La trai­ción del 27‑E y el final de la Tran­si­ción- Nines Maes­tro

Para inten­tar tapar las ver­güen­zas de un pac­to que for­ma­rá par­te des­ta­ca­da del elen­co de trai­cio­nes en la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro, CC.OO y UGT han inten­ta­do camu­flar­lo como un “nue­vo Pac­to de la Mon­cloa”. El obje­ti­vo es inten­tar difu­mi­nar la res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta de ambos sin­di­ca­tos en la trai­ción con­su­ma­da el 27 de enero disi­mu­la­da entre polí­ti­cos, gober­nan­tes, exper­tos y has­ta algún inte­lec­tual orgá­ni­co, si fue­ra menes­ter.

He escri­to bien “sin­di­ca­tos”, refi­rién­do­me a CC.OO. y UGT, y no cúpu­las o buro­cra­cias sin­di­ca­les, como se dice a veces para mos­trar la dife­ren­cia entre los diri­gen­tes y las bases. Ya no. Des­pués del 27 de enero y tras la fir­ma del Pac­to infa­me que dina­mi­ta con­quis­tas socia­les como la edad de jubi­la­ción a los 65 años, man­tie­ne a ancia­nos tra­ba­jan­do y nie­ga un pues­to de tra­ba­jo digno a las nue­vas gene­ra­cio­nes, alar­ga el perio­do de cómpu­to de la pen­sión a 25 años, exi­ge unos impo­si­bles 38 años y medio de coti­za­ción para acce­der a la pen­sión com­ple­ta y deja sin nada a la inmen­sa mayo­ría de los jóve­nes, muje­res e inmi­gran­tes, pro­ta­go­nis­tas abso­lu­tos del empleo a tiem­po par­cial y la pre­ca­rie­dad – que sin embar­go coti­za­rán a fon­do per­di­do a la segu­ri­dad Social – , hay que hablar de orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les en su con­jun­to. No sólo Toxo y Mén­dez son res­pon­sa­bles de la cana­lla­da per­pe­tra­da con­tra el con­jun­to de la cla­se obre­ra.

Nin­gún tra­ba­ja­dor o tra­ba­ja­do­ra pue­de man­te­ner el car­net de CC.OO. o de UGT en el bol­si­llo y mirar a la cara a los com­pa­ñe­ros sin que se le cai­ga de ver­güen­za. ¿Con qué dere­cho han fir­ma­do en nues­tro nom­bre? ¿A quién repre­sen­tan? El Pac­to Social es una igno­mi­nia, un atro­pe­llo y un acto inacep­ta­ble de vio­len­cia social de guan­te blan­co con­tra el con­jun­to de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras.

Pero no es sólo una enor­me trai­ción. El obje­ti­vo esen­cial, más impor­tan­te que la enor­me taja­da de la refor­ma de las pen­sio­nes que han ser­vi­do en ban­de­ja a la patro­nal, es trun­car, ani­qui­lar al movi­mien­to obre­ro; y aun­que Toxo y Mén­dez están hacien­do todo lo posi­ble por favo­re­cer­lo, afor­tu­na­da­men­te no está en sus manos garan­ti­zar­lo. Pre­ci­sa­men­te por­que no es una reedi­ción de los Pac­tos de la Mon­cloa como los sin­di­ca­tos hubie­ran que­ri­do.

Es el final de una lar­ga eta­pa que sí se ini­cia con la Tran­si­ción y que ade­más de man­te­ner intac­to el apa­ra­to de Esta­do de la Dic­ta­du­ra con el rey a la cabe­za, empie­za pro­pi­nan­do dos gol­pes deci­si­vos a la izquier­da y al movi­mien­to obre­ro: la Ley de Amnis­tía de 1977, segui­da de unos Pac­tos que entre muchas flo­ri­tu­ras sin tras­cen­den­cia intro­du­cen el des­pi­do gra­tis y sin cau­sa del con­tra­to de empleo juve­nil y la eli­mi­na­ción de la read­mi­sión en el des­pi­do impro­ce­den­te.

No es la enver­ga­du­ra del ata­que a con­quis­tas socia­les la que deter­mi­na las deci­si­vas dife­ren­cias entre 1977 y 2011, si no la radi­cal dife­ren­cia entre la cate­go­ría de los acto­res y el esce­na­rio en que se desa­rro­lla el dra­ma. La agi­ta­ción del espan­ta­jo de la dic­ta­du­ra y el señue­lo de una “demo­cra­cia” pre­ña­da de dere­chos socia­les y polí­ti­cos, en fun­ción de los que valía la pena apre­tar­se el cin­tu­rón en lo inme­dia­to, eran creí­bles por­que los enar­bo­la­ban pre­ci­sa­men­te los máxi­mos diri­gen­tes de la izquier­da y del movi­mien­to obre­ro, algu­nos de ellos, recién sali­dos de la cár­cel. Pre­ci­sa­men­te de su auto­ri­dad y cre­di­bi­li­dad deri­va­ba su poder real y su enor­me res­pon­sa­bi­li­dad por la des­truc­ción de la izquier­da que de la Tran­si­ción deri­vó.

Ade­más enton­ces se per­ci­bía la fuer­za real de la cla­se obre­ra orga­ni­za­da, capaz de impo­ner a Sua­rez en 1976 y des­de la clan­des­ti­ni­dad, la ley de Rela­cio­nes Labo­ra­les más avan­za­da que cono­ció el movi­mien­to obre­ro antes y des­pués de esa fecha, y ven­ce­do­ra de gran­des huel­gas con la con­quis­ta de cada vez mayo­res dere­chos socia­les. Aún no era per­cep­ti­ble que se tra­ta­ba del prin­ci­pio del fin, que se ini­cia­ba una gran ope­ra­ción del capi­tal diri­gi­da a la des­ver­te­bra­ción y derri­bo del movi­mien­to obre­ro, que sólo podía cul­mi­nar­se con éxi­to si la par­te fun­da­men­tal del guión era inter­pre­ta­da por sus pro­pios diri­gen­tes.

La situa­ción aho­ra es cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te. Ya no hay espan­ta­jos de vuel­ta a la dic­ta­du­ra que agi­tar ni mir­los blan­cos de demo­cra­cia que sus­ten­ten espe­ran­zas de tiem­pos mejo­res. Has­ta los más igno­ran­tes saben que mien­tras el abis­mo del paro, la pre­ca­rie­dad y las pen­sio­nes de mise­ria se tra­ga a millo­nes de per­so­nas, la patro­nal de las gran­des empre­sas y, sobre todo, la ban­ca se siguen forran­do gra­cias al gobierno del PSOE, a quien rele­va­rá el PP en el momen­to opor­tuno.

Pero lo más impor­tan­te es que los jefes sin­di­ca­les que fir­man aho­ra el Pac­to Social, no sólo no son héroes del movi­mien­to obre­ro, sino que son per­ci­bi­dos mayo­ri­ta­ria­men­te como esbi­rros del gobierno y del capi­tal, en la cota de pres­ti­gio más baja que se recuer­da. Y la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal, PCE e IU que hubie­ra podi­do con­ver­tir­se en refe­ren­te popu­lar sim­ple­men­te man­te­nien­do sus pro­pues­tas de huel­ga y movi­li­za­ción, han pre­fe­ri­do – una vez más, y ellos sabrán a cam­bio de qué – no enfren­tar­se al PSOE y a “los sin­di­ca­tos”. Las decla­ra­cio­nes de sus prin­ci­pa­les diri­gen­tes el mis­mo 27E hablan por sí solas: “no hay moti­vos para la huel­ga gene­ral mien­tras los sin­di­ca­tos nego­cian” (Lla­ma­za­res en Onda Vas­ca) y que «los sin­di­ca­tos están para sacar lo que pue­den en las nego­cia­cio­nes, por lo que IU no se enfren­ta­rá a ellos y man­ten­drá una fra­ter­ni­dad de cla­ses (sic)” (Cayo Lara en los desa­yu­nos de RTVE).

Lo que fue la estruc­tu­ra diri­gen­te de la izquier­da polí­ti­ca y sin­di­cal en la Tran­si­ción se hun­de, pero como ni en la físi­ca ni en la diná­mi­ca social exis­te el vacío, lo nue­vo – que ya hace tiem­po vie­ne apun­tan­do – va toman­do for­ma y for­ta­le­cién­do­se. El 27 de enero ha sido un buen ejem­plo.

En Hego Eus­kal Herria y tam­bién en Gali­za, la mayo­ría sin­di­cal ha con­vo­ca­do con éxi­to huel­gas gene­ra­les y mani­fes­ta­cio­nes masi­vas tenien­do en con­tra a CC.OO. y UGT; en Cata­lun­ya han inten­ta­do la huel­ga y ha habi­do impor­tan­tes movi­li­za­cio­nes; en Mur­cia lle­van mes y medio en pie de gue­rra con mani­fes­ta­cio­nes cada vez mayo­res, y en el res­to del Esta­do las mani­fes­ta­cio­nes con­tra las refor­mas y en soli­da­ri­dad con las huel­gas gene­ra­les en las nacio­na­li­da­des, han sido más con­cu­rri­das y más com­ba­ti­vas que en oca­sio­nes ante­rio­res.

En nada se pare­cen pues, ni los acto­res, ni el esce­na­rio, al de 1977.

La preo­cu­pa­ción de las cla­ses domi­nan­tes es que las posi­bi­li­da­des de que los ata­ques, mucho más duros y sin lími­te pre­vi­si­ble, sean acep­ta­dos mayo­ri­ta­ria­men­te son mucho meno­res que hace 34 años. La cal­de­ra de la indig­na­ción popu­lar va aumen­tan­do la pre­sión, no hay vál­vu­la de segu­ri­dad y el col­chón de legi­ti­ma­ción se des­ha­ce a ojos vis­ta. Es el final de una eta­pa y será el entie­rro del mode­lo sin­di­cal y polí­ti­co de la Tran­si­ción.

Lo nue­vo, si bien debe reanu­dar nece­sa­ria­men­te el hilo rojo de la lucha obre­ra y popu­lar que la Tran­si­ción pre­ten­dió des­ha­cer, no será la mera con­ti­nua­ción de lo ante­rior. No sólo por­que las orga­ni­za­cio­nes serán dife­ren­tes. El nue­vo movi­mien­to obre­ro, diri­gi­do por la cla­se obre­ra de hoy: jóve­nes pre­ca­rios, muje­res, inmi­gran­tes y lo mejor de los vete­ra­nos lucha­do­res y lucha­do­ras que no con­si­guie­ron doble­gar, tie­ne ante si – con mucha más cla­ri­dad que en otras épo­cas – dos líneas de fuer­za fun­da­men­ta­les sobre las que cons­ti­tuir­se: la eman­ci­pa­ción de cla­se y el inter­na­cio­na­lis­mo, es decir dere­cho de los pue­blos a libe­rar­se del yugo del impe­ria­lis­mo, inclui­do el espa­ñol. En ese mar­co, la bús­que­da incan­sa­ble de la uni­dad, o al menos la coin­ci­den­cia, en la lucha fren­te al enemi­go común es la tarea que ya ha comen­za­do para el sin­di­ca­lis­mo de cla­se en el Esta­do espa­ñol y que nece­si­ta ser pro­fun­di­za­da.

28 de enero de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *