Un nue­vo paso ade­lan­te en el pro­ce­so irlan­des por Txen­te Rekon­do

El diri­gen­te repu­bli­cano Gerry Adams ha remar­ca­do que tras diez días de inten­sas nego­cia­cio­nes, el acuer­do alcan­za­do repre­sen­ta una nue­va opor­tu­ni­dad para que el pro­ce­so irlan­dés avan­ce. El nue­vo mara­tón nego­cia­dor que ha segui­do a la penúl­ti­ma cri­sis del pro­ce­so irlan­dés es la mues­tra evi­den­te que el méto­do (dia­lo­gar y nego­ciar) es la fór­mu­la ade­cua­da para resol­ver las dife­ren­cias y los con­flic­tos que éstas pue­den gene­rar.

Las dife­ren­cias man­te­ni­das entre las dos for­ma­cio­nes más impor­tan­tes, Sinn Féin y DUP, habían situa­do nue­va­men­te a las ins­ti­tu­cio­nes sur­gi­das del Acuer­do de Vier­nes San­to al bor­de del colap­so. Pro­ba­ble­men­te, la deci­sión (algu­nos sos­tie­nen que se tra­ta­ba de un mero farol) del pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co de con­vo­car elec­cio­nes anti­ci­pa­das en caso de frus­trar­se un acuer­do, ha podi­do ace­le­rar final­men­te el acer­ca­mien­to de las pos­tu­ras enfren­ta­das.

Todo pare­ce indi­car que nin­gún par­ti­do polí­ti­co se pre­sen­ta­ba a una nue­va cita elec­to­ral en bue­nas con­di­cio­nes. Ade­más, un fac­tor cla­ve que retrae a los unio­nis­tas de cual­quier cita elec­to­ral a medio pla­zo es la más que evi­den­te posi­bi­li­dad que el Sinn Féin resul­te la pri­me­ra fuer­za, tenien­do que asu­mir la pre­si­den­cia de Stor­mont.

Los unio­nis­tas lle­van tiem­po ponien­do sobre la mesa unas estra­te­gias que no con­cuer­dan con la letra y el espí­ri­tu de lo acor­da­do pre­via­men­te. El uso de la baza oran­gis­ta, la reite­ra­da uti­li­za­ción del mani­do argu­men­to de “la fal­ta de con­fian­za de la comu­ni­dad unio­nis­ta”, no son sino cor­ti­nas de humo que inten­tan ocul­tar una reali­dad que se enca­mi­na hacia un cam­bio polí­ti­co y social muy impor­tan­te en el nor­te de Irlan­da y que evi­den­te­men­te ten­drá sus con­se­cuen­cias en el futu­ro del Rei­no Uni­do y de la pro­pia isla irlan­de­sa.

El unio­nis­mo ha esta­do acos­tum­bra­do, en un pri­mer momen­to a ges­tio­nar la par­ti­ción de la isla median­te un entra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal oran­gis­ta, sec­ta­rio y que se asen­ta­ba sobre una “supre­ma­cía polí­ti­ca” que mar­gi­na­ba com­ple­ta­men­te a la comu­ni­dad nacio­na­lis­ta.

Los cam­bios intro­du­ci­dos tras el pro­ce­so de paz y los acuer­dos pos­te­rio­res, han supues­to un giro defi­ni­ti­vo para esa reali­dad, de ahí que las mani­fes­ta­cio­nes de los repre­sen­tan­tes nacio­na­lis­tas (tan­to del SF como del SDLP) indi­can­do que la vuel­ta a una “situa­ción domi­na­da por el oran­gis­mo” es inacep­ta­ble hoy en día, y que el unio­nis­mo, y sus repre­sen­tan­tes polí­ti­cos, debe­rían inte­rio­ri­zar esa nue­va situa­ción y reco­no­cer que los tiem­pos del “unio­nis­mo pre­his­tó­ri­co” han fina­li­za­do.

En línea con todo ello se pue­de entre­ver la evi­den­te cri­sis iden­ti­ta­ria que atra­vie­sa el unio­nis­mo, per­dien­do refe­ren­tes (el Rei­no Uni­do tie­ne cada día más grie­tas) y asien­do esa tras­no­cha­da defen­sa del dere­cho a veto y el sec­ta­ris­mo como últi­ma excu­sa para afron­tar defi­ni­ti­va­men­te la nue­va reali­dad.

A todo ello se le une otro fac­tor, y es que el DUP, des­de su for­ma­ción, siem­pre ha prio­ri­za­do los intere­ses del par­ti­do por enci­ma de los de su pro­pia comu­ni­dad. De ahí que las dife­ren­cias entre los par­ti­dos unio­nis­tas per­du­ren hoy en día, y esa situa­ción con­tri­bu­ye aún más si cabe a incre­men­tar la des­orien­ta­ción entre bue­na par­te de los unio­nis­tas de a pie.

El temor al cam­bio le hace por últi­mo, inten­tar cam­biar con­ti­nua­men­te las reglas del jue­go, sobre todo cuan­do éstas no son bene­fi­cio­sas para los intere­ses par­ti­dis­tas del unio­nis­mo. De ahí las repe­ti­das cri­sis que ha teni­do que atra­ve­sar el pro­ce­so de paz des­de su ini­cial anda­du­ra.

El aba­ni­co polí­ti­co cen­tra­rá bue­na par­te de sus esfuer­zos en las pró­xi­mas sema­nas en acti­var la maqui­na­ria elec­to­ral ante la cita para ele­gir a los par­la­men­ta­rios de West­mins­ter. Des­de hace unas sema­nas se han pro­du­ci­do algu­nos movi­mien­tos que han con­tri­bui­do ade­más a gene­rar una mayor con­fu­sión entre el elec­to­ra­do unio­nis­ta. La mayo­ría de ana­lis­tas coin­ci­den que en las pró­xi­mas elec­cio­nes, de man­te­ner­se la divi­sión del voto unio­nis­ta (DUP, UUP y TUV) el Sinn Féin será la pri­me­ra fuer­za, lo que le otor­ga­rá en un futu­ro la posi­bi­li­dad de nom­brar a uno de sus miem­bros como pri­mer minis­tro.

Esa situa­ción ha hecho que buen apar­te de los pode­res fác­ti­cos de esa comu­ni­dad se hayan pues­to en mar­cha en bus­ca de alian­zas que fre­nen el ascen­so repu­bli­cano. Así, poco antes de navi­da­des, miem­bros muy cua­li­fi­ca­dos de la Orden de Oran­ge man­tu­vie­ron una reu­nión con­jun­ta para lograr can­di­da­tu­ras uni­ta­rias el DUP y el UUP. Pos­te­rior­men­te, a comien­zos de año, se reu­nie­ron diri­gen­tes de esos par­ti­dos con per­so­na­li­da­des del par­ti­do con­ser­va­dor.

Final­men­te, los obs­tácu­los exis­ten­tes y la fal­ta de cla­ri­dad, uni­do a las dife­ren­tes estra­te­gias polí­ti­cas y las nume­ro­sas cica­tri­ces sin cerrar de pasa­dos enfren­ta­mien­tos han des­ba­ra­ta­do la posi­bi­li­dad de una can­di­da­tu­ra común. Un comen­ta­ris­ta polí­ti­co local se ha refe­ri­do iró­ni­ca­men­te a esos movi­mien­tos en el cam­po unio­nis­ta con una sopa de letras, “UCUNFDUPOO”, que podría tras­for­mar­se más tar­de en una espe­cie de “UCUNFDUPOOTUV”.

A la vis­ta de esa coyun­tu­ra cada par­ti­do ten­sa sus múscu­los para afron­tar el reto. El Sinn Féin, a pesar de las pre­sio­nes mediá­ti­cas y la uti­li­za­ción des­ca­ra­da de los affai­res en torno a la fami­lia de Adams, se pre­sen­ta como el mejor colo­ca­do para repe­tir éxi­tos pasa­dos. Como decía un ana­lis­ta, es dema­sia­do pron­to para cele­brar el anun­cia­do (y tan desea­do por algu­nos) fune­ral de la direc­ción del movi­mien­to repu­bli­cano.

Por su par­te, el SDLP está inmer­so estos días en un pro­ce­so para ele­gir a su nue­vo líder, y nada apun­ta a que tras ello logre recu­pe­rar su peso elec­to­ral, per­di­do hace ya mucho tiem­po en bene­fi­cio del Sinn Féin.

En el cam­po unio­nis­ta la divi­sión es la carac­te­rís­ti­ca más impor­tan­te. El DUP afron­ta el futu­ro con impor­tan­tes voces crí­ti­cas en su inte­rior. A ello se aña­den los escán­da­los fami­lia­res y las sos­pe­chas de irre­gu­la­ri­da­des eco­nó­mi­cas en torno a Peter Robin­son. Ade­más, el temor a un posi­ble auge (a cos­ta de su pro­pio elec­to­ra­do) de la Voz Unio­nis­ta Tra­di­cio­nal (TUV) de Jim Allis­ter, hará que el dis­cur­so de los diri­gen­tes del DUP se radi­ca­li­ce en las pró­xi­mas sema­nas.

En cuan­to al TUV, no ter­mi­na de arran­car con fuer­za, aun­que toda­vía pue­de aspi­rar a reco­ger los votos más intran­si­gen­tes del unio­nis­mo, como en el pasa­do hizo el DUP a cos­ta del UUP. Final­men­te, éste tam­bién se encuen­tra sumi­do en impor­tan­tes des­acuer­dos inter­nos. Su acuer­do con los con­ser­va­do­res, fru­to del cual ha sur­gi­do la Nue­va Fuer­za de Unio­nis­tas y Con­ser­va­do­res del Uls­ter (UCUNF) es toda una incóg­ni­ta, y toda­vía más tras los últi­mos movi­mien­tos de algu­nos de sus líde­res en torno al falli­do pac­to pan-unio­nis­ta, y al recien­te recha­zo por par­te de la direc­ción del par­ti­do de esa fór­mu­la.

Es el momen­to para que el unio­nis­mo en su con­jun­to ter­mi­ne de pre­sen­tar cual­quier cam­bio como “una con­ce­sión al movi­mien­to repu­bli­cano” y comien­ce a resal­tar los evi­den­tes bene­fi­cios que ha gene­ra­do el pro­ce­so, social, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te, para el con­jun­to de la pobla­ción. Por­que como han seña­la­do muy acer­ta­da­men­te algu­nos, no hay alter­na­ti­va al pro­ce­so de paz ni a todo lo que éste ha pues­to en mar­cha.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *