Entre­vis­ta a Noam Chomsky: Libia y las cri­sis que se ave­ci­nan – Rebelión

1. ¿Cuá­les son las razo­nes que mue­ven a EE.UU. en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, en el sen­ti­do más amplio? Es decir, ¿cuá­les son las razo­nes domi­nan­tes y los temas que se pue­den detec­tar casi siem­pre en las opcio­nes de las polí­ti­cas de EE.UU., en cual­quier lugar del mun­do? ¿Cuá­les son las razo­nes más con­cre­tas, aun­que tam­bién domi­nan­tes, y los temas de las polí­ti­cas de EE.UU. en Orien­te Pró­xi­mo y el mun­do ára­be? Y, por últi­mo, ¿cuá­les cree usted que son los obje­ti­vos más inme­dia­tos de la polí­ti­ca de EE.UU. en la situa­ción actual en Libia?
Una mane­ra útil de abor­dar la cues­tión es pre­gun­tar­se cuá­les NO son las razo­nes de EE.UU. Pode­mos ave­ri­guar­las de dife­ren­tes mane­ras. Una de ellas es leer la lite­ra­tu­ra pro­fe­sio­nal sobre rela­cio­nes inter­na­cio­na­les: con bas­tan­te fre­cuen­cia, su rela­to de la polí­ti­ca es lo que la polí­ti­ca no es, un tema intere­san­te que no voy a desa­rro­llar aquí.

Otro méto­do, muy rele­van­te en este caso, es escu­char a los líde­res y comen­ta­ris­tas polí­ti­cos. Supon­ga­mos que se dice que las razo­nes de la acción mili­tar han sido huma­ni­ta­rias. En sí mis­ma, esta afir­ma­ción no con­tie­ne infor­ma­ción: prác­ti­ca­men­te todos los recur­sos a la fuer­za se jus­ti­fi­can en esos tér­mi­nos, inclu­so lo hacen los peo­res mons­truos, que pue­den, con total irre­le­van­cia, lle­gar a con­ven­cer­se de la ver­dad de lo que están dicien­do. Hitler, por ejem­plo, pudo creer que se esta­ba apo­de­ran­do de par­tes de Che­cos­lo­va­quia para poner fin a los con­flic­tos étni­cos y lle­var a su pue­blo los bene­fi­cios de una civi­li­za­ción avan­za­da, y pudo creer tam­bién que su inva­sión de Polo­nia iba a poner fin al “terror sal­va­je” de los pola­cos. Los fas­cis­tas japo­ne­ses que arra­sa­ron Chi­na pro­ba­ble­men­te creían que esta­ban su desin­te­re­sa­da ini­cia­ti­va iba a para crear un “paraí­so terre­nal” y pro­te­ger a la dolien­te pobla­ción de los “ban­di­dos chi­nos”. Inclu­so Oba­ma pue­de haber creí­do lo que dijo en su dis­cur­so pre­si­den­cial el 28 de mar­zo sobre las razo­nes huma­ni­ta­rias para su inter­ven­ción en Libia. Y otro tan­to pue­de decir­se de los comentaristas.

Se las pue­de some­ter, sin embar­go, a una prue­ba muy sim­ple, para deter­mi­nar si las nobles inten­cio­nes pue­den ser toma­das en serio: ¿lla­man los auto­res a la inter­ven­ción huma­ni­ta­ria y la “res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger” a las víc­ti­mas de sus pro­pios crí­me­nes o a las de sus clien­tes? Tome­mos, por ejem­plo, a Oba­ma: ¿con­vo­có a una zona de exclu­sión aérea duran­te la ase­si­na y des­truc­to­ra inva­sión israe­lí, res­pal­da­da por Esta­dos Uni­dos, de Líbano, en 2006, sin nin­gún pre­tex­to creí­ble? ¿Aca­so, no expli­có con orgu­llo duran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial que él había patro­ci­na­do una reso­lu­ción del Sena­do de apo­yo a la inva­sión, en la que se pedía el cas­ti­go de Irán y Siria por impe­dir­la? Fin de la dis­cu­sión. De hecho, prác­ti­ca­men­te toda la lite­ra­tu­ra de la inter­ven­ción huma­ni­ta­ria y el dere­cho a pro­te­ger, escri­ta o habla­da, des­apa­re­ce tras esta prue­ba sen­ci­lla y adecuada.

Por el con­tra­rio, de las razo­nes REALES poco se habla, y uno tie­ne que escu­dri­ñar los archi­vos docu­men­ta­les e his­tó­ri­cos para des­cu­brir­las, sea el Esta­do que sea.

¿Cuá­les son enton­ces las razo­nes de EE.UU.? A un nivel muy gene­ral, la evi­den­cia me pare­ce que demues­tra que no han cam­bia­do mucho des­de los estu­dios de pla­ni­fi­ca­ción de alto nivel ini­cia­dos duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Los pla­ni­fi­ca­do­res en tiem­po de gue­rra daban por sen­ta­do que EE.UU. sal­dría de la gue­rra en una posi­ción de domi­nio abru­ma­dor, e ins­ta­ron al esta­ble­ci­mien­to de una Gran Zona en la que EE.UU. man­tu­vie­ra un “poder incues­tio­na­ble” con “supre­ma­cía mili­tar y eco­nó­mi­ca”, que garan­ti­za­se al mis­mo tiem­po la “limi­ta­ción de cual­quier ejer­ci­cio de la sobe­ra­nía” por par­te de otros Esta­dos, que pudie­ra inter­fe­rir con sus desig­nios glo­ba­les. La Gran Zona debía incluir el Hemis­fe­rio Occi­den­tal, el Lejano Orien­te, el Impe­rio bri­tá­ni­co (que incluía las reser­vas de ener­gía de Orien­te Pró­xi­mo) y la par­te de Eura­sia que fue­ra sea posi­ble, al menos su cen­tro indus­trial y comer­cial en el Oes­te del con­ti­nen­te euro­peo. Está muy cla­ro, basán­do­se en regis­tros docu­men­ta­les que “el pre­si­den­te Roo­se­velt tenía por obje­ti­vo la hege­mo­nía de Esta­dos Uni­dos en el mun­do de la pos­gue­rra”, para citar la pre­ci­sa valo­ra­ción del res­pe­ta­ble his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Geof­frey War­ner. Y, más impor­tan­te, los minu­cio­sos pla­nes de tiem­po de gue­rra se lle­va­ron a la prác­ti­ca poco des­pués, como pode­mos leer en los docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos de los años siguien­tes, y como pode­mos obser­var en la prác­ti­ca. Las cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do, por supues­to, y las tác­ti­cas se han ajus­ta­do en con­se­cuen­cia, pero los prin­ci­pios bási­cos son bas­tan­te esta­bles, has­ta el presente.

Con res­pec­to a Orien­te Pró­xi­mo –la “región de mayor impor­tan­cia estra­té­gi­ca del mun­do”, en pala­bras del pre­si­den­te Eisenho­wer– la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción ha sido y sigue sien­do sus incom­pa­ra­bles reser­vas ener­gé­ti­cas. El con­trol de éstas daría el “con­trol sus­tan­cial del mun­do”, como vio muy pron­to el influ­yen­te ase­sor libe­ral A.A. Ber­le. Estas preo­cu­pa­cio­nes sue­len ocu­par un lugar pro­mi­nen­te en los asun­tos rela­ti­vos a esta región.

En Iraq, por ejem­plo, cuan­do las dimen­sio­nes de la derro­ta de Esta­dos Uni­dos. ya no podían ocul­tar­se, la retó­ri­ca fue des­pla­za­da por un hones­to anun­cio de los obje­ti­vos de la polí­ti­ca. En noviem­bre de 2007, la Casa Blan­ca emi­tió una decla­ra­ción de prin­ci­pios en la que insis­tía en que Iraq debía con­ce­der a las fuer­zas mili­ta­res de EE.UU. el acce­so por tiem­po inde­fi­ni­do, y tam­bién en que se debía dar pre­fe­ren­cia a los inver­so­res esta­dou­ni­den­ses. Dos meses más tar­de, el pre­si­den­te infor­mó al Con­gre­so que iba a pasar por alto cual­quier legis­la­ción que pudie­ra limi­tar el esta­cio­na­mien­to per­ma­nen­te de las fuer­zas arma­das de EE.UU. en Iraq o “el con­trol por par­te de Esta­dos Uni­dos de los recur­sos petro­lí­fe­ros de Iraq”, exi­gen­cias que aban­do­nó poco des­pués ante la resis­ten­cia ira­quí, al igual que tuvo que aban­do­nar los obje­ti­vos anteriores.

Si bien el con­trol del petró­leo no es el úni­co fac­tor en la polí­ti­ca de Orien­te Pró­xi­mo, ofre­ce en cam­bio algu­nas direc­tri­ces bas­tan­te acer­ta­das, antes como aho­ra. En un país rico en petró­leo, a un dic­ta­dor de con­fian­za se le garan­ti­za una liber­tad de acción casi total. En las últi­mas sema­nas, por ejem­plo, no ha habi­do reac­ción algu­na cuan­do la dic­ta­du­ra de Ara­bia Sau­dí uti­li­zó la fuer­za masi­va para aplas­tar cual­quier signo de pro­tes­ta. Otro tan­to en Kuwait, don­de unas peque­ñas mani­fes­ta­cio­nes fue­ron aplas­ta­das al ins­tan­te. Y en Bah­rein, cuan­do las fuer­zas arma­das diri­gi­das por Ara­bia Sau­dí inter­vi­nie­ron para pro­te­ger al monar­ca de la mino­ría suni­ta de las deman­das de refor­mas por par­te de la pobla­ción chií repri­mi­da. Las fuer­zas guber­na­men­ta­les no solo des­man­te­la­ron el cam­pa­men­to de la Pla­za de la Per­la –la Pla­za Tah­rir de Bah­rein– sino que lle­ga­ron a demo­ler la esta­tua de la Per­la que es el sím­bo­lo de Bah­rein y de la que se habían apro­pia­do los mani­fes­tan­tes. Bah­rein es un caso par­ti­cu­lar­men­te sen­si­ble, ya que alber­ga la Sex­ta Flo­ta de EE.UU. la fuer­za mili­tar más pode­ro­sa, con mucho, de la región, y tam­bién por­que el Este de Ara­bia Sau­di­ta, en la puer­ta de al lado, es tam­bién en gran par­te chií y tie­ne las mayo­res reser­vas petro­le­ras del rei­no. Por un curio­so acci­den­te de la geo­gra­fía y la his­to­ria, la mayor con­cen­tra­ción de hidro­car­bu­ros del mun­do rodea la par­te nor­te del Gol­fo, en regio­nes de mayo­ría chií. La posi­bi­li­dad de una alian­za táci­ta chií ha sido la pesa­di­lla de los pla­ni­fi­ca­do­res des­de hace mucho tiempo.

En los esta­dos que care­cen de gran­des reser­vas de hidro­car­bu­ros, las tác­ti­cas varían, aun­que por lo gene­ral se ajus­tan siem­pre al mis­mo esque­ma están­dar cuan­do uno de nues­tros dic­ta­do­res tie­ne pro­ble­mas: apo­yar­lo el mayor tiem­po posi­ble y, cuan­do resul­ta impo­si­ble, hacer públi­ca decla­ra­ción de amor a la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos, tra­tan­do a la vez de sal­var la mayor par­te del régi­men que sea posible.

El esce­na­rio es abu­rri­da­men­te fami­liar: Mar­cos, Duva­lier, Chun, Cea­ses­cu, Mobu­tu, Suhar­to y muchos otros. Y hoy, Túnez y Egip­to. Siria es un hue­so duro de roer y no hay una alter­na­ti­va cla­ra a la dic­ta­du­ra que apo­ye los obje­ti­vos de EE.UU. Yemen es un cena­gal en el que la inter­ven­ción direc­ta pro­ba­ble­men­te crea­ría pro­ble­mas aún mayo­res a Washing­ton. Así que ahí la vio­len­cia esta­tal sólo pro­du­ce decla­ra­cio­nes piadosas.

Libia es un caso dife­ren­te. Libia es rica en petró­leo, y aun­que EE.UU. y el Rei­no Uni­do han pro­por­cio­na­do con fre­cuen­cia un apo­yo nota­ble a su cruel dic­ta­dor, has­ta aho­ra, éste no es de con­fian­za. Pre­fe­ri­rían un clien­te más obe­dien­te. Ade­más, el vas­to terri­to­rio de Libia está poco explo­ra­do, y los espe­cia­lis­tas de la indus­tria petro­le­ra creen que pue­de haber abun­dan­tes recur­sos petro­lí­fe­ros sin explo­tar, que un gobierno más pre­vi­si­ble podría abrir a la explo­ta­ción occidental.

Cuan­do comen­zó un levan­ta­mien­to no vio­len­to, Gada­fi lo aplas­tó vio­len­ta­men­te y esta­lló una rebe­lión que libe­ró Ben­ga­zi, la segun­da ciu­dad más gran­de del país, y pare­cía a pun­to de ase­diar la for­ta­le­za de Gada­fi en el Oes­te. Sus fuer­zas, sin embar­go, cam­bia­ron el cur­so del con­flic­to y lle­ga­ron a las puer­tas de Ben­ga­zi. Una masa­cre era pro­ba­ble, y como el ase­sor de Oba­ma para Orien­te Pró­xi­mo, Den­nis Ross, seña­ló “todo el mun­do nos cul­pa­ría por ello.” Eso sería inacep­ta­ble, al igual que una vic­to­ria mili­tar que poten­cia­se el poder y la inde­pen­den­cia de Gada­fi. Ante esta tesi­tu­ra, EE.UU. se unió a las Nacio­nes Uni­das en la reso­lu­ción 1973, que esta­ble­ce una zona de exclu­sión aérea a car­go de Fran­cia, el Rei­no Uni­do, y EE.UU., en la que este país podría tener un papel secundario.

No se hizo nin­gún esfuer­zo para limi­tar la acción a la crea­ción de una zona de exclu­sión aérea o siquie­ra a man­te­ner­se en el man­da­to más amplio de la reso­lu­ción 1973.

El triun­vi­ra­to inter­pre­tó inme­dia­ta­men­te la reso­lu­ción como una auto­ri­za­ción para su par­ti­ci­pa­ción direc­ta del lado de los rebel­des. Se impu­so por la fuer­za un alto el fue­go a las fuer­zas de Gada­fi, pero no a los rebel­des. Por el con­tra­rio, se les dio apo­yo mili­tar a medi­da que avan­za­ban hacia el Oes­te, y ense­gui­da se hicie­ron con las prin­ci­pa­les fuen­tes de pro­duc­ción de petró­leo de Libia, y estu­vie­ron lis­tos para seguir adelante.

El fla­gran­te des­pre­cio de la reso­lu­ción 1973 de las Nacio­nes Uni­das pron­to comen­zó a cau­sar­le difi­cul­ta­des a la pren­sa, ya que era dema­sia­do gra­ve igno­rar­lo. En el New York Times, por ejem­plo, Karim Fahim y David Kirk­pa­trick (el 29 de mar­zo) se pre­gun­ta­ban “cómo podrían jus­ti­fi­car los alia­dos sus ata­ques aéreos con­tra las fuer­zas del coro­nel Gada­fi en torno a [su cen­tro tri­bal de] Sir­te si, como pare­ce ser el caso, goza de amplio apo­yo en la ciu­dad y no repre­sen­ta una ame­na­za para los civi­les.” Otra difi­cul­tad téc­ni­ca es que la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad exi­ge un embar­go de armas que se apli­que a todo el terri­to­rio de Libia, lo que sig­ni­fi­ca que cual­quier apor­te externo de armas a la opo­si­ción ten­dría que ser encu­bier­to (pero, de otro modo, no problemático).

Hay quien argu­men­ta que el petró­leo no pue­de ser una razón, por­que las com­pa­ñías occi­den­ta­les ya dis­fru­ta­ban de acce­so al botín bajo Gada­fi. Este razo­na­mien­to igno­ra las preo­cu­pa­cio­nes de EE.UU. Lo mis­mo podría haber­se dicho de Iraq bajo Sad­dam, o de Irán o Cuba duran­te muchos años, y aún hoy en día. Lo que Washing­ton pre­ten­de es lo que Bush anun­ció: con­trol o, por lo menos, clien­tes de con­fian­za. Docu­men­tos inter­nos esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos sub­ra­yan que “el virus del nacio­na­lis­mo” es su mayor temor, no sólo en el Orien­te Pró­xi­mo sino en todas par­tes. Regí­me­nes nacio­na­lis­tas que pudie­ran lle­var a cabo ile­gí­ti­mos ejer­ci­cios de sobe­ra­nía, vio­lan­do los prin­ci­pios de la Gran Zona. Y que pudie­ran tra­tar de diri­gir los recur­sos a cubrir las nece­si­da­des popu­la­res, como Nas­ser ame­na­za­ba oca­sio­nal­men­te con hacer.

Vale la pena seña­lar que las tres poten­cias impe­ria­lis­tas tra­di­cio­na­les –Fran­cia, Rei­no Uni­do, EE.UU. – están casi ais­la­das en la rea­li­za­ción de estas ope­ra­cio­nes. Los dos prin­ci­pa­les esta­dos de la región, Tur­quía y Egip­to, pro­ba­ble­men­te podrían haber impues­to una zona de exclu­sión aérea, pero sólo ofre­cen un tibio apo­yo a la cam­pa­ña mili­tar del triun­vi­ra­to. Las dic­ta­du­ras del Gol­fo esta­rían feli­ces de ver des­apa­re­cer al errá­ti­co dic­ta­dor libio, pero a pesar de estar sobre­car­ga­das de hard­wa­re mili­tar de últi­mo mode­lo (ser­vi­do gene­ro­sa­men­te por EE.UU. y Rei­no Uni­do para reci­clar los petro­dó­la­res y ase­gu­rar su obe­dien­cia), sólo se atre­ven a ofre­cer una par­ti­ci­pa­ción sim­bó­li­ca (Qatar.)

Si bien apo­yan la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU (UNSC), los paí­ses afri­ca­nos –apar­te de Ruan­da, alia­do de EE.UU.– se opo­nen en gene­ral a la for­ma en que aqué­lla ha sido inter­pre­ta­da, a toda pri­sa, por el triun­vi­ra­to, y en algu­nos casos esta opo­si­ción es muy fir­me. Para cono­cer las polí­ti­cas de cada uno de los esta­dos afri­ca­nos véa­se el artícu­lo del kenia­ta Char­les Onyan­go-Obbo (http://​alla​fri​ca​.com/​s​t​o​r​i​e​s​/​2​0​1​1​0​3​2​8​0​1​4​2​.​h​tml).

Más allá de la región hay poco apo­yo. Al igual que Rusia y Chi­na, Bra­sil se abs­tu­vo de en la vota­ción de la ONU de la reso­lu­ción 1973, ins­tan­do en cam­bio a un com­ple­to alto el fue­go y al diá­lo­go. India tam­bién se abs­tu­vo en la reso­lu­ción, basán­do­se en que las medi­das pro­pues­tas pue­den “agra­var una situa­ción ya difí­cil para el pue­blo de Libia”, y tam­bién pidió medi­das polí­ti­cas y no el uso de la fuer­za. Inclu­so Ale­ma­nia se abs­tu­vo. Ita­lia tam­bién se mos­tró rea­cio, en par­te qui­zá por­que es muy depen­dien­te de los con­tra­tos petro­le­ros con Gada­fi. Ade­más, pode­mos recor­dar el geno­ci­dio que lle­vó a cabo Ita­lia en el este de Libia, la zona aho­ra libe­ra­da, tras la pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, del que tal vez con­ser­ven algu­nos recuerdos .

2. ¿Pue­de alguien con­tra­rio a las inter­ven­cio­nes, que ade­más cree en la auto­de­ter­mi­na­ción de las nacio­nes y las per­so­nas, apo­yar una inter­ven­ción ya sea rea­li­za­da por la ONU o indi­vi­dual­men­te por algu­nos países?

Hay dos casos a con­si­de­rar: (1) una inter­ven­ción auto­ri­za­da por la ONU, y (2), una inter­ven­ción sin auto­ri­za­ción de la ONU. A menos que crea­mos que los Esta­dos son sagra­dos en la for­ma que se han esta­ble­ci­do en el mun­do moderno (por lo gene­ral median­te una vio­len­cia extre­ma), y que están dota­dos de dere­chos que anu­lan todas las con­si­de­ra­cio­nes ima­gi­na­bles, enton­ces la res­pues­ta es la mis­ma en ambos casos: sí, al menos en prin­ci­pio . Y no veo moti­vo para dis­cu­tir esta creen­cia, por lo que la voy a dejar de lado.

En lo que res­pec­ta al pri­mer caso, la Car­ta (de las Nacio­nes Uni­das) y las reso­lu­cio­nes pos­te­rio­res otor­gan al Con­se­jo de Segu­ri­dad una con­si­de­ra­ble lati­tud para la inter­ven­ción, y ésta se ha lle­va­do a cabo, por ejem­plo, en el caso de Áfri­ca del Sur. Esto, por supues­to, no impli­ca que todas las deci­sio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad deban tener la apro­ba­ción de “alguien con­tra­rio a las inter­ven­cio­nes, que ade­más cree en la auto­de­ter­mi­na­ción de las nacio­nes y las per­so­nas”; otras con­si­de­ra­cio­nes entran en jue­go en casos espe­cí­fi­cos, pero, una vez más, a menos que otor­gue­mos a los Esta­dos con­tem­po­rá­neos un esta­tus de enti­da­des prác­ti­ca­men­te sagra­das, el prin­ci­pio es el mismo.

En cuan­to al segun­do caso –el que se plan­tea con res­pec­to a la inter­pre­ta­ción que hace el triun­vi­ra­to de la reso­lu­ción 1973, jun­to a otros muchos ejem­plos– la res­pues­ta es otra vez afir­ma­ti­va, al menos en prin­ci­pio, a menos que tome­mos el sis­te­ma esta­tal glo­bal como algo invio­la­ble en la for­ma esta­ble­ci­da en la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das y otros tratados.

Siem­pre hay, por supues­to, una car­ga de la prue­ba muy pesa­da que es pre­ci­so sopor­tar para jus­ti­fi­car la inter­ven­ción por la fuer­za, o cual­quier otro uso de la fuer­za. La car­ga es espe­cial­men­te alta en la segun­da hipó­te­sis, en casos de vio­la­ción de la Car­ta, al menos para los Esta­dos que pro­fe­san el res­pe­to de la ley. Debe­mos tener en cuen­ta, sin embar­go, que la poten­cia hege­mó­ni­ca mun­dial recha­za esta pos­tu­ra, y se auto­ex­clu­ye de las Car­tas de las Nacio­nes Uni­das y de la OEA, jun­to a otros tra­ta­dos inter­na­cio­na­les. Al acep­tar la juris­dic­ción de la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia, cuan­do ésta se esta­ble­ció (con­for­me a la ini­cia­ti­va de EE.UU.) en 1946, Washing­ton se exclu­yó de los car­gos de vio­la­ción de los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les, y pos­te­rior­men­te rati­fi­có el Con­ve­nio para la Pre­ven­ción y la Repre­sión del Geno­ci­dio, de 1948. con reser­vas simi­la­res. Todas ellas con­fir­ma­das por los tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les, ya que su pro­ce­di­mien­tos requie­ren la acep­ta­ción de la juris­dic­ción. De mane­ra más gene­ral, la prác­ti­ca de EE.UU. es intro­du­cir reser­vas cru­cia­les a los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les que rati­fi­ca, exi­mién­do­se en la prác­ti­ca de los mismos.

¿Es sopor­ta­ble la car­ga de la prue­ba? No tie­ne mucho sen­ti­do dis­cu­tir esto de mane­ra abs­trac­ta, pero hay algu­nos casos reales que podrían ayu­dar­nos. En el perío­do pos­te­rior a la Segun­da Gue­rra Mun­dial, hay dos casos de recur­so a la fuer­za que, aun­que no pue­den con­si­de­rar­se como inter­ven­ció­nes huma­ni­ta­rias, podrían ser legí­ti­ma­men­te com­pa­ti­bles: la inva­sión por par­te de India de Pakis­tán Orien­tal, en 1971, y la inva­sión viet­na­mi­ta de Cam­bo­ya, en diciem­bre de 1978; en ambos casos, para poner fin a atro­ci­da­des masi­vas. Estos ejem­plos, sin embar­go, no entran en el canon occi­den­tal de inter­ven­ción huma­ni­ta­ria, ya que sufren de la fala­cia de la ins­ti­tu­ción erró­nea: no los lle­va­ron a cabo los occi­den­ta­les. Es más, EE.UU. se opu­so a ellos encar­ni­za­da­men­te, en el momen­to álgi­do de las atro­ci­da­des, y lue­go cas­ti­gó seve­ra­men­te a los “mal­he­cho­res” que ter­mi­na­ron con las matan­zas de la actual Ban­gla­desh y de la Cam­bo­ya de Pol Pot. Viet­nam no sólo fue dura­men­te con­de­na­do, sino tam­bién cas­ti­ga­do con una inva­sión chi­na apo­ya­da por Esta­dos Uni­dos, y con el apo­yo mili­tar y diplo­má­ti­co bri­tá­ni­co-esta­dou­ni­den­se a los jeme­res rojos cam­bo­ya­nos en sus ata­ques des­de sus bases de Tailandia.

Si bien la car­ga de la prue­ba se pue­de sopor­tar en ambos casos, no es fácil pen­sar en otros. En el actual caso de inter­ven­ción por el triun­vi­ra­to de poten­cias impe­ria­les que están vio­lan­do en estos momen­tos la reso­lu­ción 1973 de las Nacio­nes Uni­das de 1973, la car­ga es muy pesa­da, dado su horri­ble his­to­rial. Sin embar­go, sería dema­sia­do fuer­te sos­te­ner que nun­ca se pue­de sopor­tar, en prin­ci­pio. A menos, por supues­to, que con­si­de­ra­mos los esta­dos-nación en su for­ma actual como esen­cial­men­te sagra­dos. La pre­ven­ción de una masa­cre pro­ba­ble en Ben­ga­zi no es poca cosa, con inde­pen­den­cia de lo que uno pien­se sobre las razones.

3. ¿Pue­de una per­so­na intere­sa­da en que los disi­den­tes de un país no sean masa­cra­dos en su bús­que­da de la auto­de­ter­mi­na­ción, opo­ner­se legí­ti­ma­men­te a una inter­ven­ción que tie­ne por obje­to, sean cua­les sean sus razo­nes, evi­tar una masacre?

Aun acep­tan­do, por pura hipó­te­sis, que la inten­ción es genui­na, que cum­ple el cri­te­rio sim­ple que he men­cio­na­do al prin­ci­pio, no veo cómo res­pon­der a este nivel de abs­trac­ción: depen­de de las cir­cuns­tan­cias. Podría­mos opo­ner­nos a la inter­ven­ción podría opo­ner­se, por ejem­plo, si ésta es pro­ba­ble que con­duz­ca a una masa­cre mucho peor. Supon­ga­mos, por ejem­plo, que los líde­res de EE.UU., real y hones­ta­men­te, hubie­ran teni­do la inten­ción de evi­tar una masa­cre en Hun­gría en 1956 y hubie­ran bom­bar­dea­do Mos­cú. O que el Krem­lin, genui­na y hones­ta­men­te, hubie­ra teni­do la inten­ción de evi­tar una masa­cre en El Sal­va­dor, en la déca­da de 1980, median­te el bom­bar­deo de EE.UU. Tenien­do en cuen­ta las con­se­cuen­cias pre­vi­si­bles, todos esta­ría­mos de acuer­do en que esas accio­nes –incon­ce­bi­bles– podría ser legí­ti­ma­men­te contestadas.

4. Muchos ven una ana­lo­gía entre la inter­ven­ción en Koso­vo, de 1999, y la actual inter­ven­ción en Libia. ¿Pue­de expli­car las prin­ci­pa­les simi­li­tu­des, en pri­mer lugar, y tam­bién las prin­ci­pa­les dife­ren­cias, en segun­do lugar?

De hecho, muchas per­so­nas per­ci­ben esta ana­lo­gía, lo que es un home­na­je al increí­ble poder de los sis­te­mas de pro­pa­gan­da occi­den­ta­les. Da la casua­li­dad de que con­ta­mos con exce­len­te docu­men­ta­ción de los ante­ce­den­tes de la inter­ven­ción en Koso­vo, que inclu­ye dos deta­lla­das reco­pi­la­cio­nes del Depar­ta­men­to de Esta­do, exten­sos infor­mes sobre el terreno de los obser­va­do­res –occi­den­ta­les– de la Misión de Veri­fi­ca­ción de Koso­vo, fuen­tes de la OTAN y la ONU, una comi­sión de inves­ti­ga­ción bri­tá­ni­ca y muchos más ele­men­tos. Los infor­mes y estu­dios coin­ci­den estre­cha­men­te en los hechos.

En resu­men, pode­mos decir que no se había pro­du­ci­do nin­gún cam­bio sus­tan­cial sobre el terreno en los meses pre­vios al bom­bar­deo. Tan­to las fuer­zas ser­bias como la gue­rri­lla del ELK habían come­ti­do atro­ci­da­des –las de esta últi­ma fuer­za, de mayor gra­ve­dad, en ata­ques des­de la veci­na Alba­nia– duran­te el perío­do en cues­tión, al menos de acuer­do a las más altas auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas (Gran Bre­ta­ña fue el miem­bro más agre­si­vo de la alian­za). Las gran­des atro­ci­da­des en Koso­vo no fue­ron la cau­sa de los bom­bar­deos de la OTAN sobre Ser­bia, sino su con­se­cuen­cia, una con­se­cuen­cia total­men­te pre­vi­si­ble. El coman­dan­te en jefe de la OTAN, el gene­ral esta­dou­ni­den­se Wes­ley Clark, había infor­ma­do a la Casa Blan­ca sema­nas antes de los bom­bar­deos de que éstos pro­vo­ca­rían una res­pues­ta bru­tal por las fuer­zas ser­bias sobre el terreno, y, al comien­zo del bom­bar­deo, dijo a la pren­sa que esta res­pues­ta era “pre­vi­si­ble”.

Los pri­me­ros refu­gia­dos koso­va­res regis­tra­dos por la ONU se pro­du­cen en fechas muy pos­te­rio­res al comien­zo de los bom­bar­deos. Con una sola excep­ción, la acu­sa­ción de Milo­se­vic, duran­te los bom­bar­deos, basa­da en gran medi­da en infor­mes de inte­li­gen­cia anglo-esta­dou­ni­den­ses, se limi­tó a los crí­me­nes come­ti­dos des­pués del bom­bar­deo, y sabe­mos que no podía ser toma­da en serio por los líde­res de Esta­dos Uni­dos y Rei­no Uni­do, que en ese mis­mo momen­to esta­ban apo­yan­do acti­va­men­te crí­me­nes aún peo­res. Ade­más, había bue­nas razo­nes para creer que una solu­ción diplo­má­ti­ca esta­ba al alcan­ce; en efec­to, la reso­lu­ción de la ONU impues­ta des­pués de 78 días de bom­bar­deo fue más bien un com­pro­mi­so entre la posi­ción ser­bia y la de la OTAN al comienzo.

Todo esto, inclu­so estas impe­ca­bles fuen­tes occi­den­ta­les, lo tra­to con cier­to deta­lle en mi libro A New Gene­ra­tion Draws the Line. Nue­vas infor­ma­cio­nes que corro­bo­ran todo ello han apa­re­ci­do des­de enton­ces. Por ejem­plo, Dia­na Johns­to­ne infor­ma de una car­ta a la can­ci­ller ale­ma­na, Ange­la Mer­kel, el 26 de octu­bre de 2007, que le envía Diet­mar Hart­wig, ex jefe de la misión euro­pea en Koso­vo antes de que fue­ra reti­ra­do el 20 de mar­zo con el anun­cio del bom­bar­deo, que esta­ba en una posi­ción muy bue­na para saber lo que esta­ba suce­dien­do. Éste escribe:

“No hay un solo infor­me pre­sen­ta­do en el perío­do com­pren­di­do entre fina­les de noviem­bre de 1998 y la eva­cua­ción en vís­pe­ras de la gue­rra que men­cio­ne que los ser­bios hayan come­ti­do deli­tos gra­ves o sis­te­má­ti­cos con­tra los alba­ne­ses, ni tam­po­co ha habi­do un solo caso que se refie­ra a inci­den­tes o deli­tos de geno­ci­dio o asi­mi­la­bles a éste. Por el con­tra­rio, en mis infor­mes he regis­tra­do en repe­ti­das oca­sio­nes que, tenien­do en cuen­ta los ata­ques del ELK cada vez más fre­cuen­tes con­tra el Gobierno ser­bio, se ha demos­tra­do que la apli­ca­ción de la ley por par­te de éste ha sido hecha con una nota­ble mode­ra­ción y dis­ci­pli­na. El obje­ti­vo cla­ro y cita­do a menu­do por el Gobierno ser­bio ha con­sis­ti­do en obser­var rigu­ro­sa­men­te el acuer­do Milo­se­vic-Hol­broo­ke [de octu­bre de 1998] para no dar nin­gu­na excu­sa a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para inter­ve­nir. (…) Hubo enor­mes “dife­ren­cias de per­cep­ción” entre lo que las misio­nes en Koso­vo han esta­do infor­man­do a sus res­pec­ti­vos gobier­nos y capi­ta­les, y lo que éstos han fil­tra­do pos­te­rior­men­te a los medios de comu­ni­ca­ción y al públi­co. Esta dis­cre­pan­cia sólo pue­de ser vis­ta como un ele­men­to de pre­pa­ra­ción a lar­go pla­zo para la gue­rra con­tra Yugos­la­via. Has­ta el momen­to en que aban­do­né Koso­vo, nun­ca había ocu­rri­do lo que los medios de comu­ni­ca­ción y, toda­vía más, los polí­ti­cos afir­ma­ban sin cesar. En con­se­cuen­cia, has­ta el 20 de mar­zo 1999 no había nin­gu­na razón para la inter­ven­ción mili­tar, lo que hace ile­gí­ti­mas las medi­das adop­ta­das pos­te­rior­men­te por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. El com­por­ta­mien­to colec­ti­vo de los Esta­dos miem­bros antes y des­pués del esta­lli­do de la gue­rra da pie a serias preo­cu­pa­cio­nes, por­que la ver­dad fue liqui­da­da y la UE per­dió fiabilidad.”

La his­to­ria no es físi­ca cuán­ti­ca, y siem­pre hay un amplio mar­gen para la duda. Pero es raro que las con­clu­sio­nes ten­gan un res­pal­do tan fir­me como en este caso. De un modo muy reve­la­dor, es total­men­te irre­le­van­te. La doc­tri­na que pre­va­le­ce es que la OTAN inter­vino para dete­ner la lim­pie­za étni­ca, aun­que los par­ti­da­rios de los bom­bar­deos que tole­ran al menos un gui­ño a los abun­dan­tes ele­men­tos fác­ti­cos cali­fi­can su apo­yo al decir que los bom­bar­deos eran nece­sa­rios para dete­ner las posi­bles atro­ci­da­des: debe­mos actuar aun pro­du­cien­do atro­ci­da­des a gran esca­la para dete­ner las que se podrían pro­du­cir si no bom­bar­deá­se­mos. Y hay jus­ti­fi­ca­cio­nes aún más impactantes.

Las razo­nes de esta prác­ti­ca una­ni­mi­dad y pasión son bas­tan­te cla­ras. El bom­bar­deo se pro­du­jo en una vir­tual orgía de auto­glo­ri­fi­ca­ción y pavor por par­te de las poten­cias, que podría haber impre­sio­na­do a Kim il-Sung. Lo he ana­li­za­do en otro lugar, y no debe­ría­mos per­mi­tir que siga en el olvi­do este nota­ble momen­to de la his­to­ria inte­lec­tual. Des­pués de este espec­tácu­lo, el des­en­la­ce tenía que ser sim­ple­men­te glo­rio­so. La noble inter­ven­ción en Koso­vo pro­por­cio­nó este des­en­la­ce, y esta fic­ción debe ser celo­sa­men­te mantenida.

Vol­vien­do a la pre­gun­ta, hay una ana­lo­gía entre las repre­sen­ta­cio­nes auto­com­pla­cien­tes de Koso­vo y Libia: ambas inter­ven­cio­nes están ani­ma­das por nobles inten­cio­nes, según la ver­sión nove­la­da. El inacep­ta­ble mun­do real sugie­re en cam­bio ana­lo­gías bas­tan­te diferentes.

5. Del mis­mo modo, mucha gen­te ve una ana­lo­gía entre la actual inter­ven­ción en Iraq y la inter­ven­ción en cur­so en Libia. En este caso, ¿pue­de expli­car las simi­li­tu­des y las diferencias?

No veo las ana­lo­gías sig­ni­fi­ca­ti­vas aquí tam­po­co, excep­to que dos de los Esta­dos par­ti­ci­pan­tes son los mis­mos. En el caso de Iraq, las metas son las que al final aca­ba­ron por reco­no­cer. En el caso de Libia, es pro­ba­ble que el obje­ti­vo sea simi­lar, al menos en un aspec­to: la espe­ran­za de que un régi­men clien­te fia­ble apo­ye los obje­ti­vos occi­den­ta­les y pro­por­cio­ne a los inver­so­res occi­den­ta­les un acce­so pri­vi­le­gia­do a la rique­za petro­le­ra rica de Libia, que, como he seña­la­do, pue­de ir mucho más allá de lo que se cono­ce actualmente.

6. ¿Qué espe­ra usted, en las pró­xi­mas sema­nas, que suce­da en Libia y, en ese con­tex­to, ¿cuá­les cree usted que debe­rían ser los obje­ti­vos de un movi­mien­to, en Esta­dos Uni­dos, con­tra la inter­ven­ción y la gue­rra con res­pec­to a las polí­ti­cas de EE.UU.?

Por supues­to, es incier­to, pero las pers­pec­ti­vas pro­ba­bles –hoy, 29 de mar­zo– son o bien una par­ti­ción de Libia en una región orien­tal, rica en petró­leo y depen­dien­te en gran medi­da de las poten­cias occi­den­ta­les impe­ria­les, y una región occi­den­tal pobre bajo el con­trol de un tirano bru­tal de limi­ta­das capa­ci­da­des; o bien una vic­to­ria de las fuer­zas res­pal­da­das por Occi­den­te. En cual­quier caso, lo que el triun­vi­ra­to pre­su­mi­ble­men­te espe­ra es un régi­men menos pro­ble­má­ti­co y más depen­dien­te en lugar del actual. El des­en­la­ce pro­ba­ble es el que se des­cri­be con bas­tan­te exac­ti­tud, creo que por el dia­rio ára­be con sede en Lon­dres Al-Quds Al-Ara­bi, en su núme­ro del 28 de mar­zo. Si bien se reco­no­ce la incer­ti­dum­bre de la pre­dic­ción, pre­vé que la inter­ven­ción pue­de dejar en Libia “dos esta­dos, uno para los rebel­des en el Este, rico en petró­leo; y uno, pobre, en manos de Gada­fi en el Oes­te (…) Una vez ase­gu­ra­dos los cam­pos de petró­leo, pode­mos encon­trar­nos ante a un nue­vo emi­ra­to petro­le­ro en Libia, un país esca­sa­men­te habi­ta­do, pro­te­gi­do por Occi­den­te y muy simi­lar a los esta­dos-emi­ra­to del Gol­fo Pér­si­co.” O bien, la rebe­lión apo­ya­da por Occi­den­te podría con­ti­nuar has­ta el final para eli­mi­nar al irri­tan­te dictador.

Los que se preo­cu­pan por la paz, la jus­ti­cia, la liber­tad y la demo­cra­cia debe tra­tar de encon­trar mane­ras de pres­tar apo­yo y asis­ten­cia a los libios que tra­tan de for­jar su pro­pio futu­ro, libre de las limi­ta­cio­nes impues­tas por las poten­cias extran­je­ras. Pode­mos tener espe­ran­zas sobre la direc­ción a seguir, pero el futu­ro debe estar en sus manos.

http://​www​.zcom​mu​ni​ca​tions​.org/​n​o​a​m​-​c​h​o​m​s​k​y​-​o​n​-​l​i​b​y​a​-​a​n​d​-​t​h​e​-​u​n​f​o​l​d​i​n​g​-​c​r​i​s​e​s​-​b​y​-​n​o​a​m​-​c​h​o​m​sky

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.