27‑E: Supe­rar la resig­na­ción y la trai­ción – Car­la del Valle

1. El pasa­do sep­tiem­bre los sin­di­ca­tos ofi­cia­les con­vo­ca­ron una Huel­ga Gene­ral, esce­ni­fi­can­do así un pre­ten­di­do reen­cuen­tro con las deman­das de sus bases, ade­más de poner en mar­cha una nece­sa­ria legi­ti­mi­za­ción social de su labor como opo­si­ción sin­di­cal. Dado que el ambien­te se encon­tra­ba dema­sia­do car­ga­do ya por las suce­si­vas refor­mas que el gobierno está implan­tan­do en el mun­do labo­ral y social, no les que­da­ba mucho mar­gen de nego­cia­ción a los auto­de­no­mi­na­dos agen­tes socia­les, pues estos habían ago­ta­do ante la opi­nión públi­ca cual­quier inten­to de fre­nar o refor­mar los pla­nes anti­obre­ros que se nos pro­po­nían. Por otra par­te, los diri­gen­tes sin­di­ca­les se efren­ta­ban a una opi­nión gene­ra­li­za­da, en cuan­to a su inefi­ca­cia, cuan­do no la abso­lu­ta con­ve­nien­cia, ante la posi­bi­li­dad de ata­jar en bene­fi­cio de los tra­ba­ja­do­res dichas refor­mas capi­ta­lis­tas. Se podría decir que la ame­na­za del des­cré­di­to o la cons­ta­ta­ción de éste, fue­ron el prin­ci­pal moti­vo para dicha con­vo­ca­to­ria, que no que­dó exen­ta de las per­ti­nen­tes manio­bras para ser aco­ta­da, fre­na­da y redu­ci­da a la míni­ma expre­sión de lo que podría ser una Huel­ga Gene­ral, enten­di­da ésta como una ver­da­de­ra y autén­ti­ca herra­mien­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en defen­sa de sus intere­ses, dere­chos y dig­ni­dad.

El 29‑S pudo ser un fra­ca­so en cuan­to al segui­mien­to del paro, pero sin nin­gu­na duda supu­so un encuen­tro satis­fac­to­rio para los que sali­mos a la calle apos­tan­do por las vías de la uni­dad, la acción y el enfren­ta­mien­to ante los pla­nes per­ver­sos que el gobierno nos tie­ne pre­pa­ra­dos para la pró­xi­ma épo­ca. No hubo titu­beos por par­te de la cla­se obre­ra orga­ni­za­da, los que ese día lucha­ron, lo hicie­ron has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias, que­dan­do así en la memo­ria las posi­bi­li­da­des reales que hoy en día tene­mos para enfren­tar­nos a los ata­ques capi­ta­lis­tas. Es decir, encon­trán­do­nos con una “mayo­ría” indi­fe­ren­te, des­cla­sa­da y rea­cia a la movi­li­za­ción, pero sien­do ésta jalea­da y ani­ma­da por otra “mayo­ría” que ese día desa­fió el inmo­vi­lis­mo impe­ran­te, hacién­do­se notar y superan­do inclu­so las direc­tri­ces habi­tua­les del sin­di­ca­lis­mo ofi­cial, esto es, la auto­or­ga­ni­za­ción en pue­blos y barrios, así como la apor­ta­ción posi­ti­va de nue­vos entes sin­di­ca­les y socia­les nove­do­sos en la épo­ca.

2. Dado que tras esta con­vo­ca­to­ria se mani­fies­ta la impo­si­bi­li­dad de poner entre las cuer­das al gobierno y sus recor­tes socia­les, el sin­di­ca­lis­mo ofi­cial se dedi­ca en los meses que siguen al 29‑S, a pre­pa­rar un nue­va repre­sen­ta­ción de su tan­tas veces esce­ni­fi­ca­da paz social. Los diri­gen­tes sin­di­ca­les, ade­más de toda una lar­ga lis­ta de afir­ma­cio­nes que bien podrían ser auto­res sus pro­pios “adver­sa­rios” en la mesa de nego­cia­ción, tra­ba­jan duran­te el mes de diciem­bre en la ela­bo­ra­ción de una nue­va estra­te­gia con la que disi­mu­lar su enési­ma trai­ción de cla­se. En esas sema­nas los sin­di­ca­tos ofi­cia­les vuel­ven a su hábi­tat natu­ral, este es, los sillo­nes de invi­ta­dos del pala­cio de la Mon­cloa.

Es en estos días cuan­do el gobierno anun­cia la inmi­nen­te refor­ma de las pen­sio­nes, la cual se pue­de con­si­de­rar como un ata­que fron­tal con­tra el mal­tre­cho esta­do de bien­es­tar con el que tan­tos años nos han bom­bar­dea­do a una cla­se, que por otra par­te siem­pre estu­vo explo­ta­da y abo­ca­da a la inde­fen­sión com­ple­ta, ade­más de expues­ta a la más alta de las trai­cio­nes que han cono­ci­do los obre­ros de este país. En el reco­rri­do infor­ma­ti­vo que pode­mos hacer de las corres­pon­dien­tes sesio­nes nego­cia­do­ras que siguen al anun­cio de los nue­vos recor­tes, nos encon­tra­mos que se ha fomen­ta­do por estos mis­mos agen­tes socia­les el des­con­cier­to y la incer­ti­dum­bre gene­ral en cuan­to a una nue­va con­vo­ca­to­ria de Huel­ga, ade­más de sem­brar en el camino una serie de rumo­res, cuan­do no men­ti­ras, sobre esta posi­bi­li­dad. Según trans­cu­rren las sema­nas, las decla­ra­cio­nes del tan­dem CC.OO y UGT dis­mi­nu­yen la ten­sión que vivió su momen­to cum­bre en la movi­li­za­ción del 18 de Diciem­bre cuan­do se afir­mó lite­ral­men­te que en enero habría Huel­ga Gene­ral en el esta­do espa­ñol.

3. Ante este deso­la­dor pano­ra­ma, no muy dis­tin­to a otros momen­tos qui­zás de la últi­ma déca­da, pero sí al de otros paí­ses euro­peos que en los últi­mos meses han encen­di­do dis­tin­tas lla­mas de rebel­día, nos pre­sen­ta­mos en un mes de enero casi fina­li­za­do, y con una total dis­po­si­ción del sin­di­ca­lis­mo del sis­te­ma a fre­nar, cuan­do no boi­co­tear cual­quier inten­to de acción al mar­gen de sus cúpu­las. El des­con­cier­to y la duda que sem­bra­ron en las últi­mas sema­nas del año, ha ser­vi­do en pri­mer lugar para para­li­zar la mayo­ría de las ini­cia­ti­vas que ya se fra­gua­ban ante la inmi­nen­cia de una nue­va Huel­ga Gene­ral, ade­más de pro­por­cio­nar el evi­den­te mar­gen de manio­bra al gobierno y los par­ti­dos polí­ti­cos para lle­var al con­gre­so la refor­ma de las pen­sio­nes el pró­xi­mo 28 de este mis­mo mes.

Podría ser atre­vi­do aven­tu­rar que en esa mesa nego­cia­do­ra se habló y se sigue hablan­do sobre algo más que el futu­ro de nues­tras pen­sio­nes y la edad de jubi­la­ción, pero un bre­ve aná­li­sis sobre la situa­ción actual y los últi­mos movi­mien­tos rea­li­za­dos, nos pue­den lle­var a afir­mar que los sin­di­ca­tos pues­tos a dedo en la pol­tro­na por el sis­te­ma, nego­cian no nues­tro futu­ro, si no el suyo pro­pio. La nego­cia­ción colec­ti­va, la repre­sen­ta­ti­vi­dad y el papel que el sin­di­ca­lis­mo ofi­cial debe jugar en esta coyun­tu­ra social y labo­ral del país han sido temas de pri­mer orden entre los últi­mos días del año y las pri­me­ras sema­nas del 2011. Ahí está si no la deci­sión que des­car­ta una nue­va Huel­ga Gene­ral con­tra los pla­nes anti­obre­ros del gobierno, así como el tras­pa­so de esa línea roja que los pro­pios diri­gen­tes sin­di­ca­les mar­ca­ron hace un mes, es decir la amplia­ción de la edad de jubi­la­ción. ¿En qué tipo de encru­ci­ja­da se encuen­tra el sin­di­ca­lis­mo ofi­cial para acep­tar su des­cre­di­to públi­co? ¿Cuá­les son los bene­fi­cios que estos apa­ra­tos del sis­te­ma lla­ma­dos sin­di­ca­tos van a repor­tar­se tras la apli­ca­ción de unas medi­das total­men­te anti­po­pu­la­res? ¿Qué tipo de recom­pen­sa, ade­más de la ya cono­ci­da abu­si­va retri­bu­ción eco­nó­mi­ca, obtie­nen cedien­do al chan­ta­je capi­ta­lis­ta? Son pre­gun­tas que en los pró­xi­mos meses podre­mos res­pon­der con faci­li­dad, pues tar­da­rá muy poco en saber­se que en esa mesa nego­cia­do­ra esta­ba sen­ta­do el mis­mi­si­mo sata­nás, hablan­do en cris­tiano.

4. En este esta­do de cosas, lle­ga­mos a lo que ya se ha recon­ver­ti­do a jor­na­da de lucha esta­tal para el jue­ves 27 de enero, con tres huel­gas gene­ra­les con­vo­ca­das (Esu­kal Herria, Gali­za y Cata­lun­ya) y una bate­ría de movi­li­za­cio­nes pro­mo­vi­das en su mayo­ría por sin­di­ca­tos de cla­se. Es qui­zás éste, un nue­vo paso en la direc­ción que mar­ca­mos por pri­me­ra vez el 29‑S muchos sec­to­res del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo a CC.OO y UGT, así como otra serie de orga­ni­za­cio­nes socia­les. Con esta actua­ción, pare­ce que hemos enten­di­do que las cir­cus­tan­cias exi­gen un paso ade­lan­te en los plan­tea­mien­tos de lucha, estra­te­gía y acción, pues se está dan­do un momen­to en el que los hue­cos a lle­nar en la defen­sa de nues­tros dere­chos son cada vez más nume­ro­ros, dado que el dis­cur­so del sin­di­ca­lis­mo ofi­cial que­da de pleno inte­gra­do en la del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y su nue­va cri­sis o ciclo.

Es por esto, que la uni­dad de acción que se ha gene­ra­do en torno al pró­xi­mo 27‑E, ade­más de posi­ti­va y ejem­ple­ri­zan­te, supo­ne un hecho úni­co en las dos últi­mas deca­das. Esos años, don­de las direc­cio­nes de CC.OO y UGT han teni­do por come­ti­do res­trin­gir el poder asam­blea­rio en los cen­tros de tra­ba­jo, mar­gi­nan­do y boi­co­tean­do a otras expre­sio­nes sin­di­ca­les y crean­do así una ima­gen de repre­sen­ta­ti­vi­dad fic­ti­cia y otor­ga­da a la fuer­za por el esta­do (Pac­tos de la Mon­cloa, 1977), la cual ha dado vía libre a una bru­tal regre­sión en dere­chos, así como la impo­si­ción del silen­cio, el dele­ga­cio­nis­mo y la resig­na­ción entre la cla­se obre­ra del momen­to.

El 27‑E sig­ni­fi­ca tras­pa­sar este lími­te que la putre­fac­ta demo­cra­cia y monar­quía espa­ño­la nos impu­sie­ron duran­te los años pos­te­rio­res a la muer­te del dic­ta­dor. Sig­ni­fi­ca que pode­mos arran­car de las manos de los agen­tes socia­les la posi­bi­li­dad de poner en mar­cha huel­gas y movi­li­za­cio­nes que sean capa­ces cada vez más de gene­rar resis­ten­cia a los pro­ce­sos capi­ta­lis­tas y al empo­bre­ci­mien­to de nues­tras con­di­cio­nes de vida, apor­tan­do nue­vas fór­mu­las de lucha y recu­pe­ran­do otras que que­da­ron en el olvi­do aplas­ta­das por el pen­sa­mien­to úni­co de los trai­do­res.

No hubo otro momen­to mejor para la tarea del enten­di­mien­to, la pues­ta en común y la uni­dad de acción entre quie­nes siguen apos­tan­do por rebe­lar­se. La cla­se obre­ra orga­ni­za­da del cariz que sea, no pue­de en nin­gún caso dejar pasar la opor­tu­ni­dad de empren­der, pro­mo­ver y con­so­li­dar por sí mis­ma las luchas nece­sa­rias para resis­tir ante los ata­ques que el capi­ta­lis­mo mun­dial nos lan­za en la últi­ma épo­ca, debién­do­se rege­ne­rar una nue­va con­cien­cia de cla­se que aca­be con la resig­na­ción y haga jus­ti­cia con esta trai­ción que tan­to daño está hacien­do, enten­dien­do que pro­ba­ble­men­te, no hacer­lo sig­ni­fi­ca­ría el sui­ci­dio defi­ni­ti­vo de los explo­ta­dos de este país.

Invierno 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *