«Scha­den­freu­de», la pre­sun­ción de ino­cen­cia en vías de extin­ción – Sabino Orma­za­bal

No hace mucho leía­mos que uno de los impli­ca­dos ‑según la pren­sa- en la ope­ra­ción «Gal­go» apa­re­ció ahor­ca­do en su domi­ci­lio. Se podría pen­sar que «algo habría hecho». Pero ¿y si lo que pasó fue que no aguan­ta­ba más tener todos los dedos acu­sa­do­res diri­gi­dos hacia él?

El artícu­lo 11 de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos esti­pu­la con toda cla­ri­dad que toda per­so­na acu­sa­da de deli­to tie­ne dere­cho a que se pre­su­ma su ino­cen­cia mien­tras no se prue­be su cul­pa­bi­li­dad, con­for­me a la ley y en un jui­cio públi­co en el que se le hayan ase­gu­ra­do todas las garan­tías nece­sa­rias a su defen­sa.

La pre­sun­ción de ino­cen­cia es, por tan­to, un dere­cho humano fun­da­men­tal, y una máxi­ma jurí­di­co-penal que esta­ble­ce la ino­cen­cia de la per­so­na como regla. Sola­men­te a tra­vés de un pro­ce­so o jui­cio en el que se demues­tre la cul­pa­bi­li­dad de la per­so­na podrá el Esta­do impo­ner­le una pena o san­ción. Inclu­so apli­can­do medi­das pre­cau­to­rias, jue­ces y fis­ca­les deben tener la pre­sun­ción de ino­cen­cia como nor­te en sus actua­cio­nes.

Dicho de otra mane­ra, en tan­to no medie una sen­ten­cia con­de­na­to­ria fir­me, la per­so­na acu­sa­da o impu­tada es ino­cen­te, sin mer­ma algu­na en sus dere­chos y debe­res, inclui­do, por supues­to, su dere­cho a la ima­gen y al honor.

Scha­den­freu­de es una pala­bra ale­ma­na que desig­na el sen­ti­mien­to de ale­gría crea­do por el sufri­mien­to o la infe­li­ci­dad del otro. En cas­te­llano, rego­dear­se, «com­pla­cer­se mali­cio­sa­men­te con un per­can­ce, apu­ro, etc. que le ocu­rre a otra per­so­na». En un recien­te epi­so­dio de una serie de tele­vi­sión se hacía alu­sión a este sen­ti­mien­to, cuan­do el abo­ga­do pro­ta­go­nis­ta inten­ta defen­der a una millo­na­ria que es cul­pa­da sin prue­bas, y a la que el públi­co decla­ra cul­pa­ble con el úni­co fin de ver­la derro­ta­da.

El Sha­den­freu­de ven­de cuan­do, por ejem­plo, a pesar del secre­to de un suma­rio, los medios de comu­ni­ca­ción refle­jan con­te­ni­dos del mis­mo que sola­men­te pudie­ron obte­ner a tra­vés de algu­na fil­tra­ción por par­te de alguien con acce­so al mis­mo; y cuan­do los medios refle­jan pre­ci­sa­men­te aque­llos indi­cios del suma­rio que pue­den resul­tar incri­mi­na­to­rios, dejan­do de lado otros aspec­tos ate­nuan­tes o excul­pa­to­rios. Y no se res­pe­ta ni el dere­cho a la inti­mi­dad de las per­so­nas, ni su posi­ble con­di­ción de menor de edad ni nin­gu­na otra cir­cuns­tan­cia, por­que lo que vale es el Scha­den­freu­de.

En oto­ño de 2009, Die­go P. V. tras­la­dó apre­su­ra­da­men­te a la hija de su novia a los ser­vi­cios médi­cos de Tene­ri­fe. Un pri­mer reco­no­ci­mien­to reve­la­ba una para­da car­dio­rres­pi­ra­to­ria pero, ade­más, la niña pre­sen­ta­ba indi­cios de posi­ble­men­te haber sido obje­to de abu­sos y malos tra­tos, y falle­ció a pesar de los inten­tos por reani­mar­la. Die­go P. V. fue dete­ni­do como pre­sun­to res­pon­sa­ble. Afor­tu­na­da­men­te para él, pudo salir en liber­tad sin fian­za des­pués de que se demos­tra­se que la cau­sa de la muer­te de la peque­ña fue una caí­da de un colum­pio días antes. No obs­tan­te, en el bre­ve perio­do de tiem­po en que estu­vo sien­do inves­ti­ga­do, el meca­nis­mo de Scha­den­freu­de fun­cio­nó con una inten­si­dad mayor de la habi­tual. Era ino­cen­te, pero casi fue lin­cha­do, y mediá­ti­ca­men­te se le incul­pó de for­ma inme­dia­ta. ¿De qué medi­das de resar­ci­mien­to se ha bene­fi­cia­do Die­go P .V. des­pués de este lamen­ta­ble epi­so­dio?

Otro caso recien­te ha ocu­rri­do en Tie­rra Este­lla. M. Ánge­les Ger­mán, veci­na de Urbio­la, des­apa­re­ció en agos­to pasa­do y su cadá­ver fue halla­do en enero en una ace­quia cer­ca de su casa. En reali­dad fue víc­ti­ma de un acci­den­te de trá­fi­co, pero ini­cial­men­te su des­apa­ri­ción fue impu­tada a un ami­go, que fue dete­ni­do y des­pués tenía que acu­dir cada quin­ce días a fir­mar en el juz­ga­do de guar­dia, en espe­ra de jui­cio. Una vez libre, ¿alguien ha leí­do, vis­to u oído en algún medio algu­na dis­cul­pa, auto­crí­ti­ca o noti­cias sobre un posi­ble resar­ci­mien­to?

Vie­ne a la men­te, en nues­tro entorno más inme­dia­to, el caso del dia­rio «Egun­ka­ria», en el que los pro­ce­sa­dos no se bene­fi­cia­ron fue­ra de los tri­bu­na­les de la pre­sun­ción de ino­cen­cia ‑lo cual a menu­do tie­ne su influen­cia den­tro de ellos‑, para que al final la sen­ten­cia fir­me esti­pu­la­ra cla­ra­men­te que «las acu­sa­cio­nes no han pro­ba­do que los pro­ce­sa­dos ten­gan la más míni­ma rela­ción con ETA, lo que por sí deter­mi­na la abso­lu­ción con todos los pro­nun­cia­mien­tos favo­ra­bles». ¿Alguien se ha res­pon­sa­bi­li­za­do de resar­cir­les por el daño que se les ha cau­sa­do en su ima­gen y honor, y por el sufri­mien­to oca­sio­na­do a sus fami­lias en años de pro­ce­sa­mien­to? Aho­ra, con los inte­gran­tes de Udal­bil­tza, ha pasa­do algo simi­lar, ya que tam­po­co se apre­cia rela­ción con ETA.

En honor a la jus­ti­cia, no esta­ría de más, en lo rela­ti­vo a otros casos del País Vas­co, abor­dar un estu­dio sobre cuán­ta gen­te ha sido dete­ni­da y pues­ta en liber­tad sin car­gos poco des­pués; y a su vez, cuán­tas per­so­nas de las dete­ni­das aca­ba­ron sien­do con­de­na­das. Sería asi­mis­mo intere­san­te estu­diar la cober­tu­ra que reci­bió la deten­ción y com­pa­rar­la con la reci­bi­da por la pues­ta en liber­tad sin car­gos.

Y si nos aden­tra­mos en el pan­ta­no­so cam­po de la con­fron­ta­ción entre par­ti­dos, la pre­sun­ción de ino­cen­cia no está en vías de extin­ción: está direc­ta­men­te extin­ta des­de hace mucho tiem­po. Toda per­so­na que se vea invo­lu­cra­da en un caso que lue­go es obje­to arro­ja­di­zo entre par­ti­dos fue­ra de los tri­bu­na­les ya pue­de des­pe­dir­se de la pre­sun­ción de ino­cen­cia, aun­que se sepa ino­cen­te. Prue­ba de ello es el caso de un con­ce­jal vito­riano del PP, Jor­ge Iba­rron­do, con­de­na­do en sep­tiem­bre de 2009 al pago de una mul­ta y a su inha­bi­li­ta­ción duran­te sie­te años como con­ce­jal por con­ce­der la licen­cia para cons­truir sie­te cha­lés en una par­ce­la don­de sólo cabían seis. Pues bien, en mar­zo de 2010 fue absuel­to por la Audien­cia de Ara­ba del deli­to de pre­va­ri­ca­ción urba­nís­ti­ca al que fue con­de­na­do, por con­si­de­rar el tri­bu­nal que el asun­to tenía «ínfi­ma tras­cen­den­cia». Tam­bién allí hubo mucho de Scha­den­freu­de. Algo pare­ci­do está ocu­rrien­do en el tra­ta­mien­to infor­ma­ti­vo que se está dan­do a los impu­tados en los casos que se inves­ti­gan en dos comi­sio­nes espe­cia­les en el Par­la­men­to Vas­co en estos momen­tos. Ape­nas levan­ta­do el secre­to de suma­rio de uno de los casos inves­ti­ga­dos, ya se había «decre­ta­do» públi­ca­men­te la cul­pa­bi­li­dad de los afec­ta­dos.

Los dere­chos huma­nos no son algo deco­ra­ti­vo. Pre­ci­sa­men­te fue­ron obje­to de con­sen­so inter­na­cio­nal como los prin­ci­pios rec­to­res que deben ser res­pe­ta­dos en su inte­gri­dad. Nadie pue­de empren­der y desa­rro­llar acti­vi­da­des o rea­li­zar actos ten­den­tes a la supre­sión de cual­quie­ra de los dere­chos y liber­ta­des pro­cla­ma­dos en la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos. Por tan­to, nadie, ni siquie­ra ampa­rán­do­se en el dere­cho a la liber­tad de infor­ma­ción o de opi­nión, pue­de supri­mir el dere­cho a la pre­sun­ción de ino­cen­cia. Ni siquie­ra el Scha­den­freu­de vale como excu­sa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *