Dete­ni­do el dele­ga­do de Demo­cra­cia Nacio­nal en Astu­rias por La Haine

La deten­ción del cabe­za de lis­ta de DN se pro­du­ce tras la bata­lla cam­pal del pasa­do 13 de Diciem­bre en la ante­sa­la del par­ti­do Spor­ting de Gijón con­tra el Sevi­lla FC.

La Poli­cía ha dete­ni­do a otros cua­tro afi­cio­na­dos del Spor­ting, per­te­ne­cien­tes al gru­po ultra de extre­ma dere­cha «Ultra Boys», que supues­ta­men­te par­ti­ci­pa­ron en la mul­ti­tu­di­na­ria pelea del domin­go en La Are­na con los afi­cio­na­dos del Sevi­lla, per­te­ne­cien­tes a los «Biris Nor­te», de mar­ca­da ten­den­cia anti­fas­cis­ta. De esta for­ma ya son die­ci­séis los impu­tados en los dis­tur­bios: diez anda­lu­ces y seis astu­ria­nos. Lo más des­ta­ca­do de las deten­cio­nes es que entre ellas se encuen­tra Raúl Pala­cio, ni más ni menos que el cabe­za de lis­ta en las últi­mas elec­cio­nes auto­nó­mi­cas del par­ti­do de extre­ma dere­cha Demo­cra­cia Nacio­nal y muy cono­ci­do tan­to en los ámbi­tos poli­cia­les como en el club futbolístico.

Los cua­tro per­ma­ne­cie­ron duran­te la jor­na­da del jue­ves en la Comi­sa­ría del Cuer­po Nacio­nal de Poli­cía, don­de pres­ta­ron decla­ra­ción a la espe­ra de pasar a dis­po­si­ción del juez de guar­dia. Como ya ocu­rrie­se con la decla­ra­ción de los otros dos dete­ni­dos spor­tin­guis­tas, mani­fes­ta­ron que no habían par­ti­ci­pa­do en la tri­ful­ca y que ni siquie­ra esta­ban allí.

La Poli­cía con­si­de­ra casi pro­ba­do que los dos gru­pos enfren­ta­dos habían acor­da­do un encuen­tro pre­vio al par­ti­do en el barrio de La Are­na. Así cons­ta en foros y pági­nas de inter­net. La “bata­lla cam­pal” se sal­dó con tre­ce per­so­nas heri­das, entre ellos un sevi­llano de 17 años que per­ma­ne­ce ingre­sa­do en el Hos­pi­tal Cen­tral de Astu­rias en Ovie­do tras ser ope­ra­do de una gra­ve con­tu­sión cra­neal y una heri­da en un ojo. Al menos dos de los segui­do­res del Spor­ting dete­ni­dos están ade­más sien­do inves­ti­ga­dos por per­te­ne­cer a gru­pos de ideo­lo­gía de extre­ma dere­cha. Uno de ellos lle­va­ba el tor­so recu­bier­to de revis­tas con pas­qui­nes del Movi­mien­to Socia­lis­ta Repu­bli­cano (MSR). Raúl Pala­cio, por su par­te, es la cabe­za visi­ble de Demo­cra­cia Nacio­nal en Asturias.

El juez ins­truc­tor tie­ne ya en su poder el amplio arse­nal requi­sa­do tras la vio­len­ta pelea con palos, ben­ga­las, tor­ni­llos, pin­chos, para­guas y otros ele­men­tos que los par­ti­ci­pan­tes emplea­ron para ata­car­se. Las foto­gra­fías rea­li­za­das por los tes­ti­gos del suce­so han sido rele­van­tes a la hora de iden­ti­fi­car a los par­ti­ci­pan­tes y de eva­luar los des­tro­zos cau­sa­dos en los comer­cios y los vehícu­los daña­dos apar­ca­dos en la calle Manso.

Decla­ra­ción ante el juez

A los supues­tos invo­lu­cra­dos que ya pasa­ron por el juz­ga­do se les impu­tan los deli­tos de daños, agre­sio­nes y des­ór­de­nes públi­cos. La inves­ti­ga­ción aún no está cerrada.

Los duros enfren­ta­mien­tos tuvie­ron lugar a las seis de la tar­de del domin­go, poco antes del par­ti­do que enfren­ta­ba al Spor­ting de Gijón y al Sevi­lla. Los afi­cio­na­dos anda­lu­ces via­ja­ron en coches par­ti­cu­la­res, por lo que la Poli­cía no había pro­gra­ma­do nin­gu­na medi­da de segu­ri­dad para evi­tar altercados.

«La agre­sión fue pre­me­di­ta­da y de una vio­len­cia enorme»

«No se pue­de situar a todos en el mis­mo plano». El abo­ga­do de dos de los sevi­llis­tas dete­ni­dos tras los alter­ca­dos del barrio de La Are­na, L. M. V., cree que «se está gene­ra­li­zan­do dema­sia­do» en lo que res­pec­ta a la impli­ca­ción de afi­cio­na­dos sevi­lla­nos en los inci­den­tes «por­que no se pue­de cata­lo­gar de ultra a todo el gru­po, máxi­me cuan­do los afi­cio­na­dos no iban a pegar­se, sino a ver un par­ti­do». Des­mien­te ade­más que los suce­sos res­pon­die­ran a un encuen­tro pre­via­men­te con­cer­ta­do a tra­vés de inter­net: «No hubo nin­gu­na pelea pla­ni­fi­ca­da, sólo una agre­sión pre­me­di­ta­da y de una viru­len­cia enor­me por par­te de 150 spor­tin­guis­tas que por­ta­ban un tre­men­do arse­nal. Hay que dis­tin­guir cla­ra­men­te entre los que agre­den y los que recu­rren a la legí­ti­ma defensa».

Según se des­pren­de de las decla­ra­cio­nes rea­li­za­das en comi­sa­ría por afi­cio­na­dos sevi­lla­nos ‑que regre­sa­ron a su ciu­dad sin nece­si­dad de com­pa­re­cer ante el juez- el gru­po de apro­xi­ma­da­men­te medio cen­te­nar de hin­chas lle­gó a Gijón en torno a las cin­co de la tar­de en vehícu­los par­ti­cu­la­res. El moti­vo por el que se des­car­tó hacer­lo en auto­bús ‑trans­por­te habi­tual en estos casos y de más fácil con­trol por par­te de las fuer­zas de segu­ri­dad- fue el tar­dío hora­rio, que com­pli­ca­ba el regre­so a Anda­lu­cía para quie­nes tenían que tra­ba­jar al día siguiente.

Tras apar­car por la zona Oes­te de la ciu­dad se diri­gie­ron cami­nan­do en direc­ción a El Moli­nón, has­ta lle­gar «a una zona de bares» ‑en Man­so y su entorno‑, don­de para­ron a beber. «No que­rían acer­car­se dema­sia­do al esta­dio, para evi­tar pro­ble­mas», seña­ló el abo­ga­do. Según su ver­sión, mien­tras el gru­po de sevi­llis­tas se encon­tra­ba en La Are­na «apa­re­cie­ron unos 150 ultras del Spor­ting arma­dos con todo, que lle­ga­ron cami­nan­do des­de la zona de El Moli­nón». Fue enton­ces cuan­do se ini­ció la vio­len­ta tri­ful­ca que se sal­dó con al menos 13 per­so­nas heri­das ‑sola­men­te han tras­cen­di­do las hos­pi­ta­li­za­cio­nes, y no las aten­cio­nes en ambulatorios-.

Sobre el arse­nal incau­ta­do por la Poli­cía Nacio­nal, el letra­do seña­la que «hay prue­bas de que la gen­te del Sevi­lla sólo lle­va­ba para­guas, debi­do a las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas». Des­de la capi­tal his­pa­len­se nie­gan ade­más que en la pelea par­ti­ci­pa­ran los «Ria­zor Blues», ultras del Depor­ti­vo de La Coru­ña, afi­ción her­ma­na­da con la sevi­llis­ta, tam­bién de carác­ter antifascista.

Nue­vo des­ta­pe de Demo­cra­cia Nacional

Nue­va­men­te vuel­ve a apa­re­cer el nom­bre de esta for­ma­ción polí­ti­ca de ultra­de­re­cha rela­cio­na­da con inci­den­tes y epi­so­dios vio­len­tos. A este últi­mo suce­so en el cual ha esta­do invo­lu­cra­do ni más ni menos que el dele­ga­do de DN en Astu­rias, hay que sumar­le la agre­sión de varios neo­na­zis en Sala­man­ca a un mili­tan­te de CNT, entre ellos David Herranz, quien osten­ta la repre­sen­ta­ción de la for­ma­ción juve­nil de este par­ti­do (DNJ) en la capi­tal charra.

Si los repre­sen­tan­tes públi­cos de esta for­ma­ción polí­ti­ca come­ten este tipo actua­cio­nes cuan­do se supo­ne que tie­nen que guar­dar una imá­gen impe­ca­ble al par­ti­do ¿Qué no hará el res­to de su mili­tan­cia que se encuen­tra en un nivel secun­da­rio y den­tro del anonimato?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.