Moti­nes del té y mie­do al futu­ro- Mumia Abu Jamal

Cada even­to en una socie­dad tie­ne por lo menos dos lados: el lado visi­ble y el lado ocul­to.

En muchos casos, el lado visi­ble es sim­ple­men­te el que coin­ci­de con las narra­ti­vas mediá­ti­cas, una for­ma per­ver­sa del tea­tro de som­bras, en el que los medios, al ele­gir lo que repor­tan y lo que igno­ran, escri­ben el guión de la reali­dad social.

Todos vimos eso hace unos años duran­te el perio­do pre­vio a la Gue­rra con­tra Irak, cuan­do el gobierno, usan­do todas las herra­mien­tas a su dis­po­si­ción, ins­tó a los medios de comu­ni­ca­ción a pre­sen­tar la Gue­rra de Irak como algo inevi­ta­ble y, de hecho, pre­sen­tar lo iló­gi­co como lógi­co.

Según algu­nos repor­ta­jes publi­ca­dos, el líder ira­quí Sad­dam Hus­sein, no cre­yó que Esta­dos Uni­dos inva­die­ra a Irak has­ta que las bom­bas empe­za­ron a llo­ver, por­que sien­do un hom­bre lógi­co des­pués de todo, jamás pudo acep­tar que los nor­te­ame­ri­ca­nos fue­ran tan ton­tos.

No nos olvi­de­mos que Esta­dos Uni­dos armó el ejér­ci­to de Sad­dam en la desas­tro­sa gue­rra entre Irak e Irán, en la cual murie­ron cer­ca de un millón de per­so­nas. Sad­dam sabía bien que una inva­sión de Esta­dos Uni­dos debi­li­ta­ría a Irak, y haría con­si­de­ra­ble­men­te más fuer­te a Irán. Razo­na­ba que eso no tenía sen­ti­do des­de el pun­to de vis­ta de los intere­ses de los Esta­dos Uni­dos.

Como el tiem­po nos ha ense­ña­do, los gobier­nos hacen cosas absur­das, lle­va­dos por las fuer­zas elec­to­ra­les y de cla­se hacia la locu­ra béli­ca.

Los gru­pos de Motín del Té cons­ti­tu­yen una de estas fuer­zas elec­to­ra­les. Son gru­pos que corren a bus­car refu­gio en un pasa­do que hoy pare­ce más bri­llan­te de lo que pare­cía en su pro­pia épo­ca.

Ellos quie­ren reci­bir los ingre­sos que hacían posi­ble un esti­lo de vida en que millo­nes de per­so­nas iban ascen­dien­do en la esca­la social has­ta que los hace­do­res de polí­ti­ca los trai­cio­na­ron al pro­mo­ver el Tra­ta­do de Libre Comer­cio (TCLAN) y otros pac­tos seme­jan­tes que envia­ron los tra­ba­jos indus­tria­les fue­ra de Esta­dos Uni­dos para siem­pre.

Ellos quie­ren la segu­ri­dad eco­nó­mi­ca por la que sus abue­los lucha­ron has­ta con­se­guir­la, pero sin los sin­di­ca­tos que los lle­va­ron a tal segu­ri­dad. En esen­cia, ellos quie­ren el ayer, sin las luchas que die­ron for­ma a aque­lla épo­ca.

Quie­ren la supre­ma­cía de los blan­cos (con unas cuan­tas figu­ras de color para fin­gir igual­dad), una socie­dad don­de sólo se habla inglés (olvi­dan­do las muchas len­guas que habla­ron sus abue­los) y la eter­na gue­rra con­tra el Otro, ame­na­zan­te y oscu­ro, (es decir, los musul­ma­nes, chi­nos, negros, mexi­ca­nos, vene­zo­la­nos, etc.).

¿No es iró­ni­co que hayan esco­gi­do una ima­gen his­tó­ri­ca, El Motín del Té de Bos­ton de 1773, en el cual los bos­to­nia­nos se dis­fra­za­ron de indios para sabo­tear, des­truir y tirar al mar car­ga­men­tos bri­tá­ni­cos de té como una pro­tes­ta con­tra los impues­tos? Siem­pre me he pre­gun­ta­do: ¿por qué se dis­fra­za­ron de indios? ¿No hubie­ra sido más sen­ci­llo usar más­ca­ras?

¿Por qué no usa­ron su pro­pia ves­ti­men­ta? ¿Por qué cubrie­ron la cara, a no ser que temie­ran la reac­ción del Ejér­ci­to Bri­tá­ni­co? ¿Por qué se dis­fra­za­ron de indios, a menos que su inten­ción era pro­vo­car una repre­sión bri­tá­ni­ca y ame­ri­ca­na con­tra las tri­bus indí­ge­nas de la región?

El Motín de Té de Bos­ton siem­pre me ha pare­ci­do una acción teñi­da de mie­do. Qui­zás sea apro­pia­do que esa ima­gen his­tó­ri­ca apa­rez­ca en nues­tros tiem­pos. Por­que, a final de cuen­tas, ellos temen el úni­co cons­tan­te del uni­ver­so: el cam­bio.

Del corre­dor de la muer­te, soy Mumia Abu-Jamal.

–© 10
Audio gra­ba­do por Noe­lle Han­rahan: www​.pri​son​ra​dio​.org
Tex­to cir­cu­la­do por Fati­rah [email protected]​aol.​com
Tra­duc­ción [email protected] de Mumia, Méxi­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *