Capi­ta­lis­mo todo terreno Apues­te y pier­da: ¿Has­ta cuán­do el sis­te­ma podrá mane­jar la cri­sis por Manuel Frey­tas

Social­men­te en deca­den­cia, polí­ti­ca­men­te vacia­do de pen­sa­mien­to estra­té­gi­co, eco­nó­mi­ca­men­te ago­ta­do y en cri­sis, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta (léa­se el «mun­do úni­co») con­ti­núa patean­do sus con­flic­tos para ade­lan­te en total con­trol de los pro­ce­sos mun­dia­les y sin un enemi­go estra­té­gi­co que le pon­ga pie­dras en el camino.

Por Manuel Frey­tas (*)
[email protected]​iarnoticias.​com

Ese es el pun­to ini­cial para com­pren­der por­qué la pro­fun­da cri­sis que hoy afec­ta a la eco­no­mía glo­bal capi­ta­lis­ta (que ya tocó el esta­dio social con la des­ocu­pa­ción) vie­ne sien­do «mane­ja­da» des­de los ban­cos cen­tra­les y los gran­des cen­tros de deci­sión de EEUU y las metró­po­lis impe­ria­les de Euro­pa.

La rece­ta: Inyec­tar enor­mes masas de dine­ro públi­co (billo­na­rios fon­dos esta­ta­les) para res­ca­tar de la quie­bra al sis­te­ma capi­ta­lis­ta pri­va­do (due­ño del Esta­do) y recrear nue­vas «bur­bu­jas» (nego­cios en la cri­sis) median­te emi­sio­nes de endeu­da­mien­to públi­co que ponen a fun­cio­nar a full la maqui­na­ria de espe­cu­la­ción finan­cie­ra en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les (la taja­da mayor de ren­ta­bi­li­dad del capi­ta­lis­mo trans­na­cio­na­li­za­do).

La con­tra­dic­ción: Si bien los «res­ca­tes esta­ta­les» reac­ti­va­ron la capi­ta­li­za­ción y las ganan­cias de los gran­des ban­cos y empre­sas (los pul­pos del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal) coti­zan­tes en Wall Street y en los cen­tros finan­cie­ros mun­dia­les, se mos­tra­ron impo­ten­tes para recu­pe­rar las dos pie­dras fun­da­men­ta­les de la eco­no­mía real capi­ta­lis­ta: El con­su­mo y el empleo.

El resu­men: El sis­te­ma (los cen­tros de deci­sión impe­rial) recu­pe­ró la diná­mi­ca ren­ta­ble de la «eco­no­mía de papel» (el mode­lo finan­cie­ro que esta­lló con la cri­sis sub­pri­me), pero los sub­si­dios y res­ca­tes esta­ta­les (así lo demues­tran cla­ra­men­te EEUU y la UE, las dos eco­no­mías cen­tra­les) no pudie­ron res­ta­ble­cer el fun­cio­na­mien­to pleno de la «eco­no­mía real» que ha tran­si­ta­do (des­de el año pasa­do) de la cri­sis finan­cie­ra, la cri­sis rece­si­va a la cri­sis social, cuyo pri­mer esta­dio se veri­fi­ca con el des­em­pleo y la suba de las esta­dís­ti­cas de la pobre­za y el ham­bre (que hoy ya se regis­tran cla­ra­men­te en EEUU y las poten­cias euro­peas).

El dic­ta­men (de los exper­tos y orga­nis­mos del sis­te­ma como Krug­man, Sti­glitz, FMI, BCE, G‑7, etc): Si los ban­cos cen­tra­les y la Reser­va Fede­ral levan­tan los sub­si­dios esta­ta­les no sola­men­te se pue­de des­plo­mar el cre­ci­mien­to récord de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les (bol­sas), sino que tam­bién se pue­de rever­tir el «cre­ci­mien­to débil» que los gobier­nos esgri­men para fun­da­men­tar que la eco­no­mía glo­bal está «salien­do de la rece­sión».

El dile­ma: A) Si los ban­cos ter­mi­nan con los «res­ca­tes esta­ta­les» (la pie­dra basal de la nue­va «bur­bu­ja») se corre el ries­go (casi segu­ro) de una recaí­da de la cri­sis finan­cie­ra con un impac­to nega­ti­vo en el pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía real. B) Si, por el con­tra­rio, con­ti­núan con el dre­na­je de fon­dos públi­cos para sal­var al capi­ta­lis­mo pri­va­do, se corre el ries­go (casi segu­ro) del esta­lli­do de una cri­sis de endeu­da­mien­to de los gobier­nos (tan­to cen­tra­les como emer­gen­tes y sub­de­sa­rro­lla­dos) que pue­de con­ver­tir a los bonos públi­cos en suce­dá­neos de las hipo­te­cas sub­pri­me y de los bonos «tóxi­cos» (que encen­die­ron la mecha de la cri­sis).

Dicho de otra mane­ra: La cri­sis finan­cie­ra-rece­si­va (con epi­cen­tro USA-UE) hun­dió a las empre­sas y ban­cos capi­ta­lis­tas pri­va­dos, pero un poten­cial colap­so con el endeu­da­mien­to públi­co (insol­ven­cia de pago) pue­de hun­dir a los Esta­dos capi­ta­lis­tas en una quie­bra gene­ra­li­za­da a nivel pla­ne­ta­rio.

Ambas alter­na­ti­vas (sos­te­ner o levan­tar los «estí­mu­los» esta­ta­les): Poten­cian la posi­bi­li­dad de un rebro­te de la cri­sis finan­cie­ra (por endeu­da­mien­to esta­tal sin res­pal­do), una recaí­da de la cri­sis rece­si­va, (por impac­to des­ace­le­ra­dor en el con­su­mo y en la pro­duc­ción) y una pro­fun­di­za­ción de la cri­sis social (por impac­to de una mayor des­ocu­pa­ción y baja del con­su­mo).

El emer­gen­te: Huel­gas y con­flic­tos socia­les (con epi­cen­tro expor­ta­do des­de las poten­cias cen­tra­les) esta­llan­do por los cua­tro pun­tos car­di­na­les del pla­ne­ta y ponien­do en ries­go la «gober­na­bi­li­dad» del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, no ya por medio de una cri­sis con­tro­la­ble por medios polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, sino por medio de una cri­sis sola­men­te con­tro­la­ble por la repre­sión mili­tar. O sea, la ante­sa­la del Apo­ca­lip­sis social.

La rece­ta inter­me­dia: Una «ter­ce­ra opción» que dis­tien­da la cri­sis social y pro­lon­gue el des­en­la­ce, la pro­pues­ta de cobrar impues­to a la «ren­ta finan­cie­ra» (por la que el Esta­do haga pagar la «bur­bu­ja» y la reac­ti­va­ción de la eco­no­mía real al capi­ta­lis­mo pri­va­do) es un mito que ya fue prác­ti­ca­men­te cajo­nea­do y des­es­ti­ma­do en la últi­ma cum­bre del G‑20. ¿Cómo pue­de pen­sar­se que el capi­ta­lis­mo se va a boi­co­tear a sí mis­mo cobran­do impues­to a la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, su prin­ci­pal tasa de ren­ta­bi­li­dad?.

En sín­te­sis: Fue­ra de la dis­cu­sión de man­te­ner o levan­tar los estí­mu­los esta­ta­les (paga­dos por el con­jun­to de la socie­dad) en los gran­des cen­tros del poder impe­rial no se bara­jan otras alter­na­ti­vas para mane­jar y con­tro­lar la cri­sis que avan­za ace­le­ra­da­men­te hacia lo social.

En el table­ro estra­té­gi­co: Es como jugar a la rule­ta rusa con tres balas en el tam­bor. La com­bi­na­ción del cóc­tel gue­rra (inter­ca­pi­ta­lis­ta) ener­gé­ti­ca ‑cri­sis eco­nó­mi­ca-cri­sis social va hacia un des­en­la­ce inevi­ta­ble que el sis­te­ma ‑sin enemi­go estra­té­gi­co- pudo has­ta aho­ra retra­sar y patear para ade­lan­te.

¿Se sui­ci­da esta vez el capi­ta­lis­mo?

Apues­te y pier­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *