Murió José Sara­ma­go, el defen­sor de los opri­mi­dos que tan­tas veces con­tem­po­ri­zó con los opre­so­res – J.M. Alva­rez

Murió José Sara­ma­go, escri­tor por­tu­gués, Pre­mio Nobel de Lite­ra­tu­ra, admi­ra­dor de estram­bó­ti­cas gue­rri­llas que no com­ba­ten y jefes gue­rri­lle­ros que via­jan en auto­bu­ses cedi­dos, gene­ro­sa­men­te, por el supues­to enemi­go.

Pade­ció vai­ve­nes ideo­ló­gi­cos vin­cu­la­dos a la opor­tu­ni­dad del momen­to. Ala­bó la Revo­lu­ción cuba­na en tiem­pos de vacas gor­das, y la aban­do­nó en tiem­pos de vacas fla­cas, cuan­do más se nece­si­ta del ami­go, del com­pa­ñe­ro. Pos­te­rior­men­te rec­ti­fi­có sua­ve­men­te, pero des­de enton­ces,- y bajo mi pun­to de vis­ta- que­dó liga­do, has­ta el fin de sus días, a un impre­vi­si­ble pro­ce­der.

Til­dó de terro­ris­ta a la legi­ti­ma lucha que desa­rro­llan las FARC colom­bia­nas, e igno­ró la cau­sa de los revo­lu­cio­na­rios inde­pen­den­tis­tas vas­cos, excep­to para insul­tar a Alfon­so Sas­tre, a quien lla­mó “vale­dor de ase­si­nos” por escri­bir un artícu­lo don­de insis­tía en la nece­si­dad de bus­car una solu­ción nego­cia­da al con­flic­to vas­co.

Des­can­se en paz el ex com­pa­ñe­ro Sara­ma­go que tan­tas ala­ban­zas levan­ta estos días entre la bur­gue­sía, con la que se ali­neó cuan­do pin­ta­ban bas­tos.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *