Los jue­gos mala­ba­res – Anto­nio Alva­rez Solis

«La des­co­ne­xión del jue­go finan­cie­ro con la eco­no­mía de las cosas o eco­no­mía real, don­de radi­ca el empleo y el con­su­mo» es para el autor una cla­ve en el «pas­tel enve­ne­na­do» de la cri­sis. Afir­ma que acep­tar la mone­da como «úni­ca mer­can­cía volup­tuo­sa» con­lle­va­rá «lesio­nes pro­fun­das» del lla­ma­do mer­ca­do libre. Y apues­ta por resi­tuar el dine­ro como «sím­bo­lo de inter­cam­bio» y por que «la res­pon­sa­bi­li­dad de la pro­duc­ción pase a las admi­nis­tra­do­ras manos popu­la­res».

La Sra. Caro­li­ne Atkin­son, res­pon­sa­ble de Rela­cio­nes Exter­nas del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, aca­ba de hacer arries­ga­dos jue­gos mala­ba­res con los con­cep­tos eco­nó­mi­cos. Estos jue­gos son habi­tua­les en los jerar­cas del Fon­do, en los del Ban­co Mun­dial y en la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de Comer­cio. Se sir­ven para pro­du­cir una con­vic­ción sobre sus afir­ma­cio­nes de un extra­ño bri­t­ame­ri­cano pobla­do de neo­lo­gis­mos y mani­pu­la­cio­nes idio­má­ti­cas. Pero al fin la reali­dad siem­pre aca­ba por dejar des­nu­do su dis­cur­so que es sim­ple­men­te una atra­bi­lia­ria mani­pu­la­ción más por par­te del poder exis­ten­te.

La Sra. Atkin­son, a fin de negar la quie­bra gene­ral, ha dife­ren­cia­do los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que sufre Espa­ña y los que pade­ce Irlan­da con el sim­pli­cí­si­mo rega­te de decir que las difi­cul­ta­des irlan­de­sas sur­gen de su sis­te­ma ban­ca­rio y las de Espa­ña bro­tan del des­em­pleo y del inexis­ten­te cre­ci­mien­to. La habi­li­dad retó­ri­ca es noto­ria y al pare­cer efi­caz al haber sido con­ver­ti­da la eco­no­mía en un puro jue­go numé­ri­co sus­traí­do al cono­ci­mien­to de la ciu­da­da­nía, cosa que no suce­día en tiem­po de los gran­des clá­si­cos de la eco­no­mía polí­ti­ca, que era una cien­cia moral y se expli­ca­ba con un len­gua­je social muy com­pren­si­ble.

Decir que los pro­ble­mas de Irlan­da bro­tan de su ban­ca y que los de Espa­ña sur­gen del inexis­ten­te cre­ci­mien­to y del paro es decir prác­ti­ca­men­te lo mis­mo. A mí me da igual que mi tro­zo de tar­ta pro­ven­ga de dis­tin­ta par­te del pas­tel que el tro­zo de tar­ta del comen­sal que me sigue. Todo es el mis­mo pas­tel enve­ne­na­do. Pare­ce evi­den­te que los pro­ble­mas finan­cie­ros de los ban­cos han apa­re­ci­do por­que ese jue­go finan­cie­ro ha sido abso­lu­ta­men­te des­co­nec­ta­do de la eco­no­mía real o eco­no­mía de cosas, que es don­de radi­ca el empleo y el con­su­mo.

Es más, el acep­tar como una úni­ca mer­can­cía volup­tuo­sa la mone­da, cuan­do en tiem­pos de la eco­no­mía libe­ral-bur­gue­sa la mone­da era un sim­ple signo de inter­cam­bio, ha lle­va­do a la pobre­za de la inver­sión físi­ca real y, con ello, a la mul­ti­pli­ca­ción del paro y a la rever­sión del cre­ci­mien­to social. El tra­ba­jo ha des­apa­re­ci­do en con­se­cuen­cia como un valor fun­da­men­tal o se ha trans­for­ma­do en una pesa­da car­ga sobre las espal­das de quie­nes mani­pu­lan los núme­ros en la Bol­sa y con­vier­ten los mer­ca­dos en mar­co de puras espe­cu­la­cio­nes que están entre la pira­te­ría que prac­ti­can los gran­des pode­res y el cor­so que per­mi­ten con su ban­de­ra los Esta­dos. La reali­dad es esta y está retra­ta­da en los gran­des eco­no­mis­tas que flo­re­cie­ron des­de David Ricar­do al Sr. Marx, pasan­do actual­men­te por gen­te de la sabi­du­ría del Sr. Schum­pe­ter o del mis­mo Sr. Gal­braith, que entre col y col de su epi­dér­mi­ca y cíni­ca adhe­sión al sis­te­ma se ha refe­ri­do siem­pre a la reali­dad de la pro­duc­ción de mer­can­cías y a los pro­ble­mas de la dis­tri­bu­ción y el con­su­mo como los ver­da­de­ros y fun­da­men­ta­les hechos eco­nó­mi­cos. Estos ilus­tres varo­nes sub­ra­yan siem­pre con ras­gos enér­gi­cos que el mane­jo des­aten­ta­do de la mone­da como ori­gen y fin de sí mis­ma con­lle­va una putre­fac­ción inevi­ta­ble de la eco­no­mía real. Es más, la ten­den­cia cons­tan­te de los pode­res públi­cos a emi­tir mone­da sin mayor reca­to ‑por ejem­plo, lo que está hacien­do Esta­dos Uni­dos en estos momen­tos- ori­gi­na la enfer­me­dad de la infla­ción, que pro­du­ce la ano­re­xia de la pro­duc­ción y el con­su­mo. Al fin y al cabo, Esta­dos Uni­dos con su abun­dan­te emi­sión de dóla­res por la Reser­va Fede­ral pro­vo­ca una deva­lua­ción de hecho del bille­te ver­de que con­lle­va una lesión pro­fun­da en el equi­li­brio del lla­ma­do libre mer­ca­do, que ya no es ni libre ni, con­se­cuen­te­men­te, mer­ca­do ¡Cuán­tas leyes defor­man ade­más ese mer­ca­do!

Hay que sub­ra­yar decen­te­men­te que la Ban­ca espa­ño­la pare­ce dis­fru­tar de un cier­to equi­li­brio en sus balan­ces, pero esto lo logra mer­ced a la prác­ti­ca de sola­par su gigan­tes­co y real agu­je­ro median­te la san­gría que pro­du­ce en otros pue­blos su pira­te­ría de acti­vos líqui­dos median­te la com­pra de orga­ni­za­cio­nes ban­ca­rias aje­nas que pasan por una serie de apu­ros.

Con ese asal­to a los fon­dos exte­rio­res la Ban­ca espa­ño­la se per­mi­te man­te­ner una sui­ci­da gue­rra de depó­si­tos bien retri­bui­dos aquí que acu­mu­lan masas dine­ra­rias en sus arcas sin tener en cuen­ta que ese dine­ro le crea una reali­dad ede­ma­to­sa al no tran­si­tar hacia el prés­ta­mo. Cla­ro que la Ban­ca espa­ño­la sabe que los Gobier­nos de Madrid acu­di­rán en su auxi­lio tan pron­to sean reque­ri­dos para inyec­tar­les nue­vas reme­sas que les per­mi­tan seguir con su jue­go inter­ban­ca­rio y sus espe­cu­la­cio­nes bol­sís­ti­cas sin otro hori­zon­te que crear un poder cada vez más pira­midal des­co­nec­ta­do de la reali­dad pro­duc­ti­va.

Un país como Espa­ña, de peque­ña y media­na empre­sa, no reci­be el cau­dal cre­di­ti­cio míni­mo y va que­dán­do­se exan­güe, mien­tras los finan­cie­ros sue­ñan con una mul­ti­na­cio­na­li­dad para unas esca­sas fir­mas que no pro­du­cen ni empleo en el inte­rior ni mucho menos crean un con­su­mo regu­lar, base que sus­ten­ta la eco­no­mía toda. La Ban­ca espa­ño­la pro­ce­de con la vora­ci­dad del tibu­rón al devo­rar enti­da­des de su mis­ma espe­cie y cami­na hacia la muer­te de los dino­sau­rios, que no pere­cie­ron sino por la caren­cia de ali­men­ta­ción ade­cua­da y sufi­cien­te para satis­fa­cer su tre­men­da avi­dez. Dejé­mo­nos de jugar con figu­ras de meteo­ri­tos exte­rio­res como fin de los gran­des sau­rios, que pere­cie­ron tras un dra­má­ti­co auto­ca­ni­ba­lis­mo.

Ante este pano­ra­ma, el sis­te­ma acu­de a engan­char su carre­ta que­jum­bro­sa a la social­de­mo­cra­cia ‑que faci­li­ta el fal­so recuer­do de lo que las masas cau­ti­vas creen aún socia­lis­mo- o a un con­ser­va­du­ris­mo auto­crá­ti­co que ha subs­ti­tuí­do los obje­ti­vos esen­cia­les de la vida por preo­cu­pa­cio­nes de segu­ri­dad, glo­ba­li­za­ción, tec­no­lo­gías y gue­rras pro­duc­ti­vas que con­vier­ten al hom­bre actual en un ven­ci­do inca­paz de hacer­se car­go de su pro­pia vida. Sedu­ci­do por el anal­fa­be­tis­mo que pro­du­ce la ima­gen, tan­to mate­rial como ver­bal, ese ciu­da­dano ha deja­do de ser tal para incli­nar­se sumi­sa­men­te fren­te al altar en que los gran­des sacer­do­tes ofi­cian con len­gua­je eso­té­ri­co a los demo­nios del capi­ta­lis­mo.

Si con­si­de­ra­mos la reali­dad des­de tal pun­to, y habría­mos de ser cie­gos ‑lo somos, este es el dra­ma- para no ver­lo así, habría­mos de cam­biar la ópti­ca sobre la total ins­ti­tu­cio­na­li­dad vigen­te ‑cla­ve cifra­da de la domi­na­ción vela­da- por un mode­lo social en don­de el dine­ro vol­vie­ra a ser sim­ple­men­te un sím­bo­lo de inter­cam­bio y la res­pon­sa­bi­li­dad acer­ca de la vida pasa­se a las manos popu­la­res cons­ti­tuí­das en admi­nis­tra­do­ras de la pro­duc­ción que ellas pro­ta­go­ni­zan.

Masas que no pue­den ama­ni­llar­se con el dog­ma del mer­ca­do que se atri­bu­yen y con­du­cen las mino­rías explo­ta­do­ras. Lamen­to hablar de explo­ta­do­res y explo­ta­dos, pero creo que la visión de la reali­dad no per­mi­te dis­tin­to tipo de len­gua­je. Llá­men­nos sim­ples, pero haga­mos la revo­lu­ción que la socie­dad nece­si­ta para que el ase­si­na­to vil de millo­nes de seres, median­te la enfer­me­dad, el ham­bre y las armas, no cons­ti­tu­ya lo «razo­na­ble» en la vida huma­na. Creo que el socia­lis­mo pre­vis­to por Marx está a la vuel­ta de la esqui­na como la gran nece­si­dad. Inclu­so creo que lo que se esti­mó una equi­vo­ca­ción mar­xia­na ‑que la revo­lu­ción se daría en los gran­des paí­ses indus­tria­li­za­dos- recu­pe­ra su valor.

El famo­so esla­bón débil de Lenin ‑la Rusia zaris­ta y pobre- se entre­vé ya, aun­que sea vago­ro­sa­men­te, en la car­ne de esas gran­des poten­cias que hoy recu­rren al aran­cel, al ámbi­to eco­nó­mi­co cerra­do y a las nacio­na­li­za­cio­nes encu­bier­tas para pro­te­ger­se del ham­bre y de las nece­si­da­des que estran­gu­lan a bue­na par­te de sus masas.

Con todas esas medi­das tra­tan de opo­ner­se a su res­pues­ta vio­len­ta, a la que quie­re exor­ci­zar­se mos­trán­do­les cons­tan­te­men­te el demo­nio del terro­ris­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *