Ten­den­cias estruc­tu­ra­les en la ges­ta­ción y en las con­se­cuen­cias de la actual cri­sis eco­nó­mi­ca – Jon Mai­lue de la Hoz, miem­bro de Boltxe Kolek­ti­boa (1ª par­te)

0.-INTRODUCCION

1.-PRELUDIO

2.- EL NEO LIBERALISMO EN LOS AÑOS 80

3.- EL MODELO NEOLIBERAL COBRA IMPULSO.

4.- LA GLOBALIZACION…QUE PESADOS…

0.- INTRODUCCION

Tra­tar de pro­du­cir un “con­cen­tra­do” his­tó­ri­co de las tres déca­das pre­vias al esta­lli­do de la actual cri­sis en unas pocas pági­nas, siem­pre ten­drá como resul­ta­do un cier­to aro­ma de pro­duc­to defec­tuo­so. En esta pri­me­ra par­te, hemos tra­ta­do de pre­sen­tar ten­den­cias estruc­tu­ra­les y algu­nos ele­men­tos ana­lí­ti­cos que pue­den ayu­dar a enten­der por qué el capi­ta­lis­mo, en su fase neo­li­be­ral nos ha con­du­ci­do a una cri­sis estruc­tu­ral de con­se­cuen­cias muy pre­vi­si­bles.

La deci­sión de pre­sen­tar este escri­to en dos par­tes, una de carác­ter his­tó­ri­co, que com­pren­de los cua­tro pri­me­ros pun­tos, y otra par­te, de pró­xi­ma apa­ri­ción, res­pon­de estric­ta­men­te a que el autor no es un “inte­lec­tual orgá­ni­co”, sino un humil­de asa­la­ria­do que ven­de su fuer­za de tra­ba­jo a cam­bio de un sala­rio y, por ello, con esca­so tiem­po para la refle­xión.

1.-PRELUDIO

Cuan­do afir­ma­mos que la cri­sis del mode­lo de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral no es “una cri­sis más”, sino una cri­sis con unas carac­te­rís­ti­cas cua­li­ta­ti­vas dife­ren­tes a las pre­ce­den­tes, nos esta­mos refi­rien­do a la impo­si­bi­li­dad de que el capi­ta­lis­mo pue­da arti­cu­lar un nue­vo mode­lo de acu­mu­la­ción esta­ble, via­ble y sos­te­ni­ble en el tiem­po. La recom­po­si­ción de las tasas de ganan­cia solo pue­de ser fac­ti­ble des­de la ins­tau­ra­ción de un nue­vo mode­lo en el que la ten­den­cia al pre­do­mi­nio de la pro­duc­ción de plus­va­lor abso­lu­to, fren­te al plus­va­lor rela­ti­vo, lo que agu­di­za­rá aún más la ten­den­cia rece­si­va y regre­si­va del capi­ta­lis­mo.

En reali­dad, el carác­ter “pro­gre­sis­ta” que adop­tó el capi­ta­lis­mo duran­te tres déca­das de key­ne­sia­nis­mo-for­dis­mo, con cons­tan­tes incre­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad, aumen­tos sala­ria­les gene­ra­li­za­dos en los Esta­dos capi­ta­lis­tas cen­tra­les, con­ti­nua expan­sión de la deman­da, desa­rro­llo de un sis­te­ma públi­co de sani­dad, edu­ca­ción, sub­si­dios, etc…, tan loa­da y año­ra­da por la social­de­mo­cra­cia euro­pea, y como plas­ma­ción de la posi­bi­li­dad de arti­cu­lar “ter­ce­ras vías”, en la que lo mejor del capi­ta­lis­mo y del socia­lis­mo coexis­tie­ra, fue pro­duc­to his­tó­ri­co, con­cre­to, inusual e irre­pe­ti­ble de las pro­pias con­di­cio­nes del momen­to. No es el obje­to de este escri­to el aná­li­sis del key­ne­sia­nis­mo, por lo que sim­ple­men­te dire­mos que su espe­ci­fi­ci­dad se lo otor­ga en gran medi­da, la recons­truc­ción euro­pea tras la segun­da gue­rra mun­dial, el mie­do a la expan­sión del comu­nis­mo y la sobre­ex­plo­ta­ción de la Peri­fe­ria del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial.

2.- EL NEOLIBERALISMO EN LOS AÑOS 80: Se per­fi­la el nue­vo mode­lo.

Lo que en reali­dad nos intere­sa y lo que tie­ne ver­da­de­ra inci­den­cia en la pre­sen­te coyun­tu­ra, se ges­tó allá en los pri­me­ros años 80 del siglo pasa­do, en los que tras la cri­sis del key­ne­sia­nis­mo, comen­za­ba a ges­tar­se un nue­vo mode­lo de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta al que se le ha defi­ni­do como neo­li­be­ral. El neo­li­be­ra­lis­mo se ini­ció como una ver­da­de­ra “tera­pia de shock” al pro­ble­ma plan­tea­do por el ago­ta­mien­to y cri­sis del mode­lo fon­dis­ta-key­ne­siano. La reduc­ción de los cos­tes del tra­ba­jo era la pre­mi­sa cen­tral y deter­mi­nan­te de la arti­cu­la­ción de un nue­vo mode­lo de acu­mu­la­ción de capi­tal y la recom­po­si­ción al alza de las tasas de ganan­cia. El estan­ca­mien­to de los sala­rios nomi­na­les y la caí­da de los sala­rios reales, moti­va­da por las altas tasa de infla­ción vigen­tes a prin­ci­pios de los 80, así como el desa­rro­llo de for­mas de fle­xi­bi­li­dad y pre­ca­ri­za­ción labo­ral, posi­bi­li­ta­ron un alza de las tasas de ganan­cia moti­va­das por un aumen­to del plus­va­lor abso­lu­to.

Esta estra­te­gia, efec­ti­va­men­te, posi­bi­li­tó una recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca a media­dos de los 80, pero, de mane­ra simul­tá­nea sen­ta­ba las bases del pro­ble­ma estruc­tu­ral que el neo­li­be­ra­lis­mo ha teni­do que afron­tar a lo lar­go de estos años. El ajus­te sala­rial y la pre­ca­ri­za­ción labo­ral, esta­ble­ce de mane­ra inme­dia­ta un esce­na­rio en el que los mer­ca­dos pier­den dina­mis­mo y capa­ci­dad de expan­dir­se al rit­mo impues­to por la acu­mu­la­ción de capi­tal. La deman­da, al ten­der al estan­ca­mien­to, agu­di­za las posi­bi­li­da­des de cri­sis de sobre­pro­duc­ción, lo que impo­si­bi­li­ta­rá altas tasas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Este ries­go de cri­sis de sobre­pro­duc­ción, y unas tasas de ganan­cia aún bajo míni­mos, expli­can ya en la déca­da de los 80, la pro­gre­si­va finan­cia­ri­za­ción del capi­ta­lis­mo. Dicho de otro modo, los capi­ta­lis­tas tenían dema­sia­do capi­tal ocio­so en sus manos (exce­so de liqui­dez) que no podían rein­tro­du­cir en la eco­no­mía pro­duc­ti­va, debi­do al con­ti­nuo ries­go de sobre­pro­duc­ción. Por lo que, la valo­ri­za­ción del capi­tal, debía rea­li­zar­se bus­can­do la fór­mu­la de “sal­tar­se” la fase de pro­duc­ción. Si la fór­mu­la gene­ral del capi­ta­lis­mo se refle­ja en la archi­co­no­ci­da secuen­cia D‑M-D´, en la que exis­te un capi­tal bajo for­ma dine­ro (D) se trans­for­ma en capi­tal pro­duc­ti­vo (M) for­ma­do por fuer­za de tra­ba­jo y medios de pro­duc­ción y que median­te esa acti­vi­dad pro­duc­ti­va, se obtie­ne un dine­ro (D´) cuyo valor es supe­rior al ini­cial, los capi­ta­lis­tas tra­tan de evi­tar la fase pro­duc­ti­va, para que D se trans­for­me, se “valo­ri­ce” auto­má­ti­ca­men­te en D´. Se tra­ta de la pro­li­fe­ra­ción de capi­tal fic­ti­cio, en tan­to que no se encuen­tra fun­da­do en la acti­vi­dad pro­duc­ti­va y en el tra­ba­jo, la fuen­te del valor y del plus­va­lor.

Esta pro­li­fe­ra­ción finan­cie­ra, se refuer­za de mane­ra muy sig­ni­fi­ca­ti­va con el esta­lli­do de la Deu­da exter­na de la Peri­fe­ria del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, en par­ti­cu­lar de Amé­ri­ca Lati­na, con un impre­sio­nan­te aumen­to de capi­ta­les, que los sis­te­mas pro­duc­ti­vos no tie­nen capa­ci­dad de absor­ción.

3.- EL MODELO NEOLIBERAL COBRA IMPULSO.

La recu­pe­ra­ción, si bien aún exigua, de las tasas de ganan­cia a lo lar­go de los 80, median­te las polí­ti­cas de ajus­te sala­rial, se había desa­rro­lla­do sin un aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de inver­sio­nes en nue­vos medios de pro­duc­ción. Por lógi­ca, en perío­dos de cri­sis eco­nó­mi­ca, los capi­ta­lis­tas tra­tan de amor­ti­zar al máxi­mo los equi­pos pro­duc­ti­vos de sus empre­sas, no rea­li­zan­do inver­sio­nes en nue­vos medios de pro­duc­ción. Pero a fina­les de los años 80, en los Esta­dos capi­ta­lis­tas cen­tra­les, si pue­de hablar­se de una recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, que posi­bi­li­ta plan­tear­se inver­sio­nes en reno­va­ción del stock de capi­tal exis­ten­te.

Si segui­mos el esque­ma plan­tea­do por Marx, en el que el sis­te­ma pro­duc­ti­vo se divi­de en un sec­tor I, en el cual se pro­du­cen medios de pro­duc­ción, y un sec­tor II, que pro­du­ce bie­nes de con­su­mo, diría­mos que el sec­tor I, duran­te gran par­te de los años 80, estu­vo estan­ca­do, debi­do a la nece­si­dad de amor­ti­zar al máxi­mo los medios de pro­duc­ción exis­ten­tes. Para pro­mo­ver una diná­mi­ca de cre­ci­mien­to en ambos sec­to­res pro­duc­ti­vos, debía acti­var­se de algu­na mane­ra el con­su­mo (sec­tor II), y de esta mane­ra, impul­sar reno­va­ción de los stocks de capi­tal exis­ten­tes (sec­tor I), el sis­te­ma pre­ci­sa­ba de un impul­so eco­nó­mi­co.

Este impul­so eco­nó­mi­co nece­sa­rio para aumen­tar el con­su­mo, fue pro­pi­cia­do por la apli­ca­ción de polí­ti­cas fis­ca­les que, en tér­mi­nos gene­ra­les, bene­fi­cia­ban a las ren­tas del capi­tal y a las ren­tas del tra­ba­jo más altas. El plan­tea­mien­to era muy cla­ro: como los “ricos” tenían el dine­ro, había que hacer que lo gas­ta­ran para impul­sar el con­su­mo y pro­mo­ver la inver­sión. Para ello se redu­jo la pre­sión fis­cal y, en defi­ni­ti­va, se pro­mo­vió un pro­ce­so de enri­que­ci­mien­to de los más ricos. Cier­ta­men­te, a fina­les de los años 80, las tasas de cre­ci­mien­to y, sobre­to­do, el aumen­to de las tasas de ganan­cia nun­ciar la via­bi­li­dad del nue­vo mode­lo neo­li­be­ral, aun­que muy ale­ja­do de los rit­mos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que había posi­bi­li­ta­do el for­dis­mo.

De mane­ra simul­tá­nea, la expan­sión de los capi­ta­les fic­ti­cios en el sis­te­ma finan­cie­ro, seguía aumen­tan­do, tenien­do en Japón en 1987, con el crack bur­sá­til, el pri­mer avi­so serio de las con­se­cuen­cias de las bur­bu­jas finan­cie­ras. Al ries­go de cri­sis de sobre­pro­duc­ción, comen­zó a per­fi­lar­se un nue­vo ries­go estruc­tu­ral de cri­sis finan­cie­ra.

4.- LA GLOBALIZACION…QUE PESADOS…

La déca­da de los 90 comien­za con una súbi­ta cri­sis en los Esta­dos Uni­dos (90−91), que se extien­de en el 92 – 93 al con­ti­nen­te euro­peo. El ries­go sis­té­mi­co de sobre­pro­duc­ción sigue ejer­cien­do sobre el mode­lo neo­li­be­ral de lími­te estruc­tu­ral en apa­rien­cia insal­va­ble. Pero sólo en apa­rien­cia. Si pri­me­ro se había tra­ta­do de favo­re­cer el con­su­mo entre las “cla­ses medias” median­te polí­ti­cas fis­ca­les, se bus­có una estra­te­gia median­te la cual emu­lar la diná­mi­ca de cre­ci­mien­to key­ne­siano basa­da en el con­su­mo pri­va­do, trans­fi­rien­do capi­ta­les fic­ti­cios del sis­te­ma finan­cie­ro a la esfe­ra del con­su­mo.

La con­se­cuen­cia lógi­ca del desa­rro­llo y expan­sión de los sis­te­mas finan­cie­ros inter­na­cio­na­les, con­sis­tió en su inte­gra­ción glo­bal. La tec­no­lo­gía y, sobre­to­do, los intere­ses de las frac­cio­nes de la cla­se capi­ta­lis­ta liga­das a lo finan­cie­ro, lo posi­bi­li­ta­ron y lo pro­mo­vie­ron. La des­re­gu­la­ción de los movi­mien­tos de capi­tal y el desa­rro­llo de ins­tru­men­tos finan­cie­ros cada vez más sofis­ti­ca­dos y aje­nos a la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca pro­duc­ti­va, ali­men­ta­ron aún más la capa­ci­dad del capi­tal fic­ti­cio de expan­dir­se y a gene­rar bur­bu­jas de espe­cu­la­ción cuyos efec­tos correc­to­res aumen­ta­ban con cada nue­va cri­sis finan­cie­ra. La bur­bu­ja de las empre­sas de Inter­net, las suce­si­vas cri­sis en Bra­sil, Rusia, Extre­mo Orien­te… con­fi­gu­ran un mode­lo en el que las bur­bu­jas espe­cu­la­ti­vas, se tor­nan en ins­tru­men­tos de acu­mu­la­ción, de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les.

Se asu­mía la fra­gi­li­dad de un sis­te­ma eco­nó­mi­co-finan­cie­ro, en el que los sec­to­res pro­duc­ti­vos, por sí solos, no ofre­cían tasas de cre­ci­mien­to ni de ganan­cia ade­cua­das. El sis­te­ma finan­cie­ro, podía con­ver­tir­se en el motor eco­nó­mi­co y de cre­ci­mien­to. A pesar de las mito­lo­gías capi­ta­lis­tas en torno a la “Nue­va Economía”o la “Eco­no­mía infor­ma­cio­nal”, lo úni­co cier­to es que estos sec­to­res eco­nó­mi­cos, no ejer­cie­ron de sec­to­res trac­to­res del con­jun­to de la diná­mi­ca eco­nó­mi­ca. No tenían la capa­ci­dad que en fases pre­vias del capi­ta­lis­mo demos­tra­ron sec­to­res como el ferro­ca­rril, la indus­tria mili­tar, o el ace­ro, para impul­sar al con­jun­to del sis­te­ma.

La fra­gi­li­dad de este mode­lo fue demos­tra­da a lo lar­go de la déca­da de los 90 y prin­ci­pios del nue­vo siglo, con nume­ro­sas cri­sis finan­cie­ras, pero lo cier­to es que se con­so­li­dó una recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, debi­do a que la trans­fe­ren­cia de capi­tal fic­ti­cio a los cir­cui­tos pro­duc­ti­vos, bajo la for­ma de cré­di­tos al con­su­mo. La diná­mi­ca de expan­sión del con­su­mo (Sec­tor II), ace­le­ró a su vez la acti­vi­dad en el Sec­tor I, pro­mo­vien­do una sen­sa­ción de pros­pe­ri­dad gene­ra­li­za­da. Sin embar­go, esta diná­mi­ca no gene­ró una ten­den­cia al alza de los sala­rios, ni redu­jo el défi­cit fis­cal de los Esta­dos en los volú­me­nes nece­sa­rios para poder hablar de una acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta “sana”.

La finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía se exten­dió a las eco­no­mías domés­ti­cas, aun­que de dos for­mas dife­ren­tes. Entre las frac­cio­nes asa­la­ria­das más ricas, la finan­cia­ri­za­ción impli­có una pro­gre­si­va cen­tra­li­dad de su rique­za en base al acce­so a ins­tru­men­tos finan­cie­ros de alta ren­ta­bi­li­dad y a un pro­ce­so de reva­lo­ri­za­ción con­tí­nua de los acti­vos inmo­bi­lia­rios. Entre las frac­cio­nes asa­la­ria­das con menos recur­sos, su apa­ren­te “opu­len­cia”, con acce­so a bie­nes de con­su­mo inclu­so osten­to­sos e inclu­so a pro­pie­da­des inmo­bi­lia­rias, se tra­du­jo en una fuer­te ten­den­cia al endeu­da­mien­to insos­te­ni­ble, ya que, como hemos dicho, los nive­les sala­ria­les per­ma­ne­cían estan­ca­dos, y sólo la pro­li­fe­ra­ción del cré­di­to posi­bi­li­tó su bien­es­tar mate­rial. No cree­mos ni que merez­ca la pena hablar de los ingen­tes volú­me­nes de ganan­cias obte­ni­dos por la cla­se capi­ta­lis­ta…

En el caso del Esta­do espa­ñol, todo este pro­ce­so de finan­cia­ri­za­ción de las eco­no­mías domés­ti­cas, que cobra ver­da­de­ra fuer­za a par­tir del nue­vo siglo, tie­ne como fac­tor fun­da­men­tal y espe­cí­fi­co, el meca­nis­mo que posi­bi­li­tó conec­tar el cré­di­to y la capa­ci­dad de endeu­da­mien­to de las eco­no­mías domés­ti­cas, con un impa­ra­ble aumen­to de los pre­cios de la vivien­da. La pro­pie­dad de una resi­den­cia con un valor que con­tí­nua­men­te aumen­ta­ba, posi­bi­li­ta­ba a su vez mayo­res nive­les de cré­di­to, siem­pre, cla­ro está que se fun­cio­na­ra bajo la pre­mi­sa de que este pro­ce­so iba a ser infi­ni­to… Esta bur­bu­ja finan­cie­ra, retro­ali­men­tó acti­vi­dad eco­nó­mi­ca pro­duc­ti­va: la “indus­tria del ladri­llo”, ver­da­de­ro motor de la eco­no­mía espa­ño­la has­ta la cri­sis del 2008.

Este pro­ce­so de Glo­ba­li­za­ción y de expan­sión eco­nó­mi­ca, tie­ne tam­bién otra dimen­sión que debe­mos con­si­de­rar como estruc­tu­ral den­tro del neo­li­be­ra­lis­mo. Se tra­ta de la nue­va arti­cu­la­ción de la Divi­sión Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo. Pero antes acla­re­mos un pun­to impor­tan­te. El Impe­ria­lis­mo, des­de sus orí­ge­nes, y en la con­fi­gu­ra­ción del Sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial, tuvo con­se­cuen­cias catas­tró­fi­cas para la Peri­fe­ria del Sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Las diná­mi­cas de inter­cam­bio des­igual entre el Cen­tro y la Peri­fe­ria, la trans­fe­ren­cia de valor de la Peri­fe­ria hacia el Cen­tro, cier­ta­men­te no “expli­can” el fun­cio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo mun­dial. Los inter­cam­bios entre Cen­tro y Peri­fe­ria, son com­pa­ra­ti­va­men­te míni­mos en rela­ción a los inter­cam­bios entre los Esta­dos cen­tra­les.

Esta situa­ción cam­bia de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va en la fase de la Glo­ba­li­za­ción. Los inter­cam­bios ya no se rea­li­zan entre un Cen­tro que inter­cam­bia manu­fac­tu­ras por mate­rias pri­mas pro­ce­den­tes de la Peri­fe­ria. Los pro­ce­sos de des­lo­ca­li­za­ción pro­duc­ti­va, cier­ta­men­te míni­mos pero reales, sobre­to­do su ame­na­za resul­tó más efec­ti­va, pero sobre­to­do, la exis­ten­cia de un Capi­tal fic­ti­cio glo­bal con capa­ci­dad de “hacer pie” en cual­quier lugar del mun­do, gene­ró diná­mi­cas de indus­tria­li­za­ción en la Peri­fe­ria del Sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sobre­to­do y de mane­ra pre­do­mi­nan­te, de sec­to­res pro­duc­ti­vos inten­si­vos en fuer­za de tra­ba­jo. De esta mane­ra, el capi­ta­lis­mo pudo esta­ble­cer unos pre­cios de pro­duc­ción a esca­la glo­bal, rela­cio­nan­do mer­can­cías pro­du­ci­das en con­di­cio­nes de explo­ta­ción muy dife­ren­tes. Este “dum­ping social” acom­pa­ña­do de una cre­cien­te ten­den­cia a la libe­ra­li­za­ción del comer­cio, resul­tó devas­ta­dor para los sec­to­res pro­duc­ti­vos del Cen­tro capi­ta­lis­ta. El caso nues­tro, aquí en Vas­con­ga­das, con la indus­tria pesa­da side­rúr­gi­ca, y la indus­tria naval, son ejem­plos de este pro­ce­so que des­cri­bi­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *