Murió José Sara­ma­go, el defen­sor de los opri­mi­dos que tan­tas veces con­tem­po­ri­zó con los opre­so­res – J.M. Alvarez

Murió José Sara­ma­go, escri­tor por­tu­gués, Pre­mio Nobel de Lite­ra­tu­ra, admi­ra­dor de estram­bó­ti­cas gue­rri­llas que no com­ba­ten y jefes gue­rri­lle­ros que via­jan en auto­bu­ses cedi­dos, gene­ro­sa­men­te, por el supues­to enemigo.

Pade­ció vai­ve­nes ideo­ló­gi­cos vin­cu­la­dos a la opor­tu­ni­dad del momen­to. Ala­bó la Revo­lu­ción cuba­na en tiem­pos de vacas gor­das, y la aban­do­nó en tiem­pos de vacas fla­cas, cuan­do más se nece­si­ta del ami­go, del com­pa­ñe­ro. Pos­te­rior­men­te rec­ti­fi­có sua­ve­men­te, pero des­de enton­ces,- y bajo mi pun­to de vis­ta- que­dó liga­do, has­ta el fin de sus días, a un impre­vi­si­ble proceder.

Til­dó de terro­ris­ta a la legi­ti­ma lucha que desa­rro­llan las FARC colom­bia­nas, e igno­ró la cau­sa de los revo­lu­cio­na­rios inde­pen­den­tis­tas vas­cos, excep­to para insul­tar a Alfon­so Sas­tre, a quien lla­mó “vale­dor de ase­si­nos” por escri­bir un artícu­lo don­de insis­tía en la nece­si­dad de bus­car una solu­ción nego­cia­da al con­flic­to vasco.

Des­can­se en paz el ex com­pa­ñe­ro Sara­ma­go que tan­tas ala­ban­zas levan­ta estos días entre la bur­gue­sía, con la que se ali­neó cuan­do pin­ta­ban bastos.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.