Moti­nes del té y mie­do al futu­ro- Mumia Abu Jamal

Cada even­to en una socie­dad tie­ne por lo menos dos lados: el lado visi­ble y el lado oculto.

En muchos casos, el lado visi­ble es sim­ple­men­te el que coin­ci­de con las narra­ti­vas mediá­ti­cas, una for­ma per­ver­sa del tea­tro de som­bras, en el que los medios, al ele­gir lo que repor­tan y lo que igno­ran, escri­ben el guión de la reali­dad social.

Todos vimos eso hace unos años duran­te el perio­do pre­vio a la Gue­rra con­tra Irak, cuan­do el gobierno, usan­do todas las herra­mien­tas a su dis­po­si­ción, ins­tó a los medios de comu­ni­ca­ción a pre­sen­tar la Gue­rra de Irak como algo inevi­ta­ble y, de hecho, pre­sen­tar lo iló­gi­co como lógico.

Según algu­nos repor­ta­jes publi­ca­dos, el líder ira­quí Sad­dam Hus­sein, no cre­yó que Esta­dos Uni­dos inva­die­ra a Irak has­ta que las bom­bas empe­za­ron a llo­ver, por­que sien­do un hom­bre lógi­co des­pués de todo, jamás pudo acep­tar que los nor­te­ame­ri­ca­nos fue­ran tan tontos.

No nos olvi­de­mos que Esta­dos Uni­dos armó el ejér­ci­to de Sad­dam en la desas­tro­sa gue­rra entre Irak e Irán, en la cual murie­ron cer­ca de un millón de per­so­nas. Sad­dam sabía bien que una inva­sión de Esta­dos Uni­dos debi­li­ta­ría a Irak, y haría con­si­de­ra­ble­men­te más fuer­te a Irán. Razo­na­ba que eso no tenía sen­ti­do des­de el pun­to de vis­ta de los intere­ses de los Esta­dos Unidos.

Como el tiem­po nos ha ense­ña­do, los gobier­nos hacen cosas absur­das, lle­va­dos por las fuer­zas elec­to­ra­les y de cla­se hacia la locu­ra bélica.

Los gru­pos de Motín del Té cons­ti­tu­yen una de estas fuer­zas elec­to­ra­les. Son gru­pos que corren a bus­car refu­gio en un pasa­do que hoy pare­ce más bri­llan­te de lo que pare­cía en su pro­pia época.

Ellos quie­ren reci­bir los ingre­sos que hacían posi­ble un esti­lo de vida en que millo­nes de per­so­nas iban ascen­dien­do en la esca­la social has­ta que los hace­do­res de polí­ti­ca los trai­cio­na­ron al pro­mo­ver el Tra­ta­do de Libre Comer­cio (TCLAN) y otros pac­tos seme­jan­tes que envia­ron los tra­ba­jos indus­tria­les fue­ra de Esta­dos Uni­dos para siempre.

Ellos quie­ren la segu­ri­dad eco­nó­mi­ca por la que sus abue­los lucha­ron has­ta con­se­guir­la, pero sin los sin­di­ca­tos que los lle­va­ron a tal segu­ri­dad. En esen­cia, ellos quie­ren el ayer, sin las luchas que die­ron for­ma a aque­lla época.

Quie­ren la supre­ma­cía de los blan­cos (con unas cuan­tas figu­ras de color para fin­gir igual­dad), una socie­dad don­de sólo se habla inglés (olvi­dan­do las muchas len­guas que habla­ron sus abue­los) y la eter­na gue­rra con­tra el Otro, ame­na­zan­te y oscu­ro, (es decir, los musul­ma­nes, chi­nos, negros, mexi­ca­nos, vene­zo­la­nos, etc.).

¿No es iró­ni­co que hayan esco­gi­do una ima­gen his­tó­ri­ca, El Motín del Té de Bos­ton de 1773, en el cual los bos­to­nia­nos se dis­fra­za­ron de indios para sabo­tear, des­truir y tirar al mar car­ga­men­tos bri­tá­ni­cos de té como una pro­tes­ta con­tra los impues­tos? Siem­pre me he pre­gun­ta­do: ¿por qué se dis­fra­za­ron de indios? ¿No hubie­ra sido más sen­ci­llo usar máscaras?

¿Por qué no usa­ron su pro­pia ves­ti­men­ta? ¿Por qué cubrie­ron la cara, a no ser que temie­ran la reac­ción del Ejér­ci­to Bri­tá­ni­co? ¿Por qué se dis­fra­za­ron de indios, a menos que su inten­ción era pro­vo­car una repre­sión bri­tá­ni­ca y ame­ri­ca­na con­tra las tri­bus indí­ge­nas de la región?

El Motín de Té de Bos­ton siem­pre me ha pare­ci­do una acción teñi­da de mie­do. Qui­zás sea apro­pia­do que esa ima­gen his­tó­ri­ca apa­rez­ca en nues­tros tiem­pos. Por­que, a final de cuen­tas, ellos temen el úni­co cons­tan­te del uni­ver­so: el cambio.

Del corre­dor de la muer­te, soy Mumia Abu-Jamal.

–© 10
Audio gra­ba­do por Noe­lle Han­rahan: www​.pri​son​ra​dio​.org
Tex­to cir­cu­la­do por Fati­rah [email protected]​aol.​com
Tra­duc­ción [email protected] de Mumia, México

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.