Tal­mud y Toráh rebo­san san­gre – Fede de los Ríos

Si bien es cier­to que la tota­li­dad de nacio­nes se han fun­da­men­ta­do en la vio­len­cia y en la exclu­sión para cons­ti­tuir­se como tales, el caso Israel resul­ta para­dig­má­ti­co al ser un Esta­do moderno de recien­te crea­ción, cons­ti­tui­do a tra­vés de la vio­len­cia y por par­te de una pobla­ción dise­mi­na­da por el mun­do en situa­ción de exclu­sión. El movi­mien­to sio­nis­ta sería la otra cara com­ple­men­ta­ria del anti­se­mi­tis­mo. A lo que en Euro­pa se lla­mó «la cues­tión judía», es decir, la no asi­mi­la­ción por par­te de las nacio­nes de la pobla­ción auto­de­no­mi­na­da como judía siem­pre vis­ta como aje­na y con­ver­ti­da, mul­ti­tud de oca­sio­nes, en chi­vo expia­to­rio; el movi­mien­to sio­nis­ta plan­teó como solu­ción la «nación judía». Un Esta­do pro­pio don­de las mino­rías dise­mi­na­das por varios paí­ses se for­ma­sen una mayo­ría para regir los des­ti­nos de una nación. El inten­to de geno­ci­dio de los judíos por par­te de los nazis posi­bi­li­tó el sue­ño sio­nis­ta y qué mejor tie­rra que la pro­me­ti­da por Jehová.

La Biblia con­ver­ti­da, una vez más, en manual de con­quis­ta colo­nial: «Cuan­do Jeho­vá tu Dios te haya intro­du­ci­do en la tie­rra en la cual entra­rás para tomar­la, y haya echa­do de delan­te de ti a muchas nacio­nes… y las hayas derro­ta­do, las des­trui­rás del todo; no harás con ellas alian­za, ni ten­drás de ellas mise­ri­cor­dia. Y no empa­ren­ta­rás con ellas; no darás tu hija a su hijo, ni toma­rás a su hija para tu hijo» (Deu­te­ro­no­mio). Así habla Jeho­vá a su pue­blo ele­gi­do. Enton­ces Moi­sés (aquél que habla­ba con una zar­za ardien­do) y sus segui­do­res obra­ron en con­se­cuen­cia: «Toma­mos enton­ces todas sus ciu­da­des, y des­trui­mos todas las ciu­da­des, hom­bres, muje­res y niños; no deja­mos ninguno».

No es de extra­ñar, por tan­to, la Nakh­ba de 1948 cuan­do empe­zó la crea­ción de Israel con el éxo­do y muer­te de miles de pales­ti­nos y la con­quis­ta de sus terri­to­rios por el recién crea­do ejér­ci­to israe­lí. Una lim­pie­za étnica.

Jeho­vá les habla a menu­do. Así, Sabra y Cha­ti­la, los Altos del Golán, la ope­ra­ción plo­mo fun­di­do, los ase­si­na­tos del Mosad en el exte­rior… y tan­tos actos de infa­mia. La últi­ma con­ver­sa­ción debió ser acer­ca de unos bar­cos reple­tos de gen­ti­les, de no-judíos, es decir, de seres soli­da­rios con los pales­ti­nos, por lo tan­to, cer­ca­nos a la ani­ma­li­dad y a la bar­ba­rie. De terro­ris­tas islá­mi­cos que quie­ren pro­vo­car otro holo­caus­to judío. Por­que el judío, que­ri­dos, es una víc­ti­ma per­pe­tua del Holo­caus­to con mayús­cu­la. Ya empe­zó huyen­do de Egip­to. Y como víc­ti­ma que es tie­ne todo el dere­cho humano y divino a defen­der­se y a tomar lo que con­si­de­ra suyo (sé que me enten­déis por­que aquí tam­bién pade­ce­mos víc­ti­mas simi­la­res). La razón siem­pre le asis­te y un anal­fa­be­to fun­cio­nal pue­de ofi­ciar de pen­sa­dor pro­fun­do. Los ase­si­na­tos son defen­sa pro­pia. Nece­si­dad de la nación judía siem­pre perseguida.

Resul­ta prác­ti­co ser judío sio­nis­ta. Per­te­ne­cer al pue­blo ele­gi­do evi­ta inter­me­dia­rios para esta­ble­cer diá­lo­go con Dios. Poder matar a los enemi­gos sin siquie­ra nece­si­dad de con­fe­sión y con la abso­lu­ción per­pe­tua de la ONU.

Las diez pla­gas eran, en reali­dad, las doce tribus.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *