UGT Y CCOO en Eus­kal Herria. La repre­sión del impe­rio.- Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak

No es nin­gu­na nove­dad la exis­ten­cia de una divi­sión sin­di­cal en Eus­kal Herria. Una divi­sión no desea­da por nadie pero que tie­ne mucho que ver con la situa­ción polí­ti­ca que se vive en nues­tro País. No pre­ten­de­mos juz­gar el resul­ta­do de la huel­ga en el Esta­do espa­ñol, por res­pe­to a nues­tros her­ma­nos tra­ba­ja­do­res de otras nacio­na­li­da­des, nos ate­ne­mos al con­tex­to eco­nó­mi­co-social y polí­ti­co de Eus­kal Herria.

Así, escu­chan­do las decla­ra­cio­nes, tan­to tele­vi­si­vas como radio­fó­ni­cas, del líder sin­di­cal de la UGT en las tres pro­vin­cias de la CAV, el Sr. Dáma­so, y del diri­gen­te de CCOO en el País Vas­co, Unai Sor­do, se pue­de com­pren­der per­fec­ta­men­te a qué par­ti­da están jugan­do ambas for­ma­cio­nes sin­di­ca­les en Eus­kal Herria y qué papel han acep­ta­do en el con­flic­to que vive el Pue­blo vas­co.

El suso­di­cho Dáma­so, al ser inter­pe­la­do por las cifras de la huel­ga en la CAV, “asu­mía” su fra­ca­so escu­dán­do­se en la apor­ta­ción que UGT de “Eus­ka­di” hacía al con­jun­to del Esta­do, y remar­ca­ba más aún: “por­que esto, tam­bién es Espa­ña”. Es decir, había que lan­zar la mira­da al con­jun­to del Impe­rio para evi­tar cier­tas cues­tio­nes pelia­gu­das res­pec­to a la situa­ción de decli­ve pro­gre­si­vo de la UGT en la CAV.

Unai Sor­do, repre­sen­tan­te máxi­mo regio­nal vas­co de CCOO por el con­tra­rio, opta­ba por lan­zar balo­nes fue­ra y colo­ca­ba su pun­to de mira en el sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le, como fac­tor cla­ve, para enten­der la “baja inci­den­cia” de la huel­ga con­vo­ca­da por los sin­di­ca­tos Unio­nis­tas en la CAV.

Tras el fra­ca­so de la huel­ga gene­ral espa­ño­la en Eus­kal Herria, ambos sin­di­ca­tos nos traían a la memo­ria de todos y todas, esa máxi­ma que el PCE hizo suya en muchas oca­sio­nes: “si no pue­do trans­for­mar la reali­dad, me la inven­to”.

Des­de los Pac­tos de la Mon­cloa y pos­te­rior­men­te, el Pac­to de Tole­do, estos apa­ra­tos buro­crá­ti­cos (UGT y CCOO) no hacen sino fir­mar con­ce­sión tras con­ce­sión a un sis­te­ma que cami­na hacia el exter­mi­nio de todo dere­cho social. Lo saben, pero no pue­den mor­der la mano que les da de comer. UGT y CCOO son ejem­plos para­dig­má­ti­cos de lo que mejor repre­sen­ta a la peri­cli­ta­da fase de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, for­dis­ta en lo eco­nó­mi­co y key­ne­sia­na en lo polí­ti­co-social. Hace tiem­po que el obre­ro espe­cia­li­za­do de la fábri­ca, con alto poder adqui­si­ti­vo, 14 pagas y mes de vaca­cio­nes, ya no es nece­sa­rio para que el sis­te­ma fun­cio­ne. Como con­se­cuen­cia, el Pac­to social se ha ido al gare­te.

El toyo­tis­mo (just in time) y los neo­li­be­ra­les se han hecho con el man­do de la eco­no­mía mun­dial des­de los años 80.

Enton­ces la pre­gun­ta sur­ge inevi­ta­ble: ¿quién divi­de a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en Eus­kal Herria a tenor de las decla­ra­cio­nes de los diri­gen­tes sin­di­ca­les del Unio­nis­mo espa­ñol?, ¿quién defien­de mejor los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en gene­ral?, ¿son o no son una herra­mien­ta más, UGT y CCOO, del Impe­ria­lis­mo espa­ñol en su lucha con­tra los intere­ses del Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co?, ¿aca­so… les gus­ta­ría uti­li­zar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca para legi­ti­mar sus ver­gon­zo­sas renun­cias fren­te a un Gobierno cen­tral, escon­di­do en Madrid, que sigue las polí­ti­cas más neo­li­be­ra­les de toda la Unión euro­pea?

Las clau­di­ca­cio­nes del sin­di­ca­lis­mo unio­nis­ta no pue­den ser la base de los acuer­dos que, en mate­ria de defen­sa de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, se pon­gan como con­di­ción para una acción con­jun­ta con los sin­di­ca­tos aber­tza­les. UGT y CCOO, no hace mucho, acu­sa­ron al sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le de uti­li­zar la huel­ga gene­ral como arma polí­ti­ca fren­te al nue­vo gobierno auto­nó­mi­co de Pachi López. Como si las huel­gas gene­ra­les no fue­ran polí­ti­cas, o ¿aca­so UGT y CCOO no han pedi­do la dimi­sión de Zapa­te­ro?

La mane­ra de rom­per la ten­den­cia a la renun­cia pro­gre­si­va del sin­di­ca­lis­mo espa­ñol fren­te al sis­te­ma capi­ta­lis­ta es que acep­ten que, con el pan y los dere­chos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca no se jue­ga, que en Madrid, ya no se pue­de nego­ciar una sali­da acep­ta­ble res­pec­to a la situa­ción de los tra­ba­ja­do­res de Eus­kal Herria y que sólo el mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les pue­de crear un esce­na­rio que faci­li­te los movi­mien­tos de la acción obre­ra.

Nos teme­mos que sin este mar­co, UGT y CCOO nos lle­va­rán a un calle­jón sin sali­da para miles de tra­ba­ja­do­res en Eus­kal Herria y millo­nes en el Esta­do espa­ñol. La degra­da­ción, cada vez mayor, de UGT y CCOO es inevi­ta­ble. El PSOE, a su mane­ra y con pac­tos incon­fe­sa­bles, inten­ta­rá man­te­ner al sin­di­ca­lis­mo pac­tis­ta en el can­de­le­ro, como medio de con­trol de la cla­se tra­ba­ja­do­ra pero el sis­te­ma va a ser impla­ca­ble.

Insis­ti­mos, la social­de­mo­cra­cia y el pac­tis­mo sin­di­cal se sus­ten­ta­ron en un sis­te­ma capi­ta­lis­ta key­ne­siano que se ha ter­mi­na­do.

Y mien­tras en el movi­mien­to obre­ro unio­nis­ta se habla con un len­gua­je fini­qui­ta­do, el Impe­ria­lis­mo espa­ñol ayu­da­do por el regio­na­lis­mo del PNV des­man­te­la los pocos res­col­dos del Esta­do del bien­es­tar que que­dan en este País por unas trans­fe­ren­cias esta­tu­ta­rias, mien­tras para­le­la­men­te y a la vez, pro­cu­ran macha­car la espe­ran­za de un futu­ro mejor para Eus­kal Herria, con poli­cía, deten­cio­nes y jue­ces.

El Sr. Rubal­ca­ba, minis­tro del inte­rior espa­ñol y el gris Urku­llu lo saben muy bien y por supues­to tam­bién UGT y CCOO. Les van las len­te­jas en ello.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *