[Fotos y video] Sal­va­je agre­sion de la poli­cia muni­ci­pal de Iru­ñea a un inmi­gran­te- Ekinklik

[email protected] compañ[email protected] de ekin­klik, nos envian fotos de la rue­da de pren­sa de denun­cia de SOS Racis­mo y el video del sal­va­jis­mo policial


Hoy, nue­va­men­te, Sos Racis­mo Nafa­rroa ha con­vo­ca­do a los medios de comu­ni­ca­ción para denunciar
un recien­te caso de abu­so y mal­tra­to de una per­so­na inmi­gran­te por agen­tes de la poli­cía, en este caso de la Poli­cía Muni­ci­pal de Pamplona.

Se tra­ta de un caso más, un hecho simi­lar a cual­quie­ra de los con­te­ni­dos en el Infor­me, de 2009 y de 2006, ni siquie­ra como uno de los más gra­ves. Pero exis­te una dife­ren­cia. Los hechos denun­cia­dos fue­ron reco­gi­dos por las cáma­ras de gra­ba­ción de las depen­den­cias poli­cia­les y las imá­ge­nes nos han sido entre­ga­das, por lo que hemos esti­ma­do nece­sa­rio hacer­las públi­cas dada la gra­ve­dad de estas.

Aquí tenéis la gra­ba­ción, el tex­to de la rue­da de pren­sa y el dos­sier de la denuncia

PRENSA: CASO J.A.V.C (SOS RACISMO NAFARROA)
SOS RACISMO-SOS ARRAKERIA NAFARROA pre­sen­tó, en Junio de 2009, un
infor­me ante el Par­la­men­to de Nava­rra titu­la­do “Actua­cio­nes de agen­tes de la policía
en Nava­rra”. Infor­me que fue pre­sen­ta­do tam­bién ante voso­tras y voso­tros, los medios
de comu­ni­ca­ción. Unos años antes, en 2006, tam­bién pre­sen­ta­mos otro infor­me sobre
actua­cio­nes de la Poli­cía Muni­ci­pal ante el Ayun­ta­mien­to de Pamplona.

Ambos Infor­mes con­te­nían denun­cias de hechos gra­ves, muy gra­ves. Eran muchas
las denun­cias pre­sen­ta­das en nues­tras ofi­ci­nas sobre abu­sos y mal­tra­to por par­te de
agen­tes de la poli­cía, eran ade­más coin­ci­den­tes las agre­sio­nes denun­cia­das. Hechos
denun­cia­dos tan­to por per­so­nas autóc­to­nas como inmi­gran­tes suce­di­dos en distintos
pue­blos y barrios, pero coin­ci­den­tes en el “modus ope­ran­di”: actuaciones
dis­cri­mi­na­to­rias hacia las per­so­nas inmi­gran­tes y gita­nas, con abu­so de poder y
des­pro­por­ción en la fuer­za emplea­da por los agen­tes, sien­do ade­más, en gran parte
de los casos, denun­cia­da la per­so­na agre­di­da por resis­ten­cia o agre­sión o aten­ta­do a
la autoridad.

En Noviem­bre de 2009, el Pleno del Par­la­men­to recha­zó una moción que pedía que
se inves­ti­ga­sen los hechos denun­cia­dos por SOS Racis­mo-SOS Arra­za­ke­ria Nafarroa
y otras orga­ni­za­cio­nes. Más recien­te­men­te, en Abril de 2010, el Par­la­men­to también
ha recha­za­do la toma en con­si­de­ra­ción de una pro­po­si­ción de ley que plan­tea­ba, entre
otros aspec­tos, la ins­ta­la­ción de equi­pos de gra­ba­ción de vídeo y audio en las
depen­den­cias poli­cia­les. La reac­ción de la Alcal­día de Pam­plo­na, ante nuestro
infor­me, fue sim­ple­men­te la de ame­na­zar con inter­po­ner una que­re­lla por difa­ma­ción a
nues­tra orga­ni­za­ción, ame­na­za que nun­ca lle­gó a materializarse.

Hoy, nue­va­men­te, os hemos con­vo­ca­do a los medios de comu­ni­ca­ción para denunciar
un recien­te caso de abu­so y mal­tra­to de una per­so­na inmi­gran­te por agen­tes de la
poli­cía, en este caso de la Poli­cía Muni­ci­pal de Pam­plo­na. Se tra­ta de un caso más, un
hecho simi­lar a cual­quie­ra de los con­te­ni­dos en el Infor­me, de 2009 y de 2006, ni
siquie­ra como uno de los más gra­ves. Pero exis­te una dife­ren­cia. Los hechos
denun­cia­dos fue­ron reco­gi­dos por las cáma­ras de gra­ba­ción de las dependencias
poli­cia­les y las imá­ge­nes nos han sido entre­ga­das, por lo que hemos estimado
nece­sa­rio hacer­las públi­cas dada la gra­ve­dad de estas.

En pri­mer lugar que­re­mos comu­ni­ca­ros que los hechos han sido denun­cia­dos ante el
Juz­ga­do y pues­tos en cono­ci­mien­to del Defen­sor del Pue­blo, a quien tam­bién hemos
hecho entre­ga de una copia de las imá­ge­nes, que lue­go os facilitaremos.

NARRACIÓN DE LOS HECHOS

Los hechos ocu­rrie­ron en la madru­ga­da del 11 al 12 del pasa­do Sep­tiem­bre. La
per­so­na arres­ta­da rela­ta que encon­trán­do­se fue­ra de un bar en el barrio de San Juan
en Pam­plo­na, la poli­cía pidió la docu­men­ta­ción a un ami­go suyo. El arres­ta­do se
acer­có a pre­gun­tar el por qué de la iden­ti­fi­ca­ción, a lo que los agen­tes respondieron
que se fue­ra, que a él no le impor­ta­ba. Según su decla­ra­ción, el denun­cian­te se sentó
en un coche y de espal­das dijo: “vaya poli­cía tene­mos”. En ese momen­to uno de los
poli­cías le empu­jó y tiró al sue­lo. Segui­da­men­te le pidie­ron la docu­men­ta­ción. El
denun­cian­te pre­gun­tó al agen­te que lo había empu­ja­do por qué lo había hecho, a lo
que dicho agen­te res­pon­dió ponién­do­lo con­tra un por­tal, espo­sán­do­le, tirán­do­le de
nue­vo al sue­lo e inmo­vi­li­zán­do­lo con­tra el sue­lo ponien­do su rodi­lla en la cabe­za del
denun­cian­te. Segui­da­men­te lo lle­va­ron en volan­das has­ta el fur­gón y lo lan­za­ron a la
par­te de atrás del mis­mo. El arres­ta­do rela­ta que se le que­dó una pier­na fue­ra y al
cerrar la puer­ta del fur­gón se la atra­pa­ron. Pos­te­rior­men­te fue tras­la­da­do hasta
depen­den­cias de la Poli­cía Muni­ci­pal en la calle Monas­te­rio de Iratxe y seguidamente
ocu­rrió esta secuen­cia de hechos que aquí os mostramos.

Como pode­mos obser­var la per­so­na arres­ta­da vie­ne espo­sa­da con las manos en la
espal­da duran­te el tras­la­do, por lo tan­to pode­mos afir­mar que ya se encontraba
reducida.

PROYECIÓN DEL VIDEO

Nues­tra orga­ni­za­ción ha con­se­gui­do imá­ge­nes del tras­la­do a las cel­das, pero las
cáma­ras no enfo­can el inte­rior don­de el dete­ni­do afir­mó que había reci­bi­do más golpes
por par­te del agen­te que lo intro­du­jo en la celda.

CONCLUSIONES QUE EXTRAE SOS RACISMO-SOS ARRAZAKERIA NAFARROA

 Modus operandi

En pri­mer lugar des­ta­car que el hecho denun­cia­do coin­ci­de con la mayor par­te de
los casos ya reco­gi­dos en el Infor­me-2009 de SOS Racismo/​SOS Arrazakeria
Nafa­rroa: Una per­so­na que pre­sen­cia una inter­ven­ción de agen­tes de la policía
(aje­na a los hechos que pro­vo­ca dicha actua­ción) es dete­ni­da, es obje­to de abuso
o mal tra­to por par­te de estos agen­tes, y acu­sa­da de resis­ten­cia o agre­sión o
aten­ta­do a la autoridad

 Exis­ten­cia de cáma­ras de gra­ba­ción en comisaría
El hecho de que exis­tan cáma­ras de gra­ba­ción en comi­sa­ría y que estas hayan
cap­ta­do las imá­ge­nes del abu­so o agre­sión, da cre­di­bi­li­dad a la ver­sión de la
per­so­na agre­di­da. De lo con­tra­rio, se encon­tra­ría en una situa­ción de mayor
inde­fen­sión, ya que los jue­ces están dan­do un exce­si­vo valor a la pre­sun­ción de
vera­ci­dad a los agen­tes de poli­cía; tal y como lo hemos denun­cia­do en los
Infor­mes de la Fede­ra­ción de SOS Racis­mo, y como lo vie­nen denun­cian­do otras
orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, como Amnis­tía Internacional.
De hecho, en este mis­mo caso, las agre­sio­nes denun­cia­das por el dete­ni­do que
tuvie­ron lugar en la cel­da, don­de no hay cáma­ras, supo­ne­mos que serán más
difí­ci­les demostrar.

 Obten­ción de las imágenes
En este caso, las imá­ge­nes exis­tían, pero no fue­ron inme­dia­ta­men­te pues­tas a
dis­po­si­ción judi­cial, como hubie­se sido lógi­co para que se deter­mi­na­se la posible
comi­sión de una con­duc­ta delic­ti­va. Sólo des­pués de la inter­ven­ción de una
orga­ni­za­ción no guber­na­men­tal, en este caso SOS Racismo/​SOS Arrazakeria
Nafa­rroa, las imá­ge­nes lle­gan al Juz­ga­do. Des­de la madru­ga­da del 11 de
Sep­tiem­bre en que suce­den los hechos has­ta el 8 de Octu­bre que nuestra
orga­ni­za­ción, jun­to con la per­so­na agre­di­da, inter­po­ne denun­cia en el Juz­ga­do y
éste recla­ma las imá­ge­nes, éstas per­ma­ne­cen en comi­sa­ría. Es más, fue­ra de
comi­sa­ría, nadie sabe de su existencia.

La pre­sen­ta­ción de una denun­cia de los hechos en nues­tra ofi­ci­na, el con­tras­te de
la mis­ma que nues­tra orga­ni­za­ción hace con la per­so­na agre­di­da y la presentación
con­jun­ta de una denun­cia en los Juz­ga­dos, per­mi­te que las imá­ge­nes lle­guen a las
manos de un Juez. Has­ta ese momen­to, insis­ti­mos, la Poli­cía Muni­ci­pal de
Pam­plo­na no había pues­to en cono­ci­mien­to del Juez los hechos, no había
faci­li­ta­do la grabación.

Que­re­mos des­ta­car que no es muy habi­tual que una per­so­na inmi­gran­te que es
obje­to de abu­sos o malos tra­tos por par­te de un agen­te de poli­cía presente
denun­cia judi­cial. Las razo­nes son varias: el mie­do pro­pio de su situa­ción de
des­pro­tec­ción social, la pre­cau­ción de depen­der la reno­va­ción de sus per­mi­sos de
un infor­me poli­cial, la inde­fen­sión con que se encuen­tra a menu­do en los tribunales
ante la fal­ta de cre­di­bi­li­dad de su ver­sión fren­te a pre­sun­ción de vera­ci­dad de la
ver­sión de los agen­tes de poli­cía. Todo esto hace que este tipo de hechos se
denun­cien en con­ta­das ocasiones.

 Ausen­cia de meca­nis­mos lega­les o pro­to­co­los de actua­ción específicos
¿Ha actua­do den­tro de la lega­li­dad la Poli­cía Muni­ci­pal de Pam­plo­na, no poniendo
las imá­ge­nes y los hechos inme­dia­ta­men­te en cono­ci­mien­to del Juez? Serán los
tri­bu­na­les los que ten­gan que deter­mi­nar­lo con­for­me a las leyes vigen­tes. Lo que
nues­tra orga­ni­za­ción opi­na es que, si se ha actua­do den­tro de la lega­li­dad, estas
leyes debe­rían ser cam­bia­das. Enten­de­mos que debe­ría haber unos códi­gos de
actua­ción espe­cí­fi­cos para estos casos de abu­sos o malos tra­tos poli­cia­les. No
pue­de ser la pro­pia poli­cía la que deter­mi­ne, a tra­vés de un expe­dien­te, si una
con­duc­ta es delic­ti­va o no. Ello debie­ra ser labor de un Juz­ga­do, la labor de la
poli­cía debie­ra ser poner inme­dia­ta­men­te los hechos en cono­ci­mien­to del Juez,
haya o no haya denun­cia, de ofi­cio y por ley.

 Res­pon­sa­bi­li­dad de las Instituciones
Al igual que otras orga­ni­za­cio­nes de defen­sa de dere­chos cívi­cos, hemos pedi­do a
las Ins­ti­tu­cio­nes, ante el Par­la­men­to de Nava­rra, que se aprue­ben unos protocolos
de actua­ción para los casos de abu­sos o malos tra­tos poli­cia­les y lo han
recha­za­do; al igual que han recha­za­do apro­bar que se pon­gan cáma­ras en las
comi­sa­rías. Tam­bién les comu­ni­ca­mos que el mero hecho de se denun­cien estos
casos no sig­ni­fi­ca que sean cier­tos, pero el negar­los sin inves­ti­gar­los tampoco
sig­ni­fi­ca que no estén ocurriendo.

Por todo ello, que­re­mos decir­les a las Ins­ti­tu­cio­nes que, al mar­gen de que hechos
como el aquí denun­cia­do estén ocu­rrien­do, ellas están per­mi­tien­do y favoreciendo
que ocu­rran, al no adop­tar las medi­das lega­les para evitarlos.
Así mis­mo, nos gus­ta­ría pun­tua­li­zar que nues­tra denun­cia y recla­ma­ción hace
refe­ren­cia úni­ca­men­te a un gru­po con­cre­to de agen­tes de poli­cía de dicho cuer­po que
actua­ron de mane­ra des­pro­por­cio­na­da. Tene­mos cons­tan­cia de que den­tro del propio
cuer­po de la Poli­cía Muni­ci­pal exis­te males­tar por este tipo de actua­cio­nes, que nada
tie­nen que ver con “pro­te­ger el libre ejer­ci­cio de los dere­chos y liber­ta­des y garantizar
la segu­ri­dad ciu­da­da­na”, de acuer­do con la “Misión, Valo­res y Visión” que vienen
reco­gi­das en los Prin­ci­pios de la Poli­cía Muni­ci­pal de Pamplona.

Por todo ello, ins­ta­mos al Ayun­ta­mien­to de Pam­plo­na a que adop­te las pertinentes
medi­das de con­trol para que hechos como los denun­cia­dos no pue­dan producirse.
Exi­gi­mos que se tomen las medi­das para que dichos agen­tes no que­den impunes,
gene­ran­do así un ambien­te de inmu­ni­dad en el que todo vale.
Que­re­mos des­ta­car final­men­te, la res­pon­sa­bi­li­dad en este caso de la Alcal­día del
Ayun­ta­mien­to de Pam­plo­na y de los man­dos por ella nom­bra­dos, que son los que son
los res­pon­sa­bles del correc­to fun­cio­na­mien­to del Cuer­po Muni­ci­pal de Policí

Fotos del sal­va­jis­mo poli­cial y de la rue­da de prensa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.