Sama­ranch y la monu­men­tal capa­ci­dad de olvi­do selec­ti­vo- Vicent Par­tal

La muer­te de Sama­ranch ha pues­to el dedo en la lla­ga. En medio del deba­te sobre la Falan­ge y Gar­zón, el falan­gis­ta que lle­gó a ser jefe del depor­te inter­na­cio­nal ha pues­to las cosas en el lugar que exac­ta­men­te ocu­pan. El ataúd reci­bi­rá todos los hono­res en el Palau de la Gene­ra­li­tat (¡ver­güen­za!) y la cla­se polí­ti­ca que hizo la tran­si­ción incli­na­rá la cabe­za delan­te suyo. Ata­do y bien ata­do…

Es inau­di­to. El país ofi­cial se libró ayer [por el 22 de abril] a la cere­mo­nia de glo­ri­fi­car a Sama­ranch con deli­rio y vie­jo esti­lo: cerran­do filas y escon­dien­do la ver­dad. Un reco­rri­do por la mayo­ría de los dia­rios o por la mayo­ría de las webs de los par­ti­dos y de las ins­ti­tu­cio­nes era bien alec­cio­na­dor. No es que des­ta­quen, más o menos, el paso por el olim­pis­mo y la con­tri­bu­ción a Bar­ce­lo­na 92. No. Lo que hacían era dife­ren­te y gra­ve: escon­der tan­to como podían su pasa­do fran­quis­ta. Como si no hubie­se exis­ti­do. Como si se hubie­se olvi­da­do aquel gri­to de “Sama­ranch fot el camp!” [¡Sama­ranch lár­ga­te!], ento­na­do por los demó­cra­tas de todos los colo­res al final de su paso infaus­to por el Palau de la Gene­ra­li­tat que él ocu­pó, en el sen­ti­do mili­tar del tér­mino, como pre­si­den­te de la Dipu­tación. Como si no hubie­sen exis­ti­do sus nego­cios extra­ños. Como si no hubie­se ves­ti­do nun­ca el uni­for­me del Movi­mien­to.

Ayer leyen­do la pren­sa inter­na­cio­nal y com­pa­rán­do­la con la cata­la­na y la espa­ño­la vol­vía­mos a los vie­jos tiem­pos que tan­to año­ra­ba Sama­ranch. Con la dife­ren­cia que aho­ra ni hace fal­ta la ins­ti­tu­ción de la cen­su­ra. Mien­tras que aquí todo eran pane­gí­ri­cos allí encon­trá­ba­mos infor­ma­ción. Que no ocul­ta­ba su impor­tan­cia en el movi­mien­to olím­pi­co, pero que no aho­rra­ba crí­ti­cas duras, por su pasa­do fas­cis­ta, por la corrup­ción con la que cubrió el Comi­té Olím­pi­co duran­te su man­da­to, por su per­mi­si­vi­dad con el dopa­je o por la extra­va­gan­cia y el auto­ri­ta­ris­mo que mani­fes­ta­ba.

Muchos de los que ayer tira­ban flo­re­ci­tas a Sama­ranch, antes de ayer se indig­na­ban por­que la Falan­ge pudie­ra lle­var a jui­cio a Gar­zón. Lo hacían con una capa­ci­dad de olvi­do selec­ti­vo monu­men­tal, por­que hay que recor­dar que la Falan­ge era pre­ci­sa­men­te el par­ti­do de Sama­ranch.

Aho­ra, este olvi­do selec­ti­vo no es ino­cen­te y tie­ne con­se­cuen­cias. Por un lado, deja sin legi­ti­mi­dad a la opor­tu­nis­ta cam­pa­ña pro-Gar­zón (¿o es que dire­mos aho­ra que hay falan­gis­tas bue­nos y falan­gis­tas malos?). Por otro lado nos recuer­da que el éxi­to y el poder pue­den hacer bueno a quien sea y que hay momen­tos en que todo pare­ce que ten­ga un pre­cio. Final­men­te, y esto es lo peor, nos pone de cara a la pura reali­dad: somos un país impo­ten­te a la hora de supe­rar el fran­quis­mo, inca­paz. Y en el mie­do repri­mi­do y en la inco­mo­di­dad ridí­cu­la de ayer era visi­ble que eso es así tam­bién por­que la cla­se polí­ti­ca que tene­mos pro­vie­ne de la renun­cia o de la inca­pa­ci­dad de derro­tar­lo y de la aco­mo­da­ción en unas reglas del jue­go mar­ca­das y con tram­pa que trein­ta y cin­co años des­pués aún pre­va­le­cen.

Vicent Par­tal es direc­tor de Vila­web.


Audio: Juan Anto­nio Sama­ranch valo­ra la figu­ra de Fran­co con moti­vo de su muer­te
RTVE

12 – 11-2008­Juan Anto­nio Sama­ranch, que pre­si­día la Dipu­tación de Bar­ce­lo­na cuan­do se pro­du­jo el falle­ci­mien­to de Fran­co, valo­ra en una gra­ba­ción de la épo­ca la figu­ra del gene­ral que lle­vó las rien­das de Espa­ña des­de 1939 has­ta 1975.

La pren­sa inter­na­cio­nal des­ta­ca el pasa­do falan­gis­ta y la corrup­ción

[Reco­pi­la­ción de Vila­web]

Fotos del pasa­do fran­quis­ta de Sama­ranch: http://​www​.vila​web​.cat/​n​o​t​i​c​i​a​/​3​7​1​8​9​0​1​/​c​a​t​a​l​u​n​y​a​-​v​e​t​l​l​a​-​m​a​x​i​m​s​-​h​o​n​o​r​s​-​d​a​r​r​e​r​s​-​d​i​r​i​g​e​n​t​s​-​f​r​a​n​q​u​i​s​m​e​.​h​tml

The Times: Si quie­re enten­der la corrup­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, un buen lugar para empe­zar es el Pala­cio de Lau­sa­na des­de don­de Sama­ranch diri­gía en COI.

L’Ex­press: Sama­ranch cam­bió la divi­sa de Couber­tain. Con él lo impor­tan­te era par­ti­ci­par en los bene­fi­cios.

BBC: Sama­ranch dejó cre­cer un cán­cer de corrup­ción y de lujo en el COI.

Le Mon­de: No ocul­tó nun­ca su admi­ra­ción por el dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co.

The New York Times: Sama­ranch, un anti­guo diri­gen­te depor­ti­vo fran­quis­ta, tole­ró un cier­to nivel de corrup­ción en el Comi­té Olím­pi­co.

La Stam­pa: Se ha lle­va­do a la tum­ba su oscu­ro pasa­do con la cami­sa azul de la Falan­ge.

Sid­ney Mor­ning Herald: Con Sama­ranch el Comi­té Olím­pi­co Inter­na­cio­nal se con­vir­tió en sinó­ni­mo de nepo­tis­mo, clien­te­lis­mo, escán­da­los, secre­tos y eli­tis­mo.

Kurier: El espa­ñol esta­ba al ser­vi­cio de los fran­quis­tas.

New Zea­land Herald: Sama­ranch era auto­crá­ti­co e into­le­ran­te.

Wall Street Jour­nal: Sama­ranch insis­tía en ser tra­ta­do de exce­len­tí­si­mo y en rodear­se de lujo.

Vila­web. Tra­du­ci­do del cata­lán para Rebe­lión por Lucas Mar­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *