El Plan Colom­bia sobre­vue­la Cen­troa­mé­ri­ca.

centroamerica_represion.jpg

La Casa Blan­ca bus­ca ampliar su domi­nio mili­tar e inten­ta apli­car el Plan Colom­bia en Amé­ri­ca Cen­tral

El secre­ta­rio adjun­to para la Ofi­ci­na de Asun­tos Nar­có­ti­cos Inter­na­cio­na­les y Apli­ca­ción de la Ley del Gobierno de Esta­dos Uni­dos, William Brown­field, fue cla­ro en su pro­pues­ta: la Casa Blan­ca bus­ca apli­car un pro­gra­ma simi­lar al Plan Colom­bia en Cen­troa­mé­ri­ca.

Duran­te su visi­ta la sema­na pasa­da a Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Colom­bia, el fun­cio­na­rio man­tu­vo reunio­nes con los gobier­nos y pro­me­tió ayu­das millo­na­rias para com­ba­tir en el its­mo lo que deno­mi­nó “la ruta del nar­co­trá­fi­co”.

Denun­cia­do como un plan de fuer­te carác­ter inje­ren­cis­ta y con resul­ta­dos pre­ca­rios, el Plan Colom­bia fue imple­men­ta­do en Colom­bia duran­te el gobierno de Andrés Pas­tra­na en 1999.

En la pre­sen­ta­ción del pre­su­pues­to esta­dou­ni­den­se para 2011 el pasa­do mar­tes, el pre­si­den­te Barack Oba­ma anun­ció que el dine­ro des­ti­na­do a ese pro­gra­ma se redu­ci­rá en un 15%, res­tan­do 64 millo­nes de dóla­res.

Pero el anun­ció de la Casa Blan­ca pare­ce con­tra­rio a las pro­pues­tas rea­li­za­das por el zar anti­dro­gas nor­te­ame­ri­cano.

Es más, Brown­field ase­ve­ró que este posi­ble pro­gra­ma será com­ple­men­ta­rio a los uti­li­za­dos en Colom­bia y Méxi­co.

“Des­pués de esta gira, y si tene­mos una coin­ci­den­cia de per­pec­ti­vas en la región”, des­de el gobierno esta­dou­ni­den­se se espe­ra “dise­ñar una nue­va estruc­tu­ra, que podría sur­gir para tener más cola­bo­ra­ción entre los paí­ses de la región meso­ame­ri­ca­na y tam­bién los otros paí­ses del hemis­fe­rio que quie­ran apo­yar”, sos­tu­vo el fun­cio­na­rio nor­te­ame­ri­cano.

Para no dejar dudas con res­pec­to al obje­ti­vo de Washing­ton, Brown­field no per­mi­tió que las pro­me­sas se esca­pa­ran en el aire y anun­ció que su país apor­ta­rá 200 millo­nes de dóla­res para refor­zar la lucha con­tra las dro­gas y la cri­mi­na­li­dad en la región.

La ini­cia­ti­va de un fla­man­te Plan Cen­troa­mé­ri­ca fue fes­te­ja­da por los gobier­nos de las nacio­nes que visi­tó, prin­ci­pal­men­te por el régi­men hon­du­re­ño.

El Minis­tro de Segu­ri­dad de Hon­du­ras, Oscar Alva­rez, no ocul­tó su emo­ció y decla­ró que “hemos hecho cosas mara­vi­llo­sas sin mucho apo­yo y haría­mos más si tuvié­se­mos el res­pal­do de Washing­ton”.

Pero un Plan Colom­bia diri­gi­do a Cen­troa­me­ri­ca no esta­ría apun­ta­do direc­ta­men­te a la lucha con­tra el trá­fi­co de dro­gas, hecho demos­tra­do en reite­ra­das oca­sio­nes.

En 2001, el soció­lo­go esta­dou­ni­den­se James Petras, aler­ta­ba que el pro­gra­ma impues­to en terri­to­rio colom­biano “es al mis­mo tiem­po una polí­ti­ca «nue­va» y la con­ti­nua­ción de la pasa­da inter­ven­ción de los Esta­dos Uni­dos” en el país.

El inte­lec­tual recor­da­ba que a par­tir de la déca­da del 60, el gobierno del enton­ces pre­si­den­te John F. Ken­nedy “lan­zó su pro­gra­ma de con­tra­in­sur­gen­cia, entre­nan­do a fuer­zas espe­cia­les dise­ña­das para ata­car” a lo que cali­fi­ca­ron “enemi­gos inter­nos”, en refe­ren­cia a orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras.

Un año antes, la revis­ta uru­gua­ya Bre­cha denun­cia­ba que el Plan Colom­bia per­mi­tía las fumi­ga­cio­nes de plan­ta­cio­nes de coca con el her­bi­ci­da gli­fos­fa­to, pro­du­ci­do por la mul­ti­na­cio­nal Mon­san­to, afec­tan­do a las pro­vin­cias ecua­to­ria­nas fron­te­ri­zas, situa­ción que des­per­tó varias pro­tes­tas.

En 2008, el direc­tor de Polí­ti­cas de Dro­ga en el Ins­ti­tu­to de Estu­dios Polí­ti­cos de Washing­ton, Sanho Tree, recor­dó que el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano reco­no­ció el fra­ca­so del Plan Colom­bia, debi­do que a la can­ti­dad de coca que se cul­ti­va en la nación es mayor que cuan­do se ini­ció el pro­gra­ma.

Entre­vis­ta­do por Tele­sur, el espe­cia­lis­ta afir­mó que “la pro­duc­ción de cocaí­na tam­po­co ha baja­do, esos son los indi­ca­do­res obje­ti­vos que han mos­tra­do que este plan no es un éxi­to”.

Tree mani­fes­tó que tan­to el Plan Colom­bia como el Plan Méri­da en Méxi­co son simi­la­res “al pro­gra­ma de entre­na­mien­to de Esta­dos Uni­dos en Irak”.

Esas tro­pas adies­tra­das por Washing­ton ter­mi­na­ron sien­do las que “esta­ban eje­cu­tan­do las masa­cres en Irak”, mani­fes­tó.

Un plan finan­cia­do y diri­gi­do por Esta­dos Uni­dos en Cen­troa­me­ri­ca se trans­for­ma­ría en una nue­va ame­na­za para los miem­bros de la Alian­za para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (Alba), como es el caso de Nica­ra­gua, y apun­ta­ría a sata­ni­zar como terro­ris­tas a orga­ni­za­cio­nes como el Fren­te de Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar (FNRP) de Hon­du­ras.

Una ini­cia­ti­va de este tipo no resul­ta extra­ña, tenien­do en cuen­ta la con­so­li­da­ción de las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en Pana­má, Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Cos­ta Rica.

Cómo que­dó evi­den­cia­do en el caso hon­du­re­ño, la base de Pal­me­ro­la no es uti­li­za­da para sim­ples “ejer­ci­cios mili­ta­res”, sino que fue el pun­to estra­té­gi­co para derro­car al pre­si­den­te Manuel Zela­ya en junio de 2009.

Lean­dro Alba­niz

Resu­men Latinoamericano/​AVN

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *