Sobre la con­de­na de todas las accio­nes arma­das de ETA y el dise­ño insa­cia­ble del revi­sio­nis­mo his­tó­ri­co espa­ñol.

Cuan­do los pseu­do­ar­gu­men­tos para impe­dir la lega­li­za­ción de Sor­tu pare­cían ago­tar­se, nue­vos abo­nos tóxi­cos ali­men­tan el fren­te mediá­ti­co y polí­ti­co neo­fran­quis­ta (y el de sis­te­mas afi­nes). Uno de los últi­mos pla­nes dise­ña­dos: no bas­ta con que la izquier­da aber­tza­le se com­pro­me­ta a cri­ti­car impro­ba­bles futu­ras accio­nes arma­das de ETA, no bas­ta con que cri­ti­que sus últi­mas accio­nes, se tra­ta de que cri­ti­que y denun­cie TODAS sus accio­nes armadas.“Todas”, tars­kia­na­men­te, es todas. Inclui­das, por ejem­plo, las muer­tes del almi­ran­te fran­quis­ta Carre­ro Blan­co o de aquel sal­va­je tor­tu­ra­dor fas­cis­ta, cola­bo­ra­dor de la GESTAPO duran­te la segun­da gue­rra mun­dial, lla­ma­do Meli­tón Man­za­nas Gon­zá­lez [1].

Mi abue­lo materno fue ase­si­na­do en el Camp de la Bota de Bar­ce­lo­na en mayo de 1939, a los 52 años de edad, tras un jui­cio no sólo ile­gí­ti­mo sino ile­gal. Su cri­men: haber sido mili­tan­te de la CNT. El PP y algún que otro par­ti­do nun­ca han con­de­na­do los crí­me­nes, las “accio­nes arma­das”, del Esta­do fas­cis­ta espa­ñol. Trein­ta y tres mil tan sólo en el País Valen­cia. Pido, sin espe­rar res­pues­ta, que con­de­nen explí­ci­ta­men­te el ase­si­na­to al que he hecho refe­ren­cia. Si no, en bue­na lógi­ca, debe­ría apli­car­se a su orga­ni­za­ción la nefas­ta Ley de Par­ti­dos Polí­ti­cos que ellos mis­mos impul­sa­ron. No en soli­ta­rio.

Ni que decir tie­ne que, sin duda, la com­pa­ra­ción no se man­tie­ne en pie. No lo he pre­ten­di­do. Los ase­si­na­tos de miles y miles de lucha­do­res anti­fas­cis­tas repu­bli­ca­nos fue­ron crí­me­nes de Esta­do; las muer­te de Man­za­nas y Carre­ro Blan­co fue­ron accio­nes arma­das, amplia­men­te apo­ya­das por la ciu­da­da­nía demo­crá­ti­ca, de la resis­ten­cia demo­crá­ti­ca anti­fas­cis­ta, equi­pa­ra­bles des­de lue­go a las que rea­li­za­ron los par­ti­sa­nos ita­lia­nos o los resis­ten­tes fran­ce­ses.

En Ita­lia y en Fran­cia se le con­si­de­ran héroes, liber­ta­do­res; aquí, en el país de Aznar, Arias Nava­rro y Pita da Vei­ga cri­mi­na­les, bes­tias inmun­das.

Mirar todo ello des­de esta pers­pec­ti­va es ali­men­tar el fue­go del triun­fan­te revi­sio­nis­mo his­tó­ri­co español(ista) que inten­ta, con indu­da­ble éxi­to, lo que pare­cía impo­si­ble: la cua­dra­tu­ra del círcu­lo. Que los crí­me­nes fas­cis­tas no sean crí­me­nes fru­to de la infa­mia, la impie­dad y de jui­cios suma­rí­si­mos e ile­ga­les, y que las arries­ga­das accio­nes de resis­ten­cia ante la bota y las ins­ti­tu­cio­nes del fas­cis­mo nacio­nal-cató­li­co no sean actos de libe­ra­ción demo­crá­ti­ca ciu­da­da­na.

¡Bas­ta de cuen­tos de horror!

Nota:

[1] Sabi­do es que, en 2001, duran­te el segun­do gobierno Aznar con mayo­ría abso­lu­ta, Meli­tón Man­za­nas fue dis­tin­gui­do a títu­lo pós­tu­mo con la Real Orden de Reco­no­ci­mien­to Civil a las Víc­ti­mas del Terro­ris­mo. Si no ando erra­do, la sigue osten­tan­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *