Un nue­vo paso ade­lan­te en el pro­ce­so irlan­des por Txen­te Rekondo

El diri­gen­te repu­bli­cano Gerry Adams ha remar­ca­do que tras diez días de inten­sas nego­cia­cio­nes, el acuer­do alcan­za­do repre­sen­ta una nue­va opor­tu­ni­dad para que el pro­ce­so irlan­dés avan­ce. El nue­vo mara­tón nego­cia­dor que ha segui­do a la penúl­ti­ma cri­sis del pro­ce­so irlan­dés es la mues­tra evi­den­te que el méto­do (dia­lo­gar y nego­ciar) es la fór­mu­la ade­cua­da para resol­ver las dife­ren­cias y los con­flic­tos que éstas pue­den generar.

Las dife­ren­cias man­te­ni­das entre las dos for­ma­cio­nes más impor­tan­tes, Sinn Féin y DUP, habían situa­do nue­va­men­te a las ins­ti­tu­cio­nes sur­gi­das del Acuer­do de Vier­nes San­to al bor­de del colap­so. Pro­ba­ble­men­te, la deci­sión (algu­nos sos­tie­nen que se tra­ta­ba de un mero farol) del pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co de con­vo­car elec­cio­nes anti­ci­pa­das en caso de frus­trar­se un acuer­do, ha podi­do ace­le­rar final­men­te el acer­ca­mien­to de las pos­tu­ras enfrentadas.

Todo pare­ce indi­car que nin­gún par­ti­do polí­ti­co se pre­sen­ta­ba a una nue­va cita elec­to­ral en bue­nas con­di­cio­nes. Ade­más, un fac­tor cla­ve que retrae a los unio­nis­tas de cual­quier cita elec­to­ral a medio pla­zo es la más que evi­den­te posi­bi­li­dad que el Sinn Féin resul­te la pri­me­ra fuer­za, tenien­do que asu­mir la pre­si­den­cia de Stormont.

Los unio­nis­tas lle­van tiem­po ponien­do sobre la mesa unas estra­te­gias que no con­cuer­dan con la letra y el espí­ri­tu de lo acor­da­do pre­via­men­te. El uso de la baza oran­gis­ta, la reite­ra­da uti­li­za­ción del mani­do argu­men­to de “la fal­ta de con­fian­za de la comu­ni­dad unio­nis­ta”, no son sino cor­ti­nas de humo que inten­tan ocul­tar una reali­dad que se enca­mi­na hacia un cam­bio polí­ti­co y social muy impor­tan­te en el nor­te de Irlan­da y que evi­den­te­men­te ten­drá sus con­se­cuen­cias en el futu­ro del Rei­no Uni­do y de la pro­pia isla irlandesa.

El unio­nis­mo ha esta­do acos­tum­bra­do, en un pri­mer momen­to a ges­tio­nar la par­ti­ción de la isla median­te un entra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal oran­gis­ta, sec­ta­rio y que se asen­ta­ba sobre una “supre­ma­cía polí­ti­ca” que mar­gi­na­ba com­ple­ta­men­te a la comu­ni­dad nacionalista.

Los cam­bios intro­du­ci­dos tras el pro­ce­so de paz y los acuer­dos pos­te­rio­res, han supues­to un giro defi­ni­ti­vo para esa reali­dad, de ahí que las mani­fes­ta­cio­nes de los repre­sen­tan­tes nacio­na­lis­tas (tan­to del SF como del SDLP) indi­can­do que la vuel­ta a una “situa­ción domi­na­da por el oran­gis­mo” es inacep­ta­ble hoy en día, y que el unio­nis­mo, y sus repre­sen­tan­tes polí­ti­cos, debe­rían inte­rio­ri­zar esa nue­va situa­ción y reco­no­cer que los tiem­pos del “unio­nis­mo pre­his­tó­ri­co” han finalizado.

En línea con todo ello se pue­de entre­ver la evi­den­te cri­sis iden­ti­ta­ria que atra­vie­sa el unio­nis­mo, per­dien­do refe­ren­tes (el Rei­no Uni­do tie­ne cada día más grie­tas) y asien­do esa tras­no­cha­da defen­sa del dere­cho a veto y el sec­ta­ris­mo como últi­ma excu­sa para afron­tar defi­ni­ti­va­men­te la nue­va realidad.

A todo ello se le une otro fac­tor, y es que el DUP, des­de su for­ma­ción, siem­pre ha prio­ri­za­do los intere­ses del par­ti­do por enci­ma de los de su pro­pia comu­ni­dad. De ahí que las dife­ren­cias entre los par­ti­dos unio­nis­tas per­du­ren hoy en día, y esa situa­ción con­tri­bu­ye aún más si cabe a incre­men­tar la des­orien­ta­ción entre bue­na par­te de los unio­nis­tas de a pie.

El temor al cam­bio le hace por últi­mo, inten­tar cam­biar con­ti­nua­men­te las reglas del jue­go, sobre todo cuan­do éstas no son bene­fi­cio­sas para los intere­ses par­ti­dis­tas del unio­nis­mo. De ahí las repe­ti­das cri­sis que ha teni­do que atra­ve­sar el pro­ce­so de paz des­de su ini­cial andadura.

El aba­ni­co polí­ti­co cen­tra­rá bue­na par­te de sus esfuer­zos en las pró­xi­mas sema­nas en acti­var la maqui­na­ria elec­to­ral ante la cita para ele­gir a los par­la­men­ta­rios de West­mins­ter. Des­de hace unas sema­nas se han pro­du­ci­do algu­nos movi­mien­tos que han con­tri­bui­do ade­más a gene­rar una mayor con­fu­sión entre el elec­to­ra­do unio­nis­ta. La mayo­ría de ana­lis­tas coin­ci­den que en las pró­xi­mas elec­cio­nes, de man­te­ner­se la divi­sión del voto unio­nis­ta (DUP, UUP y TUV) el Sinn Féin será la pri­me­ra fuer­za, lo que le otor­ga­rá en un futu­ro la posi­bi­li­dad de nom­brar a uno de sus miem­bros como pri­mer ministro.

Esa situa­ción ha hecho que buen apar­te de los pode­res fác­ti­cos de esa comu­ni­dad se hayan pues­to en mar­cha en bus­ca de alian­zas que fre­nen el ascen­so repu­bli­cano. Así, poco antes de navi­da­des, miem­bros muy cua­li­fi­ca­dos de la Orden de Oran­ge man­tu­vie­ron una reu­nión con­jun­ta para lograr can­di­da­tu­ras uni­ta­rias el DUP y el UUP. Pos­te­rior­men­te, a comien­zos de año, se reu­nie­ron diri­gen­tes de esos par­ti­dos con per­so­na­li­da­des del par­ti­do conservador.

Final­men­te, los obs­tácu­los exis­ten­tes y la fal­ta de cla­ri­dad, uni­do a las dife­ren­tes estra­te­gias polí­ti­cas y las nume­ro­sas cica­tri­ces sin cerrar de pasa­dos enfren­ta­mien­tos han des­ba­ra­ta­do la posi­bi­li­dad de una can­di­da­tu­ra común. Un comen­ta­ris­ta polí­ti­co local se ha refe­ri­do iró­ni­ca­men­te a esos movi­mien­tos en el cam­po unio­nis­ta con una sopa de letras, “UCUNFDUPOO”, que podría tras­for­mar­se más tar­de en una espe­cie de “UCUNFDUPOOTUV”.

A la vis­ta de esa coyun­tu­ra cada par­ti­do ten­sa sus múscu­los para afron­tar el reto. El Sinn Féin, a pesar de las pre­sio­nes mediá­ti­cas y la uti­li­za­ción des­ca­ra­da de los affai­res en torno a la fami­lia de Adams, se pre­sen­ta como el mejor colo­ca­do para repe­tir éxi­tos pasa­dos. Como decía un ana­lis­ta, es dema­sia­do pron­to para cele­brar el anun­cia­do (y tan desea­do por algu­nos) fune­ral de la direc­ción del movi­mien­to republicano.

Por su par­te, el SDLP está inmer­so estos días en un pro­ce­so para ele­gir a su nue­vo líder, y nada apun­ta a que tras ello logre recu­pe­rar su peso elec­to­ral, per­di­do hace ya mucho tiem­po en bene­fi­cio del Sinn Féin.

En el cam­po unio­nis­ta la divi­sión es la carac­te­rís­ti­ca más impor­tan­te. El DUP afron­ta el futu­ro con impor­tan­tes voces crí­ti­cas en su inte­rior. A ello se aña­den los escán­da­los fami­lia­res y las sos­pe­chas de irre­gu­la­ri­da­des eco­nó­mi­cas en torno a Peter Robin­son. Ade­más, el temor a un posi­ble auge (a cos­ta de su pro­pio elec­to­ra­do) de la Voz Unio­nis­ta Tra­di­cio­nal (TUV) de Jim Allis­ter, hará que el dis­cur­so de los diri­gen­tes del DUP se radi­ca­li­ce en las pró­xi­mas semanas.

En cuan­to al TUV, no ter­mi­na de arran­car con fuer­za, aun­que toda­vía pue­de aspi­rar a reco­ger los votos más intran­si­gen­tes del unio­nis­mo, como en el pasa­do hizo el DUP a cos­ta del UUP. Final­men­te, éste tam­bién se encuen­tra sumi­do en impor­tan­tes des­acuer­dos inter­nos. Su acuer­do con los con­ser­va­do­res, fru­to del cual ha sur­gi­do la Nue­va Fuer­za de Unio­nis­tas y Con­ser­va­do­res del Uls­ter (UCUNF) es toda una incóg­ni­ta, y toda­vía más tras los últi­mos movi­mien­tos de algu­nos de sus líde­res en torno al falli­do pac­to pan-unio­nis­ta, y al recien­te recha­zo por par­te de la direc­ción del par­ti­do de esa fórmula.

Es el momen­to para que el unio­nis­mo en su con­jun­to ter­mi­ne de pre­sen­tar cual­quier cam­bio como “una con­ce­sión al movi­mien­to repu­bli­cano” y comien­ce a resal­tar los evi­den­tes bene­fi­cios que ha gene­ra­do el pro­ce­so, social, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te, para el con­jun­to de la pobla­ción. Por­que como han seña­la­do muy acer­ta­da­men­te algu­nos, no hay alter­na­ti­va al pro­ce­so de paz ni a todo lo que éste ha pues­to en marcha.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.