los inten­tos bri­tá­ni­cos de neu­tra­li­zar cual­quier ame­na­za a su domi­nio en Irlanda.

Este es el con­tex­to en el cual se debe enten­der el recien­te esfuer­zo de reclu­ta­mien­to de “Cató­li­cos” por par­te del RUC/​PSNI. ¿Qué mejor fuen­te de inte­li­gen­cia pue­de haber que miles de bien paga­dos agen­tes, que viven en el cora­zón de esa comu­ni­dad que tie­ne ten­den­cia a opo­ner­se a la ocu­pa­ción británica?

El RUC/​PSNI es una fuer­za inhe­ren­te­men­te polí­ti­ca, que no mere­ce nin­gu­na cla­se de apo­yo del pue­blo irlandés.

Des­de su fun­da­ción, el PSNI ha:

  • Intro­du­ci­do la deten­ción por 28 días a los seis condados;
  • Intro­du­ci­do armas de elec­tro­cho­que a los seis condados;
  • Intro­du­ci­do el spray de gas CS a los seis condados;
  • Dis­pa­ra­do balas de goma a civi­les des­ar­ma­dos y ha acu­mu­la­do más de 50.000 de estos pro­yec­ti­les letales;
  • Moder­ni­za­do su vas­to arse­nal que inclu­ye fusi­les de asal­to auto­má­ti­cos y vehícu­los blindados;
  • Exten­di­do la ya exten­sa red de cáma­ras de vigi­lan­cia esti­lo “gran her­mano” y otros tipos de vigilancia;
  • Igno­ra­do las reso­lu­cio­nes de la Cor­te Euro­pea de Dere­chos Huma­nos, al con­ti­nuar uti­li­zan­do la “Sec­ción 44” para “deten­cio­nes y alla­na­mien­tos” ile­ga­les. El 2009, el PSNI lle­vó a cabo más de 20.000 “deten­cio­nes y alla­na­mien­tos”, casi exclu­si­va­men­te con­tra republicanos;
  • Pasa­do a lle­var la ley euro­pea al rete­ner mues­tras de ADN y de hue­llas dac­ti­la­res de miles de per­so­nas ino­cen­tes, incluí­dos meno­res de edad;
  • Fre­cuen­te­men­te supri­mi­do la legí­ti­ma pro­tes­ta polí­ti­ca pacífica;
  • Tra­ba­ja­do codo a codo tan­to con el ejér­ci­to bri­tá­ni­co, así como con el MI5, actuan­do como los “ojos y oídos” loca­les del Esta­do bri­tá­ni­co en los seis con­da­dos ocupados.

Ejér­ci­to Británico

Como par­te del pro­gra­ma del ejér­ci­to bri­tá­ni­co de “nor­ma­li­za­ción”, el núme­ro de tro­pas en la Irlan­da ocu­pa­da aho­ra es de apro­xi­ma­da­men­te 5.000. Estos sol­da­dos están acuar­te­la­dos en diez bases, en el regi­mien­to de Aber­con, Bally­kin­ler; Alder­gro­ve; Cam­po de Entre­na­mien­to de Baly­kin­ler; la Uni­dad de Duke of Con­naught, Bel­fast; Kin­ne­gar, Holly­wood; Cam­po de Entre­na­mien­to de Magi­lli­gan; regi­mien­to de Mas­se­ree­ne, Antrim; regi­mien­to de Pala­ce, Holly­wood; regi­mien­to de Thiep­val, Lis­burn. Esta “guar­ni­ción” per­ma­nen­te tie­ne por tarea cen­tral el man­te­ni­mien­to de la “segu­ri­dad inter­na” en el lla­ma­do “Rei­no Uni­do”, y ope­ra bajo la más recien­te cam­pa­ña mili­tar bri­tá­ni­ca en Irlan­da, lla­ma­da “Ope­ra­ción Hel­vé­ti­ca” (nom­bre con el que se cono­ce en el ejér­ci­to bri­tá­ni­co a la actual ope­ra­ción “en tiem­pos de paz” en el Nor­te de Irlanda).

La legis­la­ción recien­te (El Decre­to de Jus­ti­cia y Segu­ri­dad de 2007), da al ejér­ci­to de ocu­pa­ción amplios pode­res per­ma­nen­tes para dete­ner, alla­nar, arres­tar y requi­sar. Tales pode­res habían sido, pre­via­men­te, dis­po­ni­bles sola­men­te median­te decre­tos de “emer­gen­cia”.

Con esta legis­la­ción, y con el lan­za­mien­to de la “Ope­ra­ción Hel­vé­ti­ca”, el ejér­ci­to bri­tá­ni­co ha pues­to en prác­ti­ca tan­to un mar­co jurí­di­co así como la capa­ci­dad físi­ca para poder movi­li­zar rápi­da­men­te sus tro­pas nue­va­men­te a las calles irlan­de­sas y los cam­pos de Irlan­da, de sur­gir la necesidad.

Mien­tras tan­to, el ejér­ci­to bri­tá­ni­co con­ti­núa reclu­tan­do y entre­nan­do en Irlan­da, pre­pa­rán­do­se para ope­ra­cio­nes en todo el glo­bo, inclu­yen­do “giras de ser­vi­cio” en otros paí­ses ocu­pa­dos tales como Afga­nis­tán e Irak.

Apar­te de los 5.000 sol­da­dos bri­tá­ni­cos esta­cio­na­dos en Irlan­da, tam­bién hay uni­da­des de la Fuer­za Aérea Real Bri­tá­ni­ca y de la Mari­na Real per­ma­nen­te­men­te esta­cio­na­dos en el terri­to­rio ocu­pa­do de los seis condados.

MI5

El últi­mo ele­men­to de la tri­ni­dad de las agen­cias de segu­ri­dad bri­tá­ni­ca en Irlan­da, el MI5 (el ser­vi­cio de segu­ri­dad domés­ti­ca bri­tá­ni­co), recien­te­men­te ha cons­trui­do un cuar­tel últi­mo mode­lo en el inte­rior del regi­mien­to del ejér­ci­to bri­tá­ni­co de Pala­ce, en Belfast.

Este nue­vo edi­fi­cio es uti­li­za­do para coor­di­nar el cre­cien­te tra­ba­jo del MI5 (duran­te el cur­so de 2007, la res­pon­sa­bi­li­dad rela­ti­va a cues­tio­nes de “inte­li­gen­cia sobre la segu­ri­dad nacio­nal” pasó del RUC/​PSNI al MI5). Este tras­pa­so fue enten­di­do por no pocas per­so­nas como un inten­to de ase­gu­rar que los limi­ta­dos pode­res del “poli­ce ombuds­man” (“defen­sor del pue­blo” o pro­cu­ra­dor encar­ga­do de las que­jas por abu­sos poli­cia­les) y de los comi­tés de poli­cía, no pudie­ran ser uti­li­za­dos en la inves­ti­ga­ción de espio­na­je bri­tá­ni­co y de reco­pi­la­ción de inte­li­gen­cia en Irlanda.

Si bien el MI5 es el ala “domés­ti­ca” de los “seri­vi­cios de segu­ri­dad” bri­tá­ni­cos, esto, por supues­to, no ha impe­di­do que ope­re regu­lar­men­te en los vein­ti­séis con­da­dos. Ni tam­po­co su rol apa­ren­te­men­te benigno de reco­pi­lar inte­li­gen­cia impli­ca que no incu­rran en el uso de fuer­za letal. Estas dos cues­tio­nes son muy bien ilus­tra­das por el rol cen­tral que tuvie­ron agen­tes del MI5 en los carros-bom­bas de Dublín y Monaghan en 1974, los cua­les ase­si­na­ron a 33 per­so­nas e hirie­ron a más de 300.

El núme­ro exac­to de gen­te tra­ba­jan­do para el MI5 en Irlan­da, sea como emplea­dos a tiem­po com­ple­to o como agen­tes volun­ta­rios o a suel­do, es un secre­to muy bien guar­da­do. Se esti­ma que sus nue­vos cuar­te­les, que cubren 10.000 pies cua­dra­dos, alber­gan a unos 400 empleados.

Es auto-evi­den­te que cual­quier movi­mien­to que ten­ga por obje­ti­vo el esta­ble­ci­mien­to de una Repú­bli­ca Socia­lis­ta Irlan­de­sa, debe ter­mi­nar con la ocu­pa­ción mili­tar bri­tá­ni­ca y esto debe ser un aspec­to cen­tral de su pro­gra­ma polí­ti­co y de sus con­si­de­ra­cio­nes estra­té­gi­cas. No se pue­de tran­zar en el recha­zo a la con­ti­nua ocu­pa­ción mili­tar, base des­de la cual nece­sa­ria­men­te debe par­tir­se para nor­ma­li­zar las rela­cio­nes entre Irlan­da e Inglaterra.

Pese a todos los cam­bios super­fi­cia­les en años recien­tes, las deman­das subs­tan­ti­vas de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y del movi­mien­to por los dere­chos cívi­cos (por “igual­dad” en el Esta­do del Nor­te) per­ma­ne­cen sin cum­plir­se. Infor­mes tras infor­mes, vie­nen a con­fir­mar el gra­do al que las comu­ni­da­des tra­ba­ja­do­ras de los seis con­da­dos, y las comu­ni­da­des de la cla­se obre­ra nacio­na­lis­ta en par­ti­cu­lar, ven nega­das aque­llas cues­tio­nes nece­sa­rias para poder vivir una exis­ten­cia ple­na y feliz. No ha habi­do nin­gún cam­bio estruc­tu­ral o radi­cal más allá del maqui­lla­je del Esta­do de los seis con­da­dos en las últi­mas dos déca­das; no hay nada de eso que lla­man la “nue­va Irlan­da del Nor­te”. Lo que tene­mos, es un Esta­do inca­paz de garan­ti­zar las nece­si­da­des bási­cas de sus ciu­da­da­nos de cla­se tra­ba­ja­do­ra, un Esta­do que, mien­tras siga exis­tien­do, segui­rá tra­tan­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra nacio­na­lis­ta como ciu­da­da­nos de segun­da clase.

En bre­ve, el mal lla­ma­do “pro­ce­so de paz” con­sis­te en la derro­ta de un movi­mien­to que algu­na vez estu­vo com­pro­me­ti­do con el derro­ca­mien­to del man­da­to bri­tá­ni­co en Irlan­da, al pun­to de que aho­ra ellos se sien­tan en el par­la­men­to títe­re del gobierno bri­tá­ni­co, admi­nis­tran­do leyes bri­tá­ni­cas, al mis­mo tiem­po que bus­can cri­mi­na­li­zar a todos los repu­bli­ca­nos que están en des­acuer­do con este nue­vo sta­tus quo. El gra­do en el cual estos anti­guos mili­tan­tes se han aco­mo­da­do en su nue­vo rol de ser­vi­do­res del impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co es, en ver­dad, sor­pren­den­te. Mar­tin McGuin­ness, anti­guo coman­dan­te del PIRA, Vice-Pri­mer Minis­tro en la Asam­blea (bri­tá­ni­ca) del Nor­te, asis­tió recien­te­men­te a una con­fe­ren­cia del Par­ti­do Con­ser­va­dor bri­tá­ni­co, para escu­char al líder de aquel par­ti­do y Pri­mer Minis­tro bri­tá­ni­co (David Came­ron) decla­rar que “cuan­do digo que soy Pri­mer Minis­tro del Rei­no Uni­do, quie­ro, en reali­dad, decir de Ingla­te­rra, Esco­cia, Gales, Irlan­da del Nor­te –somos débi­les divi­di­dos, fuer­tes jun­tos, por lo tan­to, siem­pre debe­mos per­ma­ne­cer jun­tos”. Sin lugar a dudas sola­men­te los más ilu­sos o faná­ti­cos pue­den aún atre­ver­se a decir que el movi­mien­to pro­vi­sio­nal retie­ne algo de su anti­gua radi­ca­li­dad o poten­cia­li­dad para avan­zar hacia la cau­sa de la liber­tad y de la jus­ti­cia en Irlanda.

Es de impor­tan­cia vital que aque­llos ami­gos de Irlan­da en el extran­je­ro, que lle­van ade­lan­te sus pro­pias luchas, reco­noz­can la reali­dad de la estra­te­gia de con­tra­in­sur­gen­cia que sir­vió de table­ro para todo el “pro­ce­so de paz” en Irlan­da, y tomen todas las medi­das nece­sa­rias para ase­gu­rar que sus pro­pios líde­res y movi­mien­tos no sean sedu­ci­dos por el mis­mo sen­de­ro de corrup­ción polí­ti­ca y de claudicaciones.

Recons­tru­yen­do el Movi­mien­to Repu­bli­cano sobre bases sólidas

La reali­dad de una Irlan­da en la cual per­sis­ten la ocu­pa­ción y la opre­sión, garan­ti­za­rá a su momen­to el sur­gi­mien­to de una amplia resis­ten­cia popu­lar al man­da­to bri­tá­ni­co nue­va­men­te en el futuro.

Por siglos, la for­tu­na de la revo­lu­ción irlan­de­sa ha teni­do avan­ces y reflu­jos. En nume­ro­sas oca­sio­nes, el repu­bli­ca­nis­mo ha sufri­do apa­ren­tes derro­tas, para lue­go rena­cer. El repu­bli­ca­nis­mo irlan­dés pasa aho­ra por una fase simi­lar de rena­ci­mien­to tras la derro­ta. Des­pués de doce años des­de el AVS, los repu­bli­ca­nos socia­lis­tas nece­si­tan aban­do­nar las ilu­sio­nes de avan­ces radi­ca­les des­de la asam­blea de Stor­mont, aban­do­nar sus sen­ti­mien­tos de des­mo­ra­li­za­ción y des­ilu­sión, y comen­zar el pro­ce­so de recons­truc­ción de la opo­si­ción al man­da­to bir­tá­ni­co en Irlan­da una vez más.

La cues­tión para los socia­lis­tas repu­bli­ca­nos hoy en día no es si es que nece­si­ta­mos un pro­ce­so alter­na­ti­vo al que ha entre­ga­do una facha­da para la moder­ni­za­ción del man­da­to bri­tá­ni­co en Irlan­da, sino que sobre qué for­mas toma­rá ese proceso.

Lo que pro­po­ne­mos, es la cons­truc­ción de un movi­mien­to amplio y hete­ro­gé­neo para la liber­tad de Irlan­da. Este movi­mien­to debe ser demo­crá­ti­co, y debe estar com­pues­to de gru­pos de resi­den­tes y comu­ni­da­des, sin­di­ca­tos, par­ti­dos polí­ti­cos, orga­ni­za­cio­nes cul­tu­ra­les, y de todas aque­llas sec­cio­nes de la socie­dad cuyos intere­ses están en una admi­nis­tra­ción polí­ti­ca nue­va y con jus­ti­cia social. Debe situar la inter­fe­ren­cia bri­tá­ni­ca en los asun­tos irlan­de­ses en su agen­da nacio­nal e inter­na­cio­nal, como uno de sus obje­ti­vos prin­ci­pa­les a com­ba­tir. Más aún, debe ser anti-impe­ria­lis­ta, inter­na­cio­na­lis­ta, demo­crá­ti­co, anti-sec­ta­rio (en Irlan­da este tér­mino tie­ne la con­no­ta­ción del sec­ta­ris­mo reli­gio­so ante todo) y antiracista.

Cau­sas de fon­do para la con­ti­nua­ción del conflicto

Sobre­to­do, este movi­mien­to debe pri­me­ro y antes que nada, ser socia­lis­ta, y enfo­car todas sus ener­gías en las nece­si­da­des coti­dia­nas del pue­blo tra­ba­ja­dor de este país. El socia­lis­mo es el enemi­go a muer­te del capi­ta­lis­mo, la fuen­te eter­na de todos nues­tros males políticos.

En lo fun­da­men­tal, éirí­gí cree que la cau­sa de fon­do del con­flic­to en Irlan­da está en la natu­ra­le­za de las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les que han exis­ti­do por siglos entre Irlan­da e Ingla­te­rra; toda la his­to­ria de las rela­cio­nes anglo­ir­lan­de­sas está ínti­ma­men­te liga­da al desa­rro­llo his­tó­ri­co del Impe­rio Bri­tá­ni­co y del impe­ria­lis­mo y del capi­ta­lis­mo como un sis­te­ma global.

No alber­ga­mos nin­gu­na ilu­sión sobre el hecho de que la cla­se capi­ta­lis­ta, en últi­ma ins­tan­cia, no tie­ne leal­tad a nada más que a sus pro­pios intere­ses de cla­se. Un capi­ta­lis­ta de Irlan­da en esen­cia no es dife­ren­te a un capi­ta­lis­ta de Ingla­te­rra, Colom­bia o de otro país. Es, por con­si­guien­te, de cru­cial impor­tan­cia reco­no­cer que la lucha de Irlan­da es una lucha tan­to sobre la natu­ra­le­za de las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les que exis­ten entre los irlan­de­ses, como lo es sobre la natu­ra­le­za de las rela­cio­nes de Irlan­da con Ingla­te­rra. A tra­vés de la his­to­ria, los sir­vien­tes del capi­ta­lis­mo, y sus sis­te­mas socia­les pre­vios fun­da­dos sobre la pro­pie­dad, han uti­li­za­do la tác­ti­ca de “divi­dir y con­quis­tar” muy efi­caz­men­te, con­fun­dien­do y divi­dien­do al pue­blo según cri­te­rios “nacio­na­les” y reli­gio­sos, para des­viar la aten­ción de la natu­ra­le­za de explo­ta­ción de esta socie­dad basa­da en las dis­tin­cio­nes de clase.

Pue­de decir­se, por con­si­guien­te, que la posi­ción de éirí­gí ante la cues­tión “nacio­nal” se basa en la com­pren­sión del inte­rés mili­tar-polí­ti­co de Ingla­te­rra en Irlan­da, el cual ha siem­pre esta­do ínti­ma­men­te rela­cio­na­do a ase­gu­rar los intere­ses del sis­te­ma capi­ta­lis­ta-impe­ria­lis­ta; la moder­ni­za­da, per­sis­ten­te ocu­pa­ción de los seis con­da­dos, que inclu­ye un par­la­men­to pro-bri­tá­ni­co títe­re en Stor­mont y todo un apa­ra­to de segu­ri­dad mili­tar, de poli­cía para­mi­li­tar, de tro­pas bri­tá­ni­cas, de bases mili­ta­res y de agen­cias de inte­li­gen­cia, mera­men­te refle­jan el obje­ti­vo ances­tral de la cla­se domi­nan­te bri­tá­ni­ca de ase­gu­rar y defen­der sus intere­ses en Irlan­da. Cuan­do el anti­guo secre­ta­rio de rela­cio­nes exte­rio­res bri­tá­ni­co Jack Straw, ase­gu­ró que Ingla­te­rra debía per­ma­ne­cer en Irlan­da para así man­te­ner su está­tus pro­mi­nen­te en orga­nis­mos como la OTAN, la UE y la ONU, esta­ba sien­do hones­to. Irlan­da es tan impor­tan­te hoy en día para Ingla­te­rra como lo fue en el pasado.

Es en este con­tex­to que éirí­gí ve la lucha nacio­nal con­tem­po­rá­nea como un solo fren­te con una lucha mucho más amplia en con­tra del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y del impe­ria­lis­mo que actual­men­te domi­nan a Irlan­da y al res­to del mundo.

El desa­fío hoy para todos quie­nes subs­cri­ben el ideal repu­bli­cano de sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca y nacio­nal, de inde­pen­den­cia, con­sis­te no mera­men­te en revi­vir las vie­jas tra­ge­dias de nues­tro pasa­do his­tó­ri­co recien­te, sino que reco­no­cer que el pre­rre­qui­si­to nece­sa­rio para alcan­zar nues­tros obje­ti­vos es el desa­rro­llo de un movi­mien­to repu­bli­cano socia­lis­ta, ancla­do en las sóli­das bases de una ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria cohe­ren­te. No hay otra mane­ra de alcan­zar este obje­ti­vo. Es en ete con­tex­to que nos hemos pues­to la tarea de refor­mu­lar nues­tras posi­cio­nes refle­jan­do la nece­si­dad de re encon­trar la lucha por el socia­lis­mo con la lucha por la inde­pen­den­cia nacio­nal. La una no pue­de librar­se sin la otra. Sim­ple­men­te son una mis­ma lucha, indi­vi­si­ble. Por lo mis­mo, es nues­tra posi­ción que la rea­li­za­ción de la repú­bli­ca se basa en la con­ver­gen­cia de las posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias con miras a los cam­bios socio-eco­nó­mi­cos nece­sa­rios en Irlan­da, con el recha­zo a la con­ti­nua ocu­pa­ción mili­tar bri­tá­ni­ca en los seis condados.

Her­ma­nan­do lo nacio­nal con lo socio-eco­nó­mi­co: una lucha en con­tra del sis­te­ma glo­bal de explotación 

Tan­to quie­nes man­tie­nen la ocu­pa­ción de los seis con­da­dos así como la cla­se capi­ta­lis­ta nati­va son par­te de un sis­te­ma glo­bal más amplio de explo­ta­ción y latro­ci­nio. Ellos son res­pon­sa­bles de la crea­ción y del man­te­ni­mien­to de un mun­do que se encuen­tra cada vez más pola­ri­za­do eco­nó­mi­ca­men­te y social­men­te, más que en nin­gún otro momen­to de la his­to­ria. El cre­ci­mien­to de la inequi­dad glo­bal es sor­pren­den­te. Los pro­ce­sos en el cora­zón del sis­te­ma capi­ta­lis­ta acu­san una situa­ción en la cual la huma­ni­dad en su con­jun­to se encuen­tra cami­nan­do sobre un del­ga­do hilo. Glo­bal­men­te, esta­mos expe­ri­men­tan­do desas­tres eco­nó­mi­cos, ambien­ta­les y socia­les más y más fre­cuen­tes y peli­gro­sos, y de tal mag­ni­tud que ponen al mis­mo futu­ro de la huma­ni­dad y de la vida sobre la faz de la Tie­rra en riesgo.

Ponien­do el dere­cho de los ciu­da­da­nos antes de los dere­chos del Capital

La mane­ra en que se orga­ni­za la socie­dad bajo el capi­ta­lis­mo, tan­to eco­nó­mi­ca como social­men­te, la hace hos­til a los dere­chos del pue­blo; los dere­chos de los seres huma­nos están al ser­vi­cio de las nece­si­da­des del Capi­tal, y como tales, los dere­chos del pue­blo pue­den ser, y fre­cuen­te­men­te lo son, sacri­fi­ca­dos cuan­do las nece­si­da­des de acu­mu­la­ción del sis­te­ma así lo dic­tan. La domi­na­ción es la cau­sa de que se nie­guen los dere­chos del pue­blo, y en últi­ma ins­tan­cia, toda for­ma de domi­na­ción y explo­ta­ción, sea de las muje­res, de gru­pos étni­cos o nacio­na­les, ema­na direc­ta­men­te de la domi­na­ción de clase.

La pola­ri­za­ción del mun­do entre aque­llos que tie­nen y que no tie­nen acce­so a los recur­sos nece­sa­rios para sobre­vi­vir y pro­veer­se de un nivel de vida eco­nó­mi­co y social de acuer­do con su con­di­ción huma­na es tan pro­nun­cia­da hoy en día como en nin­gún otro momen­to en la his­to­ria humana.

La ideo­lo­gía del capi­ta­lis­mo de libre Mer­ca­do, basa­da en la explo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra mun­dial, y en valo­rar y pro­mo­ver antes que nada la acu­mu­la­ción de bie­nes mate­ria­les por sobre cual­quier otra cla­se de con­si­de­ra­cio­nes, es direc­ta­men­te res­pon­sa­ble de la cre­cien­te posi­bi­li­dad de que un desas­tre humano final se con­vier­ta en reali­dad. Des­pués de la más gran­de cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal de los últi­mos 70 años, que­dan pocos por fue­ra de quie­nes tie­nen los más pro­nun­cia­dos intere­ses crea­dos, que argu­men­ten que el capi­ta­lis­mo tie­ne algo que ofre­cer a la vas­ta mayo­ría del pue­blo que habi­ta este pla­ne­ta, a no ser por la con­ti­nua­ción de la cre­cien­te ines­ta­bi­li­dad social y cri­sis económica.

Aún el más super­fi­cial aná­li­sis del mun­do que tene­mos a fines de la pri­me­ra déca­da del siglo XXI, ilus­tra cla­ra­men­te el terri­ble esta­do del ser humano. Si bien el ran­go de nece­si­da­des huma­nas no pue­de, de nin­gu­na mane­ra, ser redu­ci­do a nece­si­da­des sola­men­te mate­ria­les, es un hecho el que la bús­que­da insa­cia­ble de rique­zas a expen­sas de toda con­si­de­ra­ción, como lo indi­ca la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta, es la fuen­te pri­ma­ria de toda la mise­ria y pobre­za que enfren­ta la mayo­ría de los pue­blos en todo el mundo.

Mien­tras que la pobre­za y mise­ria bru­ta­les que expe­ri­men­tan la mayo­ría de los pue­blos en otras par­tes del mun­do no es direc­ta­men­te com­pa­ra­ble a las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas rela­ti­vas que expe­ri­men­ta el pue­blo de Irlan­da y del “mun­do desa­rro­lla­do”, no es menos cier­to que la explo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra irlan­de­sa está tan pro­nun­cia­da como antes. Dado que Irlan­da está bas­tan­te enre­da­da en el sis­te­ma eco­nó­mi­co glo­bal, es inne­ga­ble que la socie­dad irlan­de­sa está gober­na­da por los mis­mos prin­ci­pios eco­nó­mi­cos y socia­les que se encuen­tran en el cora­zón del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que domi­na las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les en el mun­do. Día tras día se siguen abrien­do los ojos de los tra­ba­ja­do­res irlan­de­ses al hacer­se cada vez más cla­ra la natu­ra­le­za de la rela­ción entre la cla­se capi­ta­lis­ta y tra­ba­ja­do­ra. La mis­ma rela­ción de cau­sa y efec­to entre la acu­mu­la­ción de rique­zas por un redu­ci­do núme­ro de per­so­nas y la pobre­za rela­ti­va, eco­nó­mi­ca y social, de la maoy­ría, se vuel­ve cada vez algo más evi­den­te en Irlanda.

Por una socie­dad ver­da­de­ra­men­te democrática 

Las ins­ti­tu­cio­nes lla­ma­das demo­crá­ti­cas de ambos Esta­dos en Irlan­da, son una esta­fa, que no ofre­cen ni una opo­si­ción real al capi­ta­lis­mo ni tie­nen que ren­dir cuen­tas de mane­ra demo­crá­ti­ca ante el pue­blo. Si es nece­sa­rio entre­gar evi­den­cias sobre la mane­ra en que el sis­te­ma polí­ti­co pone a los intere­ses pri­va­dos por sobre los del pue­blo, la deci­sión del gobierno de Dublín de pagar un res­ca­te finan­cie­ro de más de €50 mil millo­nes a los ban­cos pri­va­dos, es sufi­cien­te. Esta deci­sión, que pone sobre los hom­bros del pue­blo de los vein­ti­séis con­da­dos, del Esta­do del Sur de Irlan­da, una deu­da masi­va de la ban­ca pri­va­da, por varias gene­ra­cio­nes a futu­ro, demues­tra la fala­cia de la noción de demo­cra­cia en la socie­dad capitalista.

Mien­tras tan­to, nego­cia­cio­nes secre­tas con­du­ci­sas entre los par­ti­dos polí­ti­cos con repre­sen­ta­ción en la Asam­blea de los seis con­da­dos (el par­la­men­to bri­tá­ni­co en el Nor­te de Irlan­da) y los gobier­nos Bri­tá­ni­co e irlan­dés, sigue alie­nan­do el poder de las comu­ni­da­des, deján­do­las vul­ne­ra­bles a los intere­ses estra­té­gi­cos de los par­ti­dos que dicen repre­sen­tar­las. Las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas libe­ra­les no cam­bia­rán la natu­ra­le­za fun­da­men­tal del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y son inca­pa­ces de con­so­li­dar una demo­cra­cia ver­da­de­ra­men­te participativa.

El desa­rro­llo de estruc­tu­ras comu­ni­ta­rias alter­na­ti­vas y de demo­cra­cia ple­na­men­te par­ti­ci­pa­ti­va, deben pro­veer las bases para esta­ble­cer una socie­dad nue­va y ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­ca. Como lo seña­ló Marx, la expe­rien­cia de la Comu­na de París en 1871 demos­tró que “la cla­se tra­ba­ja­do­ra no pue­de sen­ci­lla­men­te hacer­se de la maqui­na­ria del Esta­do así como está, y usar­la para sus pro­pó­si­tos”. La cla­se tra­ba­ja­do­ra debe cons­truir sus pro­pias ins­ti­tu­cio­nes nue­vas y demo­crá­ti­cas –ins­ti­tu­cio­nes que pue­dan final­men­te trans­for­mar el dere­cho del pue­blo de Irlan­da a poseer Irlan­da de una aspi­ra­ción en una reali­dad. Por su mis­ma natu­ra­le­za, tal repú­bli­ca popu­lar, si es autén­ti­ca­men­te libre, no debe tener terra­te­nien­tes, ni ban­que­ros pri­va­dos, ni capi­ta­lis­tas, y debe basar­se en los prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, de coope­ra­ción y solidaridad.

Orga­ni­zan­do la Resistencia 

Resul­ta cla­ro que las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas en Irlan­da han decla­ra­do la gue­rra a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Esto es lo que siem­pre ocu­rre en tiem­pos de pro­nun­cia­da cri­sis eco­nó­mi­ca –la lucha de cla­ses entre en auge. Las fuer­zas con­cen­tra­das del capi­ta­lis­mo orga­ni­za­do deben ser enfren­ta­das con una resis­ten­cia deter­mi­na­da y orga­ni­za­da. Los tra­ba­ja­do­res y las comu­ni­da­des en Irlan­da han lle­va­do la delan­te­ra en su recha­zo a doble­gar­se a la mar­cha del capi­ta­lis­mo. Des­de ocu­pa­cio­nes de luga­res de tra­ba­jo, a huel­gas; des­de luchas en comu­ni­da­des loca­les en con­tra de los recor­tes a los ser­vi­cios, a la resis­ten­cia a las mul­ti­na­cio­na­les petro­le­ras; en las calles y en los pues­tos de tra­ba­jo la lucha sigue. Es gra­cias a estas luchas de base que las fun­da­ció­nes de la nue­va socie­dad socia­lis­ta se están crean­do. La orga­ni­za­ción de la resis­ten­cia es esen­cial, ya que las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, las cua­les han sido expues­tas de mane­ra cruel duran­te el cur­so de la actual cri­sis, no trae­rán por sí solas el colap­so del capitalismo.

La his­to­ria ha demos­tra­do que el vivir en la mise­ria no es sufi­cien­te para con­de­nar al sis­te­ma capi­ta­lis­ta de explo­ta­ción labo­ral y social al tacho de la basu­ra de la his­to­ria. A tra­vés de la his­to­ria, la inmen­sa mayo­ría de la huma­ni­dad ha vivi­do bajo con­di­cio­nes de pobre­za y explo­ta­ción. Como obser­vó VI Lenin:

“La opre­sión por sí sola, sin impor­tar cuán gran­de ésta sea, no siem­pre lle­va al sur­gi­mien­to de una situa­ción revo­lu­cio­na­ria en un país dado. En la mayo­ría de los casos no es sufi­cien­te para la revo­lu­ción que las cla­ses bajas no quie­ran vivir como siem­pre lo han hecho”.

El Esta­do bajo el capi­ta­lis­mo es una enti­dad for­mi­da­ble. El esta­ble­ci­mien­to polí­ti­co del Esta­do moderno, que apa­re­ce como un comi­té para la admi­nis­tra­ción de los asun­tos comu­nes de la cla­se domi­nan­te, no asu­me de mane­ra man­sa su res­pon­sa­bi­li­dad en la defen­sa de los intere­ses del Capi­tal. El Esta­do capi­ta­lis­ta tie­ne muchas y diver­sas mane­ras a su dis­po­si­ción para asis­tir­le en esta tarea. En la medi­da de lo posi­ble, el “con­sen­ti­mien­to” del pue­blo en acep­tar un sis­te­ma social con­tra­rio a sus intere­ses es manu­fac­tu­ra­do median­te la pro­mo­ción de una ideo­lo­gía que equi­pa­ra los valo­res y la moral del capi­ta­lis­mo con el “sen­ti­do común” y la noción de que el capi­ta­lis­mo, enton­ces, refle­ja el orden “natu­ral”. En ausen­cia de este “con­sen­ti­mien­to”, cual­quier ame­na­za sig­ni­fi­ca­ti­va al domi­nio del sis­te­ma capi­ta­lis­ta enfren­ta­rá la fuer­za y la repre­sión del Estado.

La cons­ti­tu­ción de una alter­na­ti­va socia­lis­ta no será una tarea sen­ci­lla. Reque­ri­rá, como lo seña­la­ba Lenin, “que las cla­ses domi­nan­tes sean inca­pa­ces de gober­nar como antes”. Esto reque­ri­rá de la cons­truc­ción de una amplia resis­ten­cia orga­ni­za­da dedi­ca­da a derro­car al sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Cam­bios eco­nó­mi­cos, socia­les y polí­ti­cos fun­da­men­ta­les sola­men­te se con­se­gui­rán median­te la movi­li­za­ción orga­ni­za­da de masas, de los tra­ba­ja­do­res y de las comu­ni­da­des en lucha.

Es a tra­vés de estas luchas que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta será extir­pa­do y las bases de la futu­ra orga­ni­za­ción social serán cons­trui­das: una socie­dad basa­da en la coope­ra­ción y en una genui­na demo­cra­cia participativa.

Socia­lis­mo e Internacionalismo

“Debe­mos tener en men­te que el impe­ria­lis­mo es un sis­te­ma mun­dial, la últi­ma fase del capi­ta­lis­mo –y debe ser derro­ta­do en una con­fron­ta­ción mun­dial. El fin estra­té­gi­co de esta lucha debe ser la des­truc­ción del impe­ria­lis­mo” Ernes­to Che Guevara.

En su sen­ti­do pleno, la lucha por el socia­lis­mo sola­men­te pue­de ser logra­da median­te la lucha inter­na­cio­na­lis­ta: una lucha en la cual las fuer­zas que pre­ten­den aplas­tar al sis­te­ma capi­ta­lis­ta glo­bal se unen median­te la soli­da­ri­dad glo­bal. El repu­bli­ca­nis­mo socia­lis­ta y demo­crá­ti­co es inter­na­cio­na­lis­ta; si el pro­ble­ma es glo­bal, tam­bién debe ser­lo la solu­ción. Es la filo­so­fía y la prác­ti­ca del impe­ria­lis­mo la que cau­sa el sufri­mien­to social a esca­la glo­bal, la mise­ria y la gue­rra. La derro­ta del impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co en Irlan­da es, por con­si­guien­te, ínti­ma­men­te conec­ta­da a la derro­ta del impe­ria­lis­mo global.

Has­ta hace poco, los enemi­gos del socia­lis­mo se rego­ci­ja­ban en su man­tra de que el fin del socia­lis­mo impli­ca­ba la vic­to­ria del capi­ta­lis­mo, y que ésta impli­ca­ba el fin de la his­to­ria. La actual cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta ha demos­tra­do cla­ra­men­te, una vez más que la his­to­ria no ha ter­mi­na­do. Todos los días vemos más cla­ra­men­te que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta glo­bal se encuen­tra en una cri­sis que se profundiza.

Lejos de ser una ideo­lo­gía y pro­pues­ta polí­ti­ca “muer­ta”, más y más paí­ses y pue­blos se con­ven­cen de la nece­si­dad de una eco­no­mía orien­ta­da hacia el socia­lis­mo y de alter­na­ti­vas polí­ti­cas a la agen­da capi­ta­lis­ta. Cre­cien­te­men­te, los pue­blos del mun­do recha­zan las ideo­lo­gías y sis­te­mas que ins­ti­tu­cio­na­li­zan la inequi­dad, la explo­ta­ción, la pobre­za y la mise­ria sin fin que el capi­ta­lis­mo trae a la humanidad.

En Amé­ri­ca Lati­na, en par­ti­cu­lar, al lado de la Repú­bli­ca revo­lu­cio­na­ria de Cuba y de las heroi­cas luchas revo­lu­cio­na­rias de lar­ga tra­di­ción de Colom­bia, sur­gen nue­vos movi­mien­tos socia­les pro­gre­sis­tas, par­ti­ci­pa­ti­vos y de base, así como pro­yec­tos socia­lis­tas inci­pien­tes en los cua­les el pue­blo demo­cra­ti­za el poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Estos movi­mien­tos no están sen­ci­lla­men­te ocu­pan­do estruc­tu­ras de poder pre­exis­ten­tes sino que están trans­for­man­do las nocio­nes pre­do­mi­nan­tes sobre cómo se debe uti­li­zar el poder. En lo fun­da­men­tal, estos movi­mien­tos están moti­va­dos por la idea de que el poder es cons­trui­do des­de aba­jo hacia arri­ba y que debe tener sus raí­ces en el pue­blo y las comu­ni­da­des. Al cons­truir un movi­mien­to para la trans­for­ma­ción de Irlan­da, tene­mos mucho que apren­der de los movi­mien­tos socia­les que han gana­do y siguen ganan­do fuer­za en toda Amé­ri­ca Latina.

¡A levan­tar­se!

La elec­ción que enfren­ta la cla­se tra­ba­ja­do­ra no es entre las dife­ren­tes moda­li­da­des de capi­ta­lis­mo; sea el neo­li­be­ra­lis­mo des­nu­do o el capi­ta­lis­mo con “con­cien­cia social” de la social­de­mo­cra­cia. Como movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, la tarea pri­mor­dial de éirí­gí en este momen­to de la lucha por la libe­ra­ción es es con­ti­nuar agi­tan­do que nin­gu­na de las dos fór­mu­las es capaz de ser­vir a los intere­ses de lar­go alien­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Como par­ti­da­rios del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio es res­pon­sa­bi­li­dad de éirí­gí actuar como orga­ni­za­do­res del pue­blo y rea­li­zar sola­men­te accio­nes que defien­dan y sir­van para el pro­gre­so de sus intereses.

Basa­dos en el enten­di­mien­to que éirí­gí tie­ne de la natu­ra­le­za inse­pa­ra­ble de las luchas social y nacio­nal, debe­mos agi­tar en un amplio ran­go de pro­ble­mas, inclu­yen­do la cues­tión nacio­nal y los obje­ti­vos inme­dia­tos de mejo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo, vida y de segu­ri­dad social para la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Es tarea de los revo­lu­cio­na­rios seña­lar al pue­blo que sus enemi­gos reales son los terra­te­nien­tes, los explo­ta­do­res y aque­llos que man­tie­nen a una par­te de nues­tro país bajo una ocu­pa­ción polí­ti­ca y militar.

Tan­to en Irlan­da como en el res­to de los paí­ses, debe­mos cons­truir el socia­lis­mo; una repú­bli­ca socia­lis­ta no es algo que se vaya a dar de mane­ra espon­tá­nea –debe ser cons­trui­da des­de aba­jo. Los esfuer­zos del pue­blo irlan­dés de cons­truir un sis­te­ma basa­do en los prin­ci­pios socia­lis­tas deben asen­tar­se en el prin­ci­pio fun­da­men­tal de que sea el mis­mo pue­blo quien se apro­pie del pro­ce­so. Esto quie­re decir que el socia­lis­mo sola­men­te pue­de ser cons­trui­do y sos­te­ni­do por la par­ti­ci­pa­ción acti­va de las masas en su cons­truc­ción y admi­nis­tra­ción.

En lo coti­diano, se vuel­ve cada vez más cla­ro que la visión con­te­ni­da en la Pro­cla­ma­ción de 1916 (el docu­men­to radi­cal que pro­cla­mó la inde­pen­den­cia irlan­de­sa de Ingla­te­rra) sigue sien­do eso –una visión. Resul­ta evi­den­te que el aspec­to más impor­tan­te de la libe­ra­ción de Irlan­da –la libe­ra­ción de su pue­blo- es impo­si­ble bajo el capi­ta­lis­mo. El cis­ma exis­ten­te entre los pro­pó­si­tos, el espí­ri­tu y el con­te­ni­do del Pro­gra­ma Demo­crá­ti­co del Pri­mer Dáil de 1919 (el pro­gra­ma radi­cal publi­ca­do por el gobierno revo­lu­cio­na­rio en los pri­me­ros días de la gue­rra de inde­pen­den­cia de 1919 – 1921) y todos los pro­gra­mas sub­se­cuen­tes de gobierno en los vein­ti­séis con­da­dos, y por últi­mo, en el par­la­men­to de Stor­mont, se vuel­ve cada vez más ancho con el paso del tiempo.

Mien­tras el sis­te­ma bur­gués sigue, inevi­ta­ble­men­te, rin­dién­do­se a una agen­da neo­li­be­ral (con sus nocio­nes fun­da­men­ta­les de la jiba­ri­za­ción del Esta­do y del gobierno como faci­li­ta­dor de la ini­cia­ti­va pri­va­da y de las ganan­cias), se hace más y más cla­ro que sus intere­ses son con­tra­rios a los de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Mien­tras más cla­ro se hace esto, más se pre­pa­ra el terreno para que el pue­blo no ten­ga otro recur­so que levan­tar­se, derro­car a sus gober­nan­tes, y esta­ble­cer un sis­te­ma en el cual sea el pue­blo el que esté pro­te­gi­do y no los már­ge­nes de ganancia.

Éirí­gí cree que el socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio es hoy más rele­van­te que nun­ca. Tal cual James Con­nolly, éirí­gí sos­tie­ne que sola­men­te por el socia­lis­mo el pue­blo tra­ba­ja­dor de Irlan­da y del mun­do pue­de ser salvado.

La tarea últi­ma de todos los revo­lu­cio­na­rios es con­ven­cer a los demás de hacer­se revo­lu­cio­na­rios; con­ven­cer a la cla­se tra­ba­ja­do­ra que deben tomar el ban­do de la revo­lu­ción en la lucha de cla­ses para ase­gu­rar y defen­der sus intere­ses colec­ti­vos. Es tarea de los revo­lu­cio­na­rios irlan­de­ses hoy en día, crear las con­di­cio­nes por las cua­les los “hom­bres y muje­res des­po­seí­dos” se trans­for­men en una masa revo­lu­cio­na­ria que se levan­te de una vez por todas para des­truir a este sis­te­ma pre­da­to­rio lla­ma­do capi­ta­lis­mo; éirí­gí está com­pro­me­ti­do a ayu­dar a cons­truir este movi­mien­to que ayu­de a evi­den­ciar, y a barrer, las con­tra­dic­cio­nes de esta estruc­tu­ra social y eco­nó­mi­ca podri­da en que se basa nues­tra socie­dad. En su lugar, es impe­ra­ti­vo que cons­tru­ya­mos la antí­te­sis de la socie­dad pre­sen­te y del mun­do en que vivi­mos. La nue­va socie­dad ten­drá, for­zo­sa­men­te, que estar basa­da en los prin­ci­pios de sobe­ra­nía, demo­cra­cia, liber­tad, jus­ti­cia, igual­dad y soli­da­ri­dad en nues­tras comu­ni­da­des e inter­na­cio­nal­men­te. No hay más opción. Nues­tro éxi­to colec­ti­vo o nues­tro fra­ca­so, deter­mi­na­rán en últi­mo tér­mino si podre­mos crear la fede­ra­ción libre de pue­blos libres que es la úni­ca base para la paz y la jus­ti­cia social en este pla­ne­ta, o si des­cen­de­re­mos a la bar­ba­rie. Las opcio­nes que tene­mos son así de dramáticas.

Lo que los revo­lu­cio­na­rios irlan­de­ses pedi­mos, es que los revo­lu­cio­na­rios y las per­so­nas pro­gre­sis­tas del mun­do que com­par­ten espe­ran­zas simi­la­res de paz con jus­ti­cia social apren­dan las reales lec­cio­nes del “pro­ce­so de paz” Irlan­dés. El cono­ci­mien­to y la com­pren­sión de lo que real­men­te suce­dió en Irlan­da en este perío­do en opo­si­ción a lo que el esta­ble­ci­mien­to polí­ti­co y algu­nos anti­guos “revo­lu­cio­na­rios” quie­ren que se crea, es esen­cial para evi­tar en el futu­ro come­ter los mis­mos errores.

Daithí Mac an Mháistir

Noviem­bre 2010

Revi­sar: www​.eiri​gi​.org

Con­tac­to: [email protected]​eirigi.​org


[1] Irlan­da tie­ne 32 con­da­dos. 26 se encuen­tran bajo la “Repú­bli­ca” (a la cual fre­cuen­te­men­te se le lla­ma Irlan­da del Sur) y 6 bajo ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca (el Norte). 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Twitter
Facebook
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *