El Impe­rio y la dro­ga- Fidel Cas­tro

Refle­xio­nes del com­pa­ñe­ro Fidel
Cuan­do fui dete­ni­do en Méxi­co por la Poli­cía Fede­ral de Segu­ri­dad, a la que por puro azar se le hicie­ron sos­pe­cho­sos algu­nos movi­mien­tos nues­tros, a pesar de que los hacía­mos con el máxi­mo de cui­da­do para evi­tar el zar­pa­zo de la mano ase­si­na de Batis­ta ­―como hizo Macha­do en Méxi­co cuan­do el 10 de enero de 1929 sus agen­tes ase­si­na­ron a Julio Anto­nio Mella en la capi­tal de ese país―, aque­lla pen­só que se tra­ta­ba de una de las orga­ni­za­cio­nes de con­tra­ban­dis­tas que actua­ban ile­gal­men­te en la fron­te­ra de ese país pobre en sus inter­cam­bios comer­cia­les con la pode­ro­sa poten­cia veci­na, indus­tria­li­za­da y rica.
No exis­tía prác­ti­ca­men­te en Méxi­co el pro­ble­ma de la dro­ga que se des­ató más tar­de de for­ma abru­ma­do­ra con su enor­me car­ga de daños no sólo en ese país, sino tam­bién en el res­to del con­ti­nen­te.
Los paí­ses de Cen­tro y Sura­mé­ri­ca invier­ten incon­ta­bles ener­gías en la lucha con­tra la inva­sión del cul­ti­vo de la hoja de coca, dedi­ca­da a la pro­duc­ción de cocaí­na, una sus­tan­cia que se obtie­ne a tra­vés de com­po­nen­tes quí­mi­cos muy agre­si­vos y resul­ta tan dañi­na a la salud y a la men­te huma­na.
Los gobier­nos revo­lu­cio­na­rios como los de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y Boli­via se esfuer­zan espe­cial­men­te para fre­nar su avan­ce, como lo hizo opor­tu­na­men­te Cuba.
Evo Mora­les hacía ya rato había pro­cla­ma­do el dere­cho de su pue­blo a con­su­mir té de coca, una exce­len­te infu­sión tra­di­cio­nal de la mile­na­ria cul­tu­ra ayma­ra-que­chua. Prohi­bír­se­la es como decir­les a los ingle­ses que no con­su­man el té, una sana cos­tum­bre impor­ta­da por el Rei­no Uni­do des­de el Asia, con­quis­ta­da y colo­ni­za­da por éste duran­te cien­tos de años.
“Coca no es cocaí­na”, fue la con­sig­na de Evo.
Es curio­so que el opio, sus­tan­cia que se extrae de la ama­po­la lo mis­mo que la mor­fi­na, fru­to de la con­quis­ta y el colo­nia­je extran­je­ro en paí­ses como Afga­nis­tán, y que es suma­men­te dañino con­su­mi­do direc­ta­men­te, fue­ra uti­li­za­do por los colo­nia­lis­tas ingle­ses como mone­da que otro país de mile­na­ria cul­tu­ra, como Chi­na, debía acep­tar a la fuer­za en for­ma de pago por los sofis­ti­ca­dos pro­duc­tos que Euro­pa reci­bía de Chi­na y has­ta enton­ces paga­ba con mone­das de pla­ta. Sue­le citar­se como ejem­plo de aque­lla injus­ti­cia en las pri­me­ras déca­das del siglo XIX que “un obre­ro chino que se vol­vía adic­to gas­ta­ba dos ter­cios de su suel­do en opio y deja­ba a su fami­lia en la mise­ria”.
En el año 1839 el opio ya esta­ba al alcan­ce de los obre­ros y cam­pe­si­nos chi­nos. La Rei­na Vic­to­ria I, del Rei­no Uni­do, impu­so ese mis­mo año la Pri­me­ra Gue­rra del Opio.
Comer­cian­tes ingle­ses y nor­te­ame­ri­ca­nos con fuer­te apo­yo de la Coro­na ingle­sa, vie­ron la posi­bi­li­dad de impor­tan­tes inter­cam­bios y ganan­cias. Para esa fecha muchas de las gran­des for­tu­nas de Esta­dos Uni­dos fue­ron basa­das en aquel nar­co­trá­fi­co.
Hay que pedir­le a la gran poten­cia apo­ya­da en casi mil bases mili­ta­res y sie­te flo­tas acom­pa­ña­das de por­ta­avio­nes nuclea­res y miles de avio­nes de com­ba­te con las cua­les tira­ni­za al mun­do, que nos expli­que cómo va a resol­ver el pro­ble­ma de las dro­gas.
Fidel Cas­tro Ruz

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *