La tur­bia pri­ma­ve­ra ára­be- Anto­nio Álva­rez-Solís

Poco a poco van apa­re­cien­do algu­nas cla­ri­da­des entre los nuba­rro­nes de la lla­ma­da pri­ma­ve­ra ára­be, aun­que sigue ocul­ta la estruc­tu­ra pro­fun­da de los movi­mien­tos que se han pro­du­ci­do con una simul­ta­nei­dad espec­ta­cu­lar.

A este res­pec­to cabe pre­gun­tar­se si hay una sola arma­zón que sos­ten­ga todos estos dis­tur­bios o esta­mos ante una serie de varia­das moti­va­cio­nes por par­te del gran ges­tor occi­den­tal, afec­ta­do ya por grie­tas y con­tra­dic­cio­nes visi­bles e impor­tan­tes. No es lo mis­mo el impac­to de la pri­ma­ve­ra ára­be en Orien­te Medio, asun­to que afec­ta direc­ta y urgen­te­men­te a Esta­dos Uni­dos e Israel, que la revuel­ta en el nor­te afri­cano, que impac­ta pri­mor­dial­men­te en la ines­ta­ble Unión Euro­pea, con su rena­ci­da y con­tra­dic­to­ria volun­tad neo­co­lo­nia­lis­ta por par­te de Fran­cia o Ita­lia, vigi­la­das estre­cha­men­te por Ale­ma­nia.

Hay, qui­zá, una serie de obje­ti­vos comu­nes en toda esta con­mo­ción, por ejem­plo el con­trol ter­mi­nan­te del petró­leo y la explo­ta­ción de otras mate­rias pri­mas, has­ta aho­ra ase­gu­ra­da a cen­ce­rros tapa­dos por algu­nos dic­ta­do­res depues­tos o en pro­ce­so de ser­lo; pero inclu­so este asun­to divi­de entre si, por el varia­do modo de abor­dar­lo, a los esta­dos de la cuen­ca medi­te­rrá­nea al mis­mo tiem­po que los con­vier­te en sus­pi­ca­ces fren­te a una Nor­te­amé­ri­ca que era la poten­cia indis­cu­ti­ble has­ta el momen­to y que hoy mues­tra nota­bles sig­nos de fra­gi­li­dad inter­na. Inclu­so la lar­ga mano de Esta­dos Uni­dos en el mar­co euro­peo, Ingla­te­rra, está con­fu­sa­men­te situa­da en el table­ro de Euro­pa.

La pri­ma­ve­ra ára­be ‑bau­ti­za­da así con la sim­ple, pero efi­caz retó­ri­ca pseu­do pro­gre­sis­ta domi­nan­te has­ta la hora pre­sen­te- se ha con­ver­ti­do en un pan­de­mó­nium que ha situa­do reno­va­da­men­te en esce­na inclu­so las vie­jas tur­bu­len­cias tri­ba­les, a las que tra­ta de dar uni­dad y con­sis­ten­cia un isla­mis­mo cada vez más acti­vo y pode­ro­so y que apa­re­ce como la arqui­tec­tu­ra más ade­cua­da para dotar de sen­ti­do a la vida coti­dia­na de los pue­blos ára­bes, hoy des­en­can­ta­dos de los pro­me­ti­dos y fin­gi­dos fru­tos de la demo­cra­cia occi­den­tal.

La san­gre ver­ti­da por las agre­sio­nes occi­den­ta­les, azu­za­das por una urgen­cia escan­da­lo­sa, y la des­or­de­na­da y apre­mian­te explo­ta­ción de las tie­rras ocu­pa­das ha hecho que la ima­gen de desa­rro­llo que pro­me­tían estas aco­me­ti­das de Occi­den­te se haya que­bra­do como en un espe­jo roto. Esta pare­ce ser la situa­ción ver­da­de­ra del feno­me­nal y cri­mi­nal enre­do.

Fren­te a este pano­ra­ma, las nacio­nes ára­bes y nor­te­afri­ca­nas se ven situa­das ante una tri­ple posi­bi­li­dad: apo­yar lo que que­da de las vie­jas estruc­tu­ras de poder, entre­gar­se a un nue­vo aban­dono tru­fa­do de des­en­can­to o bus­car la sali­da en un isla­mis­mo que garan­ti­ce como sea la paz inter­na coti­dia­na. La tra­ge­dia la ha ser­vi­do un Occi­den­te que en la hora corrien­te no pue­de garan­ti­zar siquie­ra su pro­pio futu­ro por fallar­le final­men­te los cimien­tos eco­nó­mi­cos y socia­les de su cul­tu­ra capi­ta­lis­ta.

La des­com­po­si­ción que supo­ne en tér­mi­nos socia­les la anár­qui­ca y des­co­yun­ta­da «pri­ma­ve­ra ára­be», disuel­ta en un con­fu­so mar de revuel­tas, alcan­za, como ya hemos indi­ca­do antes, al mis­mo seno euro­peo, hoy entre­ga­do a unas mani­pu­la­cio­nes eco­nó­mi­cas y estruc­tu­ra­les que nie­gan el prin­ci­pio dog­má­ti­co del mer­ca­do como colum­na ver­te­bral de la con­cep­ción bur­gue­sa de la exis­ten­cia, mien­tras quie­nes prac­ti­can esas mani­pu­la­cio­nes supues­ta­men­te libe­ra­les se refu­gian para­do­jal­men­te en un esta­ta­lis­mo corrom­pi­do por las mino­rías finan­cie­ras.

En resu­men, ni mer­ca­do libre, ni eco­no­mía diná­mi­ca, ni cre­ci­mien­to orgá­ni­co, ni demo­cra­cia crea­do­ra… Occi­den­te se des­en­vuel­ve en fase fune­ral, de cuya reali­dad quie­re huir res­ta­ble­cien­do un colo­nia­lis­mo tar­dío y con­flic­ti­vo que le reins­ta­le en las épo­cas de su gran­de­za. Un neo­co­lo­nia­lis­mo que, con­tra­ria­men­te a su pre­ten­sión, apre­su­ra su des­com­po­si­ción y car­co­me sus ener­gías. Y aho­ra ana­li­ce­mos pun­tual­men­te el papel que pre­ten­den pro­ta­go­ni­zar los prin­ci­pa­les acto­res de esta tra­ge­dia.

Res­pec­to a los suce­sos béli­cos en torno al Medi­te­rrá­neo hay algo que pare­ce cla­ro, sobre todo en lo que res­pec­ta a Libia: que Fran­cia tra­ta de expul­sar a Ita­lia de su vie­jo papel en las tie­rras libias y que Ingla­te­rra entra en con­flic­to con ambos paí­ses medi­te­rrá­neos por el domi­nio de la pro­duc­ción petro­lí­fe­ra del Esta­do de Trí­po­li. La lla­ma­da Con­fe­ren­cia del Medi­te­rrá­neo, cuya con­flic­ti­va pros­pec­ción ini­cial se endo­só avie­sa­men­te a Espa­ña has­ta ver sus posi­bi­li­da­des, no tie­ne por­ve­nir alguno.

El Medi­te­rrá­neo se ha con­ver­ti­do en una de las zonas más deli­ca­das en el jue­go estra­té­gi­co inter­na­cio­nal. Una de sus fun­cio­nes rele­van­tes es nada menos que ser­vir de freno al avan­ce tumul­tuo­so de las masas afri­ca­nas sobre el con­ti­nen­te euro­peo, que sien­te ya el impac­to des­es­ta­bi­li­za­dor de esas masas. Las inmi­gra­cio­nes afri­ca­nas, que adop­tan un per­fil de inva­sión abier­ta y a cual­quier pre­cio, han pues­to en cues­tión los duros nacio­na­lis­mos euro­peos, como prue­ban las nota­bles reac­cio­nes elec­to­ra­les de estos radi­ca­les ultraís­mos.

El Medi­te­rrá­neo está sien­do des­bor­da­do por el Áfri­ca que no se resig­na a morir mise­ra­ble­men­te. Tam­bién en este pun­to ha sur­gi­do un áspe­ro con­flic­to entre Ita­lia y Fran­cia.

En cuan­to a las cons­tan­tes manio­bras esta­dou­ni­den­ses para des­equi­li­brar a esta­dos como Siria e Irán, a fin de no per­der zonas como Irak y Afga­nis­tán, some­ti­das con tan­to esfuer­zo y des­gas­te polí­ti­co, han pro­du­ci­do un con­ta­gio con­flic­ti­vo y no desea­do por Washing­ton en Yemen, los Emi­ra­tos Ára­bes u otros esta­dos que has­ta aho­ra man­te­nían en suje­ción a Nor­te­amé­ri­ca monar­quías auto­ri­ta­rias como las de Ara­bia o Jor­da­nia. Orien­te Medio se ha con­ver­ti­do en un avis­pe­ro cuyos bene­fi­cios eco­nó­mi­cos per­se­gui­dos median­te la inva­sión arma­da han deja­do de ser tan fáci­les como se había pro­yec­ta­do y están sien­do supe­ra­dos por el gas­to mili­tar y el des­gas­te polí­ti­co que con­lle­van.

Están cla­ros los repe­ti­dos erro­res come­ti­dos por euro­peos y esta­dou­ni­den­ses a lo lar­go de los últi­mos años, que han situa­do ade­más a Occi­den­te fren­te al sur­gi­mien­to de poten­cias adver­sa­rias como Chi­na o en resur­gi­mien­to como Rusia. Ante este hecho Nor­te­amé­ri­ca ha impli­ca­do a la Euro­pa gra­noc­ci­den­tal en una polí­ti­ca de cer­co a ambas poten­cias que no está dan­do resul­ta­do alguno sos­te­ni­ble, ya que las prin­ci­pa­les poten­cias euro­peas pre­ci­san de la cola­bo­ra­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca con esas poten­cias emer­gen­tes o resu­ci­ta­das si no quie­ren arrui­nar de raíz sus ya difí­ci­les posi­bi­li­da­des de mer­ca­do. La colo­sal con­fu­sión que todo ello apa­re­ja mul­ti­pli­ca las áreas de con­flic­to y agu­di­za los gran­des movi­mien­tos étni­cos lo que inu­ti­li­za en gran medi­da la explo­ta­ción de las nacio­nes depri­mi­das, cuyo con­trol interno es cada vez más cos­to­so y menos ren­ta­ble.

Lo úni­co que cabe con­si­de­rar ante tan­to des­con­cier­to es si estas con­mo­cio­nes son fru­to de unos erro­res repa­ra­bles o de unos abu­sos corre­gi­bles o si, por el con­tra­rio, dima­nan de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas e insal­va­bles de un capi­ta­lis­mo que ha per­di­do ya su capa­ci­dad de crea­ción y de expan­sión y está derrum­bán­do­se bajo su pro­pio peso e impo­si­bi­li­dad de expan­sión social. En defi­ni­ti­va, si esta­mos ante un pano­ra­ma de incom­pe­ten­cia tran­si­to­ria dima­na­do de la prác­ti­ca de artes abu­si­vas o se tra­ta de la pér­di­da esen­cial de la capa­ci­dad de mul­ti­pli­car­se de acuer­do con las direc­tri­ces de la bur­gue­sía que domi­nó los últi­mos dos­cien­tos cin­cuen­ta años ¿Es posi­ble retor­nar al colo­nia­lis­mo pre­po­ten­te y sin mayo­res ries­gos que enri­quez­ca las metró­po­lis? ¿Es fac­ti­ble una explo­ta­ción al esti­lo de los siglos XVIII, XIX y par­te del XX? Las pre­gun­tas pare­cen sim­ples, pero no lo son, ni mucho menos, las res­pues­tas. Se han per­di­do las lla­ves.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *