Una decla­ra­ción espu­ria del Par­ti­do Popu­lar Euro­peo – Granma

De mane­ra des­ver­gon­za­da, la Cum­bre del Par­ti­do Popu­lar Euro­peo adop­tó ayer una Decla­ra­ción Anti­cu­ba­na, en la que se pre­ten­de dar con­ti­nui­dad a la bur­da cam­pa­ña polí­ti­ca y mediá­ti­ca con­tra Cuba.

Esta vez la dere­cha euro­pea, con el Par­ti­do Popu­lar de Espa­ña a la cabe­za como prin­ci­pal pro­mo­tor y eje­cu­tor des­de sus ini­cios de esta ofen­si­va fas­cis­ta, pre­ten­de cues­tio­nar y exi­gir a nues­tro país res­pe­to por los Dere­chos Huma­nos. El pre­tex­to, en esta oca­sión, es la muer­te de un pri­sio­ne­ro común, esti­mu­la­do a Ile­var una huel­ga de ham­bre a tra­vés de mani­pu­la­cio­nes cri­mi­na­les de los que hoy, median­te las más sucias men­ti­ras, sacan pro­ve­cho polí­ti­co de su fallecimiento.

Sería inge­nuo no dar­se cuen­ta de que tras este nue­vo mon­ta­je con­tra la nación cuba­na se escon­de la siem­pre pre­sen­te com­pli­ci­dad de Washing­ton y de la ultra­de­re­cha de Mia­mi, con­tan­do nue­va­men­te con el apo­yo de la dere­cha euro­pea, que en per­fec­ta sin­to­nía ideo­ló­gi­ca pre­ten­den cer­car a Cuba con el deli­be­ra­do pro­pó­si­to de des­truir el sis­te­ma polí­ti­co y social que por deci­sión sobe­ra­na cons­tru­ye nues­tro pueblo.

Es bochor­no­so ver cómo par­ti­dos y per­so­na­li­da­des de otros colo­res polí­ti­cos en Euro­pa se han deja­do mani­pu­lar y han caí­do cie­ga­men­te en la lógi­ca de una dere­cha enfer­mi­za, la mis­ma que años atrás los repri­mió, tor­tu­ró y ase­si­nó en su pro­pio con­ti­nen­te y que inten­ta, con un nue­vo ros­tro, per­pe­tuar una polí­ti­ca inje­ren­cis­ta, mili­ta­ris­ta y neo­co­lo­nia­lis­ta, here­de­ra del pen­sa­mien­to fas­cis­ta que en Hitler, Mus­so­li­ni y Fran­co tuvie­ron sus máxi­mos exponentes.

Fal­tan prin­ci­pios, ideas, éti­ca y moral en las filas de quie­nes hoy nos con­de­nan y se arro­gan el dere­cho a pedir que se usen los recur­sos polí­ti­cos y finan­cie­ros de la Unión Euro­pea para inten­tar des­truir a la Revo­lu­ción cuba­na, o lo que ellos lla­man «ase­gu­rar la tran­si­ción polí­ti­ca en Cuba». 

Resul­ta cla­ro que dadas sus inten­cio­nes es casi imper­cep­ti­ble la línea divi­so­ria entre sus intere­ses y obje­ti­vos y la cri­mi­nal polí­ti­ca de blo­queo y agre­sio­nes del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano con­tra Cuba.

Es abso­lu­ta­men­te inmo­ral por par­te de los líde­res popu­la­res euro­peos con­de­nar la supues­ta vio­la­ción de dere­chos huma­nos en Cuba, cuan­do aún hoy han sido inca­pa­ces de lle­var ante los tri­bu­na­les a un solo res­pon­sa­ble de los vue­los secre­tos de la CIA, o de la ile­gal agre­sión a Iraq.

Vale pre­gun­tar una vez más: 

¿Quién juz­ga­rá a José María Aznar por apo­yar una gue­rra ile­gal en Iraq con­tra la volun­tad de la inmen­sa mayo­ría del pue­blo espa­ñol y jus­ti­fi­ca­da con men­ti­ras ya des­cu­bier­tas, que han cos­ta­do más de un millón de víc­ti­mas a ese pueblo?

¿Quién lle­va­rá a los pri­me­ros minis­tros de las nacio­nes euro­peas a los tri­bu­na­les por per­mi­tir a la CIA usar el terri­to­rio de su país para secues­trar pri­sio­ne­ros, varios de ellos ciu­da­da­nos euro­peos, que pos­te­rior­men­te fue­ron tor­tu­ra­dos en cár­ce­les secre­tas ubi­ca­das en terri­to­rios de la pro­pia Unión Euro­pea o en la base naval de Guan­tá­na­mo, encla­va­da en terri­to­rio ile­gal­men­te ocu­pa­do por los Esta­dos Uni­dos en Cuba?

Agre­den aho­ra a Cuba con la hipo­cre­sía de un fal­so huma­nis­mo los máxi­mos res­pon­sa­bles de una cri­sis eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra, eco­ló­gi­ca, ali­men­ta­ria, ener­gé­ti­ca y polí­ti­ca a nivel inter­na­cio­nal, gene­ra­da por el capi­ta­lis­mo y que pone en peli­gro la pro­pia exis­ten­cia de la vida huma­na en el pla­ne­ta. Nos con­de­nan quie­nes exa­cer­ban el odio, la xeno­fo­bia, la exclu­sión social, la pre­ca­rie­dad del tra­ba­jo, las des­igual­da­des socia­les, la mar­gi­na­li­dad y la pobreza. 

Los cuba­nos somos cons­cien­tes de que los que han adop­ta­do esta espu­ria con­de­na solo son capa­ces, por su pro­pia natu­ra­le­za, de gene­rar injus­ti­cias, dis­cri­mi­na­ción y des­pre­cio hacia el Ter­cer Mun­do, hacia nues­tras ricas y diver­sas cul­tu­ras y hacia expe­rien­cias polí­ti­cas dife­ren­tes, como la de Cuba, movi­das por altos valo­res huma­nis­tas y solidarios.

Por eso, espe­ra­mos que la cul­tu­ra polí­ti­ca de que tan­to se pre­cia Euro­pa pre­va­lez­ca y sea capaz de impo­ner­se a esta nue­va cru­za­da con­tra un pue­blo digno y heroi­co, que a lo lar­go de medio siglo ha sabi­do resis­tir los inten­tos de poner­lo de rodi­llas y que hoy, con su fren­te bien en alto, defien­de su dere­cho a man­te­ner la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía con­quis­ta­das aquel 1ro. de enero de 1959.

Por ese dere­cho humano irre­nun­cia­ble es que a lo lar­go de toda la isla la inmen­sa mayo­ría de los cuba­nos hemos reite­ra­do con toda fir­me­za que no habrá fuer­za en el mun­do capaz de ven­cer a nues­tras ideas, pro­fun­das con­vic­cio­nes y principios.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.