Una decla­ra­ción espu­ria del Par­ti­do Popu­lar Euro­peo – Gran­ma

De mane­ra des­ver­gon­za­da, la Cum­bre del Par­ti­do Popu­lar Euro­peo adop­tó ayer una Decla­ra­ción Anti­cu­ba­na, en la que se pre­ten­de dar con­ti­nui­dad a la bur­da cam­pa­ña polí­ti­ca y mediá­ti­ca con­tra Cuba.

Esta vez la dere­cha euro­pea, con el Par­ti­do Popu­lar de Espa­ña a la cabe­za como prin­ci­pal pro­mo­tor y eje­cu­tor des­de sus ini­cios de esta ofen­si­va fas­cis­ta, pre­ten­de cues­tio­nar y exi­gir a nues­tro país res­pe­to por los Dere­chos Huma­nos. El pre­tex­to, en esta oca­sión, es la muer­te de un pri­sio­ne­ro común, esti­mu­la­do a Ile­var una huel­ga de ham­bre a tra­vés de mani­pu­la­cio­nes cri­mi­na­les de los que hoy, median­te las más sucias men­ti­ras, sacan pro­ve­cho polí­ti­co de su falle­ci­mien­to.

Sería inge­nuo no dar­se cuen­ta de que tras este nue­vo mon­ta­je con­tra la nación cuba­na se escon­de la siem­pre pre­sen­te com­pli­ci­dad de Washing­ton y de la ultra­de­re­cha de Mia­mi, con­tan­do nue­va­men­te con el apo­yo de la dere­cha euro­pea, que en per­fec­ta sin­to­nía ideo­ló­gi­ca pre­ten­den cer­car a Cuba con el deli­be­ra­do pro­pó­si­to de des­truir el sis­te­ma polí­ti­co y social que por deci­sión sobe­ra­na cons­tru­ye nues­tro pue­blo.

Es bochor­no­so ver cómo par­ti­dos y per­so­na­li­da­des de otros colo­res polí­ti­cos en Euro­pa se han deja­do mani­pu­lar y han caí­do cie­ga­men­te en la lógi­ca de una dere­cha enfer­mi­za, la mis­ma que años atrás los repri­mió, tor­tu­ró y ase­si­nó en su pro­pio con­ti­nen­te y que inten­ta, con un nue­vo ros­tro, per­pe­tuar una polí­ti­ca inje­ren­cis­ta, mili­ta­ris­ta y neo­co­lo­nia­lis­ta, here­de­ra del pen­sa­mien­to fas­cis­ta que en Hitler, Mus­so­li­ni y Fran­co tuvie­ron sus máxi­mos expo­nen­tes.

Fal­tan prin­ci­pios, ideas, éti­ca y moral en las filas de quie­nes hoy nos con­de­nan y se arro­gan el dere­cho a pedir que se usen los recur­sos polí­ti­cos y finan­cie­ros de la Unión Euro­pea para inten­tar des­truir a la Revo­lu­ción cuba­na, o lo que ellos lla­man «ase­gu­rar la tran­si­ción polí­ti­ca en Cuba».

Resul­ta cla­ro que dadas sus inten­cio­nes es casi imper­cep­ti­ble la línea divi­so­ria entre sus intere­ses y obje­ti­vos y la cri­mi­nal polí­ti­ca de blo­queo y agre­sio­nes del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano con­tra Cuba.

Es abso­lu­ta­men­te inmo­ral por par­te de los líde­res popu­la­res euro­peos con­de­nar la supues­ta vio­la­ción de dere­chos huma­nos en Cuba, cuan­do aún hoy han sido inca­pa­ces de lle­var ante los tri­bu­na­les a un solo res­pon­sa­ble de los vue­los secre­tos de la CIA, o de la ile­gal agre­sión a Iraq.

Vale pre­gun­tar una vez más:

¿Quién juz­ga­rá a José María Aznar por apo­yar una gue­rra ile­gal en Iraq con­tra la volun­tad de la inmen­sa mayo­ría del pue­blo espa­ñol y jus­ti­fi­ca­da con men­ti­ras ya des­cu­bier­tas, que han cos­ta­do más de un millón de víc­ti­mas a ese pue­blo?

¿Quién lle­va­rá a los pri­me­ros minis­tros de las nacio­nes euro­peas a los tri­bu­na­les por per­mi­tir a la CIA usar el terri­to­rio de su país para secues­trar pri­sio­ne­ros, varios de ellos ciu­da­da­nos euro­peos, que pos­te­rior­men­te fue­ron tor­tu­ra­dos en cár­ce­les secre­tas ubi­ca­das en terri­to­rios de la pro­pia Unión Euro­pea o en la base naval de Guan­tá­na­mo, encla­va­da en terri­to­rio ile­gal­men­te ocu­pa­do por los Esta­dos Uni­dos en Cuba?

Agre­den aho­ra a Cuba con la hipo­cre­sía de un fal­so huma­nis­mo los máxi­mos res­pon­sa­bles de una cri­sis eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra, eco­ló­gi­ca, ali­men­ta­ria, ener­gé­ti­ca y polí­ti­ca a nivel inter­na­cio­nal, gene­ra­da por el capi­ta­lis­mo y que pone en peli­gro la pro­pia exis­ten­cia de la vida huma­na en el pla­ne­ta. Nos con­de­nan quie­nes exa­cer­ban el odio, la xeno­fo­bia, la exclu­sión social, la pre­ca­rie­dad del tra­ba­jo, las des­igual­da­des socia­les, la mar­gi­na­li­dad y la pobre­za.

Los cuba­nos somos cons­cien­tes de que los que han adop­ta­do esta espu­ria con­de­na solo son capa­ces, por su pro­pia natu­ra­le­za, de gene­rar injus­ti­cias, dis­cri­mi­na­ción y des­pre­cio hacia el Ter­cer Mun­do, hacia nues­tras ricas y diver­sas cul­tu­ras y hacia expe­rien­cias polí­ti­cas dife­ren­tes, como la de Cuba, movi­das por altos valo­res huma­nis­tas y soli­da­rios.

Por eso, espe­ra­mos que la cul­tu­ra polí­ti­ca de que tan­to se pre­cia Euro­pa pre­va­lez­ca y sea capaz de impo­ner­se a esta nue­va cru­za­da con­tra un pue­blo digno y heroi­co, que a lo lar­go de medio siglo ha sabi­do resis­tir los inten­tos de poner­lo de rodi­llas y que hoy, con su fren­te bien en alto, defien­de su dere­cho a man­te­ner la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía con­quis­ta­das aquel 1ro. de enero de 1959.

Por ese dere­cho humano irre­nun­cia­ble es que a lo lar­go de toda la isla la inmen­sa mayo­ría de los cuba­nos hemos reite­ra­do con toda fir­me­za que no habrá fuer­za en el mun­do capaz de ven­cer a nues­tras ideas, pro­fun­das con­vic­cio­nes y prin­ci­pios.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *