«El mero hecho de luchar ya es una vic­to­ria» – Miguel Cas­tells (Gara)

Cul­to, meticu­loso, tenaz y bre­ga­dor, domi­na la ora­to­ria como un esti­le­te en el estra­do. Sus adver­sa­rios le temen; sus cole­gas le admi­ran. Todos coin­ci­den: es uno de los más bri­llan­tes abo­ga­dos pena­lis­tas del país.

Video de Gara con Cas­tells

Usted comen­zó a ejer­cer en 1958. ¿La abo­ga­cía le des­cu­brió una reali­dad que des­co­no­cía?

Com­ple­ta­men­te. Yo real­men­te abro los ojos a tra­vés del tra­ba­jo. La abo­ga­cía era mi ins­tru­men­to de tra­ba­jo y fue lo que me puso en con­tac­to con la reali­dad del pue­blo vas­co. Mis pri­me­ros casos polí­ti­cos eran en el sen­ti­do de per­so­nas repre­sa­lia­das…

¿Recuer­da cuál fue su pri­mer caso polí­ti­co en los tri­bu­na­les?

Yo lo con­si­de­ro polí­ti­co. Era el caso de un sereno del barrio de Gros al que el gober­na­dor civil de Gipuz­koa, que había reci­bi­do una car­ta de que­ja de dos turis­tas ingle­sas, ence­rró en la cár­cel y lo reti­ró del tra­ba­jo sin escu­char­le siquie­ra. Me ofre­cí al señor para lle­var­le una que­re­lla con­tra el gober­na­dor por­que había un deli­to cla­rí­si­mo. No qui­so por­que iba a abrir una car­ni­ce­ría con un cuña­do y si me- tía­mos una denun­cia no le iban a dar el per­mi­so. Me hizo ver lo que ocu­rría. Yo venía de una fami­lia que no había per­di­do la gue­rra…

¿Y su pri­mer con­tac­to con el aber­tza­lis­mo?

Des­pués de la gue­rra, la pri­me­ra pla­za de mi padre como regis­tra­dor fue Daro­ca. En verano venía­mos a Bus­tu­ria, el pue­blo de mi madre. Uno de los vera­nos, yo ten­dría 10 ó 12 años, otro cha­val que era de Vito­ria me pre­gun­tó si yo era vas­co o espa­ñol. Yo le dije lo típi­co de la cul­tu­ra que tenía­mos enton­ces los que no había­mos per­di­do la gue­rra. No enten­día: yo soy vas­co y espa­ñol. Y él decía: “No, vas­co o espa­ñol, no se pue­de ser dos cosas”. Me impac­tó mucho, a pesar de que seguí en mi mun­do, igno­ran­do que exis­tía una nación vas­ca y que los vas­cos habían per­di­do la gue­rra… Pero me que­dó esa cosa ahí: “No se pue­de ser vas­co y espa­ñol”. ¡Y yo sor­pren­di­dí­si­mo!

A media­dos de los sesen­ta, ocho abo­ga­dos denun­cia­ron ante los tri­bu­na­les nada menos que al gober­na­dor civil de Gipuz­koa por vul­ne­rar los dere­chos de los dete­ni­dos. Eran uste­des valien­tes…

Bueno, éra­mos cohe­ren­tes. En la uni­ver­si­dad nos habían ense­ña­do que con el Dere­cho se iba a todas par­tes y era sim­ple­men­te apli­car eso. El tema era cla­ro: el Fue­ro de los Espa­ño­les pro­cla­ma­ba que nadie podía estar dete­ni­do más de 72 horas, pero se esta­ban apli­can­do las quin­ce­nas y las marro­nas [15 y 30 días de encar­ce­la­mien­to sin reso­lu­ción judi­cial] con fir­ma del comi­sa­rio jefe. Las apli­ca­ba la Poli­cía. Enton­ces, era ser cohe­ren­tes con lo que decía la ley.

Por cier­to, el comi­sa­rio jefe era Meli­tón Man­za­nas, que creo que frus­tró su boda…

No me la frus­tró, me la retra­só un mes… Yo me iba a casar, pero tenía pen­dien­te una mul­ta de 60.000 pese­tas por una pro­tes­ta por el caso de tor­tu­ras al abo­ga­do José Ramón Rekal­de. Me negué a pagar­la. Al no pagar­la por no tener bie­nes me tenían que meter en la cár­cel. Tar­da­ron unos dos años y medio o tres por­que era un escán­da­lo, yo era miem­bro de la Jun­ta Direc­ti­va del Cole­gio de Abo­ga­dos.

Las tor­tu­ras a aquel abo­ga­do habían pro­vo­ca­do bas­tan­te alte­ra­ción social. No les intere­sa­ba remo­ver. Pero en 1966, cuan­do mi boda era inmi­nen­te, pen­sa­ban que yo iba a pagar la mul­ta y me die­ron la alter­na­ti­va: o paga o un mes de pri­sión. Y como no pagué, me metie­ron en la cár­cel de Mar­tu­te­ne… y me retra­sa­ron la boda un mes.

¿De qué mane­ra le influ­yó la estan­cia en la cár­cel?

Muy posi­ti­va­men­te. Yo creo que la estan­cia en cár­cel debía ser una asig­na­tu­ra obli­ga­to­ria de todo pro­fe­sio­nal del dere­cho. Por algo evi­den­te. Noso­tros mane­ja­mos las cár­ce­les: seis años y un día, vein­te años… pero no sabe­mos real­men­te lo que es eso. Una cosa es sabér­se­lo en el papel y otra cosa es tocar­lo con las manos y oler­lo con las nari­ces. No hace fal­ta que un juris­ta ten­ga que estar seis años y un día en la cár­cel, pero un mes… ¡Qué menos que un mes!

Pues usted es «repe­ti­dor» en la cár­cel…

Sí, sí, sí… Es que a algu­nos nos cues­ta apren­der y repe­ti­mos cur­so… [risas] Pero siem­pre estan­cias bre­ves. Y tam­bién me fue posi­ti­vo por­que cono­cí a unos pre­sos polí­ti­cos vas­cos y me hicie­ron la peti­ción de si cono­cía abo­ga­dos de mi edad que estu­vie­ran dis­pues­tos a defen­der­les gra­tis y a res­pe­tar su ideo­lo­gía. Cuan­do caían pre­sos, sus padres solían recu­rrir a abo­ga­dos de reco­no­ci­da impron­ta fas­cis­ta por­que pen­sa­ban que con un abo­ga­do de influen­cias fran­quis­tas podía irles mejor, pero esos abo­ga­dos ata­ca­ban la ideo­lo­gía de los hijos y cobra­ban mucho a los padres. Enton­ces, al salir de la cár­cel, hubo una reu­nión de abo­ga­dos jóve­nes y de ahí salió un gru­po dis­pues­to a lle­var estas defen­sas.

Y lle­ga 1970, el Pro­ce­so de Bur­gos, un para­dig­ma de los «pro­ce­sos de rup­tu­ra», sobre los que usted teo­ri­zó lue­go. Los pro­ce­sa­dos toma­ban las rien­das del jui­cio. De acu­sa­dos pasa­ban a acu­sa­do­res…

El Pro­ce­so de Bur­gos fue la cul­mi­na­ción de una cade­na de pro­ce­sos de rup­tu­ra, en los cua­les había un enfren­ta­mien­to entre los acu­sa­dos y el tri­bu­nal. Los acu­sa­dos acu­sa­ban. No sólo se enfren­ta­ban al tri­bu­nal, sino a la opre­sión que sufría el pue­blo vas­co. Y los abo­ga­dos man­te­nía­mos una pos­tu­ra des­de la barre­ra, pero les faci­li­tá­ba­mos lo que ellos que­rían hacer y decir. Sin las pre­gun­tas que les hacía­mos en el inte­rro­ga­to­rio, ellos no podían decir lo que que­rían. Y siem­pre había un par­ti­ci­pan­te fun­da­men­tal en este tipo de jui­cio, que era el pue­blo vas­co. Es decir, lo más impor­tan­te del Pro­ce­so de Bur­gos es la movi­li­za­ción popu­lar.

Su patro­ci­na­do era Mario Onain­dia, con­de­na­do a muer­te. ¿Cómo recuer­da aque­llos días?

Como aquí en Eus­ka­di cons­tan­te­men­te están pasan­do cosas, lo ten­go bas­tan­te olvi­da­do. Si no fue­ra por esta entre­vis­ta…

El tam­bién abo­ga­do Juan Mari Ban­drés dice en sus memo­rias que se lle­gó a ver en Bur­gos al pro­pio Arga­la pre­pa­ran­do la fuga de los pro­ce­sa­dos. ¿Es cier­to?

No sé si Arga­la o quién. Apar­te de que yo tenía una vir­tud en aque­lla épo­ca, que aho­ra es defec­to, y es que se me borra­ban las imá­ge­nes y nun­ca recor­da­ba los nom­bres. Sigo tenien­do ese fallo, soy un fiso­no­mis­ta fatal, pero me arran­ca de que enton­ces era muy efi­caz ser mal fiso­no­mis­ta, por si aca­so. Y el no saber nom­bres… Bueno, con­ta­ré una anéc­do­ta. Pue­de que ten­ga muy poca impor­tan­cia. Me dan un rolli­to de papel para que se lo pase a Mario Onain­dia en la cár­cel por el enre­ja­do. Se lo paso, lo des­lía, lo lee y le digo: “Me han dicho que des­pués de leer­lo te lo tra­gues”. Pero nada más decir eso, él me lo pasa, yo ins­tin­ti­va­men­te lo cojo y me dice: “Trá­ga­te­lo tú”. Y me lo tuve que tra­gar. Lue­go salió que si hubo un inten­to de fuga, que si no sé qué, que al final se aban­do­nó la idea. Bueno, a lo mejor, sin dar­me cuen­ta, aque­llo que me tra­gué… pero no pude dar­me cuen­ta de qué iba, las cosas como son.

Y en los últi­mos fusi­la­mien­tos de la dic­ta­du­ra lle­va­ba usted la defen­sa del miem­bro del FRAP Vla­di­mi­ro Fer­nán­dez, final­men­te indul­ta­do, y de Jon Pare­des Txi­ki, de ETA. ¿Cuán­do vio por últi­ma vez a Txi­ki?

Pues la últi­ma tar­de de vida que tuvo.

¿Fue usted quien reco­gió su tes­ti­mo­nio manus­cri­to?

Sí, sí… Lo que escri­bió fue algo espon­tá­neo. Ese vier­nes había un con­se­jo de minis­tros. Se pen­sa­ba en la posi­bi­li­dad de que pasa­se lo que pasó. La mecá­ni­ca era que las penas de muer­te no se podían eje­cu­tar sin haber sido ple­na­men­te comu­ni­ca­das al con­se­jo de minis­tros. En el caso de Txi­ki había­mos vis­to peli­gro y bus­ca­mos abo­ga­dos en Bar­ce­lo­na, en con­cre­to a Marc Pal­mes y Mag­da Ora­nich. Por razo­nes polí­ti­cas ade­lan­ta­ron lo de Bar­ce­lo­na muy repen­ti­na­men­te. Aque­lla tar­de fui a ver a Txi­ki a la cár­cel de Bar­ce­lo­na.

¿Qué recuer­da de aque­lla tar­de?

Txi­ki era vida con­cen­tra­da en un cuer­po muy peque­ño, pero can­ti­dad de vida; es decir, la vida se esca­pa­ba por todas par­tes, era ner­vio­so, acti­vo… De lo úni­co que que­ría hablar era de la situa­ción en Eus­ka­di. ¿Cómo está aque­llo? ¿Cómo está la gen­te? ¿Se lucha?… Sí recuer­do una cosa que le dije: «La siguien­te vez nos vere­mos en Zarautz toman­do un txi­ki­to». Y él me dijo: «Tú toma­rás un txi­ki­to y ade­más esto habrá cam­bia­do, pero yo ya no esta­ré allí». No sabía­mos toda­vía que se había fir­ma­do o que se iba a fir­mar la sen­ten­cia de muer­te. Yo no sé el momen­to en que sur­ge lo del tes­ti­mo­nio… Él lle­va­ba un libro que le habían deja­do leer. Arran­ca una hoja del pró­lo­go, le paso un boli y escri­be eso y me lo pasa. No había rejas, tenía una peque­ña ven­ta­ni­lla y por la par­te de atrás era una puer­ta con cris­tal y yo veía cuan­do pasa­ba el fun­cio­na­rio. Yo le decía «para», y cuan­do pasa­ba, él seguía escri­bien­do, así, depri­sa y corrien­do, con fal­tas de orto­gra­fía, etcé­te­ra…

¿Y qué deci­die­ron hacer?

Si se con­fir­man las penas, lo más impor­tan­te es que lle­gue este papel a Eus­ka­di. Allí están su fami­lia, el pue­blo… Por si aca­so, fir­mé un papel en que pedía­mos los tres abo­ga­dos, en nom­bre de él [de Txi­ki], que no le die­ran garro­te sino que lo fusi­la­sen. Fir­mé ese papel y me fui al aero­puer­to para venir a San Sebas­tián. Y cuan­do esta­ba en el aero­puer­to, me lla­man por los alta­vo­ces; era el ter­cer abo­ga­do de Marc Pal­mes que me decía que me recla­ma­ban urgen­te­men­te en el juz­ga­do mili­tar de Madrid. Van a fusi­lar a todos. Me dicen tam­bién que van a fusi­lar a Txi­ki. Fui a Madrid y de allá a Cara­ban­chel. Allá me dije­ron que les habían noti­fi­ca­do a todos los con­de­na­dos, pero no sabían si a Vla­di­mi­ro [Fer­nán­dez] por­que yo no había esta­do. Entro y en pre­sen­cia mía le noti­fi­can el indul­to. Pasé la noche en el des­pa­cho de Paqui­ta Sau­qui­llo. Foto­co­pia­mos la nota de Txi­ki y al día siguien­te sal­go para San Sebas­tián en el pri­mer tren, sabien­do ya que a Txi­ki lo fusi­lan esa maña­na. Al poco de lle­gar aquí, me lla­ma Mikel Pare­des por telé­fono y me cuen­ta el fusi­la­mien­to de su her­mano.

En la actua­li­dad encon­tra­mos tor­tu­ra, ais­la­mien­to, pro­lon­ga­ción de con­de­nas, mul­tas, encar­ce­la­mien­tos, ile­ga­li­za­cio­nes, repre­sión vio­len­ta de mani­fes­ta­cio­nes… Ni los retra­tos mudos de los pre­sos per­mi­ten exhi­bir. Usted, que fue uno de los fun­da­do­res de las Ges­to­ras pro-Amnis­tía, ¿lle­gó a ima­gi­nar estos nive­les?

Yo no soy una per­so­na con voca­ción polí­ti­ca; un polí­ti­co sí que tie­ne que pen­sar en el futu­ro. Yo he vivi­do muy de pre­sen­te, sin plan­tear­me el maña­na. Recuer­do la épo­ca de mi padre en Daro­ca, muy dura. Estoy hablan­do del año 1940 – 42. Era el fran­quis­mo duro; en la escue­la se estu­dia­ban las len­guas del Eje nazi-fas­cis­ta: ita­liano y ale­mán. Lue­go pier­de el Eje y ganan los alia­dos, que son la demo­cra­cia, y enton­ces el fran­quis­mo se lla­ma demo­cra­cia orgá­ni­ca. Lue­go lle­ga el tar­do­fran­quis­mo, que sería el Pro­ce­so de Bur­gos,… Y hoy en día yo diría que esta­mos en el fran­quis­mo cons­ti­tu­cio­na­li­za­do. Es el fran­quis­mo cons­ti­tu­cio­nal.

Cla­ro que es dis­tin­to, pero hay algo que per­vi­ve y que es muy sin­to­má­ti­co. Por ejem­plo, des­pués del jui­cio de Ame­do y Domín­guez [del GAL] a mí me pre­gun­tan en una entre­vis­ta si creo que se ha aca­ba­do la gue­rra sucia. No, no… el GAL no es un gru­po, aquí han cogi­do a toda una orga­ni­za­ción cons­ti­tu­cio­nal: han cogi­do al minis­tro de Gober­na­ción [Inte­rior], al secre­ta­rio de Esta­do, al gober­na­dor civil de Biz­kaia, lue­go con Galin­do cogie­ron tam­bién al gober­na­dor civil de Gipuz­koa, al comi­sa­rio jefe… Vamos, que han cogi­do uste­des a toda una jerar­quía cons­ti­tu­cio­nal. Y ojo, por­que cual­quier per­so­na con dos dedos de fren­te pien­sa que eso iba más arri­ba.

El pro­ble­ma es que no es un gru­po, sino una orga­ni­za­ción cons­ti­tu­cio­nal. ¿Quié­nes son el GAL? Pues los mis­mos que tor­tu­ran den­tro de las comi­sa­rías. Y eso sigue intac­to. Que no haya habi­do rup­tu­ra demo­crá­ti­ca sig­ni­fi­ca muchas cosas. Una de ellas es ésa, que a nivel repre­si­vo, poli­cial, la Poli­cía sigue tenien­do una car­ta en blan­co para que sea efi­caz. Siem­pre se dice que la Poli­cía es más efi­caz cuan­to menos se le con­tro­la, menos se le cri­ti­ca y más se le pro­te­ge. Eso vie­ne del fran­quis­mo.

Usted ya mili­ta­ba polí­ti­ca­men­te, pero en un momen­to deter­mi­na­do acce­dió a res­pon­sa­bi­li­da­des públi­cas como des­ta­ca­do miem­bro de Herri Bata­su­na. ¿La toga no era sufi­cien­te para inter­ve­nir en la reali­dad?

En aque­lla épo­ca había un hán­di­cap para los polí­ti­cos a los que yo res­pe­ta­ba y es que no habían teni­do tiem­po ni posi­bi­li­da­des de adqui­rir una ima­gen públi­ca y enton­ces había que bus­car suce­dá­neos. Por lo que sea, los abo­ga­dos ‑bueno, el peque­ño gru­pi­to de abo­ga­dos que acep­tá­ba­mos defen­sas polí­ti­cas, que éra­mos muy pocos- había­mos adqui­ri­do una cier­ta ima­gen.

Yo entré para echar una mano. Por los cálcu­los que se ha- cían, no pen­sa­ba que iba a salir sena­dor… Acep­té ir en las lis­tas, con la mala suer­te de que salí, y aguan­té año y medio. Pero real­men­te mi voca­ción no va por ahí. Y lue­go está el tema del eus­ka­ra tam­bién, que para mí es muy cla­ro, sobre todo en Gipuz­koa, pero tam­bién en Eus­ka­di, don­de hay dos cul­tu­ras. Una per­so­na que tie­ne un car­go polí­ti­co y tie­ne sólo una de las dos cul­tu­ras no vale. Para mi des­gra­cia, yo me pier­do muchí­si­mo por­que no sé eus­ka­ra.

Año 1979, fir­ma usted el artícu­lo «Insul­tan­te impu­ni­dad» y es pro­ce­sa­do y con­de­na­do por inju­rias al gobierno. Sin embar­go, recu­rre al Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos ‑caso «Miguel Cas­tells con­tra el Rei­no de Espa­ña»- y en 1992 gana. Señor Cas­tells, creo que es usted el úni­co vas­co que ha ven­ci­do en soli­ta­rio al Rei­no de Espa­ña…

[Risas] Bueno, bueno… Esta­mos hablan­do a nivel judi­cial, que es un nivel del que se pue­den decir muchas cosas. De todas for­mas, yo creo que los [abo­ga­dos] her­ma­nos Beau­mont gana­ron un asun­to tam­bién, creo que era el caso de Mikel Iri­ba­rren… Es decir que el Rei­no de Espa­ña ya ha teni­do dos porra­zos. Espe­re­mos que pron­to ten­ga un ter­ce­ro.

En febre­ro de 1981, en la Casa de Jun­tas de Ger­ni­ka, los elec­tos de Herri Bata­su­na ‑usted entre ellos- reci­ben al rey de Espa­ña puño en alto can­tan­do el «Eus­ko Guda­riak». La Tran­si­ción toca­ba hue­so en Eus­kal Herria.

Sí, lo que pasa es que si te han ele­gi­do tie­nes que adqui­rir unos com­pro­mi­sos y lo míni­mo que se podía hacer era can­tar al rey. Inclu­so en una estruc­tu­ra demo­crá­ti­ca clá­si­ca. En aquel momen­to el gru­po al que yo per­te­ne­cía éra­mos la segun­da fuer­za elec­to­ral, a nivel de las muni­ci­pa­les que se aca­ba­ban de cele­brar. Se mon­ta el acto de Ger­ni­ka como un acto par­la­men­ta­rio y dicen que van a hablar sola­men­te, por supues­to el rey, que no era car­go elec­to, lue­go Puja­na, que era el pre­si­den­te del Par­la­men­to Vas­co, y Car­los Garai­koetxea, que era el pre­si­den­te del Gobierno. ¿Y la pri­me­ra fuer­za de opo­si­ción? No, esos a escu­char. Bueno, pues no, y hubo que can­tar. Y qué mejor can­to para el rey de Espa­ña que el «Eus­ko Guda­riak».

Unos días más tar­de de lo de Ger­ni­ka lle­gó el gol­pe de Esta­do. ¿Dón­de le pilló la noti­cia?

Pues me pilló en Madrid, pero ten­go coar­ta­da de que yo no fui de los que die­ron el gol­pe de Esta­do… [risas] por si aca­so. Había teni­do una vis­ta por la maña­na en el Tri­bu­nal Supre­mo. Yo esta­ba cita­do por la tar­de con una ami­ga a la que no había vis­to hacía vein­ti­tan­tos años. Ella esta­ba casa­da con un mili­tar y yo era sena­dor de HB. Está­ba­mos cita­dos en un bar del barrio Sala­man­ca, pero no acu­dió… Deci­dí vol­ver esa mis­ma noche a Eus­ka­di, lla­mé a un abo­ga­do por si aca­so.

Usted ejer­ció la acu­sa­ción par­ti­cu­lar en el jui­cio con­tra Ame­do y Domín­guez por el GAL. La sen­ten­cia per­mi­tió acce­der al siguien­te esca­lón del Minis­te­rio del Inte­rior, pero no se reco­no­ció el con­cep­to «terro­ris­mo de Esta­do». ¿Era dema­sia­do para el aguan­te de alguien?

Se lle­gó has­ta don­de se lle­gó por­que había unos intere­ses en que se lle­ga­ra has­ta ahí. Ese suma­rio se abre por­que cogen a un mer­ce­na­rio por­tu­gués, creo que en San Juan de Luz, y éste can­ta y se abre en Fran­cia un pro­ce­di­mien­to penal y se lle­ga has­ta don­de se lle­ga. Y tam­bién en Por­tu­gal. Y lue­go aquí hay que hacer algo. Y al abrir­se el suma­rio aquí, el PP apro­ve­cha y lle­gan has­ta don­de lle­gan. Pero cla­ro, el PP no quie­re lle­gar al cri­men de Esta­do, le bas­ta­ba con el cri­men de Gobierno. Lo que se mane­jó a nivel del PP y del perió­di­co «El Mun­do», y tam­bién a nivel judi­cial, era un cri­men de Gobierno. No qui­sie­ron des­ve­lar lo que real­men­te había, que es un cri­men de Esta­do.

Se vivie­ron momen­tos de mucha ten­sión en aquel jui­cio. Los pro­ce­sa­dos y sus pro­tec­to­res se ceba­ron espe­cial­men­te con usted. ¿Lle­gó a sen­tir mie­do?

No, no. Pue­de ser un defec­to mío, no lle­gué a sen­tir mie­do.

¿Y en algún otro momen­to de su vida polí­ti­ca o pro­fe­sio­nal?

Tam­po­co. Qui­zás me ha influi­do un poco la edu­ca­ción de la pos­gue­rra. Cuan­do yo lle­go con 12 años interno a Tude­la, lo pri­me­ro que hago es pegar­me con un tal Gas­tón, que era el matón del cur­so. Le pego y le gano. En Tude­la tenía fama de que nun­ca me ren­día y los del cur­so supe­rior me cogían y me tor­tu­ra­ban para que dije­ra “me rin­do” y no lo con­se­guían.

Yo he teni­do una infan­cia muy dura. Yo no sé si es eso, pero no recuer­do haber sen­ti­do… Sí he sen­ti­do mie­do andan­do por el mon­te: “quién me habrá man­da­do a mí meter­me en esta pen­dien­te con ese pre­ci­pi­cio”… Pero en temas polí­ti­cos no he sen­ti­do mie­do, aun­que sí he sabi­do en algu­nos momen­tos que nos podían matar a cual­quie­ra de noso­tros. Eso lo he teni­do muy cla­ro.

Esta­mos de nue­vo ante un caso de des­apa­ri­ción, el caso de Jon Anza. ¿Cree posi­ble otro GAL, la gue­rra sucia de nue­vo?

Sí, sí. Eso más pron­to o más tar­de iba a pasar, para mí eso es cla­ro. Es que no es que se mon­ten ban­das… El tema de Ame­do y Domín­guez: el esca­lón más bajo no era poli­cial por­que cogie­ron a mer­ce­na­rios para las ope­ra­cio­nes, pero el órgano per­ma­nen­te era un órgano cons­ti­tu­cio­nal, era la comi­sa­ría de Poli­cía, el gober­na­dor civil, el secre­ta­rio de Esta­do para la Segu­ri­dad… En fin, eso está ahí. Y como esos están ahí con esa con­cep­ción anti­de­mo­crá­ti­ca, lo que les impor­ta es la efi­ca­cia. Hay una cosa que es cla­ra… ¿Qué dice la demo­cra­cia cuan­do hay un dete­ni­do? La demo­cra­cia dice lo que dice la ley: se le advier­te que no está obli­ga­do a decla­rar ni a decla­rar­se cul­pa­ble, que pue­de guar­dar silen­cio. Por qué será que en los asun­tos de delin­cuen­cia común es muy corrien­te ver que ante la Poli­cía se aco­gen al dere­cho de no decla­rar y decla­ran ante el juez. O sim­ple­men­te, de no decla­rar. En cam­bio, cuan­do los tie­nen inco­mu­ni­ca­dos cin­co días, todos decla­ran (…) Lo que pasa es que vivi­mos en la men­ti­ra. Eso lo tie­nen que saber los jue­ces. Es decir, para la efi­ca­cia de la lucha anti­te­rro­ris­ta es útil tor­tu­rar. Si no tor­tu­ran no son efi­ca­ces, no con­si­guen saber dón­de está el zulo.

¿Exis­te una Espa­ña pro­gre­sis­ta de ins­pi­ra­ción real­men­te demo­crá­ti­ca en la que se pue­da con­fiar para una solu­ción al con­flic­to de Eus­kal Herria?

Hom­bre, que­dan indi­vi­dua­li­da­des, eso es evi­den­te. Por dar nom­bres… Ber­ga­mín vino de Espa­ña. Y hay bas­tan­tes más. Hoy en día, Álva­rez Solís… Sí creo que hay, pero son indi­vi­dua­li­da­des. El gran peca­do del PSOE, que no sé si es peca­do o algo cohe­ren­te en él, es que cuan­do lle­ga al gobierno, en vez de luchar con­tra esa edu­ca­ción fran­quis­ta que tenía la gen­te ‑fran­quis­ta en el sen­ti­do de la fal­ta de capa­ci­dad de crí­ti­ca, ese res­pe­to a la auto­ri­dad, esos mie­dos…-, en vez de como fue en su épo­ca el PSOE antes del 36, preo­cu­pán­do­se por la edu­ca­ción del pue­blo, pues se apro­ve­cha un poco de la for­ma de ser del pue­blo para ganar las elec­cio­nes.

¿Cree que exis­ten líde­res polí­ti­cos de altu­ra para aco­me­ter de mane­ra defi­ni­ti­va una solu­ción demo­crá­ti­ca al con­flic­to?

Fal­tan esta­dis­tas. En el PSOE fal­tan esta­dis­tas que digan “tene­mos un pro­ble­ma en Eus­ka­di, vamos a solu­cio­nar­lo aun­que per­da­mos las elec­cio­nes, no impor­ta; es más impor­tan­te solu­cio­nar este pro­ble­ma”. No hay eso; no hay un De Gau­lle en la dere­cha, por ejem­plo. En nues­tra izquier­da sí hay, pero a los más impor­tan­tes los tie­nen en la cár­cel. Por par­te del Esta­do espa­ñol, no hay. Están jugan­do sólo a ganar elec­cio­nes. Y a ganar­las con una masa elec­to­ral que no ha roto los esque­mas de un pue­blo en el que se ha hecho una lim­pie­za ideo­ló­gi­ca.

Creo que de ado­les­cen­te ya leía usted a los clá­si­cos grie­gos…

Sí, sí…

Qué tiem­pos: héroes vir­tuo­sos y huma­nos des­con­cer­ta­dos que desa­fia­ban a los dio­ses… Ya nada es así, ¿no?

[Risas] Ya sólo leo sen­ten­cias para mi des­gra­cia… Aque­llo se lo debo a mi padre. A mi padre le debo cosas posi­ti­vas, que es el resis­tir… Cuan­do yo esta­ba en Daro­ca [de los 10 a los 12 años], mi padre me daba la paga sema­nal o quin­ce­nal. Me daba unos cén­ti­mos por cada nota que fue­ra de nota­ble para arri­ba y me qui­ta­ba si eran malas. Ése era uno de los ejes. El otro era la edad que tenían las per­so­nas con las que me había pega­do. En la escue­la yo era el más peque­ño, por lo tan­to era el que reci­bía más hos­tias. Cla­ro, en aquel mun­do tenías que apren­der a defen­der­te para la super­vi­ven­cia. Enton­ces si era de mi mis­ma edad no cobra­ba nada, si tenía un año más cobra­ba tan­to, y así suce­si­va­men­te… Yo creo que una cons­tan­te mía ha sido la dure­za, el aguan­tar… El “lepoan har­tu ta segi aurre­ra”.

Vaya… Pues entre los adver­sa­rios a los que se ha enfren­ta­do públi­ca­men­te pode­mos con­tar, por ejem­plo: el gober­na­dor civil en la dic­ta­du­ra, los mili­ta­res del Pro­ce­so de Bur­gos, el dic­ta­dor de los fusi­la­mien­tos, los apa­ra­tos del Esta­do impu­nes, el rey Bor­bón en Ger­ni­ka, Ame­do y Domín­guez de los GAL, el Rei­no de Espa­ña, el tenien­te coro­nel Rodrí­guez Galin­do, los embos­ca­dos de Pasaia… Señor Cas­tells, pare­ce usted un héroe de la Anti­gua Gre­cia: no le van los enemi­gos peque­ños…

Bueno, pero yo con el papel, ¡eh?! [risas] Esta tie­rra es una tie­rra de enfren­ta­mien­to. Esto es lo que el fran­quis­mo no con­si­guió: hacer una socie­dad sumi­sa. La gen­te no será ofi­cial­men­te fran­quis­ta fue­ra de Eus­ka­di, pero sí hay un nivel socio­ló­gi­co muy sumi­so. En Eus­ka­di no con­si­guie­ron vol­ver a la gen­te sumi­sa.

¿Sigue cre­yen­do que con la ley en la mano se pue­de luchar con­tra la injus­ti­cia?

Se pue­de luchar, pero no digo ganar. Una cosa es luchar y otra cosa es ven­cer. Lo que pasa es que el mero hecho de luchar ya es una vic­to­ria. El que no con­si­gan que tires la toa­lla ya es una vic­to­ria para el que lucha, sobre todo cuan­do la des­igual­dad de fuer­zas es asom­bro­sa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *