La cen­tral nuclear de Garo­ña se des­aco­pla­rá de la red eléc­tri­ca, a las 0.00 horas de la madru­ga­da del sába­do al domin­go, para dar ini­cio a la para­da a lo lar­go del mes de mayo.

Esta para­da nos debe lle­var a una refle­xión sobre el cos­te de su man­te­ni­mien­to: Cos­te demo­crá­ti­co, cos­te de segu­ri­dad y cos­te eco­nó­mi­co. No pode­mos olvi­dar que tras el tsu­na­mi y terre­mo­to en Japón, sus cen­tra­les nuclea­res fue­ron lle­va­das a situa­ción de para­da. Pero, y este es uno de los incon­ve­nien­tes de una tec­no­lo­gía tan peli­gro­sa como la nuclear, el ries­go de sufrir un acci­den­te no aca­ba ahí, pues­to que inclu­so con la cen­tral para­da, el com­bus­ti­ble nuclear sigue acti­vo, sigue habien­do reac­cio­nes nuclea­res que, ade­más de radiac­ti­vi­dad, gene­ran mucho calor. Aún en situa­ción de para­da, es nece­sa­rio seguir refri­ge­ran­do el núcleo del reac­tor, el com­bus­ti­ble nuclear, duran­te muchas horas, para evi­tar un acci­den­te nuclear.

Tan­to Fukushi­ma-1co­mo Garo­ña tie­nen unos reac­to­res con un pési­mo sis­te­ma de con­ten­ción. Otro acci­den­te que evi­den­cia el ries­go cons­tan­te de la ener­gía nuclear lo hemos cono­ci­do este sába­do, pues­to que la cen­tral nuclear Ascó I, para­da por recar­ga de com­bus­ti­ble, ha regis­tra­do un ver­ti­do de unos 25 metros cúbi­cos ‑unos 25.000 litros- de agua con­ta­mi­na­da des­de el sis­te­ma de refri­ge­ran­te pri­ma­ria hacia el sumi­de­ro del edi­fi­cio de con­ten­ción. Eguz­ki quie­re mos­trar su denun­cia de la ?infa­li­bi­li­dad? de las nuclea­res como lo demues­tra la his­to­ria: con Three Mile Island; la obso­le­ta tec­no­lo­gía sovié­ti­ca en Cher­nobyl; la catas­tro­fe natu­ral y pos­te­rior fallo de los refri­ge­ra­do­res en Fukushi­ma-Daii­chi Estos deno­mi­na­dos ?acci­den­tes? son fru­to de la mano del hom­bre, con­se­cuen­cia de un mode­lo ener­gé­ti­co nada segu­ro, cos­to­so, impre­de­ci­ble y cuyos efec­tos y resi­duos los asu­mi­mos todos y todas. Un mode­lo que demues­tra que no somos capa­ces de garan­ti­zar su inocui­dad duran­te los miles de años de radio­ac­ti­vi­dad, por mucha pro­fun­di­dad de los océa­nos en los que se depo­si­ta. Res­pec­to a la ener­gía nuclear, debe pri­mar la pre­ven­ción ante dicha pro­duc­ción con ries­gos muy gra­ves para miles o millo­nes de per­so­nas. Estos días se han demos­tra­do que no pue­den ejer­cer­se las fun­cio­nes de con­trol, vigi­lan­cia y fis­ca­li­za­ción del esta­do sobre plan­tas como Garo­ña, inclu­so tras medi­das y anun­cios de tran­qui­li­dad a la pobla­ción. A su vez des­de Eguz­ki con­si­de­ra­mos nece­sa­rio recor­dar que el deba­te ener­gé­ti­co no se cen­tra en que pro­por­ción del mix ener­gé­ti­co debe ocu­par la ener­gía nuclear sino que se debe basar en el aho­rro ener­gé­ti­co, la efi­cien­cia y la pro­duc­ción de ener­gía por medio alter­na­ti­vos. Garo­ña es una plan­ta nuclear que debe­ría haber esta­do cerra­da hace mucho tiem­po por vie­ja, por peli­gro­sa, por inne­ce­sa­ria, por estar amor­ti­za­da, por­que lo deman­da la socie­dad, y por obli­ga­ción con la pro­me­sa elec­to­ral. Esta situa­ción pone sobre la mesa el deba­te sobre la ener­gía nuclear, al care­cer de cre­di­bi­li­dad las afir­ma­cio­nes de que las cen­tra­les nuclea­res cuen­tan con tec­no­lo­gía y sis­te­mas de segu­ri­dad que las hacen infa­li­bles y de la remo­ta posi­bi­li­dad de que ocu­rran acci­den­tes de este tipo. No es la pri­me­ra situa­ción por la que se ven com­pro­me­ti­das las cen­tra­les nuclea­res, y no pode­mos espe­rar a ver cuan­do y dón­de suce­de otro acci­den­te nuclear, sino que tene­mos que ser par­te acti­va y exi­gen­te en el cam­bio de mode­lo ener­gé­ti­co y en espe­cial el cie­rre inme­dia­to de Garo­ña por vie­ja, peli­gro­sa, estar amor­ti­za­da, ser una pro­me­sa elec­to­ral y por que la socie­dad así lo exi­ge.

EGUZKI tam­bién quie­re denun­ciar aque­llos polí­ti­cos nacio­na­lis­tas que siem­pre apues­tan por el mejor pos­tor para sus intere­ses eco­nó­mi­cos, habien­do apos­ta­do cie­ga­men­te por la cen­tral de Lemoiz (nuclear o caver­nas, dije­ron), se ha posi­cio­na­do con­tra Garo­ña por su impo­pu­la­ri­dad y cer­ca­nia, y defien­te en el Esta­do alar­gar la vida de estas cen­tra­les ya paga­das por [email protected] has­ta los 50 o 60 años. Por lo tan­to, exi­gi­mos al PNV, al Gobierno Espa­ñol y al Pre­si­den­te J.L. Rodri­guez Zapa­te­ro en par­ti­cu­lar que atien­da a la deman­da neta­men­te mayo­ri­ta­ria de la socie­dad vas­ca, cie­rre Garo­ña de for­ma inme­dia­ta, apro­ve­chan­do la para­da y plan­teen un pro­gra­ma de cie­rre de las cen­tra­les nuclea­res para aca­bar con esta ener­gía peli­gro­sa en el Esta­do. NUKLEARIK EZ!! GAROÑA ITXI YA !!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *