EEUU ence­rró a niños y ancia­nos en la Base de Guan­tá­na­mo: “Por si aca­so”

Presos en Campo VI Guantánamo. Foto: El PaísPre­sos en Cam­po VI Guan­tá­na­mo. Foto: El País

“No nos cons­ta nin­gu­na razón por la que el dete­ni­do haya sido envia­do a las ins­ta­la­cio­nes de Guan­tá­na­mo”. “Lo hemos eva­lua­do como un niño sol­da­do al que los tali­ba­nes obli­ga­ron a alis­tar­se en sus tro­pas”. “No es miem­bro de Al Qae­da ni un líder tali­bán. No supo­ne una ame­na­za para los intere­ses de EEUU y de sus alia­dos”. Estas son fra­ses escri­tas por el alto man­do mili­tar de Guan­tá­na­mo. Se refie­ren a algu­nos de los 14 meno­res de edad o a los mayo­res de 65 años que han pasa­do por la base mili­tar esta­dou­ni­den­se en la isla de Cuba duran­te los últi­mos nue­ve años.

Este tipo de fallos cla­mo­ro­sos no afec­ta solo a los reclu­sos más jóve­nes y a los mayo­res, pero sí son muchos más abun­dan­tes que entre el res­to de los pre­sos. Se tra­ta ade­más de erro­res come­ti­dos con uno de los colec­ti­vos más sen­si­bles den­tro del penal. La estan­cia de meno­res ‑en una cár­cel que EEUU abrió y man­tie­ne casi una déca­da des­pués al mar­gen de la lega­li­dad- ha pro­vo­ca­do las pro­tes­tas recu­rren­tes de aso­cia­cio­nes de dere­chos huma­nos y abo­ga­dos pena­lis­tas duran­te estos años.

Los pape­les de Guan­tá­na­mo, a los que EL PAÍS ha teni­do acce­so a tra­vés de Wiki­leaks, per­mi­ten valo­rar por pri­me­ra vez el nivel de ries­go y el valor infor­ma­ti­vo que los pro­pios man­dos mili­ta­res con­fie­ren a estos reclu­sos. Y es difí­cil encon­trar un resul­ta­do más demo­le­dor. Por­que de la lec­tu­ra de las fichas per­so­na­les de los dete­ni­dos se dedu­ce que EE UU no cre­yó seria­men­te en la cul­pa­bi­li­dad o ame­na­za de casi el 60%. Pero este por­cen­ta­je entre los meno­res es toda­vía mayor: los inte­rro­ga­do­res solo atri­buían un ries­go “alto” ‑es decir, con­si­de­ra­ban “pro­ba­ble” que supu­sie­ran una ame­na­za real- a cua­tro de los 14 meno­res.

Más demo­le­do­ras para el Gobierno esta­dou­ni­den­se son aún los datos sobre los niños reclu­sos capa­ces de apor­tar infor­ma­ción valio­sa para ganar la “gue­rra con­tra el terror” que ini­ció el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush tras los ata­ques terro­ris­tas del 11‑S. Por­que los impul­so­res de Guan­tá­na­mo siem­pre han jus­ti­fi­ca­do la nece­si­dad de crear el pre­si­dio por el valor de la infor­ma­ción que pen­sa­ban obte­ner. Y entre los meno­res de 18 años solo hay uno al que las pro­pias auto­ri­da­des de la base atri­bu­yen un alto valor para sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia.

Se tra­ta del cana­dien­se Omar Ahmed Jader, hijo de un lugar­te­nien­te de Osa­ma Bin Laden, el úni­co de los más jóve­nes de Guan­tá­na­mo que hoy sigue en la base mili­tar. Hay cin­co casos en los que el redac­tor del docu­men­to reco­no­ce que la inte­li­gen­cia de EEUU no pue­de extraer nin­gu­na infor­ma­ción de la per­so­na en cues­tión. Los otros se divi­den entre sie­te con valor “bajo”, y dos con “medio”.

Es difí­cil cuan­ti­fi­car el núme­ro exac­to de niños y ado­les­cen­tes que han pasa­do por Guan­tá­na­mo. Por­que ade­más de estos 14 reclu­sos que tenían menos de 18 años al entrar en el penal (cua­tro de ellos, con 15 o menos), otra dece­na esta­ba a pun­to de cum­plir la mayo­ría de edad o lo aca­ba­ba de hacer. Es el caso del sau­dí Amir Jan, que cele­bró su deci­moc­ta­vo cum­plea­ños dos sema­nas des­pués de lle­gar a Guan­tá­na­mo, y al que se acu­sa de haber for­ma­do par­te del movi­mien­to Heb­zi Isla­mi, del señor de la gue­rra afgano Gul­bu­din Hek­ma­tiar. Según su ficha, a fina­les de 2002 se ofre­ció a par­ti­ci­par en un tra­ba­jo que impli­ca­ba “matar a ame­ri­ca­nos”.

La peor par­te, para los afga­nos

En el repar­to de las injus­ti­cias, son los afga­nos los que se lle­van la peor par­te. Solo uno de los sie­te tenía ries­go alto. Entre las his­to­rias per­so­na­les con las que empie­za cada docu­men­to, están las del niño de 14 años que se ofre­ció a tra­ba­jar como alba­ñil y aca­bó enro­la­do a la fuer­za por un gru­po de tali­ba­nes, de don­de pasó a manos de los esta­dou­ni­den­ses; o el afgano que tra­ba­ja­ba para un señor de la gue­rra hacien­do tra­ba­jos manua­les y que cuan­do lle­ga­ron los ame­ri­ca­nos no cre­yó nece­sa­rio aban­do­nar el cam­pa­men­to don­de vivía. Fue arres­ta­do y lle­va­do a Guan­tá­na­mo. Los mili­ta­res sue­len zan­jar estos casos con una reco­men­da­ción de dejar libre al pre­so o tras­la­dar­lo a otro país. Todos los meno­res ingre­sa­ron en la pri­sión entre 2002 y 2003, y la mayo­ría salió en torno a 2006, aun­que algu­nos tras­la­dos se retra­sa­ron has­ta 2009. Como media, per­ma­ne­cie­ron tres años y medio en el penal.

Pese al len­gua­je fun­cio­na­rial que emplean los redac­to­res de los infor­mes, a veces dejan entre­ver algo de com­pa­sión. Como en la ficha de Naqib Ullá, un afgano que entró en Guan­tá­na­mo a los 14 o 15 años. “Es un niño sol­da­do que fue reclu­ta­do a la fuer­za por los tali­ba­nes. Pese a que pue­de tener aún algún valor para nues­tros ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, la infor­ma­ción de la que dis­po­ne no es tan impor­tan­te como la nece­si­dad de sacar al joven de su ambien­te actual y dar­le la opor­tu­ni­dad para que crez­ca fue­ra del extre­mis­mo radi­cal”, dice el gene­ral Geof­frey Miller en un docu­men­to.

Jun­to a las injus­ti­cias fla­gran­tes, apa­re­cen tam­bién otras his­to­rias en las que se retra­ta a los reclu­sos como ver­da­de­ros yiha­dis­tas pese a su cor­ta edad. Yusef Moda­ray pasó de ven­der fru­ta en la calle a luchar duran­te varios meses en el fren­te afgano al lado de los tali­ba­nes. Des­de la cár­cel, Moda­ray man­dó una car­ta a su fami­lia en la que expre­sa­ba su deseo de con­ver­tir­se en un már­tir. Tam­bién defen­día en webs isla­mis­tas “matar a todos los ule­mas suníes que se alíen con los ame­ri­ca­nos y a todos los satá­ni­cos aya­to­lás entre los chiíes”, según una fuen­te inde­ter­mi­na­da que cita el infor­me secre­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *