Mine­ría impues­ta a san­gre y fue­go

Wil­wer Vil­ca Quis­pe
En el Perú el gobierno de Alan Gar­cía se empe­ña en man­te­ner y pro­fun­di­zar su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca neo­li­be­ral e impo­ne acti­vi­da­des mine­ras, de hidro­car­bu­ros y fores­ta­les en los terri­to­rios de las comu­ni­da­des y pue­blos indí­ge­nas, ante­po­nien­do el inte­rés indi­vi­dual de las empre­sas sobre el dere­cho de pro­pie­dad comu­nal, con el argu­men­to del cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Para ello no duda en expe­dir nor­mas incons­ti­tu­cio­na­les ni, peor aun, en recu­rrir a la fuer­za mili­tar y poli­cial, inclu­yen­do la muer­te de auto­ri­da­des y líde­res indí­ge­nas. Es la apli­ca­ción de su “filo­so­fía” expre­sa­da en “El sín­dro­me del perro del hor­te­lano”, ya con­ver­ti­da en pro­gra­ma de gobierno.
Una radio­gra­fía de esta polí­ti­ca la cons­ti­tu­ye el pro­yec­to mine­ro Río Blan­co, de las empre­sas Xia­men Zijin Mining (chi­na) y Mon­te­rri­co Metals (bri­tá­ni­ca), a las que el Esta­do dota de cuer­po poli­cial y mili­tar para pro­te­ger sus ope­ra­cio­nes. “Pro­tec­ción” que has­ta la fecha ha pro­vo­ca­do la muer­te de cin­co indí­ge­nas, entre auto­ri­da­des y líde­res, ade­más de dejar heri­dos, tor­tu­ra­dos y secues­tra­dos. Al mis­mo tiem­po se des­plie­ga todo el Poder Judi­cial para denun­ciar y pro­ce­sar a los líde­res que exi­gen res­pe­to a sus dere­chos terri­to­ria­les y mode­los de desa­rro­llo, los cua­les fue­ron rati­fi­ca­dos en una Con­sul­ta Veci­nal desa­rro­lla­da el 16 de sep­tiem­bre de 2007, cuan­do más del 90 por cien­to de la pobla­ción de la zona recha­zó la pre­sen­cia mine­ra en sus terri­to­rios.
Es bas­tan­te cono­ci­do por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal que Amé­ri­ca Lati­na en gene­ral basa su eco­no­mía en la expor­ta­ción pri­ma­ria de mine­ra­les. Por eso los gobier­nos ofer­tan espa­cios terri­to­ria­les de los pue­blos indí­ge­nas, para que toda empre­sa intere­sa­da obten­ga con­ce­sio­nes para la explo­ra­ción y explo­ta­ción. A esta acti­vi­dad eco­nó­mi­ca se le da máxi­ma prio­ri­dad, por lo que todo pro­yec­to mine­ro via­ble eco­nó­mi­ca­men­te es decla­ra­do de “inte­rés nacio­nal”, para cubrir de lega­li­dad la vio­la­ción de todos los dere­chos de las comu­ni­da­des y pue­blos indí­ge­nas.
La esta­dís­ti­ca de con­ce­sio­nes mine­ras en el Perú demues­tra que sólo en el lap­so de un año (de noviem­bre de 2008 a noviem­bre de 2009) el terri­to­rio nacio­nal con­ce­sio­na­do a la mine­ría se expan­dió del 13.46% al 15.38%. Es decir, 19,573.752 hec­tá­reas poseen hoy con­ce­sio­nes mine­ras, sin con­tar las con­ce­sio­nes de hidro­car­bu­ros que a la fecha abar­can el 75% del terri­to­rio de la ama­zo­nía perua­na. Este mapa de con­ce­sio­nes vie­ne pro­vo­can­do con­flic­tos socia­les en todo el país. La Defen­so­ría del Pue­blo regis­tró en octu­bre de este año 286 con­flic­tos, de los cua­les 132, es decir el 46%, corres­pon­den a con­flic­tos socio­am­bien­ta­les.
Esta polí­ti­ca de ven­ta indis­cri­mi­na­da de espa­cios de vida de los pue­blos indí­ge­nas es acom­pa­ña­da de una polí­ti­ca de cri­mi­na­li­za­ción, mili­ta­ri­za­ción y vio­la­ción a los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas. La Con­fe­de­ra­ción Nacio­nal de Comu­ni­da­des del Perú Afec­ta­das por la Mine­ría, CONACAMI PERÚ, tie­ne regis­tra­dos, has­ta la fecha, a 242 auto­ri­da­des y líde­res comu­na­les (162 varo­nes y 80 muje­res) denun­cia­dos por diver­sos deli­tos como: con­tra la segu­ri­dad públi­ca, en su moda­li­dad de peli­gro común – arre­ba­to de arma­men­to; homi­ci­dio cul­po­so; con­tra la vida, el cuer­po y la salud, en su moda­li­dad de lesio­nes gra­ves; con­tra el patri­mo­nio, en su moda­li­dad de daños con­tra la pro­pie­dad pri­va­da; con­tra la segu­ri­dad públi­ca, en su moda­li­dad de aten­ta­do con­tra los medios de trans­por­te, comu­ni­ca­ción y otros. Tam­bién mal­ver­sa­ción de fon­dos y todo deli­to que se pue­de impu­tar. Todos denun­cia­dos por agen­tes de empre­sas mine­ras y en algu­nos casos por repre­sen­tan­tes del Esta­do.
En el caso espe­cí­fi­co del pro­yec­to Río Blan­co, por las accio­nes de pro­tec­ción del medio ambien­te ante la inmi­nen­te pre­sen­cia de la acti­vi­dad mine­ra que pro­vo­ca­ría la des­truc­ción y con­ta­mi­na­ción de un afluen­te impor­tan­te del río Ama­zo­nas, hay 173 diri­gen­tes y líde­res pro­ce­sa­dos, de los cua­les 156 son varo­nes y 17 son muje­res. A esta lis­ta se deben sumar los cin­co líde­res ase­si­na­dos por la fuer­za poli­cial. Y los comu­ne­ros tor­tu­ra­dos en las ins­ta­la­cio­nes de la empre­sa de segu­ri­dad de la mina por para­mi­li­ta­res y poli­cías (julio/​agosto del 2005).
Todo esto se ins­cri­be den­tro de una polí­ti­ca de gobierno que tra­ta de “solu­cio­nar” los con­flic­tos socia­les expan­dien­do el sis­te­ma penal, antes de aten­der­los con polí­ti­cas públi­cas dife­ren­cia­les para pue­blos indí­ge­nas y cons­truir un país demo­crá­ti­co e inclu­yen­te. De esta mane­ra se vio­lan dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les como la liber­tad de opi­nión, expre­sión, reu­nión, aso­cia­ción, etc.
En este esce­na­rio, los retos para las comu­ni­da­des indí­ge­nas del Perú, en espe­cial para las orga­ni­za­cio­nes que tie­nen repre­sen­ta­ti­vi­dad legí­ti­ma, son muchos y muy arduos, tenien­do en cuen­ta que esta­mos ad por­tas de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y regio­na­les del 2010 y las pre­si­den­cia­les del 2011, las cua­les harán impres­cin­di­ble con­si­de­rar en las pro­pues­tas polí­ti­cas de los can­di­da­tos el res­pe­to de los dere­chos terri­to­ria­les de los pue­blos indí­ge­nas y un meca­nis­mo de con­trol de cum­pli­men­to de estas pro­me­sas duran­te las ges­tio­nes. Por­que hay una lar­guí­si­ma expe­rien­cia de que los can­di­da­tos ofre­cen todo lo que el pue­blo quie­ra escu­char y lle­ga­dos al car­go apli­can sus pro­pias lógi­cas de desa­rro­llo. Si avan­za­ra el bra­zo polí­ti­co que se vie­ne ges­tan­do des­de las orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas e indí­ge­nas, éste debe­ría tener un pro­ce­so dife­ren­te al de los par­ti­dos tra­di­cio­na­lis­tas que cues­tio­nan y lograr una estruc­tu­ra colec­ti­va para que el movi­mien­to no recai­ga en la ima­gen de una o dos per­so­nas.
Otros retos están enfo­ca­dos a seguir cons­tru­yen­do la cons­cien­cia colec­ti­va median­te los meca­nis­mos de exi­gi­bi­li­dad del ejer­ci­cio de sus dere­chos: a la auto­de­ter­mi­na­ción, terri­to­rio, con­sul­ta pre­via e infor­ma­da, ambien­te sano y salu­da­ble, par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, etc. y lo más impor­tan­te: defi­nir e inten­si­fi­car el mode­lo de desa­rro­llo comu­nal como meca­nis­mo de pro­tec­ción de su espa­cio de vida.
- Wil­wer Vil­ca Quis­pe es Miem­bro del Con­se­jo Con­sul­ti­vo de la Coor­di­na­do­ra Andi­na de Orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas – CAOI y actual res­pon­sa­ble del Área de Inci­den­cia de la Con­fe­de­ra­ción Nacio­nal de Comu­ni­da­des del Perú Afec­ta­das por la Mine­ría – CONACAMI PERU.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *