Wiki­Leaks: Algo está podri­do- Dave Lindorff

Algo está podri­do en Sue­cia. Nada más lejano en mi inten­ción de para­fra­sear a Sha­kes­pea­re que mini­mi­zar la vio­la­ción como deli­to; es una mera licen­cia lite­ra­ria ante el caso de pre­sun­ta “vio­la­ción” pre­sen­ta­do en con­tra de Julian Assan­ge, fun­da­dor de Wiki­Leaks actual­men­te dete­ni­do en una cár­cel bri­tá­ni­ca sin dere­cho a fian­za a la espe­ra de una soli­ci­tud de extra­di­ción por par­te de Esto­col­mo. Uso las comi­llas por­que, téc­ni­ca­men­te, la fis­ca­lía sue­ca afir­ma que no se tra­ta de vio­la­ción, sino de “sexo por sorpresa”.

Como seña­lé en otro artícu­lo, los pre­sun­tos deli­tos sexua­les por los que la fis­ca­lía sue­ca per­si­gue a Assan­ge son:

1. Supues­ta­men­te y según decla­ra­cio­nes de Anna Ardin, su pare­ja sexual y anfi­trio­na, no poner fin a una rela­ción sexual ini­cia­da de mutuo acuer­do cuan­do ella advir­tió que el con­dón que él tenía pues­to se había roto, y 2. Tener rela­cio­nes sexua­les de mutuo acuer­do con una segun­da mujer unos días des­pués sin infor­mar­le que recien­te­men­te había teni­do rela­cio­nes sexua­les con Ardin y, un día des­pués, supues­ta­men­te rehu­sar devol­ver­le una lla­ma­da rea­li­za­da a su celu­lar cuan­do ella tra­tó de loca­li­zar­lo para pedir­le que se hicie­ra aná­li­sis para detec­tar enfer­me­da­des de trans­mi­sión sexual (Assan­ge afir­ma haber teni­do el telé­fono apa­ga­do y no haber­lo usa­do por temor a que se le estu­vie­ra siguien­do por medio del dis­po­si­ti­vo; lo cier­to es que negar­se a tomar la lla­ma­da de una mujer con la que uno se acos­tó hace poco tiem­po no cons­ti­tu­ye un deli­to. Pue­de con­si­de­rar­se como un ges­to de frial­dad o inclu­so cruel­dad, pero no jus­ti­fi­ca una acu­sa­ción por violación).

En la mayo­ría de los paí­ses, Esta­dos Uni­dos y el Rei­no Uni­do inclui­dos, los hechos no lle­ga­rían a cali­fi­car­se como deli­tos y mucho menos alcan­za­rían la cate­go­ría de vio­la­ción. Sin embar­go, las auto­ri­da­des sue­cas, que duran­te el trans­cur­so de este año úni­ca­men­te han entre­ga­do otra soli­ci­tud de asis­ten­cia a la Inter­pol para atra­par a una per­so­na sos­pe­cho­sa de come­ter deli­tos sexua­les, pidie­ron a esa agen­cia poli­cía­ca inter­na­cio­nal emi­tir una “aler­ta roja” con­tra Assan­ge, a quien pos­te­rior­men­te la poli­cía bri­tá­ni­ca soli­ci­tó infor­mar de su para­de­ro y entre­gar­se o enfren­tar un arres­to (la otra “aler­ta roja” de la Inter­pol soli­ci­ta­da por la fis­ca­lía sue­ca este año fue con­tra Jan Chris­ter Wallen­kurtz, ciu­da­dano sue­co de 58 años bus­ca­do por supues­tos deli­tos sexua­les come­ti­dos con­tra adul­tos y menores).

Cabe pre­gun­tar­se, ya que Sue­cia tie­ne el mayor núme­ro de casos repor­ta­dos de vio­la­ción per cápi­ta en Euro­pa, cómo es que solo estos dos sos­pe­cho­sos (Wallen­kurtz y Assan­ge) han mere­ci­do la aten­ción de la Interpol.

Tam­bién cabe pre­gun­tar­se cómo es un magis­tra­do de la Cor­te bri­tá­ni­ca nie­ga el dere­cho a fian­za a Assan­ge (acu­sa­do de “aten­ta­dos” en situa­cio­nes sexua­les por con­sen­ti­mien­to mutuo), a pesar de la pre­sen­cia de varias per­so­nas duran­te su com­pa­re­cen­cia ante el juez, entre ellas un reco­no­ci­do cineas­ta bri­tá­ni­co, dis­pues­tas a cubrir la fian­za que fue­se nece­sa­ria a fin de ase­gu­rar su regre­so a tri­bu­na­les para una audien­cia de extra­di­ción, cuan­do apa­ren­te­men­te inclu­so las per­so­nas acu­sa­das de vio­la­ción vio­len­ta son libe­ra­das bajo fian­za casi de mane­ra auto­má­ti­ca tan­to en el Rei­no Uni­do como en Suecia.

Cito a con­ti­nua­ción una intere­san­te car­ta publi­ca­da ayer en The Guar­dian en Ingla­te­rra, cuya auto­ra es Katrin Axels­son de la orga­ni­za­ción bri­tá­ni­ca Women Against Rape (Muje­res en con­tra de la violación):

“Muchas muje­res en Sue­cia y en Gran Bre­ta­ña se pre­gun­ta­rán el por­qué del afán poco habi­tual que dis­tin­gue a la per­se­cu­ción de Julian Assan­ge a par­tir del supues­to deli­to de vio­la­ción. La situa­ción de las sue­cas no ese mejor que la de las bri­tá­ni­cas cuan­do se tra­ta de vio­la­ción. Si bien Sue­cia tie­ne el núme­ro más alto de vio­la­cio­nes repor­ta­das per cápi­ta en Euro­pa y la cifra se ha cua­dru­pli­ca­do en los últi­mos 20 años, el índi­ce de con­de­nas pena­les ha dis­mi­nui­do. El 23 de abril de 2010 Cari­na Hägg y Nalin Pek­gul (par­la­men­ta­ria y pre­si­den­ta de Muje­res Social­de­mó­cra­tas en Sue­cia res­pec­ti­va­men­te) escri­bie­ron en el Göte­borgs-Posten que ‘has­ta 90% de todas las vio­la­cio­nes repor­ta­das nun­ca lle­ga a los tri­bu­na­les. En 2006 se con­de­nó a seis per­so­nas por vio­la­ción, pero se había repor­ta­do a casi 4.000 per­so­nas como per­pe­tra­do­ras de este deli­to’. Ambas se suma­ron al lla­ma­do de Amnis­tía Inter­na­cio­nal para lle­var a cabo una inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te a fin de ana­li­zar los casos de vio­la­ción que habían sido cerra­dos y la cali­dad de las inves­ti­ga­cio­nes originales.

“A Assan­ge, quien al pare­cer tie­ne un his­to­rial penal lim­pio, se le negó el dere­cho a fian­za en Ingla­te­rra a pesar de la garan­tía de más de £120.000 dis­po­ni­bles por par­te de sus ava­les. Sin embar­go, la liber­tad bajo fian­za es un pro­ce­di­mien­to de ruti­na en los casos de acu­sa­ción de vio­la­ción. Lle­va­mos dos años apo­yan­do a una mujer vio­la­da y some­ti­da a vio­len­cia domés­ti­ca por par­te de un ex con­vic­to que inten­tó ase­si­nar a una ex pare­ja y a sus hijos; ese hom­bre pudo salir bajo fian­za mien­tras la poli­cía inves­ti­ga el caso.

“Recu­rrir a la vio­la­ción y a las agre­sio­nes sexua­les con fines polí­ti­cos es una añe­ja tra­di­ción que no tie­ne nada que ver con la segu­ri­dad de las muje­res. En el sur de Esta­dos Uni­dos solía jus­ti­fi­car­se el lin­cha­mien­to de un hom­bre negro por pre­sun­ta vio­la­ción de una mujer blan­ca… e inclu­so por ape­nas mirar­la. Hace­mos un fla­co favor a las muje­res cuan­do per­mi­ti­mos un mal uso de nues­tra deman­da de segu­ri­dad al tiem­po que la vio­la­ción sigue sin reci­bir la nece­sa­ria aten­ción den­tro de los tri­bu­na­les (en el mejor de los casos) o reci­bien­do la pro­tec­ción del sis­te­ma (en el peor de los casos)”.

En este caso resul­ta difí­cil obviar los lar­gos ten­tácu­los esta­dou­ni­den­ses, sobre todo ante uno de los últi­mos cables del Depar­ta­men­to de Esta­do en pose­sión de Wiki­Leaks y reve­la­do por el New York Times, en el que un artícu­lo publi­ca­do el jue­ves mues­tra que Esta­dos Uni­dos había influi­do deci­di­da­men­te inclu­so al pode­ro­so gobierno ale­mán para que blo­quea­ra a la fis­ca­lía ale­ma­na y evi­ta­ra la acu­sa­ción y la soli­ci­tud de extra­di­ción a Ale­ma­nia de 13 agen­tes de la CIA impli­ca­dos en el secues­tro ile­gal y la entre­ga de Kha­led el-Mas­ri, ciu­da­dano ale­mán que la CIA tomó equi­vo­ca­da­men­te por terro­ris­ta, a la pri­sión de Bagram en Afga­nis­tán. En 2003, El-Mas­ri fue secues­tra­do por los agen­tes, des­po­ja­do de su ropa y ata­do; le intro­du­je­ron una cla­vi­ja en el ano, le colo­ca­ron un pañal para adul­to y lo subie­ron en un avión de la CIA a Bagram, don­de fue tor­tu­ra­do, sodo­mi­za­do, dro­ga­do por vía intra­ve­no­sa y rete­ni­do duran­te meses antes de ser aban­do­na­do por la CIA en una carre­te­ra alba­ne­sa una vez que Esta­dos Uni­dos deci­die­ra que se había come­ti­do “un error”. El gobierno esta­dou­ni­den­se no que­ría que se divul­ga­ra su pro­gra­ma de entre­ga de pre­sos ni su polí­ti­ca de tor­tu­ra con venia ofi­cial, de mane­ra que pre­sio­nó a las auto­ri­da­des ale­ma­nas para que pusie­ran fin a toda acción judi­cial con­tra los secues­tra­do­res de la CIA bajo ame­na­za de “con­se­cuen­cias en las rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos” (El-Mas­ri tie­ne prohi­bi­do deman­dar al gobierno esta­dou­ni­den­se por daños y perjuicios).

Cues­ta creer que el mis­mo gobierno esta­dou­ni­den­se que pre­sio­nó tan­to a la Ale­ma­nia alia­da de la OTAN no esté detrás del repen­tino e inten­so inte­rés de la fis­ca­lía sue­ca en este absur­do caso de sexo de mutuo acuer­do y un con­dón roto (par­ti­cu­lar­men­te cuan­do el fis­cal ori­gi­nal del caso le dio car­pe­ta­zo al saber que nin­gu­na de estas muje­res esta­ba moles­ta tras pasar dis­tin­tas noches con Assan­ge; una de ellas orga­ni­zó una fies­ta en su honor des­pués del supues­to inci­den­te, la otra lo dejó en su cama mien­tras ella salía a com­prar el desa­yuno (se dice que ambas envia­ron twit­ters a sus amis­ta­des para pre­su­mir de su con­quis­ta, men­sa­jes que pos­te­rior­men­te tra­ta­ron eli­mi­nar de Twitter).

Tam­bién cues­ta creer que el hecho de que un tri­bu­nal bri­tá­ni­co dene­ga­ra el dere­cho a fian­za a este sos­pe­cho­so en par­ti­cu­lar, máxi­me cuan­do no se le impu­ta nin­gún acto vio­len­to y care­ce de ante­ce­den­tes pena­les, no sea resul­ta­do de la pre­sión esta­dou­ni­den­se tras bambalinas.

De hecho, pare­ce que Esta­dos Uni­dos está muy ocu­pa­do fabri­can­do más acu­sa­cio­nes gra­ves en con­tra de Assan­ge, al tiem­po que sus abo­ga­dos afir­man anti­ci­par que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de ese país (supues­ta­men­te ya en con­ver­sa­cio­nes con las auto­ri­da­des sue­cas para hacer­se con Assan­ge) pla­nea impu­tar­le pron­to car­gos con­for­me al esta­tu­to de espio­na­je de 1917, la mis­ma ley que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cio tra­tó de emplear sin éxi­to duran­te el man­da­to de Nixon con­tra Daniel Ells­berg en el caso de los docu­men­tos del Pen­tá­gono. Esto expli­ca­ría los esfuer­zos des­ti­na­dos a tra­tar de man­te­ner a Assan­ge dete­ni­do en una cel­da. Ade­más, podría expli­car por qué Assan­ge está recu­san­do la soli­ci­tud de extra­di­ción del gobierno sueco.

La opo­si­ción a las gue­rras en Afga­nis­tán e Irak es inten­sa en el Rei­no Uni­do y cuen­ta con el apo­yo de una abru­ma­do­ra mayo­ría de la ciu­da­da­nía bri­tá­ni­ca, hecho que con­vier­te a Assan­ge en una espe­cie de héroe den­tro del país gra­cias a que Wiki­Leaks expo­ne los crí­me­nes con­ti­nua­men­te per­pe­tra­dos por las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cas en ambos paí­ses. Muy pro­ba­ble­men­te la aquies­cen­cia del gobierno bri­tá­ni­co a una orden de extra­di­ción pro­ve­nien­te de Esta­dos Uni­dos fun­da­da en supues­tos car­gos de espio­na­je enfren­ta­ría la opo­si­ción masi­va de la ciu­da­da­nía bri­tá­ni­ca. Sue­cia, por otra par­te, que no per­te­ne­ce a la OTAN pero tie­ne unas 500 tro­pas impli­ca­das en la “gue­rra de la OTAN” en Afga­nis­tán, no enfren­ta el mis­mo tipo de opo­si­ción popu­lar y Assan­ge podría temer la faci­li­dad con que se pre­sio­na­ría a Sue­cia, un país muy peque­ño, para entre­gar­lo a las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses sin des­per­tar mayo­res inquie­tu­des entre la pobla­ción sueca.

En Esta­dos Uni­dos no ha habi­do nue­vos intere­ses en defen­der a Assan­ge por par­te de nin­gu­na orga­ni­za­ción. De hecho, la reac­ción de las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas ha sido total­men­te con­tra­ria. En la mayo­ría de los casos, las acu­sa­cio­nes sue­cas y su arres­to en Gran Bre­ta­ña a par­tir de la “aler­ta roja” de la Inter­pol apa­re­cen en los medios de la mano de las pala­bras “vio­la­ción sexual”, pero no se expli­can los hechos, hechos que ni siquie­ra lle­ga­rían a deli­to en Esta­dos Uni­dos. Mien­tras tan­to, la mayo­ría de los edi­to­ria­les con­de­nan la vio­la­ción del secre­to diplo­má­ti­co, mas no los esfuer­zos guber­na­men­ta­les por amor­da­zar una impor­tan­te fuen­te de noti­cias sobre la inep­ti­tud, la pre­va­ri­ca­ción y los enga­ños del gobierno.

Sin embar­go, si resul­ta (como creo que será) que el gobierno esta­dou­ni­den­se ha sido el cata­li­za­dor del arres­to y la deten­ción de Assan­ge, ade­más de su extra­di­ción a Sue­cia, y si resul­ta (como pare­ce cada vez más pro­ba­ble) que el gobierno esta­dou­ni­den­se tam­bién está detrás de la deci­sión simul­tá­nea de Visa, Mas­ter­Card, Pay­pal y varios ban­cos sui­zos de recha­zar el trá­mi­te de dona­ti­vos para Wiki­Leaks, y de Ama­zon en cuan­to a negar a Wiki­Leaks el acce­so a su sis­te­ma de alma­ce­na­mien­to de datos en nube, y del DNS que revo­có el regis­tro del URL de Wiki­Leaks, enton­ces corres­pon­de­rá a edi­to­res y locu­to­res, ade­más de perio­dis­tas, levan­tar­se en armas para defen­der a Assan­ge. Como dije en otro artícu­lo, este tipo de ata­que con­tra una fuen­te infor­ma­ti­va por razo­nes mera­men­te polí­ti­cas cons­ti­tu­ye una ame­na­za a la pri­me­ra enmien­da tan pro­fun­da como el ata­que de Nixon con­tra Daniel Ells­berg y el inten­to de blo­quear al New York Times para que no publi­ca­ra los docu­men­tos roba­dos sobre los orí­ge­nes de la Gue­rra de Vietnam.

Andreas Fink, direc­tor gene­ral de Data­Cell ehf, la empre­sa sui­za que ha acep­ta­do dona­ti­vos a nom­bre de Wiki­Leaks a tra­vés de Visa, hizo las siguien­tes decla­ra­cio­nes res­pec­to a la deci­sión de Visa de dejar de pro­ce­sar dona­cio­nes para Wiki­Leaks a par­tir del 8 de diciembre:

“La sus­pen­sión de trans­fe­ren­cias para Wiki­Leaks vio­la los acuer­dos con sus clien­tes. Hay usua­rios de Visa que han mani­fes­ta­do de mane­ra expre­sa su volun­tad de enviar dona­ti­vos a Wiki­Leaks y Visa no está cum­plien­do con ellos en tan­to empre­sa. La deci­sión de blo­quear pagos para Wiki­Leaks bien podría dañar su nom­bre mucho más que per­mi­tir las trans­fe­ren­cias. Los clien­tes de Visa nos han con­tac­ta­do de mane­ra masi­va para con­fir­mar que están inten­tan­do donar y les moles­ta sobre­ma­ne­ra que Visa recha­ce las tran­sac­cio­nes. Evi­den­te­men­te, Visa ha sido some­ti­da a pre­sio­nes polí­ti­cas para cerrar nues­tro sitio. Esta­mos con­ven­ci­dos de que una empre­sa de cali­dad inter­na­cio­nal, como lo es Visa, no debe­ría que­dar impli­ca­da en cues­tio­nes polí­ti­cas y ten­dría que limi­tar­se a aten­der sus nego­cios, cosa que sue­len hacer bien… y es trans­fe­rir dine­ro. No tie­nen pro­ble­mas en trans­fe­rir dine­ro de otras empre­sas, como casas vir­tua­les de jue­go, ser­vi­cios por­no­grá­fi­cos y simi­la­res. Enton­ces, ¿por qué los dona­ti­vos para un sitio que lucha por los dere­chos huma­nos resul­ta moral­men­te cues­tio­na­ble? No lo entiendo”.

Aún es posi­ble hacer apor­ta­cio­nes a Wiki­Leaks y para la defen­so­ría legal de Assan­ge por trans­fe­ren­cia ban­ca­ria y median­te el envío pos­tal de che­ques. Si desea más infor­ma­ción sobre cómo hacer­lo, con­sul­te aquí.

Por cier­to, si alguien tra­ba­ja para Visa, Mas­ter­Card, Pay­pal o cual­quier ins­ti­tu­ción ban­ca­ria u ofi­ci­na guber­na­men­tal y pue­de enviar­me prue­bas de que Esta­dos Uni­dos está detrás de la deci­sión de cual­quie­ra de estas enti­da­des de con­ge­lar las cuen­tas de Wiki­Leaks y des­truir finan­cie­ra­men­te al sitio, garan­ti­zo su ano­ni­ma­to a toda cos­ta. Por favor, escrí­ba­me o envíe­me documentación.

Truthout. Tra­du­ci­do por Ate­nea Ace­ve­do para Tlaxcala

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.