A Pro­pó­si­to de Katyn- Gabi­rel Ezkur­dia

Tras el acci­den­te aéreo en el que ha pere­ci­do gran par­te de la cúpu­la polí­ti­ca y mili­tar del esta­do pola­co hemos vis­to una vez más como la muer­te blan­quea las bio­gra­fías y pule la His­to­ria. Por enési­ma vez, en otro pro­di­gio de pres­ti­di­gi­ta­ción, la ava­lan­cha de infor­ma­ción ofi­cial cons­tru­ye en pocas horas el pen­sa­mien­to correc­to que debe regir toda opi­nión sobre la muer­te de Lech Kaczyns­ki y su cohor­te de esta­do.

Así, un líder polí­ti­co extre­mis­ta en decli­ve polí­ti­co, carac­te­ri­za­do por su revi­sio­nis­mo enfer­mi­zo, su ultra­na­cio­na­lis­mo deci­mo­nó­ni­co, su homo­fo­bia y fana­tis­mo cató­li­co pasa a ser en un bili­bir­lo­que pós­tu­mo un Padre de la Patria del ran­go de Pild­susky, un cam­peón de la demo­cra­cia del con­sen­so, y el ying bueno fren­te a yang malo de su her­mano geme­lo.

Pero lo peor de este asun­to no deri­va de la cre­ti­nez con la que los medios des­di­bu­jan reali­da­des, lo más per­ni­cio­so es el fon­do del asun­to: la car­ta de cre­di­bi­li­dad al par­cial y ras­tre­ro vic­ti­mis­mo nacio­na­lis­ta pola­co.

De este modo Katyn, el sím­bo­lo his­tó­ri­co del vic­ti­ma­rio pola­co, se infla­ma de mor­bo no solo con la muer­te de la cúpu­la pola­ca acu­dien­do al sím­bo­lo del exter­mi­nio de la inte­li­gen­tsia de 1940, curio­sa coin­ci­den­cia, sino tam­bién con la cam­pa­ña de exa­cer­ba­ción vic­ti­mis­ta que se deri­va de la expo­si­ción en Rusia y el res­to de Euro­pa del film de Andrezj Wag­da. Para los pola­cos solo exis­tió Katyn.

Ya se que en estos tiem­pos de reduc­cio­nis­mo inte­lec­tual “anti­te­rro­ris­ta” toda expli­ca­ción es inter­pre­ta­da como jus­ti­fi­ca­ción, pero es un insul­to a la inte­li­gen­cia la acti­tud de las auto­ri­da­des pola­cas y de todos los medios que siguen el per­fec­to guión reduc­cio­nis­ta de la His­to­ria basa­do en el doble rase­ro y la ocul­ta­ción.

Katyn fue un bru­tal crí­men en un con­tex­to cri­mi­nal, la II Gue­rra Mun­dial. Ni más, ni menos. La nega­ti­va sovié­ti­ca a reco­no­cer­lo has­ta 1990 fue sin duda el ele­men­to que agra­va­ba la per­cep­ción de su gra­ve­dad. Y no hay duda, la men­ti­ra his­tó­ri­ca ha sido his­tó­ri­ca­men­te el refu­gio de la impu­ni­dad, por eso aún hoy es el pun­to pri­me­ro de todo manual geno­ci­da.

Pero no pode­mos olvi­dar el con­tex­to de Katyn y los gra­ves silen­cios de las auto­ri­da­des pola­cas actua­les ante para­le­lis­mos de simi­lar o mayor gra­ve­dad y atro­ci­dad.

Polo­nia inva­dió la Ucra­nia sovié­ti­ca en 1920 en vir­tud de las teo­rías pro­me­teís­ti­cas que tra­ta­ban de rom­per des­de sus orí­ge­nes a la nacien­te URSS. Fra­ca­só pero los terri­to­rios que que­da­ron a su mer­ced en la Bie­lo­rru­sia y Ucra­nia más occi­den­ta­les sufrie­ron duran­te dos déca­das un exhaus­ti­vo pro­ce­so de colo­ni­za­ción –polo­ni­zac­ja- y asi­mi­la­ción pola­ca. 300.000 colo­nos pola­cos –osad­nicy- se asen­ta­ron en la Voly­nia ucra­nia­na y 60.000 en Bie­lo­rru­sia. La nega­ción de la iden­ti­dad bie­lo­rru­sa o ucra­nia­na, idio­ma –alfa­be­to- y reli­gión –orto­do­xa- jun­to a la repre­sión fue­ron per­ma­nen­tes y comu­nes en los dos terri­to­rios. Polo­nia era des­de 1920 un lobo reac­cio­na­rio con piel de cor­de­ro.

En octu­bre de 1938, apro­ve­chan­do el expan­sio­nis­mo nazi en los Sude­tes, Polo­nia ocu­pa de la rica zona mine­ra de Zaol­zie en la Sile­sia che­ca. Ya por enton­ces los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia sovié­ti­cos infor­man de los sis­te­má­ti­cos pla­nes expan­sio­nis­tas pola­cos y la con­ver­gen­cia pola­ca con Ale­ma­nia para tra­tar de des­mem­brar la URSS, en una cla­ra pero mio­pe, se vio con el tiem­po, polí­ti­ca filo­ale­ma­na. El ver­da­de­ro con­cep­to que los nazis tenían de los incau­tos pola­cos era sin duda con­tra­dic­to­rio a tales filias.

Si bien Sta­lin tra­tó de hilar un fren­te anti­na­zi con el res­to de esta­dos del Este euro­peo, la mayo­ría de estos, inclui­da Polo­nia, espe­ra­ban que Ale­ma­nia se acti­va­se con­tra la URSS para repar­tir­se el pas­tel terri­to­rial sovié­ti­co. Esto expli­ca­ría en par­te el pac­to de no agre­sión Riben­tropp-Molo­tov como medi­da con­tem­po­ri­za­do­ra y neu­tra­li­za­do­ra de Ale­ma­nia por par­te sovié­ti­ca.

Pero al mar­gen de la geo­po­lí­ti­ca, lo cier­to es que duran­te la II Gue­rra Mun­dial si por algo se carac­te­ri­zó el Este euro­peo fue por las matan­zas mul­ti­tu­di­na­rias.

Todas cono­ce­mos las andan­zas per­fec­ta­men­te pla­ni­fi­ca­das de los ein­satz­grup­pen de las SS y su millón y medio de muer­tos entre 1941 y 42. Casi todos judíos y comu­nis­tas. Matan­zas como las de Babi-Yar en Kiev en las que en un fin de sema­na eje­cu­ta­ron a 38.000 judíos que­da­rán para los ana­les de la His­to­ria como para­dig­ma de la efi­cien­cia ope­ra­ti­va exter­mi­na­do­ra de las SS, aun­que pro­ba­ble­men­te a día de hoy hayan sido supe­ra­das en geno­ci­dios más recien­tes pero más aje­nos para nues­tra doble moral euro­cén­tri­ca como fue­ron en 1994 las matan­zas geno­ci­das de Ruan­da. No com­ment.

Lo que des­co­no­ce­mos o que­re­mos obviar la mayo­ría es que en aque­llos tiem­pos en los que el quin­to jine­te del Apo­ca­lip­sis cam­pa­ba a sus anchas, no siem­pre lle­va­ba el uni­for­me negro nazi-fas­cis­ta. Otros colec­ti­vos y ejér­ci­tos tam­bién come­tie­ron matan­zas colec­ti­vas pre­me­di­ta­das. Ade­más de las men­cio­na­das de Kozielsk-Katyn, Jar­kov-Sta­ro­bielsk y Ostas­kov-Kali­nin –todas englo­ba­das como Katyn- por los sovié­ti­cos, siem­pre se qui­ta hie­rro, fue­ra del Este euro­peo, a los bom­bar­deos de Hiroshi­ma, Naga­sa­ki o Dres­de por los alia­dos o a los crí­me­nes colec­ti­vos japo­ne­ses en el Corea, Sudes­te Asiá­ti­co y Chi­na, menos escan­da­lo­sas qui­zá por esa insa­na leja­nía tam­bién eurocéntrica…Pero en lo que nos con­cier­ne tam­bién hubo matan­zas seve­ras en Polo­nia, Che­quia y Ucra­nia come­ti­das por pola­cos y ucra­nia­nos.

El 3 de sep­tiem­bre de 1939 una tur­ba de civi­les arma­dos ampa­ra­dos por uni­da­des pola­cas aca­ba­ron, según qué fuen­tes, con entre 1000 y 5000 ale­ma­nes en Brom­berg (actual­men­te Byd­goszcz), 230 kilo­me­tros al nor­te de Var­so­via, enton­ces ciu­dad pola­ca de mayo­ría ale­ma­na. Has­ta hace poco se enten­día que no exis­tió tal matan­za ya que se til­da­ba a este caso como “pro­pa­gan­da ale­ma­na”.

El 10 de julio de 1941 en Jed­wa­ne, Polo­nia, la mitad de la pobla­ción, 1683 pola­cos judíos, fue­ron bru­tal­men­te ase­si­na­dos por la otra mitad del pue­blo, pola­cos cató­li­cos. En 1949 algu­nos líde­res auto­res de la matan­za fue­ron juz­ga­dos y absuel­tos, pero no fue has­ta 2000 en que el his­to­ria­dor nor­te­ame­ri­cano Jan Gross docu­men­tó la matan­za, iné­di­ta en Polo­nia has­ta ese momen­to ¡año 2000!. Pero el silen­cio en torno a Jed­wab­ne no fue un caso ais­la­do. Son cada vez más los docu­men­tos que demues­tran que el anti­se­mi­tis­mo de los cató­li­cos pola­cos, jun­to al cola­bo­ra­cio­nis­mo de los Con­se­jos Judíos fue­ron cru­cia­les en la des­truc­ción de la jude­ría en Polo­nia inclu­so con pro­gro­mos pos­te­rio­res a 1945, aun­que como en Fran­cia con “el cola­bo­ra­cio­nis­mo” el gobierno pola­co calle.

Pero si ver­da­de­ra­men­te algo es indig­nan­te res­pec­to a la acti­tud pola­ca actual es el caso de Voly­nia en Ucra­nia. Tras los men­cio­na­dos 20 años de colo­ni­za­ción pola­ca y bajo pos­te­rior ocu­pa­ción nazi, en 1943 los para­mi­li­ta­res nacio­na­lis­tas ucra­nia­nos y filo­na­zis de la UPA (ejer­ci­to insur­gen­te ucra­nio de Ban­de­ra y Don­tsov), liqui­da­ron a 60.000 pola­cos, tra­tan­do de “com­pen­sar” las dos déca­das de colo­ni­za­ción y repre­sión pola­cas, y 15.000 ucra­nia­nos acu­sa­dos de “malos ucra­nia­nos” o comu­nis­tas. Entre Voly­nia y Galitzia en Ucra­nia fue­ron masa­cra­dos entre 100.000 y 500.000 pola­cos, según fuen­tes. Por otra par­te la Armi­ja Kraio­va o (ejer­ci­to insu­rrec­to pola­co) habría mata­do alre­de­dor de 60.000 ucra­nia­nos, 20.000 de ellos en Voly­nia.

En la II Gue­rra Mun­dial todo el mun­do mata­ba. Unos para defen­der­se y otros para exter­mi­nar; unos para libe­rar y otros para opri­mir; unos para hacer la revo­lu­ción y otros para evi­tar­la y com­ba­tir­la. ¡Pero fue­ron masa­cra­das cen­te­na­res de miles de per­so­nas!

Para más INRI, 67 años des­pués, el últi­mo acto del gobierno ucra­niano salien­te pre­si­di­do por el líder “naran­ja” Yushen­ko era la entre­ga (22−1−10) de la con­de­co­ra­ción de Héroe de Ucra­nia a títu­lo pós­tu­mo al nie­to de Stephan Ban­de­ra, líder nazi his­tó­ri­co de la UPA y de la OUN –Orga­ni­za­ción Nacio­na­lis­ta de Ucra­nia- (hoy legal y par­te de la coa­li­ción de par­ti­dos “naran­jas”, esos que apo­yo “Occi­den­te”) y res­pon­sa­ble direc­to entre otras dece­nas de atro­ci­da­des de las matan­zas de Voly­nia y Galitzia.

Y así en 2010 la ola revi­sio­nis­ta por la reha­bi­li­ta­ción del nazis­mo y la mani­pu­la­ción del pasa­do cre­ce y se lle­ga a poner en Lvov el nom­bre de “Heroes de la UPA” a la calle Tur­que­niev. Silen­cio otra vez.

Al mar­gen de las mino­ría pola­cas afec­ta­das de Ucra­nia ape­nas ha habi­do men­ción a la afren­ta. Y enton­ces ¿A qué se debe el silen­cio del gobierno pola­co? ¿Por qué ese con­tras­te en la Memo­ria de Katyn res­pec­to a Volynia?¿Acaso las auto­ri­da­des ucra­nia­nas actua­les no debie­ran ser denun­cia­das con el mis­mo rigor con el que han sido adje­ti­va­das las difun­tas auto­ri­da­des sovié­ti­cas?

Al mar­gen del rédi­to polí­ti­co que da Katyn de cara a pre­sio­nar a Rusia y des­pres­ti­giar el comu­nis­mo (enfer­mi­za obse­sión de los her­ma­nos Kazcyns­ki), la matan­za de Katyn se entien­de en la lógi­ca corre­la­ti­va de la afren­ta nacio­nal supre­ma: Katyn fue el exter­mi­nio de la eli­te mili­tar pola­ca y par­te de la inte­li­gen­tsia, y de la nega­ción de ella. Pero Voly­nia es agua de otro cán­ta­ro. Pare­ce implí­ci­ta­men­te por el doble rase­ro pola­co que aque­llos pola­cos eran masa­cra­dos en torno a una pre­sun­ta lógi­ca de sime­trías (¿acción-reac­ción?), ¿com­ple­jo de cul­pa­bi­li­dad?

¿Aca­so el caso de Voly­nia no da lugar a mayor afren­ta que Katyn?

Lo que está cla­ro es que has­ta en esto de las masa­cres, la cla­se y la pro­mi­nen­cia social de las víc­ti­mas defi­nen los pará­me­tros de indig­na­ción. En Katyn fue masa­cra­da la eli­te y en Voly­nia fue­ron cam­pe­si­nos y colo­nos pola­cos. Los pri­me­ros mere­cen memo­ria y meda­llas, los segun­dos silen­cio y olvi­do, ade­más del cachon­deo de los des­cen­dien­tes de los ase­si­nos.

Lo cier­to es que Voly­nia como Katyn o como otros cen­te­na­res de nom­bres para la pos­te­ri­dad fue­ron en su con­tex­to para­dig­mas de la Gue­rra de exter­mi­nio ideo­ló­gi­ca más atroz de la His­to­ria. Y por eso es nece­sa­ria la Memo­ria. Pero una Memo­ria inte­gral que con­tex­tua­li­ce, que cla­si­fi­que a las víc­ti­mas sin jerar­qui­zar­las (no es lo mis­mo un gran­je­ro y su fami­lia que un gene­ral del ejér­ci­to y sus ofi­cia­les en un con­tex­to béli­co); una Memo­ria que bus­que jus­ti­cia com­ba­tien­do la frí­vo­la igno­mi­nia de los apo­lo­ge­tas de la impu­ni­dad geno­ci­da; una Memo­ria que repon­ga honor y recuer­do y a su vez sea espe­jo de lo que nadie nun­ca debe olvi­dar.

El Krem­lin sabía muy bien que los 25.700 eje­cu­ta­dos en Katyn eran los pro­mo­to­res de las polí­ti­cas anti­so­vié­ti­cas habi­das y por haber (por eso se sal­va­ron los 448 ofi­cia­les que acep­ta­ron par­ti­ci­par de los pla­nes del Krem­lin en la recons­ti­tu­ción del un Ejer­ci­to pola­co popu­lar), y por eso Katyn siem­pre ha sido un dar­do en el cora­zón del nacio­na­lis­mo pola­co. Pero es inde­cen­te en la mis­ma lógi­ca que se obvie y se silen­cie Voly­nia o Galitzia. Es cuan­do menos sig­ni­fi­ca­ti­vo el doble rase­ro ante una mis­ma afren­ta: la muer­te masi­va de dece­nas de miles de pola­cos (solo que unos eran nece­sa­rios y dig­nos repre­sen­tan­tes del esta­do y otros pres­cin­di­ble car­ne de cañón colo­na).

Memo­ria, víc­ti­mas, ver­du­gos, impu­ni­dad. En puer­tas del 73 ani­ver­sa­rio del bom­bar­deo de Ger­ni­ka, el Katyn vas­co, la men­ti­ra y la nega­ción aún hoy per­sis­ten en los cenácu­los de los impu­nes neo­fran­quis­tas que siguen públi­ca­men­te hablan­do de que fue incen­dia­da por los rojos sepa­ra­tis­tas (Cesar Vidal COPE 09−4−26 y otros). Como en Ucra­nia impu­ni­dad y cachon­deo.

Pero estos no son cuen­tos del pasa­do. El Katyn afgano exis­te, como el ira­quí o el con­go­lés. ¿qué fue de los cien­tos de pri­sio­ne­ros acu­sa­dos de ser tali­ban apre­sa­dos en Kun­duz en noviem­bre de 2001 y acri­bi­lla­dos y ente­rra­dos en los con­te­ne­do­res navie­ros en que los trans­por­ta­ban a Mazar e Sha­rif? ¿Y de los 2000 pre­sos de la pri­sión de She­berghan a don­de se diri­gían los ante­rio­res ente­rra­dos en fosas comu­nes? (The glo­be and Mail 02−8−19) (News­week 02 – 2)

El pró­xi­mo capí­tu­lo: los Katyn del siglo XXI

Gabi­rel Ezkur­dia Artea­ga

Poli­tó­lo­go

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *