Decla­ra­cio­nes de insu­fi­cien­cia – Alva­ro Reiza­bal

En el Gobierno actual del Rei­no de Espa­ña figu­ran en luga­res des­ta­ca­dí­si­mos per­so­nas que ya tuvie­ron impor­tan­tes res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas en tiem­pos pasa­dos. Nos refe­ri­mos, en con­cre­to, a Ramón Jáu­re­gui y Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, hom­bre fuer­te del actual equi­po, vice­pre­si­den­te pri­me­ro y por­ta­voz del Gobierno, de quien todas las qui­nie­las augu­ran que será el pró­xi­mo can­di­da­to del PSOE para las elec­cio­nes gene­ra­les ante el des­gas­te de Zapa­te­ro y sus pési­mos resul­ta­dos en todas las encues­tas. Se dice que sólo el quí­mi­co cán­ta­bro será capaz de paliar el bata­ca­zo socia­ta que todos vati­ci­nan. Has­ta su segu­ro opo­nen­te Mariano Rajoy da por sen­ta­do que será Rubal­ca­ba con quien ten­drá la con­fron­ta­ción elec­to­ral en su inaca­ba­ble carre­ra hacia la Mon­cloa. Pare­ce, pues, el minis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio del momen­to y el del­fín para el futu­ro.

Tam­po­co se que­da man­co el donos­tia­rra Jáu­re­gui, que cuan­do pare­cía amor­ti­za­do por su edad ‑sesen­ta y dos años- y por su elec­ción como euro­dipu­tado y el con­si­guien­te ale­ja­mien­to del meo­llo de la cues­tión que esto supo­ne, fue repes­ca­do y nada menos que para ser nom­bra­do minis­tro de la Pre­si­den­cia. Ambos tie­nen en común ser los hom­bres fuer­tes del momen­to en el gabi­ne­te de Zapa­te­ro.

Pero no es ésta la úni­ca carac­te­rís­ti­ca en que coin­ci­den los dos per­so­na­jes, por­que, ambos, tuvie­ron car­gos de impor­tan­cia en perio­dos ante­rio­res, y más con­cre­ta­men­te en los tiem­pos en que, sien­do pre­si­den­te del Gobierno Feli­pe Gon­zá­lez, actua­ba el GAL, ocu­pan­do enton­ces Rubal­ca­ba la car­te­ras de Edu­ca­ción pri­me­ro y Pre­si­den­cia des­pués, sien­do Jáu­re­gui, a la sazón, Dele­ga­do del Gobierno en el País Vas­co.

Por supues­to, ambos des­min­tie­ron siem­pre tener nin­gu­na rela­ción con el asun­to, pero pare­ce algo difí­cil de creer, tenien­do en cuen­ta los pues­tos que ocu­pa­ban. Algo, en fin, tan increí­ble como que Feli­pe Gon­zá­lez no tuvie­ra nada que ver con la X del famo­so esque­ma, máxi­me si ana­li­za­mos las decla­ra­cio­nes que últi­ma­men­te vie­ne rea­li­zan­do en rela­ción a lo que hubie­ra hecho o, al menos, desea­do hacer con los mili­tan­tes de ETA.

Entre los popu­la­res, here­de­ros del fran­quis­mo que elu­den con­de­nar o recha­zar, bri­llan con luz pro­pia Aznar, el paci­fis­ta de la foto de las Azo­res y la gue­rra de Irak que, aun­que dijo que se reti­ra­ba de la polí­ti­ca acti­va, sigue sien­do el faro que, des­de la FAES, ilu­mi­na el camino a seguir por el par­ti­do. Tam­bién se luce el inefa­ble Mayor Ore­ja máxi­ma auto­ri­dad cien­tí­fi­ca en temas vas­cos y par­ti­cu­lar­men­te en eto­lo­gía, de quien se dice que obtie­ne pin­gües bene­fi­cios de la vio­len­cia a tra­vés de sus intere­ses en empre­sas de segu­ri­dad.

Bueno, pues son todos éstos y sus cori­feos quie­nes ento­nan día sí y día tam­bién y pase lo que pase la can­ti­ne­la de la insu­fi­cien­cia. Son ellos los que se arro­gan la fun­ción de dar o qui­tar la con­di­ción de demó­cra­ta que per­mi­ta el acce­so a su coto pri­va­do: la orgía del poder. Dicen que está muy vicia­do el aire que se res­pi­ra en Madrid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *