Wiki­Leaks: Algo está podri­do- Dave Lin­dorff

Algo está podri­do en Sue­cia. Nada más lejano en mi inten­ción de para­fra­sear a Sha­kes­pea­re que mini­mi­zar la vio­la­ción como deli­to; es una mera licen­cia lite­ra­ria ante el caso de pre­sun­ta “vio­la­ción” pre­sen­ta­do en con­tra de Julian Assan­ge, fun­da­dor de Wiki­Leaks actual­men­te dete­ni­do en una cár­cel bri­tá­ni­ca sin dere­cho a fian­za a la espe­ra de una soli­ci­tud de extra­di­ción por par­te de Esto­col­mo. Uso las comi­llas por­que, téc­ni­ca­men­te, la fis­ca­lía sue­ca afir­ma que no se tra­ta de vio­la­ción, sino de “sexo por sor­pre­sa”.

Como seña­lé en otro artícu­lo, los pre­sun­tos deli­tos sexua­les por los que la fis­ca­lía sue­ca per­si­gue a Assan­ge son:

1. Supues­ta­men­te y según decla­ra­cio­nes de Anna Ardin, su pare­ja sexual y anfi­trio­na, no poner fin a una rela­ción sexual ini­cia­da de mutuo acuer­do cuan­do ella advir­tió que el con­dón que él tenía pues­to se había roto, y 2. Tener rela­cio­nes sexua­les de mutuo acuer­do con una segun­da mujer unos días des­pués sin infor­mar­le que recien­te­men­te había teni­do rela­cio­nes sexua­les con Ardin y, un día des­pués, supues­ta­men­te rehu­sar devol­ver­le una lla­ma­da rea­li­za­da a su celu­lar cuan­do ella tra­tó de loca­li­zar­lo para pedir­le que se hicie­ra aná­li­sis para detec­tar enfer­me­da­des de trans­mi­sión sexual (Assan­ge afir­ma haber teni­do el telé­fono apa­ga­do y no haber­lo usa­do por temor a que se le estu­vie­ra siguien­do por medio del dis­po­si­ti­vo; lo cier­to es que negar­se a tomar la lla­ma­da de una mujer con la que uno se acos­tó hace poco tiem­po no cons­ti­tu­ye un deli­to. Pue­de con­si­de­rar­se como un ges­to de frial­dad o inclu­so cruel­dad, pero no jus­ti­fi­ca una acu­sa­ción por vio­la­ción).

En la mayo­ría de los paí­ses, Esta­dos Uni­dos y el Rei­no Uni­do inclui­dos, los hechos no lle­ga­rían a cali­fi­car­se como deli­tos y mucho menos alcan­za­rían la cate­go­ría de vio­la­ción. Sin embar­go, las auto­ri­da­des sue­cas, que duran­te el trans­cur­so de este año úni­ca­men­te han entre­ga­do otra soli­ci­tud de asis­ten­cia a la Inter­pol para atra­par a una per­so­na sos­pe­cho­sa de come­ter deli­tos sexua­les, pidie­ron a esa agen­cia poli­cía­ca inter­na­cio­nal emi­tir una “aler­ta roja” con­tra Assan­ge, a quien pos­te­rior­men­te la poli­cía bri­tá­ni­ca soli­ci­tó infor­mar de su para­de­ro y entre­gar­se o enfren­tar un arres­to (la otra “aler­ta roja” de la Inter­pol soli­ci­ta­da por la fis­ca­lía sue­ca este año fue con­tra Jan Chris­ter Wallen­kurtz, ciu­da­dano sue­co de 58 años bus­ca­do por supues­tos deli­tos sexua­les come­ti­dos con­tra adul­tos y meno­res).

Cabe pre­gun­tar­se, ya que Sue­cia tie­ne el mayor núme­ro de casos repor­ta­dos de vio­la­ción per cápi­ta en Euro­pa, cómo es que solo estos dos sos­pe­cho­sos (Wallen­kurtz y Assan­ge) han mere­ci­do la aten­ción de la Inter­pol.

Tam­bién cabe pre­gun­tar­se cómo es un magis­tra­do de la Cor­te bri­tá­ni­ca nie­ga el dere­cho a fian­za a Assan­ge (acu­sa­do de “aten­ta­dos” en situa­cio­nes sexua­les por con­sen­ti­mien­to mutuo), a pesar de la pre­sen­cia de varias per­so­nas duran­te su com­pa­re­cen­cia ante el juez, entre ellas un reco­no­ci­do cineas­ta bri­tá­ni­co, dis­pues­tas a cubrir la fian­za que fue­se nece­sa­ria a fin de ase­gu­rar su regre­so a tri­bu­na­les para una audien­cia de extra­di­ción, cuan­do apa­ren­te­men­te inclu­so las per­so­nas acu­sa­das de vio­la­ción vio­len­ta son libe­ra­das bajo fian­za casi de mane­ra auto­má­ti­ca tan­to en el Rei­no Uni­do como en Sue­cia.

Cito a con­ti­nua­ción una intere­san­te car­ta publi­ca­da ayer en The Guar­dian en Ingla­te­rra, cuya auto­ra es Katrin Axels­son de la orga­ni­za­ción bri­tá­ni­ca Women Against Rape (Muje­res en con­tra de la vio­la­ción):

“Muchas muje­res en Sue­cia y en Gran Bre­ta­ña se pre­gun­ta­rán el por­qué del afán poco habi­tual que dis­tin­gue a la per­se­cu­ción de Julian Assan­ge a par­tir del supues­to deli­to de vio­la­ción. La situa­ción de las sue­cas no ese mejor que la de las bri­tá­ni­cas cuan­do se tra­ta de vio­la­ción. Si bien Sue­cia tie­ne el núme­ro más alto de vio­la­cio­nes repor­ta­das per cápi­ta en Euro­pa y la cifra se ha cua­dru­pli­ca­do en los últi­mos 20 años, el índi­ce de con­de­nas pena­les ha dis­mi­nui­do. El 23 de abril de 2010 Cari­na Hägg y Nalin Pek­gul (par­la­men­ta­ria y pre­si­den­ta de Muje­res Social­de­mó­cra­tas en Sue­cia res­pec­ti­va­men­te) escri­bie­ron en el Göte­borgs-Posten que ‘has­ta 90% de todas las vio­la­cio­nes repor­ta­das nun­ca lle­ga a los tri­bu­na­les. En 2006 se con­de­nó a seis per­so­nas por vio­la­ción, pero se había repor­ta­do a casi 4.000 per­so­nas como per­pe­tra­do­ras de este deli­to’. Ambas se suma­ron al lla­ma­do de Amnis­tía Inter­na­cio­nal para lle­var a cabo una inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te a fin de ana­li­zar los casos de vio­la­ción que habían sido cerra­dos y la cali­dad de las inves­ti­ga­cio­nes ori­gi­na­les.

“A Assan­ge, quien al pare­cer tie­ne un his­to­rial penal lim­pio, se le negó el dere­cho a fian­za en Ingla­te­rra a pesar de la garan­tía de más de £120.000 dis­po­ni­bles por par­te de sus ava­les. Sin embar­go, la liber­tad bajo fian­za es un pro­ce­di­mien­to de ruti­na en los casos de acu­sa­ción de vio­la­ción. Lle­va­mos dos años apo­yan­do a una mujer vio­la­da y some­ti­da a vio­len­cia domés­ti­ca por par­te de un ex con­vic­to que inten­tó ase­si­nar a una ex pare­ja y a sus hijos; ese hom­bre pudo salir bajo fian­za mien­tras la poli­cía inves­ti­ga el caso.

“Recu­rrir a la vio­la­ción y a las agre­sio­nes sexua­les con fines polí­ti­cos es una añe­ja tra­di­ción que no tie­ne nada que ver con la segu­ri­dad de las muje­res. En el sur de Esta­dos Uni­dos solía jus­ti­fi­car­se el lin­cha­mien­to de un hom­bre negro por pre­sun­ta vio­la­ción de una mujer blan­ca… e inclu­so por ape­nas mirar­la. Hace­mos un fla­co favor a las muje­res cuan­do per­mi­ti­mos un mal uso de nues­tra deman­da de segu­ri­dad al tiem­po que la vio­la­ción sigue sin reci­bir la nece­sa­ria aten­ción den­tro de los tri­bu­na­les (en el mejor de los casos) o reci­bien­do la pro­tec­ción del sis­te­ma (en el peor de los casos)”.

En este caso resul­ta difí­cil obviar los lar­gos ten­tácu­los esta­dou­ni­den­ses, sobre todo ante uno de los últi­mos cables del Depar­ta­men­to de Esta­do en pose­sión de Wiki­Leaks y reve­la­do por el New York Times, en el que un artícu­lo publi­ca­do el jue­ves mues­tra que Esta­dos Uni­dos había influi­do deci­di­da­men­te inclu­so al pode­ro­so gobierno ale­mán para que blo­quea­ra a la fis­ca­lía ale­ma­na y evi­ta­ra la acu­sa­ción y la soli­ci­tud de extra­di­ción a Ale­ma­nia de 13 agen­tes de la CIA impli­ca­dos en el secues­tro ile­gal y la entre­ga de Kha­led el-Mas­ri, ciu­da­dano ale­mán que la CIA tomó equi­vo­ca­da­men­te por terro­ris­ta, a la pri­sión de Bagram en Afga­nis­tán. En 2003, El-Mas­ri fue secues­tra­do por los agen­tes, des­po­ja­do de su ropa y ata­do; le intro­du­je­ron una cla­vi­ja en el ano, le colo­ca­ron un pañal para adul­to y lo subie­ron en un avión de la CIA a Bagram, don­de fue tor­tu­ra­do, sodo­mi­za­do, dro­ga­do por vía intra­ve­no­sa y rete­ni­do duran­te meses antes de ser aban­do­na­do por la CIA en una carre­te­ra alba­ne­sa una vez que Esta­dos Uni­dos deci­die­ra que se había come­ti­do “un error”. El gobierno esta­dou­ni­den­se no que­ría que se divul­ga­ra su pro­gra­ma de entre­ga de pre­sos ni su polí­ti­ca de tor­tu­ra con venia ofi­cial, de mane­ra que pre­sio­nó a las auto­ri­da­des ale­ma­nas para que pusie­ran fin a toda acción judi­cial con­tra los secues­tra­do­res de la CIA bajo ame­na­za de “con­se­cuen­cias en las rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos” (El-Mas­ri tie­ne prohi­bi­do deman­dar al gobierno esta­dou­ni­den­se por daños y per­jui­cios).

Cues­ta creer que el mis­mo gobierno esta­dou­ni­den­se que pre­sio­nó tan­to a la Ale­ma­nia alia­da de la OTAN no esté detrás del repen­tino e inten­so inte­rés de la fis­ca­lía sue­ca en este absur­do caso de sexo de mutuo acuer­do y un con­dón roto (par­ti­cu­lar­men­te cuan­do el fis­cal ori­gi­nal del caso le dio car­pe­ta­zo al saber que nin­gu­na de estas muje­res esta­ba moles­ta tras pasar dis­tin­tas noches con Assan­ge; una de ellas orga­ni­zó una fies­ta en su honor des­pués del supues­to inci­den­te, la otra lo dejó en su cama mien­tras ella salía a com­prar el desa­yuno (se dice que ambas envia­ron twit­ters a sus amis­ta­des para pre­su­mir de su con­quis­ta, men­sa­jes que pos­te­rior­men­te tra­ta­ron eli­mi­nar de Twit­ter).

Tam­bién cues­ta creer que el hecho de que un tri­bu­nal bri­tá­ni­co dene­ga­ra el dere­cho a fian­za a este sos­pe­cho­so en par­ti­cu­lar, máxi­me cuan­do no se le impu­ta nin­gún acto vio­len­to y care­ce de ante­ce­den­tes pena­les, no sea resul­ta­do de la pre­sión esta­dou­ni­den­se tras bam­ba­li­nas.

De hecho, pare­ce que Esta­dos Uni­dos está muy ocu­pa­do fabri­can­do más acu­sa­cio­nes gra­ves en con­tra de Assan­ge, al tiem­po que sus abo­ga­dos afir­man anti­ci­par que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de ese país (supues­ta­men­te ya en con­ver­sa­cio­nes con las auto­ri­da­des sue­cas para hacer­se con Assan­ge) pla­nea impu­tar­le pron­to car­gos con­for­me al esta­tu­to de espio­na­je de 1917, la mis­ma ley que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cio tra­tó de emplear sin éxi­to duran­te el man­da­to de Nixon con­tra Daniel Ells­berg en el caso de los docu­men­tos del Pen­tá­gono. Esto expli­ca­ría los esfuer­zos des­ti­na­dos a tra­tar de man­te­ner a Assan­ge dete­ni­do en una cel­da. Ade­más, podría expli­car por qué Assan­ge está recu­san­do la soli­ci­tud de extra­di­ción del gobierno sue­co.

La opo­si­ción a las gue­rras en Afga­nis­tán e Irak es inten­sa en el Rei­no Uni­do y cuen­ta con el apo­yo de una abru­ma­do­ra mayo­ría de la ciu­da­da­nía bri­tá­ni­ca, hecho que con­vier­te a Assan­ge en una espe­cie de héroe den­tro del país gra­cias a que Wiki­Leaks expo­ne los crí­me­nes con­ti­nua­men­te per­pe­tra­dos por las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cas en ambos paí­ses. Muy pro­ba­ble­men­te la aquies­cen­cia del gobierno bri­tá­ni­co a una orden de extra­di­ción pro­ve­nien­te de Esta­dos Uni­dos fun­da­da en supues­tos car­gos de espio­na­je enfren­ta­ría la opo­si­ción masi­va de la ciu­da­da­nía bri­tá­ni­ca. Sue­cia, por otra par­te, que no per­te­ne­ce a la OTAN pero tie­ne unas 500 tro­pas impli­ca­das en la “gue­rra de la OTAN” en Afga­nis­tán, no enfren­ta el mis­mo tipo de opo­si­ción popu­lar y Assan­ge podría temer la faci­li­dad con que se pre­sio­na­ría a Sue­cia, un país muy peque­ño, para entre­gar­lo a las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses sin des­per­tar mayo­res inquie­tu­des entre la pobla­ción sue­ca.

En Esta­dos Uni­dos no ha habi­do nue­vos intere­ses en defen­der a Assan­ge por par­te de nin­gu­na orga­ni­za­ción. De hecho, la reac­ción de las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas ha sido total­men­te con­tra­ria. En la mayo­ría de los casos, las acu­sa­cio­nes sue­cas y su arres­to en Gran Bre­ta­ña a par­tir de la “aler­ta roja” de la Inter­pol apa­re­cen en los medios de la mano de las pala­bras “vio­la­ción sexual”, pero no se expli­can los hechos, hechos que ni siquie­ra lle­ga­rían a deli­to en Esta­dos Uni­dos. Mien­tras tan­to, la mayo­ría de los edi­to­ria­les con­de­nan la vio­la­ción del secre­to diplo­má­ti­co, mas no los esfuer­zos guber­na­men­ta­les por amor­da­zar una impor­tan­te fuen­te de noti­cias sobre la inep­ti­tud, la pre­va­ri­ca­ción y los enga­ños del gobierno.

Sin embar­go, si resul­ta (como creo que será) que el gobierno esta­dou­ni­den­se ha sido el cata­li­za­dor del arres­to y la deten­ción de Assan­ge, ade­más de su extra­di­ción a Sue­cia, y si resul­ta (como pare­ce cada vez más pro­ba­ble) que el gobierno esta­dou­ni­den­se tam­bién está detrás de la deci­sión simul­tá­nea de Visa, Mas­ter­Card, Pay­pal y varios ban­cos sui­zos de recha­zar el trá­mi­te de dona­ti­vos para Wiki­Leaks, y de Ama­zon en cuan­to a negar a Wiki­Leaks el acce­so a su sis­te­ma de alma­ce­na­mien­to de datos en nube, y del DNS que revo­có el regis­tro del URL de Wiki­Leaks, enton­ces corres­pon­de­rá a edi­to­res y locu­to­res, ade­más de perio­dis­tas, levan­tar­se en armas para defen­der a Assan­ge. Como dije en otro artícu­lo, este tipo de ata­que con­tra una fuen­te infor­ma­ti­va por razo­nes mera­men­te polí­ti­cas cons­ti­tu­ye una ame­na­za a la pri­me­ra enmien­da tan pro­fun­da como el ata­que de Nixon con­tra Daniel Ells­berg y el inten­to de blo­quear al New York Times para que no publi­ca­ra los docu­men­tos roba­dos sobre los orí­ge­nes de la Gue­rra de Viet­nam.

Andreas Fink, direc­tor gene­ral de Data­Cell ehf, la empre­sa sui­za que ha acep­ta­do dona­ti­vos a nom­bre de Wiki­Leaks a tra­vés de Visa, hizo las siguien­tes decla­ra­cio­nes res­pec­to a la deci­sión de Visa de dejar de pro­ce­sar dona­cio­nes para Wiki­Leaks a par­tir del 8 de diciem­bre:

“La sus­pen­sión de trans­fe­ren­cias para Wiki­Leaks vio­la los acuer­dos con sus clien­tes. Hay usua­rios de Visa que han mani­fes­ta­do de mane­ra expre­sa su volun­tad de enviar dona­ti­vos a Wiki­Leaks y Visa no está cum­plien­do con ellos en tan­to empre­sa. La deci­sión de blo­quear pagos para Wiki­Leaks bien podría dañar su nom­bre mucho más que per­mi­tir las trans­fe­ren­cias. Los clien­tes de Visa nos han con­tac­ta­do de mane­ra masi­va para con­fir­mar que están inten­tan­do donar y les moles­ta sobre­ma­ne­ra que Visa recha­ce las tran­sac­cio­nes. Evi­den­te­men­te, Visa ha sido some­ti­da a pre­sio­nes polí­ti­cas para cerrar nues­tro sitio. Esta­mos con­ven­ci­dos de que una empre­sa de cali­dad inter­na­cio­nal, como lo es Visa, no debe­ría que­dar impli­ca­da en cues­tio­nes polí­ti­cas y ten­dría que limi­tar­se a aten­der sus nego­cios, cosa que sue­len hacer bien… y es trans­fe­rir dine­ro. No tie­nen pro­ble­mas en trans­fe­rir dine­ro de otras empre­sas, como casas vir­tua­les de jue­go, ser­vi­cios por­no­grá­fi­cos y simi­la­res. Enton­ces, ¿por qué los dona­ti­vos para un sitio que lucha por los dere­chos huma­nos resul­ta moral­men­te cues­tio­na­ble? No lo entien­do”.

Aún es posi­ble hacer apor­ta­cio­nes a Wiki­Leaks y para la defen­so­ría legal de Assan­ge por trans­fe­ren­cia ban­ca­ria y median­te el envío pos­tal de che­ques. Si desea más infor­ma­ción sobre cómo hacer­lo, con­sul­te aquí.

Por cier­to, si alguien tra­ba­ja para Visa, Mas­ter­Card, Pay­pal o cual­quier ins­ti­tu­ción ban­ca­ria u ofi­ci­na guber­na­men­tal y pue­de enviar­me prue­bas de que Esta­dos Uni­dos está detrás de la deci­sión de cual­quie­ra de estas enti­da­des de con­ge­lar las cuen­tas de Wiki­Leaks y des­truir finan­cie­ra­men­te al sitio, garan­ti­zo su ano­ni­ma­to a toda cos­ta. Por favor, escrí­ba­me o envíe­me docu­men­ta­ción.

Truthout. Tra­du­ci­do por Ate­nea Ace­ve­do para Tlax­ca­la

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *