Sobre víc­ti­mas y vio­len­cia – Maria Jesus Sale­gi y Bego­ña Castillo(Egia, Jus­ti­zia eta Oroitza­pe­na Tal­dea)

No con­si­de­ra­mos a nues­tros fami­lia­res falle­ci­dos como víc­ti­mas pasi­vas de la vio­len­cia esta­tal, sino como ellos mis­mos se decla­ra­ban en vida: mili­tan­tes com­pro­me­ti­dos en la lucha por con­se­guir la liber­tad y los dere­chos nacio­na­les de nues­tro pue­blo

Ante la pro­li­fe­ra­ción de noti­cias, opi­nio­nes, deba­tes e ini­cia­ti­vas sobre aspec­tos rela­cio­na­dos con la pro­ble­má­ti­ca de las víc­ti­mas, noso­tros, fami­lia­res de afec­ta­dos por la vio­len­cia esta­tal repre­si­va, que­re­mos tam­bién mani­fes­tar nues­tro pun­to de vis­ta sobre este tema. Y ello des­de posi­cio­na- mien­tos que hemos veni­do defen­dien­do públi­ca­men­te des­de hace tiem­po.

En pri­mer lugar, debe­mos repe­tir que no con­si­de­ra­mos a nues­tros fami­lia­res falle­ci­dos en cuan­to a su natu­ra­le­za polí­ti­ca como víc­ti­mas pasi­vas de la vio­len­cia esta­tal, sino como ellos mis­mos se decla­ra­ban en vida: mili­tan­tes com­pro­me­ti­dos en la lucha por con­se­guir la liber­tad y los dere­chos nacio­na­les de nues­tro pue­blo. Nos cons­ta que si eli­gie­ron volun­ta­ria­men­te ‑aun­que obli­ga­dos por un impe­ra­ti­vo inte­rior y una situa­ción polí­ti­ca vivi­da como inso­por­ta­ble- la opción polí­ti­co-mili­tar, ello fue debi­do a una con­vic­ción para ellos cla­ra: la impo­si­bi­li­dad de con­se­guir den­tro de los mar­cos polí­ti­cos vigen­tes los obje­ti­vos legí­ti­mos de la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo.

¿No lle­va la Cons­ti­tu­ción ins­cri­ta en sus genes los gér­me­nes de la vio­len­cia esta­tal? Esta demo­cra­cia impues­ta y la acti­tud de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos espa­ño­les han sido los que han man­te­ni­do en el tiem­po la per­sis­ten­cia de un con­flic­to polí­ti­co con sus expre­sio­nes vio­len­tas.

Aho­ra bien, a nues­tros que­ri­dos guda­ris, si por su pen­sa­mien­to, accio­nes o moti­va­ción en vida no los cali­fi­ca­mos como «víc­ti­mas» del con­flic­to, en vir­tud de las cir­cuns­tan­cias en las que se pro­du­je­ron sus muer­tes o el tra­to reci­bi­do las cosas cam­bian. En este ulti­mo sen­ti­do es váli­do con­si­de­rar­los víc­ti­mas de la repre­sión esta­tal, por­que las des­apa­ri­cio­nes, «sui­ci­dios», secues­tros, ase­si­na­tos extra­ju­di­cia­les, tor­tu­ras y otras expre­sio­nes vio­len­tas que ellos y otras per­so­nas han sufri­do son actos delic­ti­vos san­cio­na­dos por los códi­gos jurí­di­cos esta­ta­les e inter­na­cio­na­les.

Por este moti­vo, tene­mos pleno dere­cho a recla­mar de los pode­res públi­cos la ver­dad ente­ra sobre los hechos acae­ci­dos, la apli­ca­ción de las res­pon­sa­bi­li­da­des pena­les y polí­ti­cas corres­pon­dien­tes a sus auto­res direc­tos y man­da­ta­rios impli­ca­dos y el reco­no­ci­mien­to y resar­ci­mien­to del daño reci­bi­do. No acep­ta­re­mos jamás que casos como los de Napa­rra, Jon Anza, Josu Zaba­la, Mikel Cas­ti­llo, Jon Liza­rral­de, Susa­na Arre­gi, Cres­po Galen­de y otros muchos per­ma­nez­can como has­ta aho­ra en la más abso­lu­ta impu­ni­dad.

Recha­za­mos los inten­tos del Esta­do de supri­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des de las accio­nes vio­len­tas e ile­ga­les rea­li­za­das por sus fuer­zas de segu­ri­dad. La vio­len­cia del Esta­do no se ciñe exclu­si­va­men­te a las actua­cio­nes del GAL, BVE, etc., sino que abar­ca a la de todos sus apa­ra­tos repre­si­vos, sea cual sea su for­ma ‑cubier­ta o encu­bier­ta- de actuar, por­que todas ellas res­pon­den a una lógi­ca uni­ta­ria e inse­pa­ra­ble. Igual­men­te recha­za­mos la pre­ten­sión de deli­mi­tar dife­ren­tes perio­dos de tiem­po a la hora de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des por la vio­len­cia del Esta­do. Esta vio­len­cia se ha basa­do en una idén­ti­ca moti­va­ción polí­ti­ca den­tro de los diver­sos tiem­pos his­tó­ri­cos: la nega­ción de Eus­kal Herria como nación y la de sus corres­pon­dien­tes dere­chos polí­ti­cos.

Tam­po­co acep­ta­mos el recha­zo de la Admi­nis­tra­ción y los jue­ces de nume­ro­sos epi­so­dios de vio­len­cia esta­tal en aras de con­si­de­ra­cio­nes de orden jurí­di­co y pro­ce­sal (sobre­sei­mien­tos, pres­crip- cio­nes, excul­pa­cio­nes, anu­la­cio­nes etc.). Tan­to el apa­ra­to jurí­di­co como el admi­nis­tra­ti­vo, legis­la­ti­vo y eje­cu­ti­vo son com­po­nen­tes estruc­tu­ra­les de una de las par­tes impli­ca­das en el con­flic­to y, por lo tan­to, ins­tan­cias no arbi­tra­les, sino de «par­te». Una solu­ción jus­ta de ese con­flic­to en tér­mi­nos de ver­dad, jus­ti­cia y repa­ra­ción deman­da poner el con­ta­dor a «cero» en el examen y reso­lu­ción de todos los hechos vio­len­tos come­ti­dos por el Esta­do.

Ello a su vez impli­ca la nece­si­dad de un ver­da­de­ro pro­ce­so de tran­si­ción en el Esta­do espa­ñol don­de los dere­chos de todos los ciu­da­da­nos sean res­pe­ta­dos en un mar­co de jus­ti­cia e igual­dad.

En la actual coyun­tu­ra polí­ti­ca cree­mos que se está abu­san­do en el uso de los tér­mi­nos de nor­ma­li­za­ción y paci­fi­ca­ción. Noso­tros pre­fe­ri­mos hablar de nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca cuan­do esta impli­que la posi­bi­li­dad de defen­sa de todos los pro­yec­tos en igual­dad de con­di­cio­nes de acuer­do exclu­si­va­men­te con la volun­tad libre­men­te expre­sa­da por los ciu­da­da­nos vas­cos. Y de paz como la con­se­cuen­cia deri­va­da de una nue­va situa­ción polí­ti­ca en la que la jus­ti­cia social y el dere­cho a deci­dir sean res­pe­ta­dos. Nues­tros mili­tan­tes lucha­ron y murie­ron por esos idea­les de igual­dad y jus­ti­cia y es en el nue­vo mar­co jurí­di­co que sur­ja de ese reco­no­ci­mien­to don­de alcan­za­rá ple­na­men­te sen­ti­do la amnis­tía gene­ral a todos los repre­sa­lia­dos polí­ti­cos y las medi­das de gra­cia a los auto­res y res­pon­sa­bles de los hechos de vio­len­cia de Esta­do.

(*) Fir­man tam­bién este artícu­lo Itziar Liza­rral­de, Erro­se Ere­zu­ma, y Asun Alon­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *