Por una eco­no­mía inte­gra­da en el mun­do que la rodea

Entre­vis­ta a Fede­ri­co Agui­le­ra Klink y Jor­di Roca Jus­met, dos de los prin­ci­pa­les eco­no­mis­tas eco­ló­gi­cos espa­ño­les, por Isi­dro López (Revis­ta Miner­va)

ISIDRO LÓPEZ. La rup­tu­ra de la eco­no­mía eco­ló­gi­ca con la eco­no­mía orto­do­xa impli­ca una nue­va con­cep­ción teó­ri­ca de la acti­vi­dad eco­nómica, que pasa a con­si­de­rar­se inte­gra­da en los sis­te­mas natu­ra­les y socia­les más amplios, a los que se deno­mi­na meta­bo­lis­mo eco­nó­mi­co. Asi­mis­mo, esa rup­tu­ra con­lle­va unas nue­vas prio­ri­da­des empí­ri­cas para la inves­ti­ga­ción eco­nó­mi­ca. Para voso­tros, ¿cuá­les son los prin­ci­pa­les ele­men­tos de esta rup­tu­ra entre la eco­no­mía eco­ló­gi­ca y la eco­no­mía orto­do­xa?

FEDERICO AGUILERA KLINK. Siguien­do a Man­fred Max Neef, yo diría que hay tres gran­des cues­tio­nes que orien­tan la eco­no­mía eco­ló­gi­ca. En pri­mer lugar, tene­mos la idea de una eco­no­mía cohe­ren­te, es decir, inte­gra­da en el medio ambien­te. En segun­do lugar, la eco­no­mía eco­ló­gi­ca defien­de una eco­no­mía que está al ser­vi­cio de la socie­dad y no al revés. Estos dos pun­tos remi­ten a la idea de que un con­jun­to inclui­do –lo eco­nó­mi­co– no pue­de sino acep­tar las reglas del con­jun­to inclu­yen­te –la natu­ra­le­za – . Un ter­cer aspec­to sería la deci­di­bi­li­dad, es decir, la capa­ci­dad de habi­li­tar una demo­cra­cia que se tome más en serio con­tar con los ciu­da­da­nos y en la que los pro­ce­sos de toma de deci­sio­nes per­mi­tan la par­ti­ci­pa­ción real.

JORDI ROCA JUSMET En los últi­mos tiem­pos la eco­no­mía se ha empo­bre­ci­do muchí­si­mo: ha ten­di­do a cen­trar­se en unas cues­tio­nes muy espe­cí­fi­cas y ha olvi­da­do no sólo su rela­ción con el medio ambien­te, sino tam­bién las rela­cio­nes socia­les en las que se enmar­ca. La eco­no­mía eco­ló­gi­ca es en bue­na par­te una reac­ción a este olvi­do del mar­co social de la eco­no­mía más orto­do­xa: se tra­ta de recu­pe­rar las rela­cio­nes socia­les, las moti­va­cio­nes, el ori­gen de las nece­si­da­des… es decir, todas las cues­tio­nes que se han ido olvi­dan­do en favor de una eco­no­mía abs­trac­ta y des­li­ga­da de los cono­ci­mien­tos que apor­tan otras dis­ci­pli­nas.

FEDERICO AGUILERA KLINK. La eco­no­mía orto­do­xa se ha cen­tra­do en el cre­ci­mien­to medi­do por unos indi­ca­do­res muy cues­tio­na­dos des­de hace ya tiem­po, co-mo el Pro­duc­to Inte­rior Bru­to (PIB). El PIB es un indi­ca­dor de velo­ci­dad, pero no de direc­ción, que olvi­da los daños o cos­tes socia­les, físi­cos y bio­ló­gi­cos no expre­sa­bles en tér­mi­nos mone­ta­rios que per­mi­ten el cre­ci­mien­to de las varia­bles mone­ta­rias, de mane­ra que cuan­do se dice que el PIB está cre­cien­do se está igno­ran­do los cos­tes que con­lle­va ese cre­ci­mien­to. Si estos cos­tes se pudie­ran cuan­ti­fi­car mone­ta­ria­men­te, lo más pro­ba­ble es que la evo­lu­ción del PIB resul­tan­te fue­ra nega­ti­va. Aho­ra bien, tra­tar de medir en una dimen­sión úni­ca lo que es mul­ti­di­men­sio­nal es una idea dis­pa­ra­ta­da que lle­va a que lo que no pue­de medir­se en tér­mi­nos mone­ta­rios sea sen­ci­lla­men­te igno­ra­do. De ahí que la eco­no­mía eco­ló­gi­ca pien­se esta mul­ti­pli­ci­dad de face­tas eco­nó­mi­cas a par­tir de la idea del meta­bo­lis­mo eco­nó­mi­co, y desa­rro­lle indi­ca­do­res que miden en mag­ni­tu­des físi­cas los pro­ce­sos que tie­nen lugar en este meta­bo­lis­mo, a la vez que incor­po­ra indi­ca­do­res socia­les.

JORDI ROCA JUSMET. El pro­ble­ma es que para eva­luar si las cosas van bien o mal esta­mos uti­li­zan­do un indi­ca­dor que no nos pro­por­cio­na esa infor­ma­ción. No es raro que el PIB crez­ca más cuan­do las cosas van a peor. Si se pro­du­ce un gra­ve dete­rio­ro ambien­tal que impli­ca un gran gas­to, la con­ta­bi­li­dad nacio­nal lo reco­ge como acti­vo, es decir, con­ta­bi­li­za ese gas­to como gene­ra­ción de rique­za. Si la gen­te está insa­tis­fe­cha y con­su­me más y más, esto tam­bién apa­re­ce como un dato posi­ti­vo, cuan­do en reali­dad es un sín­to­ma de que las cosas no fun­cio­nan.

ISIDRO LÓPEZ. Ade­más de esta escue­la del meta­bo­lis­mo eco­nó­mi­co y de los flu­jos físi­cos, hay otra corrien­te más liga­da a la eco­no­mía orto­do­xa, la eco­no­mía ambien­tal, que pare­ce dis­fru­tar de mayor éxi­to en la ges­tión ambien­tal. Esta corrien­te inter­pre­ta las rela­cio­nes entre eco­no­mía y medioam­bien­te bajo la ópti­ca de las exter­na­li­da­des o de los fallos del mer­ca­do. Entre estas dos visio­nes, ¿hay posi­bi­li­dad de sín­te­sis o hay un cam­bio de pro­ble­má­ti­ca que impi­de el diá­lo­go?

JORDI ROCA JUSMET. La eco­no­mía ambien­tal abor­da los pro­ble­mas ambien­ta­les como excep­cio­nes. Para esta corrien­te, la eco­no­mía es un sis­te­ma que como nor­ma se expli­ca por sí mis­mo, sin nece­si­dad de hacer refe­ren­cia al con­tex­to en que se mue­ve; pero a veces se pro­du­cen pro­ble­mas, a los que lla­man exter­na­li­da­des nega­ti­vas. Con este tér­mino se refie­ren a los efec­tos dañi­nos para el con­jun­to de la socie­dad que gene­ra algu­na acti­vi­dad con­cre­ta. Una vez iden­ti­fi­ca­da la exter­na­li­dad, se plan­tea cómo solu­cio­nar este efec­to eco­nó­mi­co nega­ti­vo en tér­mi­nos de un aná­li­sis cos­te-bene­fi­cio. En resu­men, la eco­no­mía ambien­tal se ocu­pa de los ins­tru­men­tos con los que inten­tar solu­cio­nar estos pro­ble­mas con­cre­tos. La eco­no­mía eco­ló­gi­ca, por su par­te, no se opo­ne a la uti­li­za­ción de esos ins­tru­men­tos, como pue­den ser los impues­tos que gra­van la con­ta­mi­na­ción, pero sí bus­ca situar­los den­tro de un mar­co de cues­tio­na­mien­to glo­bal del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma eco­nó­mi­co. La pers­pec­ti­va ambien­tal es mucho más par­cial y, en algu­nos casos, se equi­vo­ca por com­ple­to, como cuan­do pre­ten­de que el cos­te de los impac­tos medioam­bien­ta­les y el valor de los acti­vos natu­ra­les se pue­den medir siem­pre en dine­ro.

FEDERICO AGUILERA KLINK. El pro­ble­ma es el pun­to de par­ti­da: redu­cir una gran varie­dad de dimen­sio­nes a tér­mi­nos mone­ta­rios e insis­tir en el cre­ci­mien­to. Si se con­si­de­ra que todo lo que no se pue­de mone­ta­ri­zar no exis­te, apa­re­ce el pro­ble­ma de las lla­ma­das exter­na­li­da­des que, tan­to la eco­no­mía ambien­tal como la con­ven­cio­nal inter­pre­tan como oca­sio­na­les. Diría que esas pers­pec­ti­vas y la eco­no­mía eco­ló­gi­ca son irre­con­ci­lia­bles. Con­si­de­rar las rela­cio­nes entre eco­no­mía y medio ambien­te como algo oca­sio­nal es un des­pro­pó­si­to. Todos lo hemos estu­dia­do en el bachi­lle­ra­to: la pri­me­ra ley de la ter­mo­di­ná­mi­ca, la de la con­ser­va­ción, dice que la ener­gía ni se crea ni se des­tru­ye, sólo se trans­for­ma. Esto sig­ni­fi­ca, entre otras cosas, que todo recur­so se trans­for­ma en resi­duo, por más que en las facul­ta­des se estu­die una eco­no­mía que no con­su­me recur­sos ni gene­ra resi­duos. Se habla de mate­rias pri­mas, pero no se habla de las impli­ca­cio­nes físi­cas o bio­fí­si­cas del pro­ce­so meta­bó­li­co que deli­mi­ta cla­ra­men­te la pri­me­ra ley. Todo recur­so se trans­for­ma en resi­duo, y vivi­mos en un pla­ne­ta fini­to, lo que sig­ni­fi­ca que los recur­sos son fini­tos y que la capa­ci­dad de asi­mi­la­ción de resi­duos tam­bién es fini­ta. El otro día oí en la radio al patrón de la cofra­día de pes­ca­do­res de San­lú­car de Barra­me­da; el locu­tor le pre­gun­ta­ba: «hay esca­sez de lan­gos­ti­nos, ¿ver­dad?», y él con­tes­ta­ba: «no, no, los lan­gos­ti­nos son siem­pre los mis­mos. Lo que pasa es que cada vez hay más gen­te que quie­re com­prar­los y enton­ces sube el pre­cio». Es decir, es nues­tro esti­lo de vida el que está gene­ran­do la esca­sez, una esca­sez social­men­te cons­trui­da más que físi­ca. Lo mis­mo suce­de con el petró­leo o con la capa­ci­dad de asi­mi­la­ción de CO2. Los mode­los de pro­duc­ción y con­su­mo occi­den­ta­les han roto los equi­li­brios de los eco­sis­te­mas y han pro­vo­ca­do que la capa­ci­dad de absor­ción de CO2 sea, en este momen­to, el recur­so más esca­so del mun­do y que esta esca­sez esté pro­vo­can­do el cam­bio cli­má­ti­co. Tene­mos que poner los pies en el sue­lo y pen­sar con con­cep­tos de eco­no­mía eco­ló­gi­ca. Así vere­mos que el esti­lo de vida occi­den­tal es un autén­ti­co dis­pa­ra­te, ya que no hay fuen­tes exter­nas de mate­ria­les, y nos dare­mos cuen­ta de que la solu­ción pasa por pen­sar en estas rela­cio­nes sis­té­mi­cas de for­ma inte­gra­da.

JORDI ROCA JUSMET. Sí, es cier­to que la eco­no­mía ambien­tal tien­de a tra­tar los pro­ble­mas ambien­ta­les y la ges­tión de los recur­sos como dos pro­ble­mas com­ple­ta­men­te sepa­ra­dos cuan­do, des­de el pun­to de vis­ta de la eco­no­mía eco­ló­gi­ca, es evi­den­te que una mayor tasa de extrac­ción de recur­sos tien­de a gene­rar mayor can­ti­dad de pro­ble­mas ambien­ta­les.

ISIDRO LÓPEZ. Esto nos lle­va a otra cues­tión clá­si­ca de la eco­no­mía eco­ló­gi­ca, la de la esca­la, es decir, la idea de que por enci­ma de cier­ta esca­la de con­su­mo o de pro­duc­ción nin­gu­na acti­vi­dad eco­nó­mi­ca es sos­te­ni­ble. Este enfo­que difie­re dia­me­tral­men­te del lla­ma­do enfo­que de la eco­efi­cien­cia, que aspi­ra a redu­cir el impac­to ambien­tal o el con­su­mo ener­gé­ti­co por uni­dad de pro­duc­to a tra­vés del cam­bio tec­no­ló­gi­co.

JORDI ROCA JUSMET. Sí, des­de lue­go, las solu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas son impor­tan­tes, pero mucho más impor­tan­te es la esca­la de la pro­duc­ción. En el fon­do, el pro­ble­ma es que se tien­de a con­si­de­rar que los nive­les sin pre­ce­den­tes de cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción y de la pobla­ción del siglo pasa­do se pue­den pro­yec­tar inde­fi­ni­da­men­te en el futu­ro, cuan­do son irre­pe­ti­bles. Como dice John McNeill en su his­to­ria ambien­tal del siglo XX, Algo nue­vo bajo el sol, las tasas de aumen­to del uso de ener­gía, de ocu­pa­ción de sue­lo, de pobla­ción huma­na, de con­su­mo de mate­ria­les y de gene­ra­ción de con­ta­mi­nan­tes del siglo XX no pue­den repe­tir­se. La eco­no­mía orto­do­xa par­te de un aná­li­sis ahis­tó­ri­co que lle­va a dar por sen­ta­do que los nive­les desor­bi­ta­dos de estas varia­bles son nor­ma­les. En los mode­los de cre­ci­mien­to, la eco­no­mía pue­de cre­cer cada año un 3%, da igual que sea duran­te diez, vein­te o cien años, pero hay que tener en cuen­ta que estas extra­po­la­cio­nes supo­nen acep­tar que la eco­no­mía va a ser dos veces mayor cada vein­ti­cin­co años.

FEDERICO AGUILERA KLINK. El aná­li­sis de la eco­no­mía orto­do­xa, ade­más de ser ahis­tó­ri­co, está com­ple­ta­men­te des­con­tex­tua­li­za­do. Con­ti­nua­men­te extrae­mos ener­gía y recur­sos de los paí­ses que no se encuen­tran en nues­tros nive­les de con­su­mo y que, para­dó­ji­ca­men­te, no pue­den poner­se a nues­tro nivel por­que en ese caso noso­tros ya no podría­mos estar como esta­mos… El infor­me Brund­landt, de 1987, ya seña­la­ba que el saqueo del capi­tal eco­ló­gi­co del pla­ne­ta y la impo­si­ción de deci­sio­nes auto­ri­ta­rias a los paí­ses del sur es el prin­ci­pal pro­ble­ma ambien­tal del mun­do. Si se con­tex­tua­li­za ade­cua­da­men­te, como hace Edgar Morin, y se plan­tean las pre­gun­tas ade­cua­das, como «¿es esto repe­ti­ble?»; «¿cuán­ta gen­te pue­de vivir así?», etc., el carác­ter nece­sa­ria­men­te mino­ri­ta­rio del desa­rro­llo occi­den­tal apa­re­ce cla­ra­men­te. Es decir, esta­mos ante un mode­lo que fun­cio­na siem­pre y cuan­do no se gene­ra­li­ce. Por otro lado, no hay que olvi­dar que cada país o cada con­tex­to cul­tu­ral tie­ne su pro­pia noción de desa­rro­llo, que la eco­no­mía orto­do­xa ha que­bra­do con una visión tor­pe y erró­nea, decla­ran­do que todo el que no vive como noso­tros está sub­de­sa­rro­lla­do. Yo he esta­do en Boli­via, tra­ba­jan­do sobre agro­eco­lo­gía con gen­te del Alti­plano, que tie­ne una vin­cu­la­ción muy dife­ren­te con su medio. Saben per­fec­ta­men­te en qué con­tex­to viven y saben que si se salen de sus patro­nes tra­di­cio­na­les de pro­duc­ción y con­su­mo, su civi­li­za­ción se colap­sa. Y es que, como dice Dia­mond en su libro Colap­so, el desa­rro­llo con­sis­te en apren­der a adap­tar­se, en saber en qué con­tex­to vivi­mos y cuá­les son los valo­res e ins­ti­tu­cio­nes que nos per­mi­ten hacer­lo sin colap­sar.

ISIDRO LÓPEZ. Esto nos lle­va a la cues­tión de la sos­te­ni­bi­li­dad, que es, aho­ra mis­mo, un autén­ti­co cam­po de bata­lla, un tér­mino en el que pare­ce caber todo y que figu­ra en los con­tex­tos más diver­sos: des­de docu­men­tos de tra­ba­jo de la Unión Euro­pea en los que coexis­te tran­qui­la­men­te con nocio­nes y obje­ti­vos pro­pios de la eco­no­mía orto­do­xa, has­ta con­cep­cio­nes más cer­ca­nas a la eco­no­mía eco­ló­gi­ca que se apo­yan en un cono­ci­mien­to más sóli­do. ¿Cómo evi­tar, en este con­tex­to, las mis­ti­fi­ca­cio­nes? ¿Se pue­de hacer de la sos­te­ni­bi­li­dad una noción polí­ti­ca­men­te ope­ra­ti­va?

JORDI ROCA JUSMET. El con­cep­to más difun­di­do es el de desa­rro­llo sos­te­ni­ble, un tér­mino muy abier­to que ha ten­di­do a iden­ti­fi­car­se con cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble. De hecho, muchas veces se uti­li­zan ambos tér­mi­nos como sinó­ni­mos, cuan­do cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble es un con­cep­to abso­lu­ta­men­te inade­cua­do, ya que asu­me que el obje­ti­vo sigue sien­do el cre­ci­mien­to y que tan sólo hacen fal­ta algu­nas mejo­ras para que sea sos­te­ni­ble. Una reac­ción pro­vo­ca­do­ra fren­te a esta iden­ti­fi­ca­ción de sos­te­ni­bi­li­dad y cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble es la pro­pues­ta recien­te del decre­ci­mien­to en los paí­ses ricos.

FEDERICO AGUILERA KLINK. Para evi­tar con­fu­sión, yo diría que el desa­rro­llo sos­te­ni­ble es el coro­la­rio de la eco­no­mía eco­ló­gi­ca. Pero, cla­ro, los polí­ti­cos se apro­pian del len­gua­je y lo vacían de con­te­ni­do; así, con­cep­cio­nes que son exclu­yen­tes entre sí se vuel­ven com­pa­ti­bles por­que nun­ca se van a lle­var a la prác­ti­ca. Por otro lado, hay docu­men­tos de la Unión Euro­pea que son con­cep­tual­men­te intere­san­tes, pero que tam­po­co se apli­can. Un buen ejem­plo es la Direc­ti­va Mar­co Euro­pea del Agua, cuya ela­bo­ra­ción lle­vó doce años, y otros diez la pues­ta en mar­cha de sus pri­me­ras y tími­das apli­ca­cio­nes; al final nos encon­tra­mos con una direc­ti­va muy ambi­gua y que no va a ser fácil de lle­var a la prác­ti­ca.

Si habla­mos de los cam­bios de lógi­ca eco­nó­mi­ca, hay otro pun­to fun­da­men­tal que no sé muy bien cómo for­mu­lar para que no parez­ca que me refie­ro a cues­tio­nes inevi­ta­bles den­tro de un mar­co capi­ta­lis­ta. Vivi­mos en un tipo de capi­ta­lis­mo en el que resul­ta impo­si­ble plan­tear la ges­tión del aho­rro des­de un pun­to de vis­ta social o colec­ti­vo; el resul­ta­do es que todo aho­rro va a parar a la des­truc­ción del terri­to­rio por la vía de la com­pra de segun­das resi­den­cias y de inmue­bles en gene­ral que se que­dan vacíos pero que son más ren­ta­bles que tener el dine­ro en el ban­co. Sería intere­san­te explo­rar lógi­cas eco­nó­mi­cas en las que el aho­rro pri­va­do sea menor, y las ciu­da­des tien­dan a ser espa­cios con­vi­ven­cia­les de los que no haga fal­ta salir corrien­do…

ISIDRO LÓPEZ. Bue­na par­te de los aná­li­sis de la eco­no­mía eco­ló­gi­ca impli­can una noción de pro­pie­dad común o de espa­cio social com­par­ti­do. ¿Creéis que el hecho de vol­ver a las mag­ni­tu­des físi­cas y bio­fí­si­cas, unas dimen­sio­nes cuya iden­ti­fi­ca­ción con la pro­pie­dad pri­va­da es mucho menos inme­dia­ta que la del dine­ro, remi­te de algún modo a una defen­sa de lo común?

FEDERICO AGUILERA KLINK. Si se pien­sa en tér­mi­nos de sis­te­ma, que es lo que tra­ta de hacer la eco­no­mía eco­ló­gi­ca, se ve que no nos apro­pia­mos de recur­sos ais­la­dos, sino de eco­sis­te­mas con impac­tos e impli­ca­cio­nes que gene­ral­men­te des­co­no­ce­mos. Según los manua­les de eco­no­mía orto­do­xa, la pro­pie­dad común debe des­apa­re­cer por­que es inefi­cien­te –lo que es de todos no es de nadie, nadie lo cui­da…– pero his­tó­ri­ca­men­te se demues­tra que esto no es así. La con­cep­ción de lo común como una inefi­cien­cia des­ti­na­da a des­apa­re­cer sur­ge del artícu­lo clá­si­co de Har­ding «La tra­ge­dia de los comu­nes»; hace años, escri­bí un artícu­lo en la revis­ta Eco­lo­gía Polí­ti­ca en el que me pre­gun­ta­ba «¿La tra­ge­dia de los comu­nes o la tra­ge­dia de la malin­ter­pre­ta­ción en eco­no­mía?». Desa­rro­llar ese espa­cio colec­ti­vo de pro­pie­dad común es algo pare­ci­do a lo que Ivan Illich deno­mi­na­ba la con­vi­ven­cia­li­dad. Aho­ra bien, creo que va a ser muy com­pli­ca­do que nos dejen desa­rro­llar la inte­li­gen­cia nece­sa­ria para des­ple­gar este espa­cio con­vi­ven­cial. Sal­vo algu­nos casos con­cre­tos, no veo que nadie defien­da lo públi­co y sí veo otras cosas, como la gue­rra de Irak, que apun­tan en la direc­ción opues­ta.

ISIDRO LÓPEZ. Hablan­do de futu­ro, hay cier­tas ten­den­cias del pen­sa­mien­to eco­lo­gis­ta que con­si­de­ran que la cri­sis, de por sí, pue­de solu­cio­nar los pro­ble­mas eco­ló­gi­cos: por ejem­plo, que los pro­ble­mas rela­cio­na­dos con los flu­jos de ener­gía se pue­den resol­ver por vía del aumen­to de los pre­cios del petró­leo, o que los pro­ble­mas deri­va­dos de la inva­sión del terri­to­rio que pro­vo­can los ciclos alcis­tas del sec­tor inmo­bi­lia­rio se van a solu­cio­nar con el pin­cha­zo de la bur­bu­ja y la cri­sis del sec­tor de la cons­truc­ción. Pero, si ana­li­za­mos lo que ha suce­di­do his­tó­ri­ca­men­te, vemos que, en muchos casos, estas cri­sis fun­cio­nan como momen­tos de reor­ga­ni­za­ción que favo­re­cen la reapa­ri­ción de los mis­mos fenó­me­nos sólo que a una esca­la mayor, apo­ya­da en una mayor con­cen­tra­ción de capi­tal, etc. ¿No sería bueno decir cla­ra­men­te que la cri­sis no pue­de ser un sus­ti­tu­to de la acción polí­ti­ca?

JORDI ROCA JUSMET. Por supues­to, es algo cla­ve. Es un error garra­fal espe­rar a que las cosas vayan fatal para que se solu­cio­nen; nada nos ase­gu­ra que des­pués de una cri­sis, si no hay una ges­tión ade­cua­da, las cosas vayan a ir mejor. Si espe­ra­mos a que se dis­pa­re el pre­cio del petró­leo para que se rees­truc­tu­ren los con­su­mos ener­gé­ti­cos, esta­mos renun­cian­do explí­ci­ta­men­te a la posi­bi­li­dad de cons­truir una tran­si­ción más o menos orde­na­da. Inclu­so aun­que con­si­de­re­mos que ya es dema­sia­do tar­de para un cam­bio orde­na­do, es impor­tan­te tener en cuen­ta que el cam­bio nece­sa­rio no es sólo de fuen­tes ener­gé­ti­cas sino, sobre todo, de esti­los de vida. Por ejem­plo, en los últi­mos años se ha pro­du­ci­do una impor­tan­tí­si­ma toma de con­cien­cia públi­ca en torno al pro­ble­ma del cam­bio cli­má­ti­co. Pero, por un lado, los gobier­nos son muy tími­dos en sus polí­ti­cas y, por otro, aun­que cada vez más gen­te exi­ge medi­das drás­ti­cas, en el momen­to en que éstas van enca­mi­na­das a poner tra­bas al uso del auto­mó­vil pri­va­do, por ejem­plo, se des­en­ca­de­na una gran opo­si­ción.

FEDERICO AGUILERA KLINK. Como ha apun­ta­do muy bien Jor­ge Riech­mann, has­ta que no haya una redis­tri­bu­ción dura­de­ra de la rique­za mone­ta­ria y no mone­ta­ria no va dete­ner­se la vora­ci­dad depre­da­do­ra del capi­ta­lis­mo. Segui­re­mos apli­can­do lo que José Manuel Nare­do ha lla­ma­do la regla del nota­rio, es decir, la des­va­lo­ri­za­ción del cos­te de extrac­ción –en tér­mi­nos de recur­sos con­su­mi­dos y tam­bién de resi­duos gene­ra­dos– de los mine­ra­les, mien­tras se reva­lo­ri­zan los tra­ba­jos de menor con­te­ni­do ener­gé­ti­co, domi­nan­tes en los paí­ses occi­den­ta­les. Como con­se­cuen­cia de la per­sis­ten­cia de esta situa­ción, la cri­sis eco­ló­gi­ca podría pro­vo­car una lucha por los recur­sos a nivel glo­bal que raya­ría en el eco­fas­cis­mo. De hecho, la gue­rra de Irak o la inva­sión de Afga­nis­tán son un buen ejem­plo de esta deri­va. Hay un com­po­nen­te geo­es­tra­té­gi­co bru­tal, obvia­do erró­nea­men­te por muchos aná­li­sis aca­dé­mi­cos, que está deter­mi­nan­do lo que pue­de suce­der maña­na, y no lo digo en sen­ti­do meta­fó­ri­co.

Biblio­gra­fía:

FEDERICO AGUILERA KLINK:

La nue­va eco­no­mía del agua, Madrid, Libros de la cata­ra­ta, 2008.
La pro­tec­ción de los bie­nes comu­nes de la huma­ni­dad: un desa­fío para la polí­ti­ca y el dere­cho del siglo XXI, Madrid, Trot­ta, 2006 [et al.].
Cali­dad de la demo­cra­cia y pro­tec­ción ambien­tal de Cana­rias, Lan­za­ro­te, Fun­da­ción César Man­ri­que, 2006.
El agua en Espa­ña, pro­pues­tas de futu­ro, Gua­da­rra­ma, Edi­cio­nes del Orien­te y del Medi­te­rrá­neo, 2004 [et al.].
Los mer­ca­dos de agua en Tene­ri­fe, Bil­bao, Bakeaz, 2002.
Eco­no­mía del agua, Madrid, Cen­tro de Publi­ca­cio­nes del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción, 1996.
Eco­no­mía y medio ambien­te: un esta­do de la cues­tión, Madrid, Fun­da­ción Argen­ta­ria, 1996.
Eco­no­mía, eco­lo­gía y medio ambien­te en Cana­rias, San­ta Cruz de Tene­ri­fe, Fran­cis­co Lemus Edi­tor, 1992.

JORDI ROCA JUSMET:

«Cam­bio cli­má­ti­co: el pro­to­co­lo de Kio­to, la direc­ti­va euro­pea de comer­cio de dere­chos de emi­sión y la situa­ción espa­ño­la», en J. Sem­pe­re y E. Tello (coord.) El final de la era del petró­leo bara­to, Bar­ce­lo­na, Ica­ria, 2008.
«La crí­ti­ca al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co des­de la eco­no­mía eco­ló­gi­ca y las pro­pues­tas de decre­ci­mien­to», Eco­lo­gía Polí­ti­ca, n. 33, 2007.
«El deba­te sobre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co des­de la pers­pec­ti­va de la sos­te­ni­bi­li­dad y la equi­dad» en A. Dubois, J. L. Millán y J. Roca (coord.), Capi­ta­lis­mo, des­igual­da­des y degra­da­ción ambien­tal, Bar­ce­lo­na, Ica­ria, 2001.
Eco­no­mía eco­ló­gi­ca y polí­ti­ca ambien­tal, Méxi­co, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, 2000 [con Joan Mar­tí­nez Alier].
«Ins­tru­men­tos para una eco­no­mía más sos­te­ni­ble: mer­ca­dos y polí­ti­ca ambien­tal» en R. Ber­me­jo y A. Gar­cía Espu­che (ed), Hacia una eco­no­mía sos­te­ni­ble, Bar­ce­lo­na, Cen­tre de Cul­tu­ra Con­tem­po­rà­nia de Barcelona/​Bakeaz, 2000.
«Las emi­sio­nes de CO2: un ejem­plo de la des­igual­dad en la ocu­pa­ción del ‘espa­cio ambien­tal’», mien­tras tan­to, n. 77, 2000 [en cola­bo­ra­ción con V. Alcán­ta­ra].

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *