Etxe­rat da a cono­cer los gra­ves suce­sos de las últi­mas sema­nas

En la rue­da de pren­sa rea­li­za­da en Donos­tia, Etxe­rat ha dado a cono­cer los últi­mos gra­ves suce­sos de las últi­mas sema­nas. En la com­pa­re­cen­cia, alle­ga­dos del pre­so polí­ti­co Jon Mar­kel Orma­za­bal, han dado a cono­cer el acci­den­te que sufrie­ron el pasa­do 26 de febre­ro cuan­do se diri­gían a una bisi­ta.

Pos­te­rior­men­te, la com­pa­ñe­ra de Jazint Rami­rez, a dado tes­ti­mo­nio de la situa­ción que han teni­do que vivir los jove­nes inde­pen­den­tis­tas, los cua­les se encuen­tran hoy en día en la cár­cel fran­ce­sa de Seys­ses

Jabi Zubi­men­di (miem­bro de Etxe­rat):

Los moti­vos de esta com­pa­re­cen­cia no son otros que dar cuen­ta de la cru­da reali­dad que esta­mos pade­cien­do los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas de las y los pre­sos e ihes­la­ris polí­ti­cos. Por des­gra­cia no se tra­ta de nada nue­vo. Sin embar­go, cree­mos que es impres­cin­di­ble dar a cono­cer dicha situa­ción cuan­do en Eus­kal Herria nume­ro­sos sec­to­res y agen­tes esta­mos apos­tan­do por dar una solu­ción jus­ta y demo­crá­ti­ca al con­flic­to polí­ti­co que vive Eus­kal Herria. En ese camino, cons­ta­ta­mos que los Esta­dos espa­ñol y fran­cés no han varia­do un ápi­ce su polí­ti­ca peni­ten­cia­ria a pesar de las múl­ti­ples peti­cio­nes lle­ga­das tan­to des­de Eus­kal Herria como del ámbi­to inter­na­cio­nal.

La socie­dad vas­ca ha habla­do con cla­ri­dad. El pasa­do 8 de enero, en el mar­co de la mayor mani­fes­ta­ción de los últi­mos años, 65.000 per­so­nas deja­ron bien cla­ro que todos los dere­chos de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos deben de ser res­pe­ta­dos. En febre­ro la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal fue cons­tan­te. Así, las foto­gra­fías con las imá­ge­nes de nues­tros fami­lia­res ante dife­ren­tes luga­res emble­má­ti­cos del pla­ne­ta, las con­cen­tra­cio­nes de denun­cia, las char­las o las reunio­nes con for­ma­cio­nes polí­ti­cas o medios de comu­ni­ca­ción de dife­ren­tes paí­ses se suce­die­ron.

El Acuer­do de Ger­ni­ka ha comen­za­do los trá­mi­tes nece­sa­rios para man­te­ner rela­cio­nes y posi­bi­li­tar la par­ti­ci­pa­ción del Colec­ti­vo de Pre­sas y Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos en el pro­ce­so abier­to. El Gru­po Inter­na­cio­nal de Con­tac­to ha soli­ci­ta­do el final de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te. Des­de Etxe­rat vamos a seguir toman­do par­te, impul­san­do y aplau­dien­do todas aque­llas ini­cia­ti­vas que posi­bi­li­ten el res­pe­to a los dere­chos de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas, así como una reso­lu­ción jus­ta y demo­crá­ti­ca al con­flic­to que vive Eus­kal Herria.

Des­gra­cia­da­men­te, los úni­cos que no pare­cen situar­se en esas cla­ves son los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. Man­tie­nen dis­per­sa­dos a las y los pre­sos polí­ti­cos, no libe­ran a los y las que están gra­ve­men­te enfer­mas, apli­can­do de for­ma cons­tan­te la Cade­na Per­pe­tua, amplian­do sin cesar las situa­cio­nes de ais­la­mien­to y sole­dad, chan­ta­jean­do per­ma­nen­te­men­te, con unos tras­la­dos com­ple­ta­men­te arbi­tra­rios y otro sin fin de vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos.

En el caso de los ihes­la­ris polí­ti­cos, que­re­mos aplau­dir y resal­tar el tra­ba­jo que están rea­li­zan­do nume­ro­sos elec­tos en el nor­te de Eus­kal Herria. Así, han arro­pa­do y apo­ya­do a los y las ocho jóve­nes inde­pen­den­tis­tas que huyen­do de la tor­tu­ra y la cár­cel se ence­rra­ron en Izpu­ra. Sie­te de ellas y ellos ya han sido arres­ta­dos y encar­ce­la­dos. Todos menos la por­tu­ga­lu­ja Ira­ti Tobar, por nues­tra par­te enviar­le nues­tro apo­yo a ella, su fami­lia, ami­gos y ami­gas.

La per­se­cu­ción con­tra fami­lia­res, ami­gos y ami­gas tam­bién se man­tie­ne. Con­tro­les poli­cia­les total­men­te espe­cí­fi­cos camino de las pri­sio­nes, cacheos en los que se nos tra­ta como a delin­cuen­tes, sien­do cas­ti­ga­dos con san­cio­nes que nos impi­den visi­tar a nues­tros alle­ga­dos y alle­ga­das, insul­tos o acci­den­tes. Hace ape­nas dos sema­nas, tres ami­gos del pre­so polí­ti­co donos­tia­rra Jon Mar­kel Orma­za­bal pade­cie­ron un acci­den­te cuan­do se diri­gían a una visi­ta. Afor­tu­na­da­men­te no sufrie­ron nin­gu­na lesión físi­ca impor­tan­te pero el vehícu­lo que­dó com­ple­ta­men­te des­tro­za­do. El año pasa­do fue­ron 14 los acci­den­tes que sufri­mos los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. En los últi­mos 20 años han sido más de 300. El sal­do es terri­ble: 16 fami­lia­res, ami­gos y ami­gas muer­tas por la dis­per­sión.

¿Has­ta cuán­do vamos a seguir murien­do en la carre­te­ra? ¿Has­ta cuán­do vamos a seguir, debi­do a la dis­per­sión, sin saber si vamos a poder rea­li­zar la visi­ta? ¿Has­ta cuán­do vamos a seguir, debi­do a la dis­per­sión, sin cono­cer si vamos a regre­sar ente­ros a casa tras una visi­ta? ¿Has­ta cuán­do vamos a seguir pade­cien­do esta rule­ta rusa? ¿Has­ta cuán­do pre­ten­den seguir jugan­do con nues­tras vidas? ¿Has­ta cuán­do va a seguir este chan­ta­je? ¿Toda­vía no se han dado cuen­ta de que las y los pre­sos, pre­sas, exi­lia­dos y exi­lia­das polí­ti­cas vas­cas nun­ca van a cami­nar solos y solas?

Es el momen­to de unir fuer­zas. El poten­cial de la ola a favor de los dere­chos de las y los pre­sos e ihes­la­ris polí­ti­cos es enor­me. La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria es jun­to a la tor­tu­ra, la mayor vio­len­cia polí­ti­ca exis­ten­te actual­men­te en Euro­pa. Hay que aca­bar con esta situa­ción, unien­do fuer­zas y tra­ba­jan­do des­de dis­tin­tos sec­to­res. Vamos a poner todo nues­tro empe­ño en ello. Vamos a rea­li­zar el camino para que los dere­chos de pre­sas, pre­sos, exi­lia­dos y exi­lia­das polí­ti­cas sean res­pe­ta­dos. Has­ta que regre­sen a casa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *