UGT Y CCOO en Eus­kal Herria. La repre­sión del impe­rio.- Eus­kal Herri­ko Komunistak

No es nin­gu­na nove­dad la exis­ten­cia de una divi­sión sin­di­cal en Eus­kal Herria. Una divi­sión no desea­da por nadie pero que tie­ne mucho que ver con la situa­ción polí­ti­ca que se vive en nues­tro País. No pre­ten­de­mos juz­gar el resul­ta­do de la huel­ga en el Esta­do espa­ñol, por res­pe­to a nues­tros her­ma­nos tra­ba­ja­do­res de otras nacio­na­li­da­des, nos ate­ne­mos al con­tex­to eco­nó­mi­co-social y polí­ti­co de Eus­kal Herria.

Así, escu­chan­do las decla­ra­cio­nes, tan­to tele­vi­si­vas como radio­fó­ni­cas, del líder sin­di­cal de la UGT en las tres pro­vin­cias de la CAV, el Sr. Dáma­so, y del diri­gen­te de CCOO en el País Vas­co, Unai Sor­do, se pue­de com­pren­der per­fec­ta­men­te a qué par­ti­da están jugan­do ambas for­ma­cio­nes sin­di­ca­les en Eus­kal Herria y qué papel han acep­ta­do en el con­flic­to que vive el Pue­blo vasco.

El suso­di­cho Dáma­so, al ser inter­pe­la­do por las cifras de la huel­ga en la CAV, “asu­mía” su fra­ca­so escu­dán­do­se en la apor­ta­ción que UGT de “Eus­ka­di” hacía al con­jun­to del Esta­do, y remar­ca­ba más aún: “por­que esto, tam­bién es Espa­ña”. Es decir, había que lan­zar la mira­da al con­jun­to del Impe­rio para evi­tar cier­tas cues­tio­nes pelia­gu­das res­pec­to a la situa­ción de decli­ve pro­gre­si­vo de la UGT en la CAV.

Unai Sor­do, repre­sen­tan­te máxi­mo regio­nal vas­co de CCOO por el con­tra­rio, opta­ba por lan­zar balo­nes fue­ra y colo­ca­ba su pun­to de mira en el sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le, como fac­tor cla­ve, para enten­der la “baja inci­den­cia” de la huel­ga con­vo­ca­da por los sin­di­ca­tos Unio­nis­tas en la CAV.

Tras el fra­ca­so de la huel­ga gene­ral espa­ño­la en Eus­kal Herria, ambos sin­di­ca­tos nos traían a la memo­ria de todos y todas, esa máxi­ma que el PCE hizo suya en muchas oca­sio­nes: “si no pue­do trans­for­mar la reali­dad, me la invento”.

Des­de los Pac­tos de la Mon­cloa y pos­te­rior­men­te, el Pac­to de Tole­do, estos apa­ra­tos buro­crá­ti­cos (UGT y CCOO) no hacen sino fir­mar con­ce­sión tras con­ce­sión a un sis­te­ma que cami­na hacia el exter­mi­nio de todo dere­cho social. Lo saben, pero no pue­den mor­der la mano que les da de comer. UGT y CCOO son ejem­plos para­dig­má­ti­cos de lo que mejor repre­sen­ta a la peri­cli­ta­da fase de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, for­dis­ta en lo eco­nó­mi­co y key­ne­sia­na en lo polí­ti­co-social. Hace tiem­po que el obre­ro espe­cia­li­za­do de la fábri­ca, con alto poder adqui­si­ti­vo, 14 pagas y mes de vaca­cio­nes, ya no es nece­sa­rio para que el sis­te­ma fun­cio­ne. Como con­se­cuen­cia, el Pac­to social se ha ido al garete.

El toyo­tis­mo (just in time) y los neo­li­be­ra­les se han hecho con el man­do de la eco­no­mía mun­dial des­de los años 80.

Enton­ces la pre­gun­ta sur­ge inevi­ta­ble: ¿quién divi­de a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en Eus­kal Herria a tenor de las decla­ra­cio­nes de los diri­gen­tes sin­di­ca­les del Unio­nis­mo espa­ñol?, ¿quién defien­de mejor los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en gene­ral?, ¿son o no son una herra­mien­ta más, UGT y CCOO, del Impe­ria­lis­mo espa­ñol en su lucha con­tra los intere­ses del Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co?, ¿aca­so… les gus­ta­ría uti­li­zar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca para legi­ti­mar sus ver­gon­zo­sas renun­cias fren­te a un Gobierno cen­tral, escon­di­do en Madrid, que sigue las polí­ti­cas más neo­li­be­ra­les de toda la Unión europea?

Las clau­di­ca­cio­nes del sin­di­ca­lis­mo unio­nis­ta no pue­den ser la base de los acuer­dos que, en mate­ria de defen­sa de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, se pon­gan como con­di­ción para una acción con­jun­ta con los sin­di­ca­tos aber­tza­les. UGT y CCOO, no hace mucho, acu­sa­ron al sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le de uti­li­zar la huel­ga gene­ral como arma polí­ti­ca fren­te al nue­vo gobierno auto­nó­mi­co de Pachi López. Como si las huel­gas gene­ra­les no fue­ran polí­ti­cas, o ¿aca­so UGT y CCOO no han pedi­do la dimi­sión de Zapatero?

La mane­ra de rom­per la ten­den­cia a la renun­cia pro­gre­si­va del sin­di­ca­lis­mo espa­ñol fren­te al sis­te­ma capi­ta­lis­ta es que acep­ten que, con el pan y los dere­chos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca no se jue­ga, que en Madrid, ya no se pue­de nego­ciar una sali­da acep­ta­ble res­pec­to a la situa­ción de los tra­ba­ja­do­res de Eus­kal Herria y que sólo el mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les pue­de crear un esce­na­rio que faci­li­te los movi­mien­tos de la acción obrera.

Nos teme­mos que sin este mar­co, UGT y CCOO nos lle­va­rán a un calle­jón sin sali­da para miles de tra­ba­ja­do­res en Eus­kal Herria y millo­nes en el Esta­do espa­ñol. La degra­da­ción, cada vez mayor, de UGT y CCOO es inevi­ta­ble. El PSOE, a su mane­ra y con pac­tos incon­fe­sa­bles, inten­ta­rá man­te­ner al sin­di­ca­lis­mo pac­tis­ta en el can­de­le­ro, como medio de con­trol de la cla­se tra­ba­ja­do­ra pero el sis­te­ma va a ser implacable.

Insis­ti­mos, la social­de­mo­cra­cia y el pac­tis­mo sin­di­cal se sus­ten­ta­ron en un sis­te­ma capi­ta­lis­ta key­ne­siano que se ha terminado.

Y mien­tras en el movi­mien­to obre­ro unio­nis­ta se habla con un len­gua­je fini­qui­ta­do, el Impe­ria­lis­mo espa­ñol ayu­da­do por el regio­na­lis­mo del PNV des­man­te­la los pocos res­col­dos del Esta­do del bien­es­tar que que­dan en este País por unas trans­fe­ren­cias esta­tu­ta­rias, mien­tras para­le­la­men­te y a la vez, pro­cu­ran macha­car la espe­ran­za de un futu­ro mejor para Eus­kal Herria, con poli­cía, deten­cio­nes y jueces.

El Sr. Rubal­ca­ba, minis­tro del inte­rior espa­ñol y el gris Urku­llu lo saben muy bien y por supues­to tam­bién UGT y CCOO. Les van las len­te­jas en ello.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.