Con­tex­to y coyun­tu­ra en el esta­do espa­ñol- Iña­ki Gil de San Vicen­te

La orga­ni­za­ción inde­pen­den­tis­ta Enda­vant me ha pedi­do que le res­pon­da a las cin­co pre­gun­tas que apa­re­cen aba­jo, en una char­la-deba­te al res­pec­to. Pero me ha dado un tro­ci­to de papel muy redu­ci­do para escri­bir las res­pues­tas, así que voy al grano.

A. Las cau­sas de la cri­sis en el Esta­do espa­ñol

B. Los esce­na­rios a cor­to y medio pla­zo

C. Las posi­bi­li­da­des de con­fron­tar la cri­sis des­de posi­cio­nes de cla­se

D. La dia­léc­ti­ca de la lucha de cla­se y la lucha de eman­ci­pa­ción nacio­nal

E. Hege­mo­nía y van­guar­dia. Cla­ves para inter­pre­tar el papel del inde­pen­den­tis­mo en la lucha polí­ti­ca actual.

1. Las cau­sas de la cri­sis en el Esta­do espa­ñol

A fina­les de diciem­bre de 2003 publi­qué en la Red el tex­to “Las cri­sis del mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción”, escri­to para un deba­te con inde­pen­den­tis­tas galle­gos, y des­ti­na­do a avan­zar en un deba­te más amplio con otros movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas e inter­na­cio­na­lis­tas. Hoy invi­to a que se relea y se cri­ti­que a la luz de los acon­te­ci­mien­tos ocu­rri­dos en estos casi sie­te años. La terri­ble “foto de las Azo­res” de mar­zo de 2003 –Aznar, Bush y Blair en repre­sen­ta­ción del impe­ria­lis­mo ase­sino– refle­ja­ba la eufo­ria irra­cio­nal de la bur­gue­sía espa­ño­la. Todo apa­ren­ta­ba ir vien­to en popa, aun­que una mira­da crí­ti­ca, mar­xis­ta, des­cu­bría rápi­da­men­te la gra­ve­dad de las cri­sis inter­nas. Exter­na­men­te, pare­cía que se habían logra­do por fin tres de los cua­tro obje­ti­vos fun­da­men­ta­les bus­ca­dos en la segun­da mitad de la déca­da de 1970, a saber: inte­grar al capi­ta­lis­mo espa­ñol en el capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal; legi­ti­mar la monar­quía y derro­tar al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio; el cuar­to obje­ti­vo esta­ba sólo resuel­to en par­te ya que si bien las bur­gue­sías auto­nó­mi­cas y regio­na­les cola­bo­ra­ban fiel­men­te con el Esta­do, no suce­día así con el inde­pen­den­tis­mo revo­lu­cio­na­rio. Excep­tuan­do la resis­ten­cia tenaz de estos inde­pen­den­tis­mos, el res­to pare­cía enca­rri­la­do.

Menos de cua­tro años des­pués, en verano de 2007, la cri­sis finan­cie­ra fue el deto­nan­te de una cri­sis mun­dial nun­ca vis­ta antes por­que, sobre la base de una sobre­pro­duc­ción exce­den­ta­ria que no encuen­tra sali­da en el mer­ca­do, se amon­to­nan de inme­dia­to una cri­sis eco­ló­gi­ca, una cri­sis ener­gé­ti­ca y ali­men­ta­ria y una cri­sis de hege­mo­nía impe­ria­lis­ta. De este modo, en solo un año, en verano de 2008, la chis­pa finan­cie­ra se había trans­for­ma­do en una deba­cle de extre­ma gra­ve­dad que úni­ca­men­te aho­ra, cua­tro años des­pués, algu­nos pocos inte­lec­tua­les bur­gue­ses empie­zan a vis­lum­brar. En el Esta­do espa­ñol la cri­sis glo­bal reabrió las cua­tro quie­bras his­tó­ri­cas que reco­rren el mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción des­de el siglo XVII y que se habían inten­ta­do cerrar para siem­pre con la enga­ñu­fla de la “tran­si­ción demo­crá­ti­ca”. ¿Cómo es posi­ble que una cri­sis reabra seme­jan­tes fallas abi­sa­les? Rele­yen­do en tex­to de diciem­bre de 2003 vemos cómo las cua­tro quie­bras nos remi­ten al fra­ca­so his­tó­ri­co de la revo­lu­ción bur­gue­sa en el Esta­do espa­ñol. Y uno de los efec­tos de tal fra­ca­so es la tec­no­fo­bia de la bur­gue­sía espa­ño­la, su des­pre­cio a la cien­cia y a la tec­no­lo­gía.

Según el FMI, el capi­ta­lis­mo espa­ñol ha des­cen­di­do del pues­to 8 al pues­to 12 e inclu­so al 13 si se tie­ne en cuen­ta el nivel adqui­si­ti­vo de una pobla­ción cada día más empo­bre­ci­da. A la vez, en 2008 había retro­ce­di­do del 29 al 33 en la esca­la de pro­duc­ti­vi­dad mun­dial, y aho­ra retro­ce­de del 33 al pues­to 42, es decir, ha retro­ce­di­do tre­ce pues­tos en dos años. En un capi­ta­lis­mo mun­dia­li­za­do la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo es deci­si­va para man­te­ner, al menos, la capa­ci­dad expor­ta­do­ra, para com­pe­tir en el mer­ca­do interno con las mer­can­cías exter­nas, y para evi­tar el inevi­ta­ble empo­bre­ci­mien­to que con­lle­va el défi­cit comer­cial, que sur­ge cuan­do se com­pra al exte­rior más de lo que se ven­de en el exte­rior. Y el capi­ta­lis­mo espa­ñol es uno de los más defi­ci­ta­rios del mun­do en este cru­cial tema, es decir, se empo­bre­ce un poco más en cada com­pre-ven­ta que rea­li­za. Un solo dato: la indus­tria tec­no­ló­gi­ca ha decre­ci­do un 7% en 2009, año en el que no había nin­gu­na sola empre­sa espa­ño­la entre las 100 pri­me­ras en I+D+i del mun­do. Seme­jan­te cri­sis se mues­tra sin­té­ti­ca­men­te en el hecho inne­ga­ble de que la eco­no­mía espa­ño­la esta­ba en quie­bra téc­ni­ca el 7 de mayo de 2010. El impe­ria­lis­mo, hablan­do por Oba­ma, exi­gió al Esta­do espa­ñol que des­tru­ye­ra al movi­mien­to obre­ro y los dere­chos de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, y el 12 de mayo Zapa­te­ro en sólo dos minu­tos leyó en el Con­gre­so 16 pági­nas de ata­ques devas­ta­do­res con­tra las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das. Des­de enton­ces “Espa­ña” se ha con­ver­ti­do en un “pro­tec­to­ra­do eco­nó­mi­co” del impe­ria­lis­mo.

Jun­to al pro­ble­ma de la quie­bra, de la baja pro­duc­ti­vi­dad y del défi­cit exte­rior, está tam­bién el pro­ble­ma de la caí­da del con­su­mo interno, bási­co para reac­ti­var la eco­no­mía esta­tal que depen­de en un 60% de esta for­ma de con­su­mo, por­que las empre­sas que no pue­den expor­tar deben ven­der den­tro del Esta­do, o cerrar. Pero una pobla­ción cada día más empo­bre­ci­da com­pra cada día menos. Aho­ra, el 30% de las fami­lias tie­nen difi­cul­ta­des o muchas difi­cul­ta­des para lle­gar a final de mes, y el 40% no tie­ne capa­ci­dad de pagar gas­tos impre­vis­tos, mien­tras que el 25% de la infan­cia esta­tal mal­vi­ve deba­jo del umbral de la pobre­za, y según Cári­tas el 22,7% de la pobla­ción vive en la pobre­za, un 3,4% más que en 2007. Ade­más, la deu­da glo­bal supera en un 60% al aho­rro dis­po­ni­ble y la del per­so­nal de a pie el 34% de lo que tie­ne aho­rra­do, y la moro­si­dad se ha dis­pa­ra­do a nive­les de la cri­sis de 1996 – 97. Ade­más, se dice ya que la eco­no­mía espa­ño­la pue­de lle­gar a sufrir un “corra­li­to” como la Argen­ti­na en 2001, que arrui­nó a la “cla­se media” y empo­bre­ció toda­vía más al pue­blo tra­ba­ja­dor, mien­tras que engor­da­ba la alta bur­gue­sía. Tam­bién se dice que la eco­no­mía tie­ne un atra­so his­tó­ri­co muy difí­cil de recor­tar y que pue­de lle­var­le defi­ni­ti­va­men­te al vagón de cola de la UE.

2. Los esce­na­rios a cor­to y medio pla­zo

Estos datos son los que aho­ra nos intere­san fun­da­men­tal­men­te, tenien­do en cuen­ta el poco espa­cio dis­po­ni­ble. Y nos intere­san por­que no se tra­ta tan­to de deba­tir sobre la cri­sis “en el Esta­do espa­ñol”, sino de la cri­sis “del Esta­do espa­ñol” por­que los esce­na­rios a cor­to y medio pla­zo no depen­den sólo de la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca sino tam­bién de la evo­lu­ción de las otras cri­sis expues­tas. Por ejem­plo, los fra­ca­sos sis­te­má­ti­cos de los pla­nes en I+D res­pon­den a la inca­pa­ci­dad estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo espa­ñol, des­de sus peque­ños empre­sa­rios has­ta su buro­cra­cia esta­tal, pasan­do por la igno­ran­cia social domi­nan­te y por el peso retró­gra­do y anti­cien­tí­fi­co de la Igle­sia cató­li­ca. Por ejem­plo, es indu­da­ble que la tasa de paro irá bajan­do poco a poco, man­te­nién­do­se siem­pre alto, y que la eco­no­mía ten­drá peque­ños repun­tes al alza debi­do a las bru­ta­les medi­das impues­tas y a la lógi­ca mis­ma de las fases eco­nó­mi­cas en el capi­ta­lis­mo, aho­ra bien, sien­do esto cier­to, la debi­li­dad intrín­se­ca de la bur­gue­sía espa­ño­la con­di­cio­na­rá nega­ti­va­men­te estas recu­pe­ra­cio­nes, mien­tras que el Esta­do espa­ñol no desa­rro­lle una men­ta­li­dad bur­gue­sa orien­ta­da no tan­to al láti­go y al palo repre­si­vo como a la zanaho­ria de la incen­ti­va­ción y de la tec­no­lo­gía. En tér­mi­nos mar­xis­tas se tra­ta de supe­di­tar la plus­va­lía abso­lu­ta, basa­da en las lar­gas jor­na­das ago­ta­do­ras y en la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios socia­les, a la plus­va­lía rela­ti­va basa­da en la tec­ni­fi­ca­ción y en los ser­vi­cios públi­cos. Pero seme­jan­te cam­bio exi­ge de una pro­fun­da trans­for­ma­ción del blo­que de cla­ses domi­nan­te, de su Esta­do y de toda la estruc­tu­ra socio­po­lí­ti­ca y cul­tu­ral espa­ño­la. Y esto no se va a pro­du­cir por­que a excep­ción de la bur­gue­sía vas­ca y una par­te de la cata­la­na, que por razo­nes his­tó­ri­cas de acu­mu­la­ción si han desa­rro­lla­do esa men­ta­li­dad, el res­to no lo ha hecho.

Ade­más de este deter­mi­nan­te estruc­tu­ral, tene­mos otra ten­den­cia que ya está con­di­cio­nan­do cada vez más el futu­ro y el pre­sen­te: el debi­li­ta­mien­to de la mal deno­mi­na­da “cla­se media”, frac­ción de la cla­se obre­ra que cree haber “ascen­di­do social­men­te” a peque­ña y media­na bur­gue­sía, cuan­do en reali­dad su tran­si­to­rio e inse­gu­ro avan­ce es sólo un sala­rio menos malo. La “cla­se media” es como una goma que se esti­ra y se enco­ge al son de las cri­sis. Lo que aho­ra ocu­rre en una dis­mi­nu­ción como nun­ca antes de estas frac­cio­nes que des­cu­bren rápi­da­men­te su amar­ga con­di­ción. Excep­tuan­do áreas en las “poten­cias emer­gen­tes”, en el res­to del capi­ta­lis­mo la “cla­se media” vuel­ve a des­cu­brir su reali­dad pro­le­ta­ria. La “cla­se media” esta­tal fue engor­da­da deli­be­ra­da­men­te por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y lue­go impul­sa­da d por el PP y su polí­ti­ca de dine­ro bara­to para idio­ti­zar y atar con deu­das a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. La direc­ción impues­ta a la cri­sis por la bur­gue­sía ace­le­ra esta ten­den­cia y sus efec­tos con­tra­dic­to­rios: amplios sec­to­res de la ex “cla­se media” giran a la dere­cha, al PP y a UPyD, o a la inde­fe­ren­cia, mien­tras que en las nacio­nes opri­mi­das giran hacia el auto­no­mis­mo y el regio­na­lis­mo con­ser­va­do­res.

Por últi­mo, las len­tas e inse­gu­ras recu­pe­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas, que ape­nas redu­ci­rán la tasa del paro, así como el des­in­fle de la “cla­se media”, estas dos diná­mi­cas ace­le­ran otra más glo­bal: el retra­so en la recom­po­si­ción de la cen­tra­li­dad del movi­mien­to obre­ro y revo­lu­cio­na­rio. Las cri­sis son usa­das por la bur­gue­sía para ases­tar terri­bles gol­pes a la cen­tra­li­dad obre­ra y popu­lar. Las gran­des barria­das tra­ba­ja­do­ras, así como las áreas de vida de la gol­pea­da “cla­se media”, sufren un dete­rio­ro impa­ra­ble en sus con­di­cio­nes de vida, cul­tu­ra y dis­fru­te. A la vez, el ata­que reac­cio­na­rio sin paran­gón con­tra los dere­chos socia­les, labo­ra­les, sin­di­ca­les y polí­ti­co-demo­crá­ti­cos que ha lan­za­do el PSOE con la excu­sa de la cri­sis, mul­ti­pli­ca las difi­cul­ta­des de todo tipo, y refuer­za la inso­li­da­ri­dad y el mie­do al futu­ro, pero a la vez y por el lado opues­to, faci­li­ta la radi­ca­li­za­ción y con­cien­cia­ción polí­ti­ca. La orien­ta­ción que tome esta pug­na entre la sali­da dere­chis­ta y la izquier­dis­ta den­tro de las masas explo­ta­das depen­de en bue­na medi­da de la exis­ten­cia en su inte­rior de orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias arrai­ga­das en la vida popu­lar. Los resul­ta­dos de la huel­ga gene­ral del 29‑S se expli­can en bue­na medi­da tenien­do en cuen­ta estos y otros fac­to­res, y según el con­tex­to nacio­nal de cada zona de lucha, por ejem­plo las dife­ren­cias entre Eus­kal Herria y los Paï­sos Cata­lans.

3. Las posi­bi­li­da­des de con­fron­tar la cri­sis des­de posi­cio­nes de cla­se

Siem­pre es posi­ble luchar con­tra la cri­sis por­que siem­pre exis­te una lucha sor­da y laten­te con­tra la explo­ta­ción asa­la­ria­da, pero el pro­ble­ma radi­ca en nues­tras limi­ta­cio­nes teó­ri­cas para des­cu­brir­la. La lucha sor­da y sub­te­rrá­nea tien­de a emer­ger a la super­fi­cie sólo des­pués de trans­cu­rri­do un tiem­po des­de la apa­ri­ción incues­tio­na­ble de la cri­sis eco­nó­mi­ca, es decir, la lucha de cla­ses empie­za a supe­rar la cen­su­ra mediá­ti­ca con­for­me los efec­tos de la cri­sis azo­tan la ideo­lo­gía refor­mis­ta en el seno de la cla­se obre­ra y faci­li­tan el avan­ce de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria. Se tra­ta de un pro­ce­so glo­bal que se mues­tra en el hecho per­cep­ti­ble de que la cri­sis estric­ta­men­te eco­nó­mi­ca se trans­for­ma en cri­sis socio­eco­nó­mi­ca y avan­za a cri­sis polí­ti­co-eco­nó­mi­ca, es decir, avan­za hacia el pro­ble­ma del poder polí­ti­co como quin­tae­sen­cia del poder eco­nó­mi­co, del poder sobre el Esta­do y sobre la pro­pie­dad pri­va­da. Y es que en el fon­do de toda cri­sis eco­nó­mi­ca late el pro­ble­ma del poder y de la pro­pie­dad, del Esta­do de cla­se, y en nues­tro caso, de la explo­ta­ción nacio­nal. Pero el avan­ce de la lucha estric­ta­men­te eco­nó­mi­ca a la socio­eco­nó­mi­ca y a la polí­ti­co-eco­nó­mi­ca, para aca­bar en la lucha revo­lu­cio­na­ria por el poder y por la inde­pen­den­cia, siem­pre es obs­trui­do, des­via­do y/​o derro­ta­do por la bur­gue­sía, y su resis­ten­cia aumen­ta con­for­me avan­za el pue­blo en su libe­ra­ción.

Debe­mos saber que la lucha con­tra toda cri­sis eco­nó­mi­ca, por peque­ña que sea, siem­pre tie­ne con­te­ni­do polí­ti­co, que tien­de a hacer­se deter­mi­nan­te según la cri­sis cre­ce has­ta que car­co­me el poder bur­gués. Por tan­to, para luchar con­tra cual­quier cri­sis por enana que sea, lo deci­si­vo es encon­trar su cone­xión con la polí­ti­ca y con el poder, por débil o inexis­ten­te que parez­ca a pri­me­ra vis­ta. La afir­ma­ción de la esen­cia polí­ti­ca de toda cri­sis sepa­ra al mar­xis­mo del anar­quis­mo y del refor­mis­mo, y más en las nacio­nes opri­mi­das y en la lucha anti­pa­triar­cal, por­que la polí­ti­ca siem­pre es poder sobre y de la pro­pie­dad de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, sobre y del Esta­do y sus vio­len­cias, sobre y del cuer­po de la mujer. Des­cu­brir la esen­cia polí­ti­ca de toda cri­sis y su con­te­ni­do de poder requie­re de tres esfuer­zos con­jun­tos: exis­ten­cia de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, implan­ta­ción prác­ti­ca en la injus­ti­cia con­tra la que se lucha, y for­ma­ción teó­ri­ca de la mili­tan­cia que inter­vie­ne en esa lucha.

El con­te­ni­do polí­ti­co de toda cri­sis nun­ca pue­de ser adqui­ri­do de for­ma abs­trac­ta y teo­ri­cis­ta des­de fue­ra de las luchas con­cre­tas. La poli­ti­za­ción abs­trac­ta y libres­ca sólo se pro­du­ce en el medio uni­ver­si­ta­rio que dege­ne­ra rápi­da­men­te en el dog­ma­tis­mo sec­ta­rio, para aca­bar casi siem­pre en la decep­ción, ante­sa­la del dere­chis­mo. En el movi­mien­to obre­ro, es la tota­li­dad de la lucha de cla­ses la que apor­ta esta expe­rien­cia en gene­ral, pero es la expe­rien­cia con­cre­ta de cada lucha par­ti­cu­lar la que lo ase­gu­ra. La inter­ac­ción entre la expe­rien­cia gene­ral y la par­ti­cu­lar sólo se per­fec­cio­na en la mis­ma lucha, sien­do impres­cin­di­ble el acer­ca­mien­to de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, el aban­dono de su sec­ta­ris­mo, den­tro de un mar­co de demo­cra­cia obre­ra y popu­lar expan­si­va. La ideo­lo­gía peque­ño­bur­gue­sa del pro­le­ta­ria­do difi­cul­ta o impi­de la toma de con­cien­cia si no se rea­li­za ésta median­te la peda­go­gía del ejem­plo, de la prác­ti­ca, y res­pe­tan­do las for­mas asam­blea­rias de auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra. La dia­léc­ti­ca entre espon­ta­nei­dad y orga­ni­za­ción, cru­cial, debe equi­li­brar ambos extre­mos huyen­do tan­to del diri­gis­mo ver­ti­ca­lis­ta y buro­crá­ti­co como de la incons­cien­cia aven­tu­re­ra y pre­ci­pi­ta­da caren­te del míni­mo deba­te cons­truc­ti­vo sobre las fuer­zas pro­pias y las del enemi­go.

4. La dia­léc­ti­ca de la lucha de cla­se y la lucha de eman­ci­pa­ción nacio­nal

Una de las debi­li­da­des del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta en los Paï­sos Cata­lans es la len­ta for­ma­ción de un sin­di­ca­lis­mo socio­po­lí­ti­co cata­la­nis­ta que orien­te al pue­blo tra­ba­ja­dor por los veri­cue­tos de la lucha de cla­ses. No es una debi­li­dad exclu­si­va­men­te acha­ca­ble al inde­pen­den­tis­mo, sino que pien­so que nace de la for­ma his­tó­ri­ca de acu­mu­la­ción de capi­tal en la nación cata­la­na opri­mi­da nacio­nal­men­te, mien­tras que en Eus­kal Herria y en Gali­za el pro­ce­so ha sido dife­ren­te como se sabe. No soy nadie para dar con­se­jos, pero esti­mo que la posi­bi­li­dad de luchar con­tra la cri­sis des­de posi­cio­nes de cla­se pasa inevi­ta­ble­men­te por el for­ta­le­ci­mien­to de ese sin­di­ca­lis­mo cata­la­nis­ta. Cier­to es que aquí el sin­di­ca­lis­mo esta­tal es menos nacio­na­lis­ta espa­ñol que en Eus­kal Herria, aun­que la cosa varía según los terri­to­rios cata­la­nes, pero esti­mo que sigue sien­do fun­da­men­tal que la nación tra­ba­ja­do­ra cata­la­na ten­ga su sin­di­ca­lis­mo inde­pen­den­tis­ta y mayo­ri­ta­rio.

Me cons­ta que se avan­za hacia ese obje­ti­vo res­pe­tan­do rit­mos y pro­ce­den­cias, y las dos cosas bási­cas que voy a decir a con­ti­nua­ción pre­ten­den ayu­dar en ese obje­ti­vo. La pri­me­ra es el inde­pen­den­tis­mo de izquier­das ha de mar­car muy níti­da­men­te su dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va con res­pec­to al pseu­do-inde­pen­den­tis­mo de dere­chas y refor­mis­ta. No pue­de exis­tir un inde­pen­den­tis­mo serio que sea de dere­chas, por­que más tem­prano que tar­de siem­pre sur­ge el pro­ble­ma deci­si­vo de la pro­pie­dad pri­va­da: ¿de quién es la nación cata­la­na, de quie­nes dicién­do­se inde­pen­den­tis­tas acep­ta­rían gus­to­sa­men­te bases extran­je­ras, yan­quis por ejem­plo, y la supe­di­ta­ción del país al impe­ria­lis­mo, o del pue­blo tra­ba­ja­dor y socia­lis­ta? En el capi­ta­lis­mo actual, mun­dia­li­za­do, no pue­de exis­tir otra inde­pen­den­cia que la socia­lis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta. El inde­pen­den­tis­mo sola­men­te pue­de exten­der­se y enrai­zar en una cla­se obre­ra tan com­ple­ja como la cata­la­na –tam­bién la vas­ca lo es, y mucho– si demues­tra con sus actos que for­ma par­te del pue­blo tra­ba­ja­dor. ¿Cómo hacer­lo?

La res­pues­ta a esta pre­gun­ta es la segun­da cosa que quie­ro decir. Des­de comien­zos del socia­lis­mo, la inter­ac­ción entre el pro­gra­ma míni­mo o tác­ti­co, y el pro­gra­ma máxi­mo ha sido siem­pre el méto­do ade­cua­do para hacer que el fin esté den­tro de los medios usa­dos. La dia­léc­ti­ca fines-medios es fun­da­men­tal para el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, y más aún en un perío­do de cri­sis glo­bal que abre una fase his­tó­ri­ca muy lar­ga de con­tra­dic­cio­nes agu­di­za­das al extre­mo. Según sean los cam­bios coyun­tu­ra­les deben adap­tar­se los medios al fin, pero nun­ca a la inver­sa. Los medios son tác­ti­cas depen­dien­tes de su efec­ti­vi­dad, siem­pre valo­ra­da según se avan­ce o retro­ce­da en el camino a los fines bus­ca­dos, nun­ca a la inver­sa. Es el fin, el obje­ti­vo, el que deter­mi­na los medios que hay que emplear. Y cuan­do el fin el la crea­ción de una Repú­bli­ca Socia­lis­ta, con su Esta­do obre­ro y su pue­blo en armas, enton­ces se ha de ser lúci­da­men­te cons­cien­te de que el capi­ta­lis­mo nacio­nal­men­te opre­sor es y será el enemi­go a batir. La poten­cia­ción de un movi­mien­to obre­ro y popu­lar inde­pen­den­tis­ta sur­ge como una nece­si­dad ele­men­tal que aúna en sí mis­mo el con­te­ni­do de medio y de fin.

5. Hege­mo­nía y van­guar­dia. Cla­ves para inter­pre­tar el papel del inde­pen­den­tis­mo en la lucha polí­ti­ca actual.

El mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción, o “Espa­ña”, sufre quie­bras pro­fun­das agu­di­za­das en los momen­tos de cri­sis capi­ta­lis­ta mun­dial. La cri­sis que aho­ra se des­en­vuel­ve, y que no está en modo alguno cerra­da sino que vol­ve­rá a sufrir nue­vos terre­mo­tos, obli­ga a la bur­gue­sía espa­ño­la a rea­li­zar un deses­pe­ra­do esfuer­zo para no que­dar­se defi­ni­ti­va­men­te en la peri­fe­ria del impe­ria­lis­mo occi­den­tal cada vez más ame­na­za­do por otros blo­ques inter­es­ta­ta­les en expan­sión. Las fallas inter­nas agra­van las difi­cul­ta­des inhe­ren­tes a la cri­sis mun­dial. Un ejem­plo de lo que deci­mos lo tene­mos en que aho­ra mis­mo está asu­mi­do ya que la inde­pen­den­cia espa­ño­la se ha redu­ci­do en lo exte­rior a ser un “pro­tec­to­ra­do eco­nó­mi­co” del impe­ria­lis­mo, lo que, de rebo­te, mul­ti­pli­ca el nacio­na­lis­mo espa­ñol en el inte­rior de su Esta­do. A mayor depen­den­cia y debi­li­dad exter­na, mayor nacio­na­lis­mo opre­sor interno. La angus­tio­sa situa­ción de mayo’10 antes vis­ta ha sido “olvi­da­da” en este verano por la con­jun­ción de tres gran­des espec­tácu­los alie­na­do­res: el redi­vi­vo terro­ris­mo moral de la Igle­sia cató­li­ca en defen­sa de la cas­ti­dad para silen­ciar los escán­da­los sexua­les y eco­nó­mi­cos; el deba­te sobre las corri­das de toros y el mun­dial de fút­bol. O sea, el nacio­na­lis­mo espa­ñol se ha refor­za­do arro­di­llán­do­se ante las pelo­tas, los cuer­nos y las vír­ge­nes.

Pero el verano pasó y la huel­ga del 29‑S, las movi­li­za­cio­nes en Cata­lun­ya, el pro­ce­so vas­co, la lucha galle­ga por su len­gua, la ban­ca­rro­ta de las corrup­tas admi­nis­tra­cio­nes auto­nó­mi­cas y regio­na­les, y un lar­go etcé­te­ra, han echa­do al basu­re­ro el mon­ta­je del verano, aun­que la dere­cha neo­fas­cis­ta ha sali­do refor­za­da. En esta coyun­tu­ra, la otra par­te del blo­que de cla­ses domi­nan­te, la repre­sen­ta­da por el PSOE, ve que casi ha per­di­do ya el Gobierno en 2012 y, para man­te­ner­se en él, debe abrir algo pare­ci­do a una “segun­da tran­si­ción”, que esta­bi­li­ce el orden interno sufi­cien­te como para que las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das se dejen explo­tar tan bes­tial­men­te y duran­te tan­tos años como lo expues­to por la refor­ma del PSOE leía el 12 de mayo’10. La pri­me­ra “tran­si­ción” tuvo cua­tro obje­ti­vos vita­les, según hemos vis­to arri­ba. Aho­ra, uno de los cua­tro, el de la derro­ta del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, tie­ne menos urgen­cia que enton­ces aun­que todo indi­ca que la izquier­da polí­ti­co-sin­di­cal está ini­cian­do una recom­po­si­ción len­ta pero sos­te­ni­da. Sin embar­go, los inde­pen­den­tis­mos de las nacio­nes opri­mi­das no están derro­ta­dos sino que, ade­más de haber supe­ra­do momen­tos muy duros en los Paï­sos Cata­lans, Gali­za, etc., se han recu­pe­ra­do bas­tan­te y, sobre todo, dis­po­nen de una pers­pec­ti­va más depu­ra­da que hace un ter­cio de siglo, pero tam­bién se ha cen­tra­li­za­do el nacio­na­lis­mo espa­ñol alre­de­dor de fuer­zas polí­ti­cas enton­ces inexis­ten­tes.

La actual cri­sis “del Esta­do”, más gra­ve que la de enton­ces, exi­ge una “nego­cia­ción” más dura entre la bur­gue­sía espa­ño­la y las auto­nó­mi­cas. Es decir, estas segun­das ten­drán que hacer más con­ce­sio­nes que enton­ces, por mucho que el PSOE haya pro­me­ti­do algu­nas cosas al PNV muy recien­te­men­te, apu­ra­do por su extre­ma debi­li­dad polí­ti­ca. Del mis­mo modo, el PSOE pue­de abrir una vía muy con­tro­la­da de reco­no­ci­mien­to len­to y siem­pre inse­gu­ro de los dere­chos del Pue­blo Vas­co en la medi­da en que ello le redun­de en votos cara al ciclo elec­to­ral que aho­ra empie­za, y que lle­ga­rá al pun­to crí­ti­co en las esta­ta­les del 2012. Que estas cesio­nes a Eus­kal Herria sean defi­ni­ti­vas en el tiem­po, es muy dudo­so, por­que has­ta aho­ra nin­gún gobierno espa­ñol, sea monár­qui­co o repu­bli­cano, ha cum­pli­do los acuer­dos nego­cia­dos con el Pue­blo Vas­co, siem­pre ha ter­mi­na­do rom­pién­do­los uni­la­te­ral­men­te. Por otra par­te, es toda­vía más dudo­so, por no decir impo­si­ble, que esta línea apli­ca­da aho­ra a Hego Eus­kal Herria sea tam­bién apli­ca­da al res­to de nacio­nes opri­mi­das.

Para con­cluir, el inde­pen­den­tis­mo y su van­guar­dia han de avan­zar como fuer­zas hege­mó­ni­cas en sus pue­blos, lo que exi­ge, pri­me­ro, saber qué cam­bios socia­les pro­vo­ca la cri­sis en su eco­no­mía, en sus cla­ses, en su iden­ti­dad, ya que sin este estu­dio todo lo demás es ir a cie­gas; segun­do, saber con qué fuer­zas nue­vas pue­de nutrir­se el inde­pen­den­tis­mo, pero tam­bién saber qué pien­sa el Esta­do a medio y lar­go pla­zo, no sola­men­te a cor­to; y ter­ce­ro, saber que si bien la cri­sis “en el Esta­do” nos ense­ña lo inme­dia­to y externo, lo deci­si­vo es estu­diar la cri­sis “del Esta­do” que nos ense­ña las entra­ñas del mons­truo, su natu­ra­le­za como mar­co de acu­mu­la­ción del capi­tal, con sus con­tra­dic­cio­nes estruc­tu­ra­les. No pue­de haber avan­ce alguno a la hege­mo­nía nacio­nal sin esta capa­ci­dad de la van­guar­dia de ir teó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te por delan­te de las estra­te­gias del Esta­do. Cono­cer la hon­du­ra his­tó­ri­ca de la cri­sis “del Esta­do” y su capa­ci­dad para manio­brar, enga­ñar, des­orien­tar e inte­grar las luchas, ais­lan­do a quie­nes no se rin­de para macha­car­los sin pie­dad, esta sabi­du­ría debe ser apli­ca­da siem­pre, y con ella lo que se defi­ne como “prin­ci­pio de pre­cau­ción”, es decir, des­con­fiar del opre­sor, ele­men­tal en la liber­tad huma­na, en el cono­ci­mien­to y en la cien­cia.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 1‑XI-2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *