Siguen los estra­gos de la cri­sis del euro – Red Vol­tai­re

JPEG - 21.8 KB
Jean-Clau­de Tri­chet, pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Euro­peo, y Ben Ber­nan­ke, pre­si­den­te de la Reser­va Fede­ral esta­dou­ni­den­se: los intere­ses de las éli­tes capi­ta­lis­tas coin­ci­den, aho­ra en detri­men­to de los pue­blos euro­peos.

Una fra­se que se atri­bu­ye a Marx nos ense­ñó que si la his­to­ria no se repi­te, por lo menos tie­ne ten­den­cia a tar­ta­mu­dear. Ese diag­nós­ti­co ilus­tra a la per­fec­ción el nue­vo ata­que con­tra el euro. Ante la cri­sis irlan­de­sa, los mer­ca­dos finan­cie­ros han pues­to en esce­na un guión simi­lar al de la ofen­si­va con­tra Gre­cia [1]. Se tra­ta del des­pla­za­mien­to de una cau­sa exter­na: la polí­ti­ca mone­ta­ria expan­sio­nis­ta de la FED (Fede­ral Reser­ve). De la mis­ma mane­ra, la ofen­si­va de los mer­ca­dos ten­drá tam­bién el apo­yo de Ale­ma­nia.

Al igual que duran­te los meses de abril y mayo de 2010, el anun­cio de una futu­ra inyec­ción masi­va de liqui­dez por par­te de la Reser­va Fede­ral esta­dou­ni­den­se no ha hecho bajar el valor del dólar sino que ha reac­ti­va­do el asal­to espe­cu­la­ti­vo con­tra la euro­zo­na. Ale­ma­nia tam­bién ha dado ori­gen, en par­te, al ace­le­ra­do incre­men­to de las tasas de inte­rés de las obli­ga­cio­nes irlan­de­sas, así como de las por­tu­gue­sas y las espa­ño­las.

Las recien­tes decla­ra­cio­nes, pese a todo pura­men­te for­ma­les, de Ange­la Mer­kel sobre la nece­si­dad de obli­gar a los acree­do­res pri­va­dos a tomar par­te, en caso de rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da de cier­tos paí­ses de la euro­zo­na, ha acen­tua­do la des­con­fian­za de los mer­ca­dos hacia los paí­ses más débi­les.

El obje­ti­vo de la FED: una crea­ción inin­te­rrum­pi­da de bur­bu­jas finan­cie­ras

La fra­se de John Con­nally, secre­ta­rio del Teso­ro de la admi­nis­tra­ción Nixon en 1971, de que «El dólar es nues­tra mone­da, pero es pro­ble­ma de uste­des», cobra hoy más actua­li­dad que nun­ca. Has­ta aho­ra la mone­ti­za­ción de la deu­da esta­dou­ni­den­se le crea menos pro­ble­mas a Esta­dos Uni­dos que a sus saté­li­tes. El arbus­to de la degra­da­ción finan­cie­ra de Gre­cia ya había bas­ta­do para disi­mu­lar el bos­que defi­ci­ta­rio esta­dou­ni­den­se.

De la mis­ma mane­ra, duran­te este fin de año la deu­da irlan­de­sa eclip­só el anun­cio de un nue­vo pro­gra­ma de com­pra masi­va de bonos del Teso­ro por par­te de la Reser­va Fede­ral esta­dou­ni­den­se. Esta manio­bra de «quan­ti­ta­ti­ve easing» con­sis­te en hacer bajar las tasas de inte­rés sobre las obli­ga­cio­nes del Esta­do y debe per­mi­tir, a razón de 75 000 millo­nes de dóla­res, una inyec­ción de 600 000 millo­nes a la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se.

La FED ya había intro­du­ci­do una suma de 1 700 millar­dos [1 millar­do = 1 000 millo­nes] de dóla­res en el cir­cui­to eco­nó­mi­co esta­dou­ni­den­se. Este nue­vo pro­gra­ma de inyec­ción de liqui­dez nos demues­tra que esa polí­ti­ca ha fra­ca­sa­do, pues­to que aho­ra hay que recu­rrir a una nue­va serie de com­pras. Pero lo más impor­tan­te es que nos indi­ca que el «quan­ti­ta­ti­ve easing» ha deja­do de ser una polí­ti­ca de carác­ter excep­cio­nal. Aho­ra pare­ce des­ti­na­da a man­te­ner­se y se con­vier­te en un pro­ce­di­mien­to nor­mal [2].

Con­tra­ria­men­te a lo que decla­ra el Depar­ta­men­to del Teso­ro, el obje­ti­vo de la crea­ción de mone­da a la que recu­rre Esta­dos Uni­dos no es per­mi­tir que los ban­cos con­ce­dan cré­di­tos a los par­ti­cu­la­res y a las empre­sas. Dada la coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca, esa deman­da es actual­men­te redu­ci­da y las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras dis­po­nen de impor­tan­tes reser­vas.

Ya hay abun­dan­cia de liqui­dez. Agre­gar más no resol­ve­rá el pro­ble­ma actual, que en reali­dad resi­de en la des­con­fian­za de los ban­cos ante la fal­ta de sol­ven­cia de los posi­bles can­di­da­tos a reci­bir nue­vos prés­ta­mos, o sea en cuan­to a la ren­ta­bi­li­dad de sus inver­sio­nes.

¿De qué pue­de ser­vir enton­ces esta inyec­ción per­ma­nen­te de liqui­dez en un mer­ca­do ya satu­ra­do? Para res­pon­der a esa pre­gun­ta bas­ta con obser­var los efec­tos de esa polí­ti­ca: for­ma­ción de bur­bu­jas espe­cu­la­ti­vas y alza des­me­su­ra­da del valor de los acti­vos, afluen­cia de capi­ta­les hacia los paí­ses de fuer­te cre­ci­mien­to, como Chi­na o la India, y ata­ques espe­cu­la­ti­vos, sobre todo con­tra la euro­zo­na.

La polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se de mone­ti­za­ción de su deu­da públi­ca resul­ta actual­men­te poco infla­cio­nis­ta por­que gran par­te de los capi­ta­les está salien­do de Esta­dos Uni­dos para ir a situar­se en los mer­ca­dos emer­gen­tes, razón por la cual no está ali­men­tan­do la deman­da inter­na en Esta­dos Uni­dos.
Tam­po­co pro­vo­ca una fuer­te caí­da del dólar por­que las com­pras adi­cio­na­les de acti­vos –oro, mate­rias pri­mas y petró­leo– que esa medi­da está pro­vo­can­do se están efec­tuan­do con dóla­res esta­dou­ni­den­ses, lo cual sos­tie­ne la coti­za­ción de esa mone­da. Los espe­cu­la­do­res esta­dou­ni­den­ses hacen sus com­pras con su pro­pia mone­da, mien­tras que los «inver­sio­nis­tas» extran­je­ros, inci­ta­dos a seguir el movi­mien­to de alza indu­ci­do por esa polí­ti­ca, están cam­bian­do sus mone­das nacio­na­les por dóla­res para com­prar «acti­vos».

El obje­ti­vo del BCE: trans­fe­rir a los ban­cos los ingre­sos de los tra­ba­ja­do­res

En lo tocan­te a la Unión Euro­pea, el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE) anun­ció la con­ti­nua­ción de su polí­ti­ca de com­pra de obli­ga­cio­nes sobe­ra­nas. Tam­bién ha deci­di­do pro­lon­gar su dis­po­si­ti­vo de refi­nan­cia­mien­to de los ban­cos, ili­mi­ta­do y con una tasa fija, por un nue­vo perio­do de al menos 4 meses.

Aquí tam­bién se hace paten­te un cam­bio de acti­tud: ya no se pre­sen­ta esa polí­ti­ca como un hecho excep­cio­nal sino con carác­ter per­ma­nen­te [3].
La modi­fi­ca­ción de la polí­ti­ca del BCE resi­de en su com­pro­mi­so en cuan­to a la dura­ción. «En tiem­pos nor­ma­les, el BCE com­pra títu­los a cor­to pla­zo: 3 sema­nas, un mes, más rara­men­te 3 meses. Pero, des­de la cri­sis, el BCE se puso a com­prar títu­los a un año de pla­zo, algo nun­ca vis­to.» [4]

Ese cam­bio invier­te el papel del BCE, que de ser el pres­ta­mis­ta a quien se recu­rre como últi­mo recur­so pasa a con­ver­tir­se en un pres­ta­mis­ta de pri­me­ra línea. El Ban­co Cen­tral Euro­peo fun­cio­na así como una ins­ti­tu­ción cre­di­ti­cia.
El BCE ha adqui­ri­do has­ta aho­ra bonos sobre la deu­da públi­ca por un mon­to de 67 000 millo­nes de euros [5], esen­cial­men­te en títu­los de Esta­dos que vie­nen afron­tan­do difi­cul­ta­des, como Gre­cia e Irlan­da. Esta­mos por lo tan­to muy lejos aún de la com­pra de 600 000 millo­nes de dóla­res que hizo la FED.

La polí­ti­ca del Ban­co Cen­tral Euro­peo es dife­ren­te, no sólo en el plano cuan­ti­ta­ti­vo sino tam­bién en el aspec­to cua­li­ta­ti­vo, ya que esta ins­ti­tu­ción ha deci­di­do este­ri­li­zar su inyec­ción de liqui­dez, dis­mi­nu­yen­do en la mis­ma medi­da los prés­ta­mos que efec­túa a los ban­cos pri­va­dos.

El obje­ti­vo del Ban­co Cen­tral Euro­peo es tra­tar de retra­sar lo más posi­ble una rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da grie­ga, de la irlan­de­sa y de la por­tu­gue­sa… por­que los gran­des ban­cos euro­peos están seria­men­te enfras­ca­dos en su pro­pio finan­cia­mien­to. Se tra­ta, ante todo, de sal­var las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y de tra­tar de que la fac­tu­ra la paguen los tra­ba­ja­do­res y los aho­rris­tas.

Para lograr­lo, la Unión Euro­pea y los Esta­dos miem­bros han entre­ga­do a los mer­ca­dos finan­cie­ros la lla­ve del finan­cia­mien­to de los défi­cits. Los Esta­dos tie­nen que obte­ner prés­ta­mos a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras pri­va­das, que a su vez obtie­nen fon­dos a bajo pre­cio del Ban­co Cen­tral Euro­peo.

Aun­que la media de los défi­cits de los Esta­dos miem­bros de la Unión Euro­pea es del 7%, o sea muy infe­rior al 11% que défi­cit de Esta­dos Uni­dos [6], la Unión Euro­pea ha empren­di­do una bru­tal reduc­ción de los gas­tos públi­cos.
La Comi­sión Euro­pea quie­re impo­ner a los paí­ses un lar­go tra­ta­mien­to basa­do en la aus­te­ri­dad para vol­ver a una deu­da públi­ca infe­rior al 60% del PIB y ha abier­to pro­ce­di­mien­tos por défi­cit exce­si­vo con­tra los Esta­dos miem­bros. A media­dos de 2010 prác­ti­ca­men­te todos los Esta­dos de la euro­zo­na esta­ban some­ti­dos a ese tipo de pro­ce­di­mien­tos.

La Comi­sión les ha pedi­do inclu­so que se com­pro­me­tan a vol­ver a situar­se por deba­jo del lími­te del 3% antes de 2014, sin impor­tar cuál sea la evo­lu­ción de la situa­ción eco­nó­mi­ca. Los medios pre­vis­tos para alcan­zar esos obje­ti­vos no con­sis­ten en la impo­si­ción de un gra­va­men a los altos ingre­sos o las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras sino más bien en una dis­mi­nu­ción del sala­rio direc­to e indi­rec­to, o sea en apli­car polí­ti­cas sala­ria­les res­tric­ti­vas y redu­cir o eli­mi­nar sis­te­mas públi­cos de reti­ro y de salud.

Com­ple­men­ta­ción entre las polí­ti­cas de la FED y del BCE

La polí­ti­ca mone­ta­ria fuer­te­men­te expan­sio­nis­ta de Esta­dos Uni­dos con­sis­te en com­prar en el mer­ca­do secun­da­rio obli­ga­cio­nes sobe­ra­nas a mediano y lar­go pla­zo, de 2 a 10 años, para que las nue­vas emi­sio­nes que debe hacer la FED encuen­tren quien las adquie­ra a una tasa de inte­rés rela­ti­va­men­te poco ele­va­da, o sea sopor­ta­ble para las finan­zas públi­cas esta­dou­ni­den­ses.

Esa polí­ti­ca no sólo es la que con­vie­ne a los intere­ses del capi­tal esta­dou­ni­den­se sino que corres­pon­de ade­más a los intere­ses del capi­ta­lis­mo mul­ti­na­cio­nal. Es el prin­ci­pal ins­tru­men­to de una prác­ti­ca de tasas de inte­rés muy bajas, por deba­jo del nivel real de la infla­ción. Se tra­ta de per­mi­tir, no sólo a Esta­dos Uni­dos sino tam­bién a Euro­pa y Japón, que pue­dan enfren­tar su mon­ta­ña de deu­das apli­can­do tasas míni­mas.

Todo aumen­to del ren­di­mien­to de las obli­ga­cio­nes lle­va­ría a esos Esta­dos a la ban­ca­rro­ta. Ade­más, a mediano pla­zo, esa prác­ti­ca laxis­ta ten­drá un efec­to infla­cio­nis­ta que redu­ci­rá el valor de esas deu­das públi­cas y dis­mi­nui­rá, en tér­mi­nos reales, la car­ga que repre­sen­tan.

Dado el lugar tan espe­cial que ocu­pa el dólar en la eco­no­mía mun­dial, la Reser­va Fede­ral esta­dou­ni­den­se es el úni­co ban­co cen­tral que pue­de dar­se el lujo de adop­tar ese tipo de polí­ti­ca, y sobre todo que pue­de apli­car­la a tan gran esca­la. Cual­quier otra mone­da nacio­nal se vería inme­dia­ta­men­te bajo el fue­go de los mer­ca­dos y fuer­te­men­te deva­lua­da. La FED es el úni­co ban­co cen­tral que pue­de dar­se el lujo de fabri­car dine­ro y lograr que los agen­tes eco­nó­mi­cos extran­je­ros lo acep­ten.

La mone­ti­za­ción de la deu­da esta­dou­ni­den­se per­mi­te, al pro­por­cio­nar muni­cio­nes a los mer­ca­dos finan­cie­ros, empren­der ven­ta­jo­sa­men­te ope­ra­cio­nes de espe­cu­la­ción con­tra la euro­zo­na. Esto coin­ci­de con los obje­ti­vos de la Unión Euro­pea, ya que per­mi­te movi­li­zar los mer­ca­dos y pre­sio­nar a los pue­blos euro­peos para obli­gar­los a acep­tar una drás­ti­ca dis­mi­nu­ción de su nivel de vida.

El efec­to de las polí­ti­cas pre­su­pues­ta­rias que los Esta­dos miem­bros han pues­to en mar­cha no será otro que impe­dir el redes­pe­gue eco­nó­mi­co, fra­gi­li­zan­do aún más las finan­zas públi­cas y recla­man­do nue­vas trans­fe­ren­cias de los ingre­sos de los tra­ba­ja­do­res a los ban­cos y las empre­sas. La cri­sis del euro con­ti­nua­rá pro­lon­gán­do­se. Y la volun­tad ya expre­sa­da por la agen­cia esta­dou­ni­den­se Moody’s de redu­cir nue­va­men­te la nota de las obli­ga­cio­nes del Esta­do espa­ñol, debi­do a sus «ele­va­das nece­si­da­des de refi­nan­cia­mien­to para 2011» [7], con­fir­ma este diag­nós­ti­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *