[Video] Orrea­ga 778‑2010.…el gri­to por la sobe­ra­nia de Eus­kal Herria resur­ge, don­de se pudo derro­tar al mayor ejer­ci­to de la epo­ca

p012_f01_199x104.jpg
Han trans­cu­rri­do 1.232 años des­de que el 15 de agos­to del 778 las tri­bus vas­co­nas se enfren­ta­ron en Orrea­ga al todo­po­de­ro­so ejér­ci­to de Car­lo­magno, des­de que [email protected] [email protected] derro­ta­mos al mayor ejer­ci­to de la epo­ca.
Noti­cia de Gara

Los irrin­tzis resur­gen en Orrea­ga y ani­man a recu­pe­rar la sobe­ra­nía

La Bata­lla de Orrea­ga sim­bo­li­za «el dere­cho que posee todo pue­blo a man­te­ner su inde­pen­den­cia nacio­nal, su len­gua, sus leyes y cos­tum­bres». Así lo dejó escri­to el his­to­ria­dor nava­rro Artu­ro Cam­pión, y éste es el espí­ri­tu que ani­mó a Orrea­ga Fun­da­zioa y Etxe­ba­rren­goa Elkar­tea, de Garral­da, a reme­mo­rar unos hechos que alcan­za­ron la cate­go­ría de míti­cos.

La cita era a las 12.30 en Orrea­ga, y para esa hora nume­ro­sas per­so­nas se encon­tra­ban ya espe­ran­do el comien­zo de los actos. El soni­do de la txa­la­par­ta y la actua­ción de ber­tso­la­ris y txis­tu­la­ris, así como los irrin­tzis de Kar­me­le Galar­tza, deja­ron paso a los dan­tza­ris, inclui­do un aurres­ku en home­na­je a quie­nes com­ba­tie­ron en aque­lla bata­lla tan impor­tan­te para su épo­ca y para la his­to­ria del pue­blo vas­co. «Esta bata­lla fue un hito en la his­to­ria de Eus­kal Herria y el embrión del pri­mer esta­do vas­co, el Rei­no de Pam­plo­na, que pos­te­rior­men­te se con­vir­tió en Rei­no de Nava­rra. Lue­go fue cer­ce­nán­do­se por la acción del Rei­no de Cas­ti­lla sobre los terri­to­rios de Ara­ba, Gipuz­koa y Biz­kaia, y cul­mi­nó con la inva­sión y con­quis­ta del sur de Nafa­rroa en 1512, aun­que el rei­no nava­rro y su sobe­ra­nía sub­sis­tie­ron un siglo más en Ultra­puer­tos».

Así lo expli­ca­ba un miem­bro de Orrea­ga Fun­da­zioa antes de ini­ciar la subi­da a Iba­ñe­ta. Unos lo hicie­ron en coche, otros cami­nan­do por la vie­ja ruta jaco­bea, y a las 13.30 unas 300 per­so­nas se reu­nie­ron en el puer­to. Allí, a más de mil metros de alti­tud y con un tiem­po fres­co y nubla­do, se repi­tió el aurres­ku de honor y se escu­cha­ron los ber­tsos de Laka y del gas­teiz­ta­rra Ricar­do Gon­zá­lez.

Fue pre­ci­sa­men­te duran­te su inter­ven­ción cuan­do varios agen­tes de la Guar­dia Civil irrum­pie­ron en el acto, entre la indig­na­ción de los asis­ten­tes. Poco des­pués die­ron lec­tu­ra al pre­gón Ana Kolo­mo y Xabier Errea, miem­bros de Etxe­ba­rren­goa Elkar­tea. «Orrea­ga siem­pre ha sido un lugar de encuen­tro recu­rren­te de rei­vin­di­ca­ción de la sobe­ra­nía de Nava­rra. Sitio de fero­ces bata­llas, mon­ta­ñas de recuer­do en los rela­tos de nues­tros gran­des his­to­ria­do­res, coli­nas y valles gene­ra­do­res de bellí­si­mos poe­mas como la Can­ción de Rol­dán, pos­ta y trán­si­to de pere­gri­na­ción y, hoy en día ‑añadieron‑, pun­to de encuen­tro del recuer­do de nues­tros dere­chos».

«El vigor de un pue­blo»

En el pre­gón no fal­ta­ron las citas de cro­nis­tas e his­to­ria­do­res que glo­sa­ron la impor­tan­cia de la Bata­lla de Orrea­ga y, en espe­cial, las que deja­ron escri­tas el Prín­ci­pe de Via­na o Artu­ro Cam­pión, quien evo­có «el vigor de un pue­blo» por ser sobe­rano.

Tam­bién recor­da­ron al maris­cal Pedro de Nava­rra, «sím­bo­lo de la resis­ten­cia de los nava­rros» y muer­to, «pro­ba­ble­men­te ase­si­na­do», cuan­do esta­ba pre­so en el cas­ti­llo de Siman­cas.

«Es aquí, en estos valles, don­de fue hecho pri­sio­ne­ro en 1516 cuan­do era el encar­ga­do de diri­gir una colum­na del ejér­ci­to nava­rro que inten­ta­ba una vez más, des­de la Baja Nava­rra y el Bear­ne, recu­pe­rar el rei­no para los legí­ti­mos reyes Juan de Labrit y Cata­li­na de Foix». En el pre­gón entron­ca­ron el sig­ni­fi­ca­do de aque­lla his­tó­ri­ca bata­lla con la actual situa­ción de Eus­kal Herria, recor­dan­do que «Orrea­ga es un lugar de lucha por la sobe­ra­nía, de unión y divi­sión entre las dos Nava­rras».

Anjel Ain­zi­bu­ru, de Luzai­de, inter­pre­tó por pri­me­ra vez en eus­ka­ra la can­ción «Nava­rra tie­ne cade­nas», con­clu­yen­do el acto con nue­vos irrin­tzis, que se repi­tie­ron des­pués en la comi­da que reu­nió a 215 per­so­nas en Garral­da. Fue el últi­mo pre­si­den­te fran­quis­ta de la Dipu­tación Foral, Ama­deo Mar­co, quien dijo aque­llo de «ya no se escu­chan los irrin­tzis de los vas­co­nes». Kar­me­le Galar­tza y otros asis­ten­tes al acto, entre ellos Xabier Mar­tí­nez, de sólo 7 años de edad, demos­tra­ron ayer que el soni­do de los irrin­tzis no se ha apa­ga­do, sino que resur­ge con más fuer­za que nun­ca. Su eco sigue pro­pa­gán­do­se por las mon­ta­ñas vas­cas, ani­man­do a recu­pe­rar la sobe­ra­nía arre­ba­ta­da hace casi cin­co siglos.

Con este acto, los orga­ni­za­do­res qui­sie­ron «man­te­ner vivos unos hechos que otros igno­ran y nos ocul­tan, pre­ten­dien­do así el olvi­do de una his­to­ria que es herra­mien­ta impres­cin­di­ble para cons­truir el futu­ro». Un futu­ro que, según dije­ron, pasa por «deci­dir libre­men­te y sin impo­si­cio­nes, por­que es un dere­cho demo­crá­ti­co».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *