El dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, patrio­tis­mo, inter­na­cio­na­lis­mo, impe­ria­lis­mo y cos­mo­po­li­tis­mo por Luis Ocam­po, mili­tan­te de IZCA

Bajo la eti­que­ta de »patrio­tis­mo y/​o nacio­na­lis­mo», se han movi­do y aun se mue­ven corrien­tes ideo­ló­gi­cas con con­te­ni­dos diver­sos e inclu­so con­tra­pues­tos, des­de lo que podría­mos lla­mar una pers­pec­ti­va pro­gre­sis­ta.

Cier­ta­men­te el tema del patrio­tis­mo o del nacio­na­lis­mo, como cual­quie­ra de entre aque­llos que a tra­vés de la his­to­ria han con­tri­bui­do a con­fi­gu­rar las con­cien­cias colec­ti­vas de los diver­sos gru­pos socia­les, es com­ple­jo y como no, con­tro­ver­ti­do. El tema de los patrio­tis­mos, de los nacio­na­lis­mos para hablar con rigor, requie­re ser abor­da­do sin aprio­ris­mos.

Las nacio­nes con o sin esta­do son reali­da­des de pri­me­ra impor­tan­cia en el seno de las cua­les se dan los prin­ci­pa­les fenó­me­nos socia­les para sus colec­ti­vi­da­des res­pec­ti­vas.

Las cla­ses popu­la­res no pode­mos tener una acti­tud nihi­lis­ta ante el hecho nacio­nal, por que ello equi­val­dría a tener una acti­tud nihi­lis­ta ante lo que podría­mos lla­mar »el mar­co natu­ral de los con­flic­tos socia­les». Por el con­tra­rio, el blo­que social intere­sa­do en trans­for­mar una socie­dad tie­ne que saber arti­cu­lar nacio­nal­men­te su pro­yec­to social alter­na­ti­vo.

Los trabajadores/​as no somos raros per­so­na­jes al mar­gen de las diver­sas reali­da­des nacio­na­les, una espe­cie de mar­cia­nos con mono o bata, los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, tene­mos patria.

Aho­ra bien, el pun­to de vis­ta sobre la nación, es dife­ren­te según sea el blo­que social que inter­pre­ta esa reali­dad.

Los patrio­tis­mos, los nacio­na­lis­mos tie­nen dife­ren­tes con­te­ni­dos de cla­se y en fun­ción de ello con­lle­van dife­ren­tes pro­yec­tos socia­les.

A gran­des ras­gos podría­mos dife­ren­ciar dos gran­des cate­go­rías: el nacio­na­lis­mo opre­sor, expan­sio­nis­ta, aso­cia­do a los diver­sos impe­ria­lis­mos; y el nacio­na­lis­mo popu­lar-revo­lu­cio­na­rio, aso­cia­do a los diver­sos movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal, o de resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta.

La prác­ti­ca tota­li­dad de los movi­mien­tos popu­la­res desa­rro­lla­dos des­pués de la II Gue­rra Mun­dial que han con­se­gui­do trans­for­ma­cio­nes polí­ti­co-socia­les sus­tan­cia­les en su mar­co geo­grá­fi­co, han teni­do en muy bue­na medi­da como motor el patrio­tis­mo popu­lar revo­lu­cio­na­rio: Cuba,Mozambique, Viet­nam, Nica­ra­gua,…

Tam­bién en Euro­pa Occi­den­tal los pro­yec­tos nacio­nal popu­la­res: Irlan­da, Eus­ka­di, Cór­ce­ga,… tie­nen una gran sig­ni­fi­ca­ción polí­ti­ca y social.

Estos pro­ce­sos han pues­to sobre la mesa dos tipos de cues­tio­nes de gran impor­tan­cia:

Pri­me­ro, el con­te­ni­do social de los movi­mien­tos patrió­ti­cos y la arti­cu­la­ción de la lucha nacio­nal y social.

Segun­do, los suje­tos acti­vos, es decir, los sec­to­res socia­les intere­sa­dos en impul­sar los movi­mien­tos nacio­na­les, o la cues­tión de la hege­mo­nía de cla­se en los movi­mien­tos nacio­nal – popu­la­res.

NACIÓN Y NACIONALISMO

Se pue­de enten­der el nacio­na­lis­mo como la expre­sión ideo­ló­gi­ca-polí­ti­ca de la rei­vin­di­ca­ción o defen­sa de un deter­mi­na­do pro­yec­to o reali­dad nacio­nal.

Uno de los ejes sobre los que se mue­ve este escri­to es el de la refle­xión sobre la rela­ción entre una deter­mi­na­da reali­dad obje­ti­va que con­fi­gu­ra una for­ma­ción social espe­cí­fi­ca y la cons­truc­ción de un movi­mien­to nacio­nal-popu­lar, como fenó­meno sub­je­ti­vo.

La rela­ción entre patrio­tis­mo- nacio­na­lis­mo, e inter­na­cio­na­lis­mo; y entre cos­mo­po­li­tis­mo e impe­ria­lis­mo será otro tema de refle­xión, como tam­bién, algu­nas con­si­de­ra­cio­nes sobre el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción.

Y por últi­mo, el con­flic­to per­ma­nen­te entre nacio­na­lis­mo espa­ñol opre­sor y las resis­ten­cias nacio­nal- popu­la­res en el Esta­do Espa­ñol.

Obvia­men­te, sobre cada uno de estos temas solo se apun­tan algu­nos ele­men­tos intro­duc­to­rios.

Las nacio­nes son reali­da­des his­tó­ri­ca­men­te con­for­ma­das, no tie­nen pues, un carác­ter inmu­ta­ble, pero son cier­ta­men­te reali­da­des his­tó­ri­cas con­for­ma­das sobre ancla­jes muy pro­fun­dos, y , des­de lue­go, sus »tiem­pos» de géne­sis y desa­rro­llo son lar­gos; par­ti­cu­lar­men­te si en este con­cep­to de desa­rro­llo inclui­mos la arti­cu­la­ción ins­ti­tu­cio­nal de la nación como tal.

Ello es debi­do a que en la con­for­ma­ción de una reali­dad nacio­nal influ­ye muy diver­sos y com­ple­jos ele­men­tos: terri­to­ria­les, eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, cul­tu­ra­les, lin­güís­ti­cos, …que habi­tual­men­te madu­ran de una for­ma con­flic­ti­va, y en oca­sio­nes, anta­gó­ni­ca con otros pro­yec­tos nacio­na­les.

La con­fi­gu­ra­ción de los diver­sos hechos nacio­na­les, ha sufri­do su muy par­ti­cu­lar pro­ce­so, pero hay algu­nos aspec­tos comu­nes o uni­ver­sa­les, en lo que podría­mos lla­mar el naci­mien­to de una nación.

1.La exis­ten­cia de una reali­dad socio-eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral, y a veces lin­güís­ti­ca, con iden­ti­dad pro­pia inter­na­men­te, y, dife­ren­cia­da exter­na­men­te de otras reali­da­des, enmar­ca­das en los terri­to­rios domi­na­dos por un úni­co esta­do.

Este pro­ce­so de uni­fi­ca­ción inte­rior-dife­ren­cia­ción exte­rior, tie­ne un carác­ter pri­mor­dial y esta con­di­cio­na­do por los dife­ren­tes roles que el blo­que domi­nan­te y su Esta­do adju­di­can a los dife­ren­tes pue­blos- terri­to­rios, sobre los que ejer­cen su domi­na­ción: divi­sión del tra­ba­jo, desa­rro­llo des­igual, inter­cam­bio des­igual…

Este pro­ce­so es el que podría­mos deno­mi­nar la cons­ti­tu­ción de la nación en un plano obje­ti­vo.

Lo que podría­mos deno­mi­nar la cons­ti­tu­ción de la NACIÓN EN SI.

2.La con­fi­gu­ra­ción de un blo­que social, habi­tual­men­te inter­cla­sis­ta, pero hege­mo­nei­za­do por algu­na de las frac­cio­nes de cla­se que lo com­po­nen, cuyos intere­ses están aso­cia­dos a la arti­cu­la­ción polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal de ese hecho nacio­nal y, que por tan­to van a enca­be­zar y poten­ciar el movi­mien­to nacio­nal corres­pon­dien­te.

Esto es lo que podría­mos deno­mi­nar la cons­ti­tu­ción de la nación en un plano sub­je­ti­vo, es decir la cons­ti­tu­ción de la NACIÓN PARA SÍ.

El patrio­tis­mo, el nacio­na­lis­mo pues, no es más que la expre­sión sub­je­ti­va, de una reali­dad obje­ti­va, aprehen­di­da cons­cien­te­men­te por un deter­mi­na­do blo­que social. la con­fi­gu­ra­ción de la nación como cate­go­ría socio-eco­nó­mi­ca, pre­ce­de a la cons­ti­tu­ción del movi­mien­to nacio­nal corres­pon­dien­te, aun­que inme­dia­ta­men­te entre ellos se esta­blez­ca una inter­re­la­ción mutua, una inter­re­la­ción dia­léc­ti­ca, que será la que con­duz­ca, o no, a la pro­pia orga­ni­za­ción polí­ti­ca y social de la nación como tal.

Nacio­na­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­mo.

Uno de los argu­men­tos favo­ri­tos de la pseu­do izquier­da esta­ta­lis­ta para ata­car al nacio­na­lis­mo popu­lar es el de acha­car­le un carác­ter intrín­se­co de inso­li­da­ri­dad, el de con­tra­po­ner nacio­na­lis­mo-popu­lar e inter­na­cio­na­lis­mo.

Cier­ta­men­te ese dis­cur­so, por lla­mar­lo de algu­na mane­ra, es tan delez­na­ble en sus obje­ti­vos, como pobre en su fun­da­men­ta­ción teó­ri­ca.

LO UNIVERSAL Y LO PARTICULAR: El nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, no nie­ga los aspec­tos de uni­ver­sa­li­dad de las con­tra­dic­cio­nes, muy al con­tra­rio, el patrio­tis­mo popu­lar esta muy aten­to a esos aspec­tos y son bien cono­ci­das las inter­re­la­cio­nes entre los pue­blos que han hecho sus trans­for­ma­cio­nes bajo esa ban­de­ra: Cuba, Nica­ra­gua, Viet­nam, Mozam­bi­que…

O las rela­cio­nes de soli­da­ri­dad mutua entre diver­sos movi­mien­tos nacio­nal-popu­la­res en el Esta­do Espa­ñol.

Pero el nacio­na­lis­mo-popu­lar revo­lu­cio­na­rio ade­más de reco­ger los aspec­tos de uni­ver­sa­li­dad de las con­tra­dic­cio­nes afir­ma su par­ti­cu­la­ri­dad, y esto, la par­ti­cu­la­ri­dad de las con­tra­dic­cio­nes es pre­ci­sa­men­te lo que se les olvi­da a los esta­ta­lis­tas-cos­mo­po­li­tis­tas.

Enten­de­mos la soli­da­ri­dad entre los pue­blos, como inter­na­cio­na­lis­mo, pre­ci­sa­men­te a par­tir de la afir­ma­ción de cada reali­dad par­ti­cu­lar, del res­pe­to mutuo de, y, entre cada una de ellas, y a par­tir de ahí, esta­ble­cer los lazos de rela­ción que con­ven­ga según pre­ci­sa­men­te la uni­ver­sa­li­dad de las
con­tra­dic­cio­nes.

El caso del Esta­do Espa­ñol es un ejem­plo de gran rique­za en este sen­ti­do, el esta­ta­lis­mo- cos­mo­po­li­tis­mo, en nom­bre de un inter­na­cio­na­lis­mo abs­trac­to, nie­ga la par­ti­cu­la­ri­dad de las reali­da­des nacio­na­les, nie­ga la exis­ten­cia de diver­sas nacio­nes en el Esta­do, y su dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción y por tan­to a la inde­pen­den­cia, de esa mane­ra se con­vier­te en uno de los mejo­res alia­dos del Esta­do opre­sor espa­ñol.

El cos­mo­po­li­tis­mo en nom­bre de un fal­so moder­nis­mo, lo que hace es favo­re­cer la impo­si­ción de la cul­tu­ra, del blo­que domi­nan­te cen­tra­lis­ta o metro­po­li­tano, a un con­jun­to de pue­blos, median­te un pro­ce­so de colo­ni­za­ción cul­tu­ral, en el que siem­pre están pre­sen­tes en mayor o menor medi­da for­mas de vio­len­cia.

Natu­ral­men­te la colo­ni­za­ción cul­tu­ral, no es más que un fren­te par­cial de lo que es un pro­ce­so glo­bal de domi­na­ción, que tam­bién incor­po­ra los nive­les polí­ti­co, mili­tar, eco­nó­mi­co, …

SOBRE EL DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN

En la con­cep­ción del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción nos encon­tra­mos habi­tual­men­te con dos plan­tea­mien­tos:

1.Uno que podría­mos lla­mar for­ma­lis­ta o jurí­di­co, que con­si­de­ra que el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción con­sis­te fun­da­men­tal­men­te en que en un momen­to dado, una comu­ni­dad nacio­nal, a tra­vés de un refe­ren­dúm o simi­la­res se pro­nun­cia sobre los víncu­los que desea man­te­ner o esta­ble­cer con un deter­mi­na­do Esta­do, o con otras comu­ni­da­des nacio­na­les.

2.Otro plan­tea­mien­to, en el que no se exclu­ye el pri­me­ro, que nos pare­ce más efi­caz, es el que aso­cia estre­cha­men­te los con­cep­tos de auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar y auto­de­ter­mi­na­ción.

Pare­ce obvio que si se ejer­cie­se el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción for­mal­men­te en un refe­ren­dúm, sin un gra­do de auto­or­ga­ni­za­ción del pueblo:político, sin­di­cal, social,… sin medios de comu­ni­ca­ción pro­pios que defien­dan la posi­ción de sobe­ra­nía nacio­nal, por muy jus­to que ese obje­ti­vo fue­se, la bata­lla polí­ti­co-ideo­ló­gi­co-elec­to­ral con el Esta­do, sería tan des­igual, con­tan­do éste con todo su apa­ra­to admi­nis­tra­ti­vo, mediá­ti­co, repre­si­vo, que la derro­ta sería mas que pro­ba­ble.

Es mas, podría legi­ti­mar­se a tra­vés de esa manio­bra for­mal­men­te demo­crá­ti­ca la posi­ción del blo­que domi­nan­te.

El dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción tie­ne que ir estre­cha­men­te vin­cu­la­do a un pro­ce­so de autor­ga­ni­za­ción popu­lar, a un pro­ce­so de cons­truc­ción de fuer­zas pro­pias, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te.

De algu­na for­ma se tra­ta de ir levan­tan­do des­de aba­jo, un cier­to sis­te­ma de poder popu­lar pro­pio, en todos sus fren­tes, capaz de resis­tir y en ulti­ma ins­tan­cia ven­cer, la fuer­za del poder del blo­que reac­cio­na­rio.

La for­mu­la­ción abs­trac­ta a un indi­vi­duo o a una nación sobre si quie­re ser libre, esto es, auto­de­ter­mi­nar­se, solo resul­ta correc­ta en la medi­da en que antes se vayan dan­do las con­di­cio­nes nece­sa­rias para la toma de con­cien­cia de la pro­pia situa­ción.

La auto­de­ter­mi­na­ción no es un acto pun­tual, no pue­de ser una cesión gra­tui­ta, sino que sig­ni­fi­ca un esfuer­zo orga­ni­za­ti­vo, la lucha prác­ti­ca por unos obje­ti­vos, y la con­quis­ta final de esos mis­mos.

El aspec­to nuclear de la auto­de­ter­mi­na­ción, esta se basa en al con­se­cu­ción de la sobe­ra­nía, que apa­re­ce como pro­duc­to de una prác­ti­ca ante­rior. Auto­de­ter­mi­nar­se exi­ge tener un blo­que social que diri­ja el pro­ce­so y un pro­yec­to social eco­nó­mi­co y polí­ti­co que vin­cu­le a todos los sec­to­res intere­sa­dos en la auto­de­ter­mi­na­ción.

En oca­sio­nes, el sim­ple ejer­ci­cio for­mal del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción sobra por­que la fuer­za del movi­mien­to nacio­nal popu­lar, sobre­pa­sa la capa­ci­dad de agre­sión o de domi­na­ción de un deter­mi­na­do Esta­do, en un pro­ce­so como el que des­cri­bía­mos.

En otras oca­sio­nes, que sue­len coin­ci­dir con situa­cio­nes en las que estra­té­gi­ca­men­te nadie esta en con­di­cio­nes pre­vi­si­bles de derro­tar al con­tra­rio, en situa­cio­nes que podría­mos lla­mar de »tablas», las cosas se resuel­ven por la vía del ejer­ci­cio for­mal del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción.

Esta era la situa­ción a la que apa­ren­te­men­te se había lle­ga­do en el Sahá­ra hace unos cuen­tos años, pero que hoy pare­ce cam­bian­te.

La opre­sión nacio­nal y colo­nial tie­ne un carác­ter glo­bal, se desa­rro­lla abso­lu­ta­men­te en todos los fren­tes.

En algu­nos casos esta domi­na­ción se pue­de hacer con rela­ti­va suti­le­za y por tan­to la vía de la per­sua­sión pue­de tener un papel impor­tan­te, pero en la mayo­ría de los casos la per­sua­sión no alcan­za para impo­ner deter­mi­na­dos pro­yec­tos y el Esta­do opre­sor tie­ne que recu­rrir a la repre­sión pura y dura, y sis­te­má­ti­ca.

Pues bien, es en estos pro­ce­sos en los que el Esta­do en con­tra de la volun­tad de la mayo­ría de una pobla­ción, impo­ne sus pla­nes por la fuer­za de la vio­len­cia, es en los que pier­de su legi­ti­mi­dad ante esa pobla­ción.

Por que en esos pro­ce­sos apa­re­ce cla­ra­men­te el Esta­do como un ins­tru­men­to de opre­sión y de defen­sa de intere­ses aje­nos; y es en ese espa­cio de per­di­da de legi­ti­mi­dad del Esta­do, don­de cobra legi­ti­mi­dad un pro­ce­so de resis­ten­cia, de defen­sa de los intere­ses pro­pios, a tra­vés de todos los medios, con­tra una vio­len­cia ofen­si­va y de defen­sa de intere­ses aje­nos.

En el Esta­do Espa­ñol como en otros esta­dos mul­ti­na­cio­na­les, exis­te una diná­mi­ca de enfren­ta­mien­to entre un pro­yec­to nacio­nal, el espa­ñol, opre­sor y nega­dor de diver­sas reali­da­des nacio­na­les que tie­nen como motor ideo­ló­gi­co al espa­ño­lis­mo y que repre­sen­ta a los intere­ses del blo­que social en el poder des­de hace casi cin­co siglos, y los diver­sos movi­mien­tos nacio­nal- popu­la­res que exis­ten en el Esta­do.

Ese pro­yec­to nacio­nal esta­tal, »el espa­ñol» a dife­ren­cia de lo que ocu­rre en otros Esta­dos tra­di­cio­nal­men­te opre­so­res, la Gran Bre­ta­ña por ejem­plo, no se asien­ta sobre la hege­mo­nía glo­bal y de domi­na­ción con­si­guien­te de una deter­mi­na­da nación his­tó­ri­ca sobre otras de su con­tex­to.

Lec­tu­ra que a veces se ha pre­ten­di­do apli­car al caso del Esta­do Espa­ñol, adju­di­can­do ese papel de nación domi­na­do­ra a Cas­ti­lla.

Recha­za­mos radi­cal­men­te esa con­cep­ción. El nacio­na­lis­mo espa­ño­lis­ta es un nacio­na­lis­mo nue­vo, »supe­ra­dor y subli­ma­dor» de las nacio­nes exis­ten­tes en la penín­su­la ibé­ri­ca en el momen­to del ini­cio de su cons­truc­ción y no basa­do en la domi­na­ción de nin­gu­na reali­dad nacio­nal pre­via­men­te exis­ten­te, sino aso­cia­do a los intere­ses del blo­que social de domi­na­ción que se con­fi­gu­ra arti­cu­lán­do­se pre­ci­sa­men­te alre­de­dor de ese nue­vo pro­yec­to nacional.-imperial.

Las refle­xio­nes de Orte­ga y Gaset en su »Espa­ña inver­te­bra­da» entre otros auto­res, son bien elo­cuen­tes de la fal­ta de bases soli­das, del pro­yec­to nacio­nal espa­ñol, muy a su pesar.

Cier­ta­men­te en la con­fi­gu­ra­ción del pro­yec­to nacio­nal espa­ñol, se ins­tru­men­ta­li­zan ele­men­tos pro­ce­den­tes de Cas­ti­lla como es el caso de la len­gua, ele­men­tos jurí­di­cos, admi­nis­tra­ti­vos y cul­tu­ra­les. Ello con­lle­va que el con­flic­to nacio­nal, Cas­ti­lla-Esta­do Espa­ñol, ten­ga en pri­mer lugar ele­men­tos socio eco­nó­mi­cos.

Tres líneas de refle­xión pue­den ser­vir­nos para acer­car­nos a este tema:

1.Que la pri­me­ra opo­si­ción popu­lar masi­va, polí­ti­ca y mili­tar­men­te orga­ni­za­da de defen­sa de una comu­ni­dad nacio­nal, fren­te a los inten­tos de cons­truc­ción de lo que serían las bases del Esta­do Impe­rial Espa­ñol, se dan pre­ci­sa­men­te en Cas­ti­lla con la gue­rra de las Comu­ni­da­des.

2.Que la com­po­si­ción del blo­que domi­nan­te que par­tir del SXVI y muy par­ti­cu­lar­men­te par­tir del Siglo XIX rige los des­ti­nos de los res­tos del impe­rio espa­ñol, se va a nutrir de los diver­sos Pue­blos del Esta­do.

3.Que la cons­truc­ción de ese Esta­do, cen­tra­lis­ta e impe­ria­lis­ta, va a supo­ner la rui­na para Cas­ti­lla, su invo­lu­ción eco­nó­mi­ca y demo­grá­fi­ca, que de ser un país pros­pe­ro y desa­rro­lla­do, pasa­rá a ser un país empo­bre­ci­do y en pro­ce­so de invo­lu­ción has­ta lle­gar a la bru­tal situa­ción de colo­nia­lis­mo inte­rior que hoy pade­ce­mos.

La apa­ri­ción más tar­día en Cas­ti­lla del nacio­na­lis­mo popu­lar, pare­ce pro­pi­cia­da por la pro­pia ins­tru­men­ta­li­za­ción e iden­ti­fi­ca­ción que el poder ha hecho a nivel pro­pa­gan­dís­ti­co de Cas­ti­lla-Espa­ña, así mis­mo, la ausen­cia de un con­flic­to lin­güís­ti­co, la com­pra de »la inte­li­gen­cia» por el poder admi­nis­tra­ti­vo y la ausen­cia de una bur­gue­sía nacio­nal cas­te­lla­na, influ­yen en este retra­so.

Sin embar­go el carác­ter del nacio­na­lis­mo-revo­lu­cio­na­rio en Cas­ti­lla aún sien­do tar­dío tie­ne un cla­ro con­te­ni­do pro­gre­sis­ta, popu­lar y de cla­se, por el pro­pio pun­to de par­ti­da.

La ausen­cia de una bur­gue­sía cas­te­lla­na y cas­te­lla­nis­ta es una gran ven­ta­ja estra­té­gi­ca para el movi­mien­to popu­lar cas­te­llano.

La exis­ten­cia de un Patrio­tis­mo Popu­lar soli­da­rio con el res­to de los pue­blos del Esta­do y por tan­to defen­sor de los dere­chos de esos pue­blos, en lo que el blo­que domi­nan­te y muy espe­cial­men­te el PP con­si­de­ran su terri­to­rio exclu­si­vo, Cas­ti­lla, cree­mos que cobra una espe­cial impor­tan­cia en la coyun­tu­ra polí­ti­ca en la que vivi­mos. Y con­si­de­ra­mos que es el ins­tru­men­to real­men­te más efi­caz para avan­zar en la cons­truc­ción de una Cas­ti­lla sobe­ra­na, anti­fas­cis­ta y soli­da­ria con los Pue­blos del Esta­do y del mun­do.

Luis Ocam­po, Izquier­da Cas­te­lla­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *