Lon­dres y París fir­man un tra­ta­do sin pre­ce­den­tes en mate­ria militar

Some­ti­das a una seve­ra cura de aus­te­ri­dad pre­su­pues­ta­ria, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña lan­za­rán este mar­tes una coope­ra­ción sin pre­ce­den­tes en mate­ria de defen­sa con el anun­cio de la crea­ción de una fuer­za mili­tar con­jun­ta y la rea­li­za­ción de sus prue­bas nuclea­res en un mis­mo labo­ra­to­rio francés.

Según sus cola­bo­ra­do­res, el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co, David Came­ron, y el pre­si­den­te fran­cés, Nico­las Sar­kozy, rubri­ca­rán en Lon­dres, duran­te una cum­bre bila­te­ral, dos tra­ta­dos des­ti­na­dos a con­sa­grar «una nue­va fase de la coope­ra­ción» entre los ejér­ci­tos de dos paí­ses con una his­to­ria jalo­na­da de bata­llas y riva­li­da­des feroces.

Tal como pre­ci­sa­ron inme­dia­ta­men­te res­pon­sa­bles de la par­te fran­ce­sa y bri­tá­ni­ca, este acer­ca­mien­to de los dos úni­cos par­ti­dos del Vie­jo Con­ti­nen­te dota­dos de fuer­za de disua­sión nuclear debe per­mi­tir­les man­te­ner, a pesar de la cri­sis, sus ambi­cio­nes mili­ta­res mun­dia­les sin renun­ciar a cam­bio a su sacro­san­ta independencia.

«Cada cual con­ser­va­rá su dere­cho a des­ple­gar sus fuer­zas arma­das de for­ma inde­pen­dien­te», sub­ra­yó un res­pon­sa­ble guber­na­men­tal bri­tá­ni­co. esta «coope­ra­ción sin pre­ce­den­tes» se hará «res­pe­tan­do total­men­te la inde­pen­den­cia» de ambos paí­ses, insis­tió el Elíseo.

Des­pués de la fir­ma de un pri­mer tra­ta­do «mar­co» que enu­me­ra todos los ámbi­tos de la futu­ra coope­ra­ción, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia van a crear pri­me­ro una «fuer­za expe­di­cio­na­ria con­jun­ta» de varios miles de hom­bres movi­li­za­ble para ope­ra­cio­nes exte­rio­res bila­te­ra­les o con ban­de­ra de la OTA, ONU o Unión Euro­pea (UE).

Al con­tra­rio que la bri­ga­da fran­co-ale­ma­na exis­ten­te, esta fuer­za con un man­do úni­co no será per­ma­nen­te sino que cons­ti­tui­rá un vive­ro de uni­da­des terres­tres, aéreas y marí­ti­mas que se entre­na­rán jun­tas y rea­li­za­rán sus pri­me­ros ejer­ci­cios en 2011.

Más espec­ta­cu­lar, Sar­kozy y Came­ron fir­ma­rán este mar­tes un tra­ta­do que per­mi­ti­rá que los dos paí­ses, fir­man­tes del tra­ta­do de prohi­bi­ción de prue­bas nuclea­res, simu­len a par­tir de 2014 el fun­cio­na­mien­to de su arse­nal ató­mi­co en un mis­mo labo­ra­to­rio implan­ta­do cer­ca de Dijón, en la Bor­go­ña (cen­tro-este de Fran­cia). Un cen­tro de inves­ti­ga­ción abri­rá para­le­la­men­te sus puer­tas en la loca­li­dad bri­tá­ni­ca de Alder­mas­ton a espe­cia­lis­tas de los dos países.

En un tema tan sen­si­ble como éste, los dos paí­ses han que­ri­do des­men­tir todo aban­dono de sobe­ra­nía. «No habrá “doble lla­ve” para nues­tras armas nuclea­res (…), no com­par­ti­re­mos nues­tros secre­tos nuclea­res», ase­gu­ró un res­pon­sa­ble británico.

Ade­más de estos dos pro­yec­tos estre­lla, París y Lon­dres deci­die­ron com­par­tir sus por­ta­avio­nes a par­tir de 2020 para per­mi­tir que los avio­nes de un país ope­ren a par­tir de un buque del país vecino. El man­te­ni­mien­to del futu­ro avión de trans­por­te A400M y el entre­na­mien­to de sus pilo­tos tam­bién serán acti­vi­da­des comunes.

De for­ma más amplia, los dos paí­ses anun­cia­rán este mar­tes una serie de pro­yec­tos mili­ta­res comu­nes y de acuer­dos des­ti­na­dos a acer­car sus indus­trias de defen­sa en mate­ria de sub­ma­ri­nos, avio­nes sin pilo­to o misi­les. Según el Elí­seo, se tra­ta de «com­par­tir los cos­tos de desa­rro­llo» y de hacer emer­ger «cam­peo­nes euro­peos» capa­ces de com­pe­tir con Esta­dos Unidos.

Este acer­ca­mien­to se pro­du­ce doce años des­pués de la cum­bre de Saint-Malo, don­de los dos paí­ses habían pro­me­ti­do refor­zar su coope­ra­ción mili­tar, una volun­tad que en bue­na par­te se que­dó sin cristalizar.

Aun­que moti­va­da en bue­na medi­da por con­si­de­ra­cio­nes finan­cie­ras, la ini­cia­ti­va fran­co-bri­tá­ni­ca ya está sus­ci­tan­do crí­ti­cas de nume­ro­sos euro­es­cép­ti­cos del Par­ti­do Con­ser­va­dor de David Came­ron. «Coope­ra­ción, sí. Deja­ción de sobe­ra­nía, no», qui­so tran­qui­li­zar­les este lunes el pri­mer ministro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.