Recha­za­mos la muer­te de ino­cen­tes, pero es inacep­ta­ble el inter­ven­cio­nis­mo en Libia

Señor Pre­si­den­te:

Hace menos de 72 horas, Cuba, por inter­me­dio de su Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res expre­só, en Bru­se­las, lo siguien­te:

“Segui­mos con suma aten­ción los acon­te­ci­mien­tos de orden interno que ocu­rren en Libia y su reper­cu­sión inter­na­cio­nal. Son muy nume­ro­sas y no pocas veces con­tra­dic­to­rias las noti­cias que se están divul­gan­do. Algu­nos polí­ti­cos y medios de pren­sa nor­te­ame­ri­ca­nos están inci­tan­do a la vio­len­cia, a la agre­sión mili­tar y a la inter­ven­ción extran­je­ra. Los áni­mos están exal­ta­dos en todas par­tes y temo que pue­dan con­du­cir a gra­ves erro­res inter­na­cio­na­les e inter­nos.

Desea­mos que el pue­blo libio logre una pron­ta solu­ción pací­fi­ca y sobe­ra­na a la situa­ción allí crea­da, sin nin­gún tipo de inje­ren­cia ni inter­ven­ción extran­je­ra, que garan­ti­ce la inte­gri­dad de la Nación libia.”

La situa­ción sigue sien­do con­fu­sa y evo­lu­cio­na ace­le­ra­da­men­te. La infor­ma­ción apa­re­ce de mane­ra frag­men­ta­da, en muchos casos diver­gen­te y has­ta se detec­ta el esfuer­zo por usar­la con el áni­mo de inci­tar a una mayor des­es­ta­bi­li­za­ción, que pue­de redun­dar en más daños y pér­di­das de vidas.

Las preo­cu­pa­cio­nes que refle­ja­ba dicha decla­ra­ción lamen­ta­ble­men­te se han hecho reali­dad y ese país ya está enfras­ca­do en una gue­rra civil, en el con­tex­to de una cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial de gran­des dimen­sio­nes que sume a los pue­blos de esa región y del mun­do en la des­es­pe­ran­za.

A todos nos preo­cu­pa la pér­di­da de vidas huma­nas y los daños pro­vo­ca­dos a la pobla­ción civil por el con­flic­to que hoy se desa­rro­lla en Libia. Nadie que actúe con hones­ti­dad pue­de estar de acuer­do con la muer­te de civi­les ino­cen­tes, lo que recha­za­mos de mane­ra tajan­te en cual­quier lugar del mun­do que suce­da. Es un aspec­to en el que com­par­ti­mos ente­ra­men­te la opi­nión mun­dial.

Pero no pode­mos acep­tar el ries­go de que se apro­ve­che de modo opor­tu­nis­ta esta trá­gi­ca situa­ción para satis­fa­cer ape­ti­tos inter­ven­cio­nis­tas, arre­ba­tar­le al pue­blo libio su sobe­ra­nía y apo­de­rar­se de sus recur­sos. Ya se habla de una inter­ven­ción mili­tar huma­ni­ta­ria, a la cual nos opo­ne­mos por­que, en lugar de resol­ver la situa­ción, la com­pli­ca­ría aún más y podría tener otras gra­ves impli­ca­cio­nes. Cuba denun­ció des­de el pri­mer momen­to los pla­nes de ocu­pa­ción de Libia y recha­za cate­gó­ri­ca­men­te cual­quier manio­bra que favo­rez­ca tales pro­pó­si­tos. Con segu­ri­dad, el pue­blo libio se opo­ne a toda inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra.

Señor Pre­si­den­te:

Es nues­tro deber pro­nun­ciar­nos ante algu­nos ele­men­tos que con­tie­ne la reso­lu­ción apro­ba­da y que cons­ti­tu­yen un nefas­to pre­ce­den­te para la coope­ra­ción en mate­ria de dere­chos huma­nos en que se debe sus­ten­tar la labor del Con­se­jo.

Des­de un prin­ci­pio, cuan­do está­ba­mos cons­tru­yen­do este nue­vo Con­se­jo, Cuba se opu­so a la cláu­su­la de sus­pen­sión de la mem­bre­sía de un Esta­do. Su inclu­sión en la reso­lu­ción 60251 sen­tó un nega­ti­vo pre­ce­den­te, que las­tró al nacien­te órgano con un adi­ti­vo que no tie­ne para­le­lo en otro órgano de la Nacio­nes Uni­das. Afor­tu­na­da­men­te, nun­ca se había invo­ca­do has­ta hoy, pero su empleo en esta oca­sión abri­rá las puer­tas para aque­llos que bus­can legi­ti­mar este meca­nis­mo con el obje­ti­vo de uti­li­zar­lo selec­ti­va­men­te con­tra aque­llos paí­ses que disien­ten de sus patro­nes.

Cuba, en con­se­cuen­cia, se des­aso­cia del párra­fo se des­aso­cia del párra­fo dis­po­si­ti­vo 14 del tex­to revi­sa­do de la reso­lu­ción apro­ba­da.

Para con­cluir, Señor Pre­si­den­te, Cuba desea hacer un lla­ma­do a la cal­ma y reite­ra su con­fian­za en la capa­ci­dad del pue­blo libio para resol­ver sus pro­ble­mas inter­nos, sin inje­ren­cia extran­je­ra algu­na, y pre­ser­var la paz, la esta­bi­li­dad y la sobe­ra­nía del país.

Muchas gra­cias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *