Legis­lar con­tra el amor: La Ley de Vio­len­cia de Géne­ro y la cons­truc­ción del Esta­do poli­cial

Legis­lar con­tra el amor: La Ley de Vio­len­cia de Géne­ro y cons­truc­ción del Esta­do poli­cial y tota­li­ta­rio.

La ley de Vio­len­cia de Géne­ro de 2004 (en ade­lan­te LOVG) fue apro­ba­da por una­ni­mi­dad en un par­la­men­to mayo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­lino (solo el 36% de los par­la­men­ta­rios eran muje­res). La anuen­cia gene­ral que ha teni­do esta legis­la­ción expre­sa su impor­tan­cia capi­tal para el Esta­do y la sitúa en la mis­ma cate­go­ría que las direc­tri­ces fun­da­men­ta­les del sis­te­ma como lo es la Cons­ti­tu­ción de 1978.

Los datos de su apli­ca­ción son estre­me­ce­do­res: El 13% de la pobla­ción reclu­sa son varo­nes cas­ti­ga­dos por deli­tos tipi­fi­ca­dos en la ley, deli­tos que, de ser come­ti­dos por muje­res ten­drían la cate­go­ría de fal­tas y no con­lle­va­rían penas de cár­cel. Duran­te los pri­me­ros cin­co años de vida de la ley más de cien mil hom­bres han sufri­do algún tipo de con­de­na o medi­da penal. El gobierno con­si­de­ra que las cien mil denun­cias anua­les que se pro­du­cen no repre­sen­tan sino la cuar­ta par­te de las que se debe­rían poner1 por lo que hay que cal­cu­lar que si los varo­nes encar­ce­la­dos por vio­len­cia de géne­ro son nue­ve mil en este momen­to podrían lle­gar pron­to a las trein­ta y seis mil, es decir, incre­men­ta­ría la pobla­ción reclu­sa en un 50% creán­do­se autén­ti­cos cam­pos de con­cen­tra­ción. Por otro lado, la apli­ca­ción de esta nor­ma no solo no ha resuel­to el pro­ble­ma de la muer­te de muje­res por sus pare­jas sino que las víc­ti­mas2 han segui­do aumen­tan­do como pro­duc­to pre­ci­sa­men­te del enco­na­mien­to, el resen­ti­mien­to y la hos­ti­li­dad que la ley gene­ra en las rela­cio­nes entre los sexos.

Tal nor­ma­ti­va tie­ne efec­tos muy bene­fi­cio­sos para la máqui­na esta­tal capi­ta­lis­ta que azu­za la dis­cor­dia entre muje­res y hom­bres como pre­tex­to para seguir amplian­do el esta­do mili­tar y poli­cial y la judi­cia­li­za­ción de la vida social a la vez que ensa­ya pro­ce­di­mien­tos excep­cio­na­les para el con­trol y domi­na­ción de la pobla­ción civil como las pul­se­ras de segui­mien­to y vigi­lan­cia y para la mani­pu­la­ción men­tal masi­va a tra­vés de las medi­das (judi­cia­les o no) de reedu­ca­ción como las que actual­men­te se lle­van a cabo con los hom­bres para la crea­ción de lo que lla­man la “nue­va mas­cu­li­ni­dad”.

Apro­pián­do­se del dis­cur­so de la eman­ci­pa­ción y la libe­ra­ción feme­ni­na el femi­nis­mo de Esta­do hace acep­ta­ble una legis­la­ción que es, en los hechos, un régi­men de excep­ción, con juz­ga­dos espe­cia­les y apli­ca­ción del dere­cho penal del enemi­go a una par­te de la pobla­ción a la que se impo­ne la pre­sun­ción de cul­pa­bi­li­dad gené­ri­ca. La apli­ca­ción de estas medi­das jus­ti­fi­ca el cre­ci­mien­to impa­ra­ble de las diver­sas poli­cías y la Guar­dia Civil que aumen­tan al rit­mo del 5% anual3, con un por­cen­ta­je de muje­res que en el Cen­tro de For­ma­ción de Poli­cía de Ávi­la que es ya del 19% para la esca­la bási­ca mien­tras en la esca­la eje­cu­ti­va son el 56% de los aspi­ran­tes, algu­nas fémi­nas han lle­ga­do a lo más alto del poder poli­cial y esta­tal como Ele­na Sán­chez, secre­ta­ria gene­ral del CNI o Con­cep­ción de la Vega, jefa supe­rior de poli­cía en Cana­rias.

Pero lo que es un mons­truo­so cre­ci­mien­to del Esta­do repre­si­vo se pre­sen­ta con tin­tes pro­gre­sis­tas y libe­ra­do­res de defen­sa de los opri­mi­dos (las muje­res) y res­ta­ble­ci­mien­to de la jus­ti­cia social, por lo que la poli­cía ya no es vis­ta como ins­ti­tu­ción para la tor­tu­ra y la bru­ta­li­dad con­tra la gen­te común sino como una ONG de sal­va­do­res y sal­va­do­ras de débi­les fémi­nas. La LOVG, sin embar­go, no es un caso úni­co, for­ma par­te del vas­to plan de amplia­ción de los ins­tru­men­tos de la vio­len­cia esta­tal lle­va­da a cabo por los gobier­nos de la social­de­mo­cra­cia des­de 2004 y que inclu­yen un con­jun­to de leyes y la recien­te refor­ma del Códi­go Penal.

Ade­más cien­tos de miles de muje­res están hoy de for­ma cre­cien­te en ínti­mo y dia­rio con­tac­to con los apa­ra­tos repre­si­vos, las con­ti­nuas visi­tas a las comi­sa­rías o los cuar­te­li­llos de la Guar­dia Civil, la sim­pa­tía con la que se ve a sus miem­bros, el adoc­tri­na­mien­to en el odio irra­cio­nal a los hom­bres, incre­men­ta­rá, en los años veni­de­ros, el núme­ro de con­fi­den­tes y cola­bo­ra­do­ras con esos cuer­pos y sen­ta­rá las bases para la crea­ción de gru­pos para­po­li­cia­les feme­ni­nos como un moderno Soma­tén que defen­de­rá el sis­te­ma de domi­na­ción con las armas si hace fal­ta.

El sexis­mo, que es la esen­cia la LOVG, es una ideo­lo­gía de la mis­ma natu­ra­le­za que el racis­mo pues es un esen­cia­lis­mo bio­ló­gi­co. De la mis­ma mane­ra que los nazis usa­ron el sen­ti­mien­to anti­ju­dío para cons­ti­tuir su base de masas ins­ti­gan­do el odio irra­cio­nal y ali­men­tan­do el emo­cio­na­lis­mo más exal­ta­do, el pre­jui­cio andro­fó­bi­co está sien­do uti­li­za­do hoy por el poder con la mis­ma fun­ción. Esta doc­tri­na y los hábi­tos y pau­tas de con­duc­ta que el alec­cio­na­mien­to ince­san­te y la apli­ca­ción de las leyes lla­ma­das de dis­cri­mi­na­ción posi­ti­va crean en las muje­res harán rena­cer las filo­so­fías y las orga­ni­za­cio­nes de cor­te fas­cis­ta que, en muchos casos, ten­drán ros­tro feme­nino4. Por este moti­vo entre las fuen­tes de las que se nutre el femi­nis­mo de Esta­do se encuen­tran corrien­tes que han sido ini­cua­men­te cali­fi­ca­das de anti­sis­te­ma como el movi­mien­to SCUM que ya des­de su pro­pio nom­bre (sus siglas sig­ni­fi­can Socie­dad para el Exter­mi­nio del Hom­bre) es un ale­ga­to fas­cis­ta.

Con ser la repre­sión el aspec­to más lla­ma­ti­vo no es el úni­co, ni el más impor­tan­te, ele­men­to inquie­tan­te de una ley que pre­ten­de trans­for­mar de for­ma radi­cal e irre­vo­ca­ble las ideas, con­duc­tas y pau­tas cul­tu­ra­les que han orga­ni­za­do his­tó­ri­ca­men­te los víncu­los entre muje­res y hom­bres. En pri­mer lugar defi­ne todas las rela­cio­nes entre los sexos como rela­cio­nes de poder y de domi­nio afir­man­do que, des­de tiem­pos inme­mo­ria­les, los hom­bres han abu­sa­do de las muje­res5 y uti­li­za­do la agre­sión con­tra ellas por el lugar pri­vi­le­gia­do que ocu­pan en la socie­dad. Afir­man, asi­mis­mo, que la vio­len­cia de los varo­nes hacia las fémi­nas es estruc­tu­ral, es decir, se pro­du­ce por el hecho de ser muje­res y no tie­ne una cau­sa con­cre­ta. Para­dó­ji­ca­men­te los hom­bres solo son opre­so­res para las muje­res cuan­do tie­nen lazos afec­ti­vo-sexua­les con ellas pero no cuan­do son empre­sa­rios, gober­nan­tes, poli­cías, jue­ces, geri­fal­tes mediá­ti­cos u otros con poder; de lo que cabe dedu­cir que no es una ley con­tra los hom­bres sin más sino con­tra las rela­cio­nes afec­ti­vo-sexua­les, los víncu­los y las ins­ti­tu­cio­nes natu­ra­les de con­vi­ven­cia. Resul­ta sor­pren­den­te que esta des­ca­be­lla­da e insen­sa­ta argu­men­ta­ción haya cala­do de for­ma tan rotun­da en una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del cuer­po social.

Con tales dis­cur­sos se alien­ta en muchas muje­res una ideo­lo­gía vic­ti­mis­ta, que recla­ma el dere­cho a ser débil a la vez que cul­ti­va el ren­cor y el resen­ti­mien­to más áspe­ro hacia los varo­nes, un recha­zo irra­cio­nal que anu­la las capa­ci­da­des refle­xi­vas e inte­lec­ti­vas en las fémi­nas que lo sos­tie­nen y que pro­vo­ca acti­tu­des y sen­ti­mien­tos de agra­vio y de infe­rio­ri­dad y una agre­si­va fero­ci­dad hacia el otro sexo. De hecho la ley al esta­ble­cer la espe­cial vul­ne­ra­bi­li­dad de las muje­res, su nece­si­dad de excep­cio­nal pro­tec­ción hace gala de un machis­mo mos­tren­co pues sus­ti­tu­ye la tute­la mari­tal que esta­ble­cía el Códi­go Civil de 1889 por la del Esta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes y fun­cio­na­rios, fun­dan­do de esta mane­ra un neo-patriar­ca­do esta­tal, que las no solo las “ampa­ra” sino que hace recaer en ellas pri­vi­le­gios y ven­ta­jas inne­ga­bles a cam­bio de la obli­ga­ción de guar­dar­le obe­dien­cia y ser­vir­le en todo. No pode­mos des­car­tar, no obs­tan­te, que en un futu­ro pró­xi­mo se inci­te la apa­ri­ción de nue­vas corrien­tes misó­gi­nas y machis­tas que expan­dan la lla­ma de la dis­cor­dia y la esci­sión.

La psi­co­sis colec­ti­va que los medios de adoc­tri­na­mien­to y mani­pu­la­ción men­tal han con­se­gui­do crear con el argu­men­to de la vio­len­cia de géne­ro ocul­ta el ate­rra­dor cre­ci­mien­to del enfren­ta­mien­to, las agre­sio­nes y los crí­me­nes en el seno de la comu­ni­dad de los igua­les. Muchos ado­les­cen­tes (varo­nes y muje­res por igual) mal­tra­tan a sus fami­lias, espe­cial­men­te a sus madres ‑que aun­que son muje­res no son defen­di­das espe­cial­men­te por las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les-. Muchos ancia­nos, mayor­men­te ancia­nas, pues son más lon­ge­vas, sufren aban­dono y agre­sión físi­ca y emo­cio­nal por sus alle­ga­dos o sus cui­da­do­res o cui­da­do­ras. Innu­me­ra­bles niños y niñas peque­ños pade­cen la fal­ta de cari­ño y de cui­da­dos de unos madres y padres que no les entien­den ni les aman. Los actos de vio­len­cia y cruel­dad pro­ta­go­ni­za­dos por muje­res han cre­ci­do de for­ma horri­pi­lan­te en los últi­mos años. Todo ello es indu­ci­do por el Esta­do a tra­vés de la mani­pu­la­ción de las con­cien­cias que lle­va a cabo la indus­tria de la cul­tu­ra, el cine, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo etc. y la crea­ción de hábi­tos y con­duc­tas anti-con­vi­ven­cia­les que gene­ra la legis­la­ción que nor­ma­ti­vi­za los pro­ce­sos y prác­ti­cas que antes se pro­du­cían en el seno de la comu­ni­dad y al mar­gen de las ins­ti­tu­cio­nes por el acuer­do entre pares y a tra­vés de la cola­bo­ra­ción y el enten­di­mien­to.

La inca­pa­ci­dad de la socie­dad civil para enfren­tar­se con tan des­co­mu­nal heca­tom­be de las cos­tum­bres per­mi­te que el poder tirá­ni­co del Esta­do se pre­sen­te como sal­va­dor apor­tan­do lo que le es más pro­pio, la orga­ni­za­ción de la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­na­li­za­da. Que­bra­dos los lazos inter­hu­ma­nos, la poli­cía y los ejér­ci­tos apa­re­cen como garan­tes de la civi­li­za­ción hacien­do bue­na la pro­fe­cía hob­bes­sia­na sobre que somos fie­ras y depre­da­do­res por natu­ra­le­za6

La influen­cia de las leyes en la con­vi­ven­cia social y la cos­mo­vi­sión y hábi­tos de los indi­vi­duos no ha de ser menos­pre­cia­da pues el cuer­po legal del sis­te­ma lejos de ser con­se­cuen­cia de la reali­dad social es, más a menu­do, cau­sa de esa mis­ma reali­dad que es pre­via­men­te bus­ca­da por los legis­la­do­res, así suce­de con la LOVG que está con­si­guien­do la des­truc­ción de lo poco que que­da­ba de las ins­ti­tu­cio­nes natu­ra­les de vida social, a saber, los víncu­los afec­ti­vos-sexua­les y las rela­cio­nes fami­lia­res de con­vi­ven­cia y paren­tes­co pues si los de aba­jo están divi­di­dos, o mejor aún, ato­mi­za­dos, el sis­te­ma de domi­na­ción se for­ta­le­ce­rá de mane­ra colo­sal. Una socie­dad uni­da, estruc­tu­ra­da, dota­da de cul­tu­ra, y capa­ci­dad para vivir en común, con posi­bi­li­dad de dotar­se de fines ele­gi­dos y aspi­ra­cio­nes com­par­ti­das es un duro enemi­go del Esta­do que que­da así muy dis­mi­nui­do en sus pre­rro­ga­ti­vas y posi­bi­li­da­des de acción.

Por ello la segre­ga­ción es el camino para el triun­fo del abso­lu­tis­mo esta­tal, pri­me­ro se sepa­ró a los jóve­nes de los adul­tos, lue­go a los niños de los mayo­res, a los ancia­nos de la socie­dad en gene­ral y final­men­te a los hom­bres de las muje­res, de esta mane­ra todos, ais­la­dos y soli­ta­rios, dis­mi­nui­dos, irres­pon­sa­bles y enton­te­ci­dos por la fal­ta de expe­rien­cia social, pue­den ser mejor some­ti­dos y domi­na­dos por las ins­ti­tu­cio­nes del poder.

Si el patriar­ca­do del pasa­do se basó en la fami­lia y el con­trol de las rela­cio­nes que en ella se esta­ble­cen –un some­ti­mien­to que siem­pre fue par­cial y limi­ta­do- el actual se fun­da­rá sobre la des­truc­ción de todas las ins­ti­tu­cio­nes natu­ra­les de con­vi­ven­cia, en la crea­ción de un indi­vi­duo, ya no ple­na­men­te humano, por la pér­di­da de la mayor par­te de las capa­ci­da­des de rela­ción ínti­ma y afec­ti­va con sus igua­les, en ello ten­drá un papel fun­da­men­tal el odio sexis­ta intro­du­ci­do por el femi­nis­mo de Esta­do que aspi­ra a la des­truc­ción de los valo­res y capa­ci­da­des posi­ti­vas que con­ser­van las muje­res y que nos con­ver­ti­rá, si no lo reme­dia­mos, en seres soli­ta­rios y egoís­tas, aje­nos a la moral y el rec­to obrar en nues­tra vida públi­ca y pri­va­da, empo­bre­ci­das de prác­ti­ca men­tal refle­xi­va y, en gene­ral, de vida psí­qui­ca y espi­ri­tual algu­na, aje­nas al amor y a las nece­si­da­des huma­nas autén­ti­cas.

Resul­ta incohe­ren­te que cier­to “radi­ca­lis­mo”, que se lla­ma a sí mis­mo anti­sis­te­ma, ejer­za de voce­ro de las con­sig­nas del poder jalean­do el des­en­cuen­tro entre muje­res y hom­bres, seña­lan­do como agre­sio­nes los actos más ino­cen­tes y tri­via­les7, y ponién­do­se en todo a las órde­nes de la social­de­mo­cra­cia que los usa como mano de obra en sus pro­yec­tos. Debe­mos ser cons­cien­tes de que mien­tras siga ati­zán­do­se la pug­na entre los sexos, la agre­sión, la vio­len­cia y el cri­men segui­rán cre­cien­do sin reme­dio. Las rela­cio­nes entre las muje­res y los hom­bres tie­nen que fun­dar­se en la sim­pa­tía, el afec­to, la fra­ter­ni­dad y el amor, no en el mie­do, la incom­pren­sión y el des­co­no­ci­mien­to y el odio pues solo uni­dos se pue­de hacer fren­te al sis­te­ma de domi­na­ción.

A modo de resu­men:

1. La vio­len­cia entre los sexos es com­ple­ta­men­te recha­za­ble pero, al con­tra­rio de lo que dice el femi­nis­mo de Esta­do no resul­ta de un solo fac­tor –la cul­tu­ra machis­ta y el patriar­ca­do- sino de dos, a saber, la trá­gi­ca natu­ra­le­za de la con­di­ción huma­na que nos con­vier­te en fie­ras en cier­tas cir­cuns­tan­cias y la acción del pro­pio Esta­do que a tra­vés de la ley y la mani­pu­la­ción de las con­cien­cias divi­de, enfren­ta y frag­men­ta la socie­dad civil para aumen­tar su poder, sien­do este segun­do el agen­te deci­si­vo en el momen­to actual.

2. No es admi­si­ble que quie­nes dicen opo­ner­se al Esta­do defien­dan la LOVG o, sin men­cio­nar­la sus­ten­ten sus con­cep­cio­nes sexis­tas y andro­fó­bi­cas y alien­ten la gue­rra de los sexos.

3. Debe denun­ciar­se la LOVG como una ley que pro­yec­ta el Esta­do poli­cial y la repre­sión indis­cri­mi­na­da con­tra la pobla­ción y ade­más impo­ne la inter­ven­ción del poder en la vida ínti­ma de los indi­vi­duos.

4. Debe con­de­nar­se asi­mis­mo su fun­ción “edu­ca­ti­va” para impo­ner a la socie­dad los dis­va­lo­res del odio, el egoís­mo y la inmo­ra­li­dad, su carác­ter machis­ta y neo­pa­triar­cal pues pre­sen­ta a las muje­res como seres incom­pe­ten­tes y nos pone bajo la tute­la del Esta­do. Las muje­res debe­mos opo­ner­nos de for­ma con­tun­den­te a esas medi­das que supues­ta­men­te nos pro­te­gen.

5. Con­de­nar y cri­ti­car la ley no es sufi­cien­te, es nece­sa­rio bre­gar por la recu­pe­ra­ción de los sabe­res, las con­duc­tas, las prác­ti­cas, los hábi­tos y las ins­ti­tu­cio­nes que rigen la con­vi­ven­cia entre igua­les.

6. Las muje­res y los hom­bres tie­nen que res­ca­tar las habi­li­da­des, los ins­tru­men­tos y capa­ci­da­des para ele­gir­se y con­vi­vir res­ca­tan­do el amor como víncu­lo subli­me y excep­cio­nal y el sexo como poten­cia uni­ti­va de enor­me valor. Las rela­cio­nes ínti­mas entre las per­so­nas deben dejar de ser inter­ve­ni­das por el Esta­do y tene­mos que aspi­rar a que lle­guen a ser aje­nas a cual­quier intro­mi­sión polí­ti­ca.

Pra­do Este­ban Diez­ma

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *