Terro­ris­mo y vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca- Manu Sainz; Gotzon Gar­men­dia; Ando­ni Txas­ko eta Iña­ki Asto­re­ka

Tér­mi­nos como terro­ris­mo o terro­ris­ta han inva­di­do y, en gran par­te, dis­tor­sio­na­do, duran­te déca­das, el deba­te polí­ti­co en Eus­kal Herria. Jue­ces, polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les y medios de comu­ni­ca­ción han con­ver­ti­do estas pala­bras en feti­ches que sir­ven para todo, menos para desa­rro­llar una refle­xión con un míni­mo de rigor polí­ti­co e inte­lec­tual.

Los con­cep­tos están ínti­ma y dia­léc­ti­ca­men­te rela­cio­na­dos con el con­tex­to y la his­to­ria de las socie­da­des en las que se acu­ñan y desa­rro­llan. El Fran­quis­mo fue pro­lí­fi­co en esta labor. Los anti­fas­cis­tas fue­ron cali­fi­ca­dos como «rebel­des», «des­afec­tos», «rojo-sepa­ra­tis­tas», “trai­do­res, “sin-patrias” o se les vin­cu­ló a un «con­tu­ber­nio judeo-masó­ni­co». Tam­bién se les lla­mó «terro­ris­tas». La Ley de Ban­di­da­je y Terro­ris­mo de 1947 sir­vió, entre otras cosas, de cober­tu­ra legal para la bru­tal repre­sión ejer­ci­da con­tra el Maquis. Toda dis­cre­pan­cia, toda disi­den­cia polí­ti­ca, toda acción sin­di­cal o cul­tu­ral rei­vin­di­ca­ti­va, fue cali­fi­ca­da por la «auto­ri­dad com­pe­ten­te» como terro­ris­mo y, en con­se­cuen­cia, com­ba­ti­da con toda la fuer­za del Esta­do (Guar­dia Civil, poli­cía, ejér­ci­to, con­se­jos de gue­rra…) Hay una con­ti­nui­dad en la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta des­de 1939 has­ta hoy. Se repi­ten mimé­ti­ca­men­te ideas y con­cep­tos, aun­que en con­tex­tos dife­ren­tes.

Todas estas leyes, ela­bo­ra­das «ad hoc», tie­nen entre sus obje­ti­vos jus­ti­fi­car y man­te­ner impu­ne el terro­ris­mo de Esta­do. La expre­sión polí­ti­ca más defi­ni­da de todo ello lo encon­tra­mos en las decla­ra­cio­nes de Mar­tín Villa, tras la muer­te de Ger­mán Rodrí­guez (San­fer­mi­nes de 1978), que cali­fi­ca como un «error» del Esta­do, mien­tras que al refe­rir­se a otros tipos de vio­len­cia habla de ase­si­na­tos. Con la legis­la­ción aún vigen­te, el Esta­do per­sis­te en con­si­de­rar a las vic­ti­mas de la rebe­lión mili­tar de 1936, el fran­quis­mo y el terro­ris­mo de Esta­do, como terro­ris­tas cuan­do, en todo caso, son vic­ti­mas y resis­ten­tes anti­fas­cis­tas.
Los Esta­dos no con­si­de­ran terro­ris­mo los crí­me­nes que han sido come­ti­dos por sus pro­pias ins­ti­tu­cio­nes, inclu­so en el caso del Esta­do espa­ñol, don­de se ha dado, al menos for­mal­men­te, un cam­bio de sis­te­ma polí­ti­co. Se huye de la lega­li­dad inter­na­cio­nal, asu­mi­da en teo­ría, que defi­ne la repre­sión fran­quis­ta como geno­ci­dio y crí­me­nes de lesa huma­ni­dad.
Para hablar con rigor del con­cep­to terro­ris­mo hemos de acu­dir al Infor­me Final (de 1 de diciem­bre de 2004) ela­bo­ra­da por el “Gru­po de Exper­tos de Alto Nivel sobre las Ame­na­zas, los Desa­fíos y los Cam­bios” (nom­bra­do por el Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das).

Terro­ris­mo se defi­ne como: “Cual­quier acto, ade­más de los ya espe­ci­fi­ca­dos en los con­ve­nios y con­ven­cio­nes vigen­tes sobre deter­mi­na­dos aspec­tos del terro­ris­mo, los Con­ve­nios de Gine­bra y la Reso­lu­ción 1566 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das (2004) des­ti­na­do a cau­sar la muer­te o lesio­nes cor­po­ra­les gra­ves a un civil o a un no com­ba­tien­te, cuan­do el pro­pó­si­to de dicho acto, por su natu­ra­le­za o con­tex­to, sea inti­mi­dar a una pobla­ción u obli­gar a un gobierno o a una orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal a rea­li­zar una acción o abs­te­ner­se de hacer­la”.
Aquí se pue­den dis­tin­guir dos ele­men­tos o con­di­cio­nes que han de con­cu­rrir para que una acción pue­da ser con­si­de­ra­da como terro­ris­ta: el carác­ter civil (o no com­ba­tien­te) de las víc­ti­mas y la inten­cio­na­li­dad de con­se­guir un obje­ti­vo polí­ti­co como inti­mi­dar a la pobla­ción o for­zar a un gobierno (o a una ins­ti­tu­ción inter­na­cio­nal) a actuar de una deter­mi­na­da mane­ra. Por ello, no pode­mos admi­tir que, des­de las ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas de la C.A.V., se haya acu­ña­do el con­cep­to “vic­ti­mas de vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca”, para no lla­mar terro­ris­mo a las vul­ne­ra­cio­nes de los dere­chos huma­nos lle­va­das a cabo por el Esta­do, cuan­do la exis­ten­cia de una “moti­va­ción polí­ti­ca” es una de las con­di­cio­nes que deter­mi­nan que una acción pue­da ser con­si­de­ra­da como terro­ris­ta.
¿No es aca­so Terro­ris­mo la masa­cre per­pe­tra­da el 3 de mar­zo de 1976 sobre una pobla­ción civil (tra­ba­ja­do­res en huel­ga) con el cla­ro pro­pó­si­to de inti­mi­dar al con­jun­to de la cla­se obre­ra? Recor­de­mos que las víc­ti­mas de estos hechos fue­ron reco­no­ci­das por el pro­pio Par­la­men­to Vas­co, el 3 de mar­zo de 2006, median­te Decla­ra­ción Ins­ti­tu­cio­nal apro­ba­da por una­ni­mi­dad, como Víc­ti­mas del Terro­ris­mo. En la prác­ti­ca, tras el hallaz­go del tér­mino “víc­ti­mas de vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca”, con la dis­cri­mi­na­ción que con­lle­va, las ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas con­vier­ten esta Decla­ra­ción en papel moja­do. Remon­tán­do­nos más atrás en el tiem­po ¿no son aca­so accio­nes terro­ris­tas los bom­bar­deos indis­cri­mi­na­dos sobre la pobla­ción civil vas­ca per­pe­tra­dos duran­te los años 1936 y 1937, cuan­do su obje­ti­vo explí­ci­to era for­zar la ren­di­ción de las tro­pas que esta­ban a las órde­nes del Gobierno de «Euz­ka­di»?
Toda esta situa­ción nos pare­ce inad­mi­si­ble y por ello denun­cia­mos que detrás de esta acti­tud hacia las Víc­ti­mas del Terro­ris­mo de Esta­do, así como hacia el con­jun­to de las víc­ti­mas de la Rebe­lión Mili­tar de 1936 y el Fran­quis­mo, está la pre­sen­cia en las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes, empe­zan­do por la Coro­na y siguien­do por los gobier­nos y par­la­men­tos cen­tra­les y auto­nó­mi­cos, y en las cúpu­las de los par­ti­dos polí­ti­cos que han teni­do res­pon­sa­bi­li­da­des en su ges­tión duran­te más de 30 años de “demo­cra­cia”, de per­so­nas con víncu­los ideo­ló­gi­cos y/​o fami­lia­res con los res­pon­sa­bles de las vul­ne­ra­cio­nes de los dere­chos huma­nos come­ti­das a par­tir del alza­mien­to del 18 de julio, e inclu­so de per­so­nas que han teni­do res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta en los crí­me­nes. El hecho cier­to es que en todas estas ins­ti­tu­cio­nes, naci­das, no lo olvi­de­mos, de una refor­ma y no de una rup­tu­ra con el régi­men ante­rior, hay muchos más ele­men­tos de con­ti­nui­dad con el pasa­do dic­ta­to­rial de lo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *