Espa­ña, demo­cra­cia cos­mé­ti­ca, no real- Vic­tor Ale­xan­dre

Para enten­der la alian­za entre el Par­ti­do Socia­lis­ta y el Par­ti­do Popu­lar con obje­to de con­tro­lar el País Vas­co bas­ta con dar­se una vuel­ta por la pla­za de Colón de Madrid y obser­var la gigan­tes­ca ban­de­ra espa­ño­la –290 metros cua­dra­dos y 25 kilos de peso– que ambos par­ti­dos han col­ga­do de un más­til de 19 tone­la­das de ace­ro y 50 metros de alto. Mirán­do­la, uno no pue­de con­te­ner la risa pen­san­do en el inmen­so com­ple­jo de infe­rio­ri­dad que tie­ne que pade­cer alguien capaz de seme­jan­te ridi­cu­lez. Y es que es tan enor­me y anti­gua la inse­gu­ri­dad iden­ti­tá­ria que arras­tran que, como si fue­ran ado­les­cen­tes jugan­do a ver quien la tie­ne más lar­ga, se reafir­man por medio del tama­ño de su ban­de­ra.

Pare­ce una bro­ma, pero no lo es. Al con­tra­rio. Esa ban­de­ra cons­ti­tu­ye por sí mis­ma una esplén­di­da metá­fo­ra de la reali­dad. Es decir, una mane­ra de com­pen­sar con arro­gan­cia la frus­tra­ción de lo que Espa­ña qui­so haber sido y no fue y que expli­ca la pin­za que los dos gran­des par­ti­dos nacio­na­lis­tas espa­ño­les, PSOE y PP, han esta­ble­ci­do para impe­dir que Sor­tu pue­da con­cu­rrir a las pró­xi­mas elec­cio­nes. Obser­ve­mos que, a fal­ta de prue­bas, el gobierno espa­ñol se ha vis­to obli­ga­do a recu­rrir al jui­cio de inten­cio­nes dicien­do que Sor­tu “no es un par­ti­do”, sino “el inten­to deses­pe­ra­do de apa­ren­tar for­mal­men­te el cum­pli­mien­to de la ley para man­te­ner a la deses­pe­ra­da la pre­sen­cia de ETA en un hori­zon­te polí­ti­co que ya sabe que no lle­va­rá a nin­gu­na par­te”. Y, ya lle­gan­do al deli­rio, ha aña­di­do que Sor­tu for­ma par­te de la estra­te­gia de ETA y que su recha­zo de la vio­len­cia es “cos­mé­ti­co, retó­ri­co e ins­tru­men­tal, no real”. Es decir, que a Espa­ña no le bas­ta con que Sor­tu con­de­ne la vio­len­cia de ETA, que es lo que exi­gían las sen­ten­cias judi­cia­les a la izquier­da aber­tza­le. Aho­ra Espa­ña quie­re, ade­más, que la izquier­da aber­tza­le renun­cie a su ideo­lo­gía y que haga apos­ta­sía de su defen­sa del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. Lle­ga­dos a este pun­to, mere­ce la pena dete­ner­se en las cin­co supues­tas cone­xio­nes de Sor­tu con ETA, adu­ci­das por dicho gobierno.

Cone­xión 1) Sor­tu “es” ETA por­que en una con­ver­sa­ción en la cár­cel entre el abo­ga­do José María Com­pains, miem­bro de Sor­tu, y su hijo Eneko comen­tan: “Los tene­mos don­de que­ría­mos”. Que fra­se tan terri­ble, ¿ver­dad? En Chi­na qui­zás los con­de­na­rían a muer­te por decir algo así. Sin embar­go, es jus­to lo que dicen miles de per­so­nas en Eus­kal Herria y en Cata­lu­ña: Aho­ra que la vio­len­cia ha ter­mi­na­do es cuan­do socia­lis­tas y popu­la­res se están reve­lan­do como lo que real­men­te son: par­ti­dos que uti­li­zan ETA con fines elec­to­ra­les.

Cone­xión 2) El nom­bre de Sonia Res­pal­di­za, miem­bro de Sor­tu, apa­re­ce cita­do en docu­men­tos inter­ve­ni­dos a un miem­bro de ETA en los cua­les se dice que “podría incluir inclu­so su inte­gra­ción en un coman­do arma­do”, lo cual demos­tra­ría el “alto gra­do de radi­ca­li­dad” de Res­pal­di­za. Curio­sa acu­sa­ción, ya que es obvio que en un Esta­do de dere­cho nadie pue­de ser acu­sa­do de lo que “podría” hacer. Si eso fue­ra posi­ble todo el mun­do esta­ría en la cár­cel. Un ser humano úni­ca­men­te debe ren­dir cuen­tas de sus actos, jamás de sus pen­sa­mien­tos, por­que sólo los regí­me­nes tota­li­ta­rios juz­gan a las per­so­nas más allá de los hechos. En cuan­to a prohi­bir la par­ti­ci­pa­ción de un par­ti­do basán­do­se en la supues­ta “radi­ca­li­dad” de pen­sa­mien­to de uno de sus miem­bros pro­du­ce ver­güen­za aje­na.

Cone­xión 3) La asis­ten­cia de los abo­ga­dos Iña­ki Goyoa­ga y Aran­tza Zulue­ta al acto de pre­sen­ta­ción de Sor­tu en Bil­bao el 7 de febre­ro de 2011, dado que, según el gobierno, Zulue­ta “fue una estre­cha y fiel cola­bo­ra­do­ra de ETA”. Curio­sos argu­men­tos, estos. Si Zulue­ta for­ma par­te de ETA, ¿cómo es que no está en la cár­cel? ¿Se ha esca­pa­do, tal vez, o es una per­so­na libre? Y si es libre, ¿no tenía dere­cho a ir don­de le die­ra la gana como el res­to de los asis­ten­tes del men­cio­na­do acto? La pra­xis del gobierno espa­ñol, en este caso, recuer­da mucho la del fran­quis­mo, cuan­do cri­mi­na­li­za­ba a los asis­ten­tes a los reci­ta­les de Lluís Llach i Rai­mon.

Cone­xión 4) José Javier Arto­la, miem­bro de Sor­tu, tie­ne una cuen­ta ban­ca­ria de la Caja Labo­ral Popu­lar que fue uti­li­za­da “para el depó­si­to de fon­dos des­ti­na­dos a ayu­dar al colec­ti­vo de pre­sos de ETA”. ¿Des­de cuán­do es un cri­men ayu­dar eco­nó­mi­ca­men­te a los fami­lia­res de pre­sos obli­ga­dos a pagar los cos­tes que les impo­ne el gobierno espa­ñol para poder visi­tar a los suyos lejos del País Vas­co?

Cone­xión 5) Quie­nes regis­tra­ron los esta­tu­tos de Sor­tu el 9 de febre­ro de 2011 se des­pla­za­ron a Madrid “uti­li­zan­do vehícu­los alqui­la­dos por dos per­so­nas rela­cio­na­das con ETA-Bata­su­na, una de ellas con­de­na­da por deli­to con­ti­nua­do de terro­ris­mo y actual­men­te pro­ce­sa­da por inte­gra­ción en orga­ni­za­ción arma­da”. ¿En qué artícu­lo dice la ley que una per­so­na libre, aun­que esté pro­ce­sa­da por lo que sea, no pue­de alqui­lar un coche? ¿Qué ile­ga­li­dad come­tie­ron las per­so­nas que iban en ese coche y que no están pro­ce­sa­das por nada? ¿Es ile­gal des­pla­zar­se a Madrid en coche alqui­la­do para regis­trar unos esta­tu­tos?

Por todo lo dicho, pare­ce obvio que las mani­fes­ta­cio­nes, por mul­ti­tu­di­na­rias que sean, no van a cam­biar las cosas. En Cata­lu­ña esta­mos doc­to­ra­dos en mani­fes­ta­cio­nes y no hemos con­se­gui­do abso­lu­ta­men­te nada. Es mucho mejor con­cen­trar las ener­gías en algo mucho más efec­ti­vo, como por ejem­plo una denun­cia inter­na­cio­nal bien cana­li­za­da de los obs­tácu­los que PSOE y PP, en su inten­to de repar­tir­se el poder, están ponien­do a la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral de per­so­nas libres en el País Vas­co. No hay nada que irri­te más a Espa­ña que la pro­yec­ción de lo que real­men­te es: una demo­cra­cia cos­mé­ti­ca, retó­ri­ca, ins­tru­men­tal, no real.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *