22/​3/​2010 Gre­cia: La mal­di­ción de tres gene­ra­cio­nes Papan­dreou por James Petras

En tres momen­tos deci­si­vos de su his­to­ria recien­te, Gre­cia ha per­di­do la opor­tu­ni­dad de trans­for­ma­ción social, inde­pen­den­cia polí­ti­ca y liber­tad de la tute­la exter­na, por obra de uno u otro de la fami­lia Papan­dreou.

Los tres perío­dos de pers­pec­ti­vas pro­me­te­do­ras para el movi­mien­to popu­lar grie­go fue­ron:

· El perío­do pos­te­rior a la derro­ta del ejér­ci­to de ocu­pa­ción nazi y el régi­men títe­re cola­bo­ra­dor, por la Resis­ten­cia grie­ga res­pal­da­da por su Ejér­ci­to de Libe­ra­ción (ELAS-EAM) y sus alia­dos civi­les. (1944−1945).

· La deci­si­va derro­ta elec­to­ral de la dere­cha del Nue­vo Par­ti­do Demo­crá­ti­co en 1981. Con el voto mayo­ri­ta­rio, el Par­ti­do Socia­lis­ta Pan­he­lé­ni­co (PASOK) jun­to con el Par­ti­do Comu­nis­ta con­tro­la­ron casi los dos ter­cios del Par­la­men­to. Here­dan­do la eco­no­mía capi­ta­lis­ta “invia­ble, en quie­bra y ban­ca­rro­ta” de la des­acre­di­ta­da y aplas­ta­da dere­cha, el PASOK reci­be el man­da­to popu­lar de socia­li­zar la eco­no­mía.

· La cri­sis mun­dial de 2007 – 2010, y en par­ti­cu­lar, el esta­do de quie­bra y sobre-endeu­da­mien­to del capi­ta­lis­mo grie­go, per­mi­tió la elec­ción de Geor­ge Papan­dreou (Junior) en 2010, sobre una pla­ta­for­ma de «cam­bio social» e incre­men­to del bien­es­tar social. Atra­jo a la cla­se obre­ra y el apo­yo de las bases sin­di­ca­les para crear una nue­va, moder­na y más jus­ta socie­dad

Entre la revo­lu­ción y reac­ción: el papel del vie­jo Geor­ge Papan­dreou

En la cres­ta de la ola de la vic­to­ria de uno de las mayo­res gue­rri­llas anti-fas­cis­tas de Euro­pa, el movi­mien­to de resis­ten­cia grie­go res­pal­da­do por más de 2 millo­nes de com­ba­tien­tes avan­zó has­ta Ate­nas la capi­tal de Gre­cia en octu­bre de 1944. Con esca­so apo­yo en el inte­rior del país, Geor­ge Papan­dreou fue sos­te­ni­do por los avio­nes y tan­ques del impe­rio bri­tá­ni­co y la monar­quía dere­chis­ta en el exi­lio. En cali­dad de Pri­mer Minis­tro orde­nó el desar­me de la Resis­ten­cia, y la agre­sión con­tra dece­nas de miles de mani­fes­tan­tes pací­fi­cos en la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción en Ate­nas pro­vo­can­do cien­tos de heri­dos entre los lucha­do­res grie­gos por la liber­tad, con el res­pal­do de las tro­pas de asal­to bri­tá­ni­cas.

Bajo la pre­si­den­cia de Papan­dreou se reclu­ta­ron para el ejér­ci­to nume­ro­sos ex cola­bo­ra­do­res nazis y monár­qui­cos, finan­cia­dos, arma­dos y coman­da­dos por los bri­tá­ni­cos pri­me­ro y los gene­ra­les yan­quis des­pués. Más tar­de sir­vió como minis­tro en regí­me­nes que lan­za­ron un asal­to feroz con­tra los movi­mien­tos popu­la­res de masas de la izquier­da. Con­vir­tió lo que era un momen­to de ale­gría por la libe­ra­ción en el ini­cio de un perío­do mise­ra­ble de repre­sión sal­va­je y la res­tau­ra­ción de toda la esco­ria de la cla­se alta de Gre­cia antes de la gue­rra, aho­ra jun­to con los cola­bo­ra­do­res pro-nazis. Gre­cia se con­vir­tió en un Esta­do clien­te de los EE.UU. un esta­do poli­cía­co clep­to­crá­ti­co finan­cia­do y sub­ven­cio­na­do des­de afue­ra, que se man­tie­ne en el gobierno esti­mu­lan­do el padri­naz­go de una buro­cra­cia clien­te­lis­ta divor­cia­da de la indus­tria moder­na.

Tras la des­apa­ri­ción de la jun­ta mili­tar (1967 – 1974), la dere­cha grie­ga lle­gó al poder, con­ser­van­do gran par­te del vie­jo apa­ra­to esta­tal y man­te­nien­do una rica pero inope­ran­te cla­se domi­nan­te que vive de las trans­fe­ren­cias mone­ta­rias des­de la CEE. El saqueo de los recur­sos del Esta­do, la quie­bra de la mayo­ría de las empre­sas del sec­tor pri­va­do, el atra­so del sec­tor agro­pe­cua­rio, el carác­ter cerra­do y auto­ri­ta­rio de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y pri­va­das, lle­vó a que la gran mayo­ría de la cla­se obre­ra, estu­dian­tes, cam­pe­si­nos y des­em­plea­dos, le die­se una masi­va vic­to­ria elec­to­ral a Andreas Papan­dreou. El voto com­bi­na­do de los par­ti­dos socia­lis­ta y comu­nis­ta era supe­rior al 60% y pro­por­cio­nó una cla­ra mayo­ría que podía trans­for­mar legal­men­te la socie­dad y la eco­no­mía. Por otra par­te, el pro­gra­ma de Andreas Papan­dreou pro­me­tía «socia­li­zar la eco­no­mía», moder­ni­zar el cam­po y rom­per con la domi­na­ción impe­rial. En par­ti­cu­lar, se com­pro­me­tió a poner fin a la per­te­nen­cia a la OTAN y al acuer­do de bases mili­ta­res con EE.UU.

Habi­da cuen­ta de la frag­men­ta­ción, la des­mo­ra­li­za­ción, dis­per­sión y deca­den­cia de la dere­cha, la opo­si­ción polí­ti­ca a un avan­ce socia­lis­ta era míni­ma. Dado el alto endeu­da­mien­to del sec­tor pri­va­do a los ban­cos esta­ta­les, el gobierno de Papan­dreu ni siquie­ra reque­ría una legis­la­ción de expro­pia­ción de las empre­sas, se podría exi­gir: paguen o entre­guen la lla­ve.

Papan­dreou recha­zó la posi­bi­li­dad de trans­for­mar el sis­te­ma capi­ta­lis­ta mori­bun­do: ofre­ció nue­vos prés­ta­mos, per­do­nó deu­das e inter­vino para devol­ver las empre­sas rema­ta­das a nue­vos pro­pie­ta­rios pri­va­dos (extran­je­ros). En ese momen­to yo era ase­sor de Papan­dreou. Cuan­do le pre­gun­té por qué no socia­li­zar las empre­sas endeu­da­das, res­pon­dió que «debi­do a la cri­sis, no es el momen­to de trans­for­mar la eco­no­mía, habrá que espe­rar a que la eco­no­mía se pon­ga en pie”. Cuan­do le con­tes­té que él había sido elec­to para cam­biar el sis­te­ma pre­ci­sa­men­te a cau­sa de la cri­sis, y que una vez que el capi­ta­lis­mo se recu­pe­ra­se la opo­si­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca sería más fuer­te, res­pon­dió que “la eco­no­mía es dema­sia­do débil para sos­te­ner un régi­men socia­lis­ta», Agre­gó que «la cla­se obre­ra sólo está intere­sa­do en el con­su­mo, y no en la inver­sión para moder­ni­zar la eco­no­mía».

En con­cre­to, Papan­dreou res­tau­ró el capi­ta­lis­mo a pesar de su esta­do mori­bun­do, aumen­tan­do la deu­da públi­ca en ese pro­ce­so. Duran­te su pri­mer man­da­to más de ochen­ta por cien­to de la opi­nión públi­ca grie­ga se mani­fes­tó a favor de cerrar las bases mili­ta­res de EE.UU. y sus ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia en Gre­cia. A tra­vés de la dema­go­gia de bal­cón y las fal­sas pro­me­sas de actuar «en el futu­ro», Papan­dreu man­tie­ne las bases. Del mis­mo modo, dio la espal­da a la gran mayo­ría de los votan­tes que lo eli­gie­ron para reti­rar­se de la OTAN, median­te la ano­di­na “crí­ti­ca” … des­de aden­tro.. Peor aún, Papan­dreou con­ti­nuó en la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea acep­tan­do las trans­fe­ren­cias y prés­ta­mos a cam­bio de redu­cir las barre­ras comer­cia­les. Esto ini­ció un pro­ce­so de extra­or­di­na­rias ganan­cias a cor­to pla­zo en el con­su­mo y gas­to esta­tal en un clien­te­lis­mo basa­do en una buro­cra­cia hiper­tro­fia­da a cam­bio de la des­truc­ción de los sec­to­res indus­trial y agrí­co­la de base. Papan­dreu uti­li­za las trans­fe­ren­cias de la CEE para com­prar los votos de los agri­cul­to­res por medio de sub­si­dios, los aumen­tos sala­ria­les a cor­to pla­zo a los tra­ba­ja­do­res pero cas­ti­gán­do­los con impues­tos, y los prés­ta­mos a las éli­tes empre­sa­ria­les. El défi­cit y la deu­da cre­cie­ron, mien­tras que el apa­ra­to pro­duc­ti­vo que sos­tie­ne el con­su­mo se mar­chi­ta. El padri­naz­go fue la «alter­na­ti­va Papan­dreu» a la trans­for­ma­ción social. La CEE estu­vo dis­pues­ta a finan­ciar a Papan­dreou y aguan­tar sus polí­ti­cas eco­nó­mi­cas inope­ran­tes por­que soca­vó y des­tru­yó los movi­mien­tos socia­les de cam­bio que ini­cial­men­te los lle­va­ron al poder.

Mien­tras Andreas Papan­dreou denun­cia­ba a la OTAN en los actos de masas, man­te­nía con­sul­tas sema­na­les con el Emba­ja­dor de los EE.UU. con­fir­man­do su leal­tad a la alian­za mili­tar. Duran­te el pri­mer año de su gobierno (1982 – 1984), cuan­do diri­gí el Cen­tro de Estu­dios del Medi­te­rrá­neo y fui ase­sor no ofi­cial de Papan­dreu, me saca­ron por la puer­ta tra­se­ra de su casa en Kas­tri mien­tras el Emba­ja­dor de los EE.UU. entra­ba por la puer­ta prin­ci­pal. Tiem­po des­pués me di cuen­ta que toma­ba pres­ta­das las crí­ti­cas de la izquier­da para jus­ti­fi­car las polí­ti­cas de dere­cha. Una prác­ti­ca para la que se con­vir­tió en un vir­tuo­so del enga­ño. Más recien­te­men­te, un fun­cio­na­rio del Depar­ta­men­to de Esta­do me comen­tó una vez que pre­fe­ría al joven Geor­ge Papan­dreou a su padre Andreas: «las mis­mas polí­ti­cas con­for­mis­tas sin dema­go­gia». Al cabo de los años, la retó­ri­ca vacía y la prác­ti­ca pro-OTAN de Andreas con­vir­tió a toda una gene­ra­ción de mili­tan­tes socia­lis­tas en opor­tu­nis­tas cíni­cos y arri­bis­tas, que sacri­fi­can la soli­da­ri­dad de cla­se ante el padri­naz­go y los pues­tos lucra­ti­vos en la buro­cra­cia de la CEE para las ·”polí­ti­cas socia­les”. La gene­ra­ción pos­te­rior a la jun­ta, los idea­lis­tas, los estu­dian­tes del Poli­téc­ni­co en lucha, se con­vir­tió en el robus­to cuer­po de fun­cio­na­rios esta­ta­les de la OTAN.

Geor­ge Papan­dreou (nie­to): La his­to­ria como far­sa (ter­cer acto)

Al igual que los pre­de­ce­so­res de su fami­lia, Geor­ge Papan­dreou nie­to. fue elec­to en octu­bre de 2009 en medio de la más pro­fun­da cri­sis del capi­ta­lis­mo des­de la déca­da de 1930. Las finan­zas grie­gas se fue­ron a pique, la eco­no­mía entró en caí­da libre, el teso­ro públi­co se vació, el capi­ta­lis­mo esta­ba lite­ral­men­te en ban­ca­rro­ta y los par­ti­dos de dere­cha esta­ban des­hon­ra­dos y des­acre­di­ta­dos.

Duran­te su cam­pa­ña elec­to­ral Papan­dreou pro­me­tió un moderno esta­do de bien­es­tar social, con prio­ri­dad para las inver­sio­nes socia­les en salud públi­ca, la edu­ca­ción y com­ba­te a la pobre­za. Una vez en el poder, fiel a la tra­di­ción Papan­dreou, pegó el giro. Asu­mió una pos­tu­ra indig­na que pre­ten­día «des­cu­brir» que el teso­ro grie­go esta­ba vacío y el país en deu­da y que la úni­ca solu­ción era aba­tir el nivel de vida median­te la reduc­ción de suel­dos y los sala­rios, devas­tan­do pro­gra­mas socia­les y jubi­la­cio­nes para pagar a los ban­cos extran­je­ros. Como sus fami­lia­res pre­de­ce­so­res, no hizo esfuer­zos para cobrar los impues­tos a los ricos o embar­gar las cuen­tas secre­tas en el exte­rior de los eje­cu­ti­vos de las empre­sas, los pro­pie­ta­rios de buques, los espe­cu­la­do­res de valo­res, con­sul­to­res, inter­me­dia­rios de inver­sión, que esta­fa­ron a los con­tri­bu­yen­tes grie­gos y los jubi­la­dos en miles de millo­nes de euros. No se hicie­ron esfuer­zos para recu­pe­rar las deu­das de pro­pie­ta­rios pri­va­dos con las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras esta­ta­les. Por el con­tra­rio Papan­dreou se diri­gió a los esta­fa­do­res de Wall Street como Gold­man Sachs (que en 2001 faci­li­tó el saqueo de los prés­ta­mos públi­cos para bene­fi­cio pri­va­do) para soli­ci­tar ase­so­ra­mien­to y apo­yo.

Al igual que su abue­lo, fren­te a la agi­ta­ción popu­lar, se diri­gió a los pode­res impe­ria­les para guía y direc­ción. En efec­to, Papan­dreou entre­gó la sobe­ra­nía grie­ga y la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca a Mer­kle, Sar­kozy, Oba­ma y el FMI. For­mu­ló el más dra­co­niano pro­gra­ma de aus­te­ri­dad de la his­to­ria euro­pea recien­te. Los polí­ti­cos de la UE y EE.UU., al encon­trar un clien­te más dócil y sumi­so en Papan­dreou, insis­tie­ron en uno, dos, tres, muchas ron­das de recor­tes a los nive­les de vida, en un perío­do de 4 meses (diciem­bre 2009-mar­zo 2010), redu­cien­do el régi­men de vida de los grie­gos a los nive­les de prin­ci­pios de 1980. Los diri­gen­tes sin­di­ca­les socia­lis­tas comen­za­ron una débil pro­tes­ta sim­bó­li­ca que enva­len­to­nó a Papan­dreou y sus minis­tros de eco­no­mía y finan­zas a pre­sio­nar por mayo­res con­ce­sio­nes, con la espe­ran­za de satis­fa­cer «el mer­ca­do «, un eufe­mis­mo para los finan­cie­ros y espe­cu­la­do­res.

Des­pués de trein­ta años de la dere­cha y de la polí­ti­ca de padri­naz­go del PASOK, vía libre de impues­tos para sus clien­tes de nego­cios y prés­ta­mos a los clep­to­crá­ti­cos e inope­ran­tes “inver­so­res”, un Papan­dreou siem­pre sen­si­ble a los ban­que­ros extran­je­ros y sus men­to­res polí­ti­cos impe­ria­les, comen­zó una esca­la­da de repre­sión de los movi­mien­tos socia­les y sin­di­ca­tos. Voló a París, Ber­lín y Washing­ton para pro­me­ter más recor­tes en los pre­su­pues­tos socia­les, pidien­do finan­cia­ción para res­ca­tar al esta­do corrup­to y la deca­den­te cla­se domi­nan­te de Gre­cia.

Octu­bre 2009 apa­re­ció como una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para poner en mar­cha un nue­vo esta­do post-capi­ta­lis­ta, ponien­do fin al que­bra­do sis­te­ma eco­nó­mi­co clep­to-espe­cu­la­dor y sus par­ti­da­rios de la dere­cha des­acre­di­ta­da. En lugar de eso, octu­bre se con­vir­tió en una pesa­di­lla polí­ti­ca. El régi­men de Papan­dreou y sus robots par­la­men­ta­rios fue mucho más allá inclu­so de los regí­me­nes de dere­cha ante­rio­res en la ero­sión de los nive­les de vida, se entre­gó el dise­ño, direc­ción y eje­cu­ción de la situa­ción socio-polí­ti­ca retró­gra­da eco­nó­mi­cos a la UE y Washing­ton, que en defen­sa de sus éli­tes finan­cie­ras están deci­di­dos a extraer la últi­ma libra de car­ne de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

La polí­ti­ca de Papan­dreu es «sal­var la eco­no­mía»… para des­truir­la. En medio de una pro­fun­da rece­sión, su régi­men es redu­cir el gas­to y los ingre­sos y el aumen­to de los impues­tos al con­su­mo regre­si­vo; una fór­mu­la segu­ra para con­ver­tir una rece­sión en una depre­sión cró­ni­ca. La misión his­tó­ri­ca de los regí­me­nes Papan­dreou es acep­tar el impe­rio para sal­var a los ricos, sin impor­tar cuán­tos muer­tos anti-fas­cis­tas, tra­ba­ja­do­res des­en­can­ta­dos o jubi­la­dos mise­ra­bles ten­gan que pagar el pre­cio.

Con­clu­sión

La his­to­ria polí­ti­ca de la fami­lia Papan­dreou es una tra­gi­co­me­dia grie­ga, la tra­ge­dia de un pue­blo que libró las mayo­res bata­llas con­tra los nazis y sus cola­bo­ra­do­res sólo para que estos fue­sen sal­va­dos por los nue­vos gober­nan­tes apo­ya­dos por los ingle­ses y nor­te­ame­ri­ca­nos. La heroi­ca lucha estu­dian­til de la Uni­ver­si­dad Poli­téc­ni­ca (1973) con­tra las dic­ta­du­ras mili­ta­res apo­ya­das por los EE.UU. ter­mi­nó pre­sen­cian­do el sur­gi­mien­to de un dema­go­go seu­do-popu­lis­ta (Andreas Papan­dreou) que pro­me­tió el socia­lis­mo demo­crá­ti­co y tra­jo la socia­li­za­ción de la deu­da pri­va­da de los clep­tó­cra­tas capi­ta­lis­tas. Y aho­ra el últi­mo (espe­re­mos) de la línea de adu­la­do­res impe­ria­les (Geor­ge Papan­dreou) que pro­me­tió cam­bios pro­gre­sis­tas e impu­so polí­ti­cas regre­si­vas, mien­tras entre­ga las lla­ves al poder y sus super­vi­so­res en el extran­je­ro impe­rial. Más allá de la idio­sin­cra­sia polí­ti­ca de Gre­cia, la his­to­ria de los gobier­nos social­de­mó­cra­tas grie­gos ilus­tran su papel his­tó­ri­co como los sal­va­do­res del capi­ta­lis­mo en cri­sis.

Se les per­mi­te, por par­te de las eli­tes nacio­na­les y extran­je­ras, lle­gar al poder, por­que tie­nen el res­pal­do popu­lar para poner en prác­ti­ca la dura polí­ti­ca reac­cio­na­ria que los dere­chis­tas del des­acre­di­ta­do esta­blish­ment son dema­sia­do débi­les para impo­ner. Al adop­tar y hacer cum­plir sus polí­ti­cas impo­pu­la­res y retró­gra­das, los social­de­mó­cra­tas se dis­tan­cian pro­fun­da­men­te de su cla­se tra­ba­ja­do­ra y sus par­ti­da­rios de la cla­se media baja, y come­ten un sui­ci­dio polí­ti­co. Sin embar­go, para los social­de­mó­cra­tas, la Papan­dreou de Euro­pa, sir­vie­ron a sus pro­pó­si­tos: se revir­tió la marea del cam­bio radi­cal o revo­lu­cio­na­rio. Ellos sacri­fi­ca­ron sus regí­me­nes, pero sal­va­ron el esta­do capi­ta­lis­ta.

Hoy, el más espe­ran­za­dor y pro­me­te­dor cam­bio es que la mís­ti­ca del PASOK de Papan­dreou se ha eva­po­ra­do, inclu­so los más lea­les diri­gen­tes sin­di­ca­les socia­lis­tas no se atre­ven a levan­tar la mano para man­te­ner­se en movi­mien­to… ni se atre­ven a apun­tar a una sali­da revo­lu­cio­na­ria… Así que las huel­gas gene­ra­les segui­rán … los anar­quis­tas lan­za­rás sus misi­les … los nive­les de la ira popu­lar irán en aumen­to… y la lucha con­ti­nua­rá.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​800

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *