Dete­ni­do el dele­ga­do de Demo­cra­cia Nacio­nal en Astu­rias por La Hai­ne

La deten­ción del cabe­za de lis­ta de DN se pro­du­ce tras la bata­lla cam­pal del pasa­do 13 de Diciem­bre en la ante­sa­la del par­ti­do Spor­ting de Gijón con­tra el Sevi­lla FC.

La Poli­cía ha dete­ni­do a otros cua­tro afi­cio­na­dos del Spor­ting, per­te­ne­cien­tes al gru­po ultra de extre­ma dere­cha «Ultra Boys», que supues­ta­men­te par­ti­ci­pa­ron en la mul­ti­tu­di­na­ria pelea del domin­go en La Are­na con los afi­cio­na­dos del Sevi­lla, per­te­ne­cien­tes a los «Biris Nor­te», de mar­ca­da ten­den­cia anti­fas­cis­ta. De esta for­ma ya son die­ci­séis los impu­tados en los dis­tur­bios: diez anda­lu­ces y seis astu­ria­nos. Lo más des­ta­ca­do de las deten­cio­nes es que entre ellas se encuen­tra Raúl Pala­cio, ni más ni menos que el cabe­za de lis­ta en las últi­mas elec­cio­nes auto­nó­mi­cas del par­ti­do de extre­ma dere­cha Demo­cra­cia Nacio­nal y muy cono­ci­do tan­to en los ámbi­tos poli­cia­les como en el club fut­bo­lís­ti­co.

Los cua­tro per­ma­ne­cie­ron duran­te la jor­na­da del jue­ves en la Comi­sa­ría del Cuer­po Nacio­nal de Poli­cía, don­de pres­ta­ron decla­ra­ción a la espe­ra de pasar a dis­po­si­ción del juez de guar­dia. Como ya ocu­rrie­se con la decla­ra­ción de los otros dos dete­ni­dos spor­tin­guis­tas, mani­fes­ta­ron que no habían par­ti­ci­pa­do en la tri­ful­ca y que ni siquie­ra esta­ban allí.

La Poli­cía con­si­de­ra casi pro­ba­do que los dos gru­pos enfren­ta­dos habían acor­da­do un encuen­tro pre­vio al par­ti­do en el barrio de La Are­na. Así cons­ta en foros y pági­nas de inter­net. La “bata­lla cam­pal” se sal­dó con tre­ce per­so­nas heri­das, entre ellos un sevi­llano de 17 años que per­ma­ne­ce ingre­sa­do en el Hos­pi­tal Cen­tral de Astu­rias en Ovie­do tras ser ope­ra­do de una gra­ve con­tu­sión cra­neal y una heri­da en un ojo. Al menos dos de los segui­do­res del Spor­ting dete­ni­dos están ade­más sien­do inves­ti­ga­dos por per­te­ne­cer a gru­pos de ideo­lo­gía de extre­ma dere­cha. Uno de ellos lle­va­ba el tor­so recu­bier­to de revis­tas con pas­qui­nes del Movi­mien­to Socia­lis­ta Repu­bli­cano (MSR). Raúl Pala­cio, por su par­te, es la cabe­za visi­ble de Demo­cra­cia Nacio­nal en Astu­rias.

El juez ins­truc­tor tie­ne ya en su poder el amplio arse­nal requi­sa­do tras la vio­len­ta pelea con palos, ben­ga­las, tor­ni­llos, pin­chos, para­guas y otros ele­men­tos que los par­ti­ci­pan­tes emplea­ron para ata­car­se. Las foto­gra­fías rea­li­za­das por los tes­ti­gos del suce­so han sido rele­van­tes a la hora de iden­ti­fi­car a los par­ti­ci­pan­tes y de eva­luar los des­tro­zos cau­sa­dos en los comer­cios y los vehícu­los daña­dos apar­ca­dos en la calle Man­so.

Decla­ra­ción ante el juez

A los supues­tos invo­lu­cra­dos que ya pasa­ron por el juz­ga­do se les impu­tan los deli­tos de daños, agre­sio­nes y des­ór­de­nes públi­cos. La inves­ti­ga­ción aún no está cerra­da.

Los duros enfren­ta­mien­tos tuvie­ron lugar a las seis de la tar­de del domin­go, poco antes del par­ti­do que enfren­ta­ba al Spor­ting de Gijón y al Sevi­lla. Los afi­cio­na­dos anda­lu­ces via­ja­ron en coches par­ti­cu­la­res, por lo que la Poli­cía no había pro­gra­ma­do nin­gu­na medi­da de segu­ri­dad para evi­tar alter­ca­dos.

«La agre­sión fue pre­me­di­ta­da y de una vio­len­cia enor­me»

«No se pue­de situar a todos en el mis­mo plano». El abo­ga­do de dos de los sevi­llis­tas dete­ni­dos tras los alter­ca­dos del barrio de La Are­na, L. M. V., cree que «se está gene­ra­li­zan­do dema­sia­do» en lo que res­pec­ta a la impli­ca­ción de afi­cio­na­dos sevi­lla­nos en los inci­den­tes «por­que no se pue­de cata­lo­gar de ultra a todo el gru­po, máxi­me cuan­do los afi­cio­na­dos no iban a pegar­se, sino a ver un par­ti­do». Des­mien­te ade­más que los suce­sos res­pon­die­ran a un encuen­tro pre­via­men­te con­cer­ta­do a tra­vés de inter­net: «No hubo nin­gu­na pelea pla­ni­fi­ca­da, sólo una agre­sión pre­me­di­ta­da y de una viru­len­cia enor­me por par­te de 150 spor­tin­guis­tas que por­ta­ban un tre­men­do arse­nal. Hay que dis­tin­guir cla­ra­men­te entre los que agre­den y los que recu­rren a la legí­ti­ma defen­sa».

Según se des­pren­de de las decla­ra­cio­nes rea­li­za­das en comi­sa­ría por afi­cio­na­dos sevi­lla­nos ‑que regre­sa­ron a su ciu­dad sin nece­si­dad de com­pa­re­cer ante el juez- el gru­po de apro­xi­ma­da­men­te medio cen­te­nar de hin­chas lle­gó a Gijón en torno a las cin­co de la tar­de en vehícu­los par­ti­cu­la­res. El moti­vo por el que se des­car­tó hacer­lo en auto­bús ‑trans­por­te habi­tual en estos casos y de más fácil con­trol por par­te de las fuer­zas de segu­ri­dad- fue el tar­dío hora­rio, que com­pli­ca­ba el regre­so a Anda­lu­cía para quie­nes tenían que tra­ba­jar al día siguien­te.

Tras apar­car por la zona Oes­te de la ciu­dad se diri­gie­ron cami­nan­do en direc­ción a El Moli­nón, has­ta lle­gar «a una zona de bares» ‑en Man­so y su entorno‑, don­de para­ron a beber. «No que­rían acer­car­se dema­sia­do al esta­dio, para evi­tar pro­ble­mas», seña­ló el abo­ga­do. Según su ver­sión, mien­tras el gru­po de sevi­llis­tas se encon­tra­ba en La Are­na «apa­re­cie­ron unos 150 ultras del Spor­ting arma­dos con todo, que lle­ga­ron cami­nan­do des­de la zona de El Moli­nón». Fue enton­ces cuan­do se ini­ció la vio­len­ta tri­ful­ca que se sal­dó con al menos 13 per­so­nas heri­das ‑sola­men­te han tras­cen­di­do las hos­pi­ta­li­za­cio­nes, y no las aten­cio­nes en ambu­la­to­rios-.

Sobre el arse­nal incau­ta­do por la Poli­cía Nacio­nal, el letra­do seña­la que «hay prue­bas de que la gen­te del Sevi­lla sólo lle­va­ba para­guas, debi­do a las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas». Des­de la capi­tal his­pa­len­se nie­gan ade­más que en la pelea par­ti­ci­pa­ran los «Ria­zor Blues», ultras del Depor­ti­vo de La Coru­ña, afi­ción her­ma­na­da con la sevi­llis­ta, tam­bién de carác­ter anti­fas­cis­ta.

Nue­vo des­ta­pe de Demo­cra­cia Nacio­nal

Nue­va­men­te vuel­ve a apa­re­cer el nom­bre de esta for­ma­ción polí­ti­ca de ultra­de­re­cha rela­cio­na­da con inci­den­tes y epi­so­dios vio­len­tos. A este últi­mo suce­so en el cual ha esta­do invo­lu­cra­do ni más ni menos que el dele­ga­do de DN en Astu­rias, hay que sumar­le la agre­sión de varios neo­na­zis en Sala­man­ca a un mili­tan­te de CNT, entre ellos David Herranz, quien osten­ta la repre­sen­ta­ción de la for­ma­ción juve­nil de este par­ti­do (DNJ) en la capi­tal cha­rra.

Si los repre­sen­tan­tes públi­cos de esta for­ma­ción polí­ti­ca come­ten este tipo actua­cio­nes cuan­do se supo­ne que tie­nen que guar­dar una imá­gen impe­ca­ble al par­ti­do ¿Qué no hará el res­to de su mili­tan­cia que se encuen­tra en un nivel secun­da­rio y den­tro del ano­ni­ma­to?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *