La Mayo­ria Sin­di­cal Vas­ca va a denun­ciar la acti­tud de la ertzan­tza

La Mayo­ria Sin­di­cal Vas­ca, ante los nume­ro­sos epi­so­dios de bru­ta­li­dad poli­cial que pro­ta­go­ni­za­ron efec­ti­vos de la poli­cia vas­ca, he deci­di­do rea­li­zar una denun­cia publi­ca.

Recor­de­mos que inclu­so fue­ron empu­ja­dos y gol­pea­dos miem­bros del par­la­men­to vas­con­ga­do y de echop hay varios video que lo ates­ti­guan. En con­cre­to han afor­ma­do lo siguien­te

«Ante los diver­sos suce­sos acae­ci­dos ene l trans­cur­so del día de huel­ga gene­ral el pasa­do 27 de enro, los sin­di­ca­tos con­vo­can­tes (ELA, LAB, STEE-EILAS e HIRU) así como ESK que se había adhe­ri­do, mani­fes­ta­mos a la opi­nión públi­ca.

En pri­mer lugar, denun­ciar la acti­tud de Lakua, que se ha extra­li­mi­ta­do en la uti­li­za­ción de los recur­sos lega­les para poner tra­bas al dere­cho de huel­ga con los ser­vi­cios míni­mos abu­si­vos, y la comu­ni­ca­ción por car­ta a los sin­di­ca­tos de limi­tar al máxi­mo la acti­vi­dad pro­pia de los pique­tes infor­ma­ti­vos en una con­vo­ca­to­ria de huel­ga, ame­na­zan­do que la Ertzain­tza actua­ría con­tra todo aque­llo que con­tra­vi­nie­ra sus órde­nes… En lugar de equi­li­brar los dere­chos en con­flic­to (dere­cho a tra­ba­jar y a reci­bir los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les, con el dere­cho a la huel­ga), han uti­li­za­do todo su poder en con­tra de quie­nes opta­ron por defen­der su dere­cho a la huel­ga.

Con­se­cuen­te­men­te a lo orde­na­do por Lakua, la Ertzain­tza no se limi­tó ese día a actuar con­tra la con­cul­ca­ción de dere­chos. En nin­gún momen­to actuó en defen­sa de la ciu­da­da­nía, muy al con­tra­rio, fue un con­ti­nuo «con­tra­pi­que­te». La pre­sen­cia poli­cial fue ato­si­gan­te, y su actua­ción en todo momen­to se diri­gió a limi­tar el dere­cho a infor­mar: ame­na­zas con­ti­nuas con­tra los pique­tes por cosas como cru­zar semá­fo­ros en rojo; en nin­gún momen­to éstos podían ocu­par la cal­za­da y limi­ta­ban el tiem­po de infor­ma­ción direc­ta, inclu­so pro­pi­nan­do empu­jo­nes a los pro­pios tra­ba­ja­do­res que según sus valo­ra­cio­nes se exten­dían dema­sia­do tiem­po en con­ver­sa­cio­nes con los miem­bros de los pique­tes. Se car­gó con­tra los miem­bros de los pique­tes que acce­dían al inte­rior de empre­sas, cuan­do la acti­tud gene­ral era total­men­te pací­fi­ca y su obje­ti­vo mera­men­te infor­ma­ti­vo…

Que­re­mos denun­ciar espe­cial­men­te la acti­tud, pro­vo­ca­ti­va, des­pro­por­cio­na­da y vio­len­ta de los efec­ti­vos poli­cia­les en el cen­tro comer­cial Bule­var, don­de car­ga­ron con­tra los cen­te­na­res de per­so­nas allí con­cen­tra­das, con el úni­co y cla­ro obje­ti­vo de des­pe­jar la zona antes de las diez de la maña­na, hora de aper­tu­ra del cen­tro. Una car­ga poli­cial «pre­ven­ti­va» no tie­ne nada que ver con la defen­sa equi­li­bra­da de los dere­chos que com­pe­te a las auto­ri­da­des públi­cas en una jor­na­da de huel­ga, y supo­ne una con­cul­ca­ción cla­ra del dere­cho a expre­sión y mani­fes­ta­ción. En ella, ade­más, resul­ta­ron vio­len­ta­men­te gol­pea­das dece­nas de per­so­nas.

A nues­tro jui­cio, el dis­po­si­ti­vo poli­cial des­ple­ga­do con moti­vo de la mani­fes­ta­ción que salió a las 12 del medio­día de la Pla­za de Bil­bao era total­men­te des­me­su­ra­do y res­pon­día más a cues­tio­nes mediá­ti­cas (no olvi­de­mos las decla­ra­cio­nes pre­vias del señor Ares) que a la pro­pia reali­dad. No exis­tía nin­gún pre­ce­den­te de mani­fes­ta­cio­nes en ante­rio­res huel­gas gene­ra­les como para hacer nece­sa­ria la pre­sen­cia masi­va de ertzai­nas en el entorno del Cor­te Inglés (uno cada dos metros) o el con­tin­gen­te a modo de paseí­llo des­ple­ga­do en la Pla­za del Arca a esca­sos dos metros de los mani­fes­tan­tes. Enten­de­mos que su pre­sen­cia ato­si­gan­te no favo­re­ció que la mani­fes­ta­ción se desa­rro­lla­ra con la tran­qui­li­dad nece­sa­ria. De hecho, en la movi­li­za­ción masi­va de la tar­de, coin­ci­dien­do con una pre­sen­cia mucho más dis­cre­ta de la Ertzan­tza, no suce­dió nin­gún con­flic­to.

Más gra­ve nos pare­ce la actua­ción poco pro­fe­sio­nal, negli­gen­te y enten­de­mos que delic­ti­va de los man­dos y las dota­cio­nes poli­cia­les que car­ga­ron de mane­ra indis­cri­mi­na­da con­tra una mani­fes­ta­ción de 20.000 per­so­nas, con pre­sen­cia de muje­res, per­so­nas de edad e inclu­so [email protected] Nin­gu­na pre­ten­di­da pro­vo­ca­ción jus­ti­fi­ca que se dis­pa­ren pelo­tas de goma a poca dis­tan­cia en calles estre­chas por don­de está huyen­do la gen­te o se gol­pee vio­len­ta­men­te a cual­quier per­so­na que tuvo la mala suer­te de que­dar atra­pa­da en los inci­den­tes, inclu­yen­do quie­nes esta­ban inten­tan­do mediar para que no se con­su­ma­ra la actua­ción. Per­so­nas que esta­ban ejer­cien­do su dere­cho a mani­fes­ta­ción de mane­ra pací­fi­ca fue­ron gol­pea­das, empu­ja­das, ame­na­za­das y debie­ron salir corrien­do para huir de la bru­ta­li­dad poli­cial. Quien debie­ra velar por­que todo trans­cu­rrie­ra de la mejor mane­ra posi­ble se empe­ñó, irres­pon­sa­ble­men­te en apa­gar el fue­go con gaso­li­na. El com­por­ta­mien­to de la Ertzan­tza ese día, al mar­gen de con­si­de­ra­cio­nes polí­ti­cas, fue tor­pe e inefi­caz, y nos hizo recor­dar otra inter­ven­ción lamen­ta­ble, hace casi tres años en la mani­fes­ta­ción con­me­mo­ra­ti­va del 3 de mar­zo.

El día 27 la Ertzan­tza gene­ró momen­tos de gran ten­sión y páni­co entre la pobla­ción (en esas calles no había solo mani­fes­tan­tes) y las con­se­cuen­cias no lle­ga­ron a más gra­cias a la res­pues­ta fir­me y sere­na de las miles de per­so­nas que aba­rro­ta­ban la pla­za de la Vir­gen Blan­ca. Es difí­cil hacer­lo peor.

Por todo ello, con­si­de­ra­mos espe­cial­men­te gra­ve la actua­ción de la Ertzan­tza en el trans­cur­so de la mani­fes­ta­ción del medio­día del día 27. Como hemos dicho antes, a con­se­cuen­cia de, al menos dos car­gas dife­ren­tes, un núme­ro impor­tan­te de per­so­nas resul­tó heri­do de diver­sa con­si­de­ra­ción por gol­pes y pelo­ta­zos indis­cri­mi­na­dos; igual­men­te, otra per­so­na fue dete­ni­da, gol­pea­da y tras­la­da­da a comi­sa­ría.

Exi­gi­mos al con­se­je­ro de Inte­rior, señor Ares que se escla­rez­can los hechos, se depu­ren res­pon­sa­bi­li­da­des y sobre todo, que se modi­fi­quen cri­te­rios de actua­ción de cara al futu­ro. La socie­dad vas­ca nece­si­ta de otro mode­lo de poli­cía.

Mien­tras ins­ti­tu­cio­nes y patro­nal se dedi­can a exhi­bir las cifras que les con­vie­nen a la reali­dad de la masi­va res­pues­ta en las calles, las for­ma­cio­nes sin­di­ca­les y gru­pos polí­ti­cos y socia­les que lla­ma­mos a res­pon­der a las refor­mas nos vemos obli­ga­dos a sumar, a las cifras de res­pal­do a la huel­ga, las esta­dís­ti­cas de per­so­nas iden­ti­fi­ca­das, impu­tadas, dete­ni­das, gol­pea­das y heri­das. Argu­men­tos de repre­sión que se cons­ti­tu­yen en la foto­gra­fía más real de los polí­ti­cos y patro­nal que, a gol­pe de refor­ma, actúan cada día con­tra los dere­chos de las y los tra­ba­ja­do­res y las capas popu­la­res de este país. Algu­nas de esas per­so­nas se encuen­tran aquí con noso­tros para rela­tar su expe­rien­cia.

Gas­teiz, 31 de enero de 2011»


01

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *