Tal­mud y Toráh rebo­san san­gre – Fede de los Ríos

Si bien es cier­to que la tota­li­dad de nacio­nes se han fun­da­men­ta­do en la vio­len­cia y en la exclu­sión para cons­ti­tuir­se como tales, el caso Israel resul­ta para­dig­má­ti­co al ser un Esta­do moderno de recien­te crea­ción, cons­ti­tui­do a tra­vés de la vio­len­cia y por par­te de una pobla­ción dise­mi­na­da por el mun­do en situa­ción de exclu­sión. El movi­mien­to sio­nis­ta sería la otra cara com­ple­men­ta­ria del anti­se­mi­tis­mo.

EEUU expan­de gue­rra encu­bier­ta, afir­ma The Nation

The Nation se ha ente­ra­do, por fuen­tes bien colo­ca­das de las ope­ra­cio­nes espe­cia­les, que entre los paí­ses don­de se ha des­ple­ga­do equi­pos de éli­te de fuer­zas espe­cia­les que tra­ba­jan para el Coman­do Con­jun­to de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les bajo la admi­nis­tra­ción Oba­ma están: Irán, Geor­gia, Boli­via, Para­guay, Ecua­dor, Perú, Yemen, Paquis­tán

ALBA sinó­ni­mo de Inde­pen­den­cia, Revo­lu­ción y Socia­lis­mo

La coa­li­ción se cons­ti­tu­ye en un diná­mi­co núcleo de inte­gra­ción regio­nal que pone su nor­te en la coope­ra­ción entre los paí­ses her­ma­nos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, es por ello que el Emba­ja­dor de Nica­ra­gua en Vene­zue­la, Ramón Leets Cas­ti­llo, mani­fes­tó que el Alba cada día se está for­ta­le­cien­do, ya que hace énfa­sis en la lucha con­tra la pobre­za y la exclu­sión social.

Gas­teiz con­tra el sio­nis­mo [Argaz­kiak]

Gas­teiz salió a la calle con­tra el fas­cis­mo sio­nis­ta, fiel a su tra­di­ción de lucha. Tam­bién Boltxe Kolek­ti­boa par­ti­ci­pó en la con­cen­tra­ción. Aten­tas y aten­tos a los pró­xi­mos días, no pode­mos y no debe­mos retro­ce­der. (Pin­chan­do sobre las fotos se amplían)

Con­tra la opre­sión que nos divi­de. Por Fer­min Gon­goe­ta soció­lo­go.

La cla­se diri­gen­te, la que nos opri­me como tor­ni­llo de herre­ro, cons­ti­tu­ye una ínfi­ma mino­ría de la pobla­ción. Lo mis­mo a nivel mun­dial que en Eus­kal Herria. Y, pre­ci­sa­men­te por­que son pocos, nece­si­tan que los tra­ba­ja­do­res, pen­sio­nis­tas inclui­dos por supues­to, per­ma­nez­ca­mos domi­na­dos, opri­mi­dos por el mie­do, has­ta lo más ínti­mo de nues­tras con­cien­cias.