El visi­tan­te y una foto – Cuba­de­ba­te

Por estos días camino la ciu­dad con un ami­go argen­tino. Andan­do La Haba­na res­pon­do la llu­via de inte­rro­gan­tes del visi­tan­te. A mi ami­go le lla­ma la aten­ción las cosas más inusi­ta­das. Le saca fotos a todo. A los gra­fi­tis revo­lu­cio­na­rios, a los niños jugan­do en las calles por­que dice que le da nos­tal­gia pues su gene­ra­ción fue la últi­ma que, de chi­cos, salían a la vere­da a jugar sin preo­cu­pa­ción a la vio­len­cia; a las vidrie­ras, bode­gas, y otros espa­cios públi­cos de los barrios, don­de se dejan ver las sín­te­sis bio­grá­fi­cas de los can­di­da­tos a dele­ga­dos a las Asam­bleas muni­ci­pa­les del Poder Popu­lar. “No sabés Kalo, la locu­ra e infa­mia en mi país en tiem­po de elec­cio­nes. Mucha publi­ci­dad y pro­me­sas para que, cuan­do sal­gan, se roben todo y se olvi­den del pue­blo. Y nada de ver pos­tu­la­do a un estu­dian­te o a un poli­cía o un médi­co como he vis­to aquí”, me comen­ta el joven foras­te­ro sofo­ca­do por el calor, en una para­da momen­tá­nea de la cami­na­ta.

Fue enton­ces que, una de las esce­nas dia­rias que nun­ca me lla­ma­ron la ten­ción como moti­vo grá­fi­co, ter­mi­nó en una ins­tan­tá­nea. Y es que la mayo­ría de los cuba­nos, tras medio siglo de resis­ten­cia, naci­mos y coexis­ti­mos con tan­tas con­quis­tas ya incor­po­ra­das y que, a su vez, son en el mun­do al revés, que pasa­mos por ellas y muchas veces nos son comu­nes, des­aper­ci­bi­das, sub­va­lo­ra­das.

Elecciones en Cuba

Bookmark and Share

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *